02- Experiencia es el nombre que damos a nuestras equivocaciones.

Experiencia es el nombre que damos a nuestras equivocaciones.

(Castillo Golem Heiderberg. Lunes 01 de octubre).

Aquel hombre ostentaba el máximo nivel en la jerarquía del grupo Golem. Había llegado el momento de dar explicaciones y estaba preparado para asumir la responsabilidad de los cientos de hombres que a lo largo del tiempo, le habían precedido. Sentía  la culpa del fracaso sobre sus espaldas, una carga que día a día había ido creciendo a lo largo de miles de años.

Francisco había anunciado su llegada, no pretendía juzgar a aquel hombre por sus acciones. Quería escuchar y marcharse.

—Se acerca el día. La humanidad ha tenido diez milenios para decidir. El hombre no regresara al Éter. Es inminente la llegada de la batalla final.— Comentó Francisco.

—Mil millones ya forman una sola voz.— Dijo el dignatario Golem.

—No es suficiente. Pronto serán seis mil los que alcen su voz.— Afirmó Francisco.

—Cada día que pasa despertamos mas recelo. De forma espontánea y continua, nos surgen detractores.

—No podéis culpar al hombre por vuestro fracaso, le habéis mantenido ignorante para que dependiese de vuestro criterio. La humanidad vaga sin control, inconsciente de que sus acciones están provocando su extinción definitiva.

—Estamos muy cerca; encontraremos la “esencia” y podremos revelar nuestro mensaje sin ninguna limitación. Accederemos a la mente de los hombres, sin las barreras del lenguaje.

—Aún así es posible que ya sea tarde. La bola de nieve ha empezado a rodar y crece con su avance.

—Si tú quisieras podríamos pedir ayuda a los grandes maestros como han hecho ellos.

—Los grandes maestros no vendrán en vuestra ayuda.

—Les hemos servido, hemos ejecutado sus instrucciones de forma minuciosa. No nos pueden abandonar.

—Sabes muy bien que eso es incierto. ¿No te has parado a pensar que los maestros no son los que os han abandonado? Sois vosotros los que habéis fallado. Os habéis apartado de ellos. Sólo debíais pronunciar sus palabras. Utilizar los nombres. Utilizasteis su escritura en vuestro beneficio. Os concedisteis el derecho de interpretar las enseñanzas. En su ausencia dejaron instrucciones precisas de vuestra misión. Sólo debíais cumplirlas.

—Pero… eran tan simples. Sólo queríamos agradarles, nos sentimos humillados ante la sencillez de esas normas.

—Recibisteis el conocimiento de la materia  y el uso de su energía, cómo procesarla y transformarla en luz, para liberarla de su masa y poder ofrendarla a los maestros. Algo tan sencillo que permitiría el agrado de los dioses. Fue vuestra arrogancia la que os impulsó a querer demostrar a los maestros, los elevados conceptos que podíais manejar. La sofisticación de vuestras mentes os hizo creer que podíais no sólo aprender un alfabeto sino mejorarlo y  crear palabras nuevas.

—Nos dieron “su Luz”. Creímos que aumentar su brillo demostraría que éramos dignos de ella. Quisimos agradar a los dioses y sólo hemos conseguido crear el caos. A pesar de todo, la hermandad ha preservado las palabras, los símbolos y su uso. Siempre pensamos que el futuro traería mejores condiciones. Teníamos tiempo nunca dudamos que cuando llegara en día, el hombre estaría preparado.Quisimos rectificar, cumplir el contrato, los maestros no nos escucharon. Nos han ignorado.

—Habéis fallado como guías. No debéis creer que sólo vosotros cargabais con la responsabilidad de mediar en la revelación del conocimiento. Los maestros fueron  advertidos y crearon distintas misiones con un mismo propósito.

la-parbola-de-los-ciegos.jpg***

03- Nadie puede amar a nadie más de lo que se ama a si mismo.

Nadie puede amar a nadie más de lo que se ama a si mismo.

cenefaPilar dormía en la habitación. La luz estaba apagada. A pesar de eso una forma se distinguía en la oscuridad como si un exclusivo rayo de luz se concentrase en ella y la impregnara con la totalidad de su energía.

 Pilar abrió los ojos

—¿Eres un Ángel?

—Estoy más cerca de ser un Ángel que de ser humano pero mi esencia pertenece a un estado superior al de los Ángeles. He venido para hablarte ahora que ya has sido preparada.

—¿Preparada?

—Si, ahora lo estás.

—No te entiendo. ¿Quién eres? ¿Qué quieres de mi?

—Escucha y comprende. El rostro de la figura antes indefinido adoptó la fisonomía de Francisco.

 SOY-DIOS.JPG
—Soy el poder absoluto del espíritu y la materia el Creador.

—¿Eres Dios?

—El mismo.

—¿A que has venido?— Dijo dirigiéndose a Francisco en un tono desafiante.

—Bueno… Eres Dios, te paseas por la ciudad, oyes que la gente habla de ti, y Dios por aquí y Dios por allá, y qué admirable universo es éste, y qué elegancia de gravitación universal. Sonrío entre dientes y digo para mis adentros “He aquí, este soy yo y ellos lo ignoran”. Y alguien te empuja por la calle, o incluso te insulta, tú humildemente pides disculpas y te marchas, total eres Dios y, si quisieras, con chasquear los dedos el mundo se convertiría en cenizas. Pero tú eres tan infinitamente poderoso que puedes permitirte ser bueno.

—No creo en ti.

—Lo comprendo no siempre he estado pendiente de tus necesidades, es normal que te haya decepcionado de hecho nadie esta satisfecho, todos  creen que tengo obligación de satisfacer sus deseos.

—Me abandonaste.

—No. Solo me aparté de ti para que despertaras. Era necesario para que ascendieses hacia tu destino.

—Vivía feliz. Me has destrozado la vida.

—Perfecto ahora debes recoger los pedazos que representan lo mejor de ti y prescinde de los que solo eran una carga inútil,  continuar tu vida solo depende de ti, consiste en asimilar los cambios sutiles o bruscos todos tienen un sentido.
No es la primera vez que experimento la sensación de vivir una vida humana. He intentado comportarme como uno más de vosotros para comprenderos mejor.

—Pues lo haces de pena.

—No es fácil incluso para un ser todo poderoso como yo, estar pendiente de las necesidades de cada uno de los individuos que habitáis en este mundo y más ahora en mi envoltura de materia, comprenderás que me cueste adaptarme a las limitaciones y los sentimientos que acompañan a un cuerpo humano.
Querías tu media naranja, alguien, que te hiciese sentir imprescindible sin la necesidad de hacer nada simplemente “siendo”. Un ser a quien exigir que tomase decisiones por ti o justificase las tuyas, que asumiese los riesgos de tu vivir  humano, alguien que se hiciese cargo de las consecuencias de tus propósitos y despropósitos; en definitiva alguien que te hiciese los deberes. Y nadie debería hacerle los deberes a nadie so pena de pasarse la vida a merced de un ser de insaciable inseguridad, infinita ingratitud y mala interpretación de todos y cada uno de sus gestos.
Al fin y al cabo ¿qué clase de persona se junta con un ser de insaciable y permanente miedo a vivir su vida? Pues otro igual de asustado que cree que así lograra lo que quiere para sí: que le amen. Que le amen en libertad sin pasar facturas por los deberes realizados por falsas obligaciones de vida en pareja.
Aprende a amar al ser que mora en tu corazón. Ten la valentía de amarte como nadie te amará jamás. Reclama el derecho a ser responsable de tu destino. Y déjate de traumatismos varios, porque no hay nadie pluscuamperfecto. Todos somos un alma tratando de aprender a vivir una vida humana; a veces nos perdemos a veces nos detenemos en playas de eterno latido y de imposible reencuentro pero siempre hallamos la senda que lleva al corazón. Por eso ámate. Si no sabes amarte, si no te llega el amor de la persona más importante de tu vida, tampoco te llegara el de otro ser humano. Parecerá que te llega, pero tan solo será un vago rumor.
Aprende a amar a todos y cada uno de los matices de tu ser, porque no existen los defectos ni las virtudes, tan solo los matices. Los que saben amar nunca te pedirán que seas alguien distinto de quien ya eres.
No busques tu otra mitad. Aquello que esta en nuestra mente inconsciente acaba por materializarse, acabamos por hacer realidad nuestros sueños. Y tu sueño era eso medio; las personas a medias son las que no saben amar ni se atreven a hacerlo, que no asumen la responsabilidad de sus destinos ni de sus sentimientos humanos. ¿Porque en verdad, para qué tendrían que asumirlos si ya hay por ahí otro ser a medias que les hará sentir la “completitud”, aunque sea ficticia?
Dos seres completos crean una relación de profunda alma, a cuyo sentido merece la pena abrirse con todas las consecuencias. Se aman porque les da la gana; los que están a medias lo hacen porque tienen huecos emocionales que tapar y disimular.

—¿Y porqué no me ayudaste? No te esforzaste en mantener nuestra relación.

—Porque nuestro barco tenía muchas velas pequeñas y cada uno extendía la que le parecía. Nuestro barco se movía en la dirección que suponíamos deseaba el otro, por lo que las velas casi nunca estaban orientadas hacia un destino común.

El mar resulta infinito cuando no se sabe navegar y estás perdido en su interior. Cuando te das cuenta que la nave nunca tendrá un rumbo correcto decides abandonarla a la primera oportunidad.
Abandonas con la esperanza de que la nave deje de hacer eses y pasado un tiempo, después de viajar unos días en círculos, cuando descubres que ya no hay una fuerza que neutraliza cada uno de tus movimientos puedes elegir tu propio rumbo por primera vez.

—Es más fácil desentenderse o destruir cuando algo no funciona, que simplemente corregir los defectos.

Francisco no quería entrar en el terreno de la discusión, un campo en el que en su envoltura material no estaba en situación de salir airoso, así que decidió utilizar sus argumentos de “Ser eterno”.
FIN-DEL-MUNDO.JPG

—¿Crees que os he creado como monos mecánicos condenados a tocar los platillos frenéticamente mientras os dure la cuerda? Os he protegido como la especie  excepcional que sois y he mostrado mi respeto dejando que cada uno de vosotros pueda crear su propio universo interior. Cada uno de vosotros vive según sus ideas e interactúa con sus semejantes sin más coacción que existir bajo unas leyes básicas.
El universo funciona de acuerdo a principios sumamente poderosos. Al entender estos principios y al aprender a actuar de acuerdo con ellos, la vida mejora enormemente en lo inmediato, y se logra a medio y largo plazo la verdadera plenitud, para uno mismo y para toda la humanidad.
Todo está sujeto a unas normas. Vosotros os regís por las leyes de la materia y vuestros cerebros se adaptan en mayor o menor grado a esas leyes para buscar respuestas  que satisfagan vuestra necesidad innata de adquirir conocimientos. En esencia todo es muy sencillo. El mundo espiritual tiene otras normas; los Ángeles habitan un mundo contemplativo en el sentido que no pueden interactuar directamente en vuestra dimensión, no están sujetos a la materia así que para ellos no existe el futuro ni el pasado.
SOY-BOBO.JPGLos Ángeles como ya sabes son concentraciones de energía espiritual. Se nutren de la energía que emana de la mente de los seres vivos y son los condensadores de esa energía que fluye libremente como partículas uniéndose unas a otras con idénticas propiedades  o con un alto grado de compatibilidad. Cuantas más uniones realiza mayor es la energía acumulada creando una conciencia que es común a muchos seres; un cordón intangible que convierte las necesidades de un solo ser en las necesidades comunes de un grupo. Cada Ángel está especializado en una necesidad especifica de los hombres. En conjunto forman una conciencia cósmica.

Puede que os sintáis únicos exclusivos seres independientes; la realidad es que ante un estimulo reaccionáis de manera idéntica a como lo harían miles de seres en circunstancias comunes. Esa es una debilidad de la que otros hombres se aprovechan; os sentís inferiores, sois inseguros y confiáis en cualquiera que os asegure tener solución a vuestros miedos.
Vuestra mente no ha evolucionado de manera proporcional en sus múltiples capacidades, sois como un rebaño de corderos en el que un sólo perro pastor se basta para manteneros agrupados y conduciros a donde le indique su amo.

—Pues proporciónanos esa seguridad personal que según tu no tenemos.— Dijo Pilar.

—Ya te he dicho que  sois vosotros, no yo, quien controla vuestro destino. Los Ángeles no me lo permitirían.

—¿Los Ángeles? ¿De que estás hablando ahora? Se suponía que tu eres quien manda ¿o no?

—Los Ángeles no son los seres sumisos que el hombre ha idealizado; luchan por sus intereses, representan el “congreso” de los hombres en el cielo, son extremadamente persuasivos. Su origen es humano y se comportan como tal anteponiendo sus intereses al del resto de sus semejantes. Sólo están de acuerdo en una cosa.

—¿En qué?

—En que el hombre no debe abandonar la materia. Son conscientes de que el hombre genera su esencia. Como la tierra nutre al árbol los Ángeles se nutren del pensamiento humano. El mundo espiritual necesita las almas de los hombres en su intento alcanzar la armonía.

—Si tengo que valorar el mundo que has creado se merece un suspenso.

—Careces de capacidad para comprender. Al igual que un ciego nunca podrá concebir el espectáculo de luz y color que ofrecen los atardeceres del otoño, vuestra mente esta limitada. Mientras forméis parte de la materia estáis ligados al tiempo.

—El mundo que has creado se cae en pedazos. Si yo fuera todo poderoso el mundo no sería así. ¿Porqué no puedes hacer que seamos menos egoístas o que odiemos las guerras o acabar con el hambre en el mundo?

—Está en tu naturaleza, piensas como el humano que eres.

—En cambio yo dudo que tú poseas las cualidades de las que presumes.

— ¿Dudas de mí? Crees que puedo hacer que de repente comprendas la esencia de todo lo que “Es”. Imagina que te proporcionase los conocimientos de mil pensadores, mil científicos, mil filósofos y mil poetas… los que tú elijas, y también la capacidad de percepción y lucidez para administrar esos pensamientos.

¿Crees que obtendrías por ti misma las respuestas a tus preguntas?

¿Crees que estarías más cerca de la verdad de lo que estas ahora?

¿Que consigues sabiendo la verdad?

¿Estarías dispuesta a abandonar la materia a cambio de esa verdad?

¿Serías feliz sabiendo tus hijos por mi gracia al recibir todo el conocimiento no tendrían más objetivo en toda su existencia que someterse a una vida contemplativa  privados de todos los estímulos que dan sentido a su existencia?

¿Qué necesidad hay de perpetuarse en la vida cuando ya no quedan retos a superar?
Intentaré que entiendas la esencia de lo que hago.

La creación de mundos con seres vivos no tiene una gran complicación, se rige por simples ecuaciones matemáticas. La vida inteligente requiere útiles más sofisticados.

Tienes ante ti el único creador capaz de desarrollar “la Trinidad”. Vida, consciencia y espíritu. “Todo en uno”. Tuve que crear toscas herramientas que me permitiesen interactuar con la materia. Sé que me repito, es por mi naturaleza, no acabo de acostumbrarme. Las herramientas fueron perfeccionándose en función de la complejidad de lo que quería crear.
Llámalo como te parezca, dioses, herramientas, Ángeles. Su uso me permite acumular las necesidades concretas de los individuos. Cuando las necesidades son comunes a una gran mayoría de los hombres el poder de ese dios es mayor. La conciencia común vela por la supervivencia de esa vida inteligente y me permite olvidarme de esa creación que sobrevive de manera autónoma; puedo recordarla, olvidarla para siempre, encapricharme de ella o dedicar mi atención exclusiva.

La diferencia que existe entre un objeto inerte y un ser vivo, entre un pájaro y un vaso, está en una cualidad: la autorreplicación. Si hay autorreplicación hay mutación, y también diversidad y evolución.
Es la incertidumbre de lo que puede pasar lo que importa. Crear un mundo perfecto no es más interesante que ver como se vacía una bañera. Creedme; si hubiese pretendido alcanzar la creación perfecta la vida tal y como la conocéis no hubieseis pasado de las bacterias.

La unión de todas las esencias angélicas del mundo espiritual me ha permitido la creación con la materia y su dominio—. Pilar no parecía prestar la misma atención que Francisco se dedicaba a sí mismo.

—Me he quedado sola.— Dijo Pilar echándose a llorar e interrumpiendo a Francisco.

—Nunca has estado sola. Los que te han acompañado en tu camino ya han cumplido su misión; otros te esperan más adelante, necesitarán tu ayuda y has sido preparada para ello. César era un genio protector dotado de un particular poder angélico. Él os ayudó minimizando el mal cuando os atacaron con el gas en Calella. Gracias a su poder consiguió que no murierais todo el grupo, pero el accidente de Israel absorbió las fuerzas positivas que le quedaban y fue demasiado para él. Su fuerza interior con la que debía protegeros a todos desde el principio quedó agotada, así que lo único que pudo hacer fue desaparecer discretamente.

—Pero, tú lo puedes todo. ¿Porqué permites que nos hagan daño? ¿Porqué no haces que se cumpla tu voluntad?

—Tengo mis limitaciones y prioridades que no entenderías, tengo los medios para proteger mi obra, pero debo responder de mis actos.

—¿A quien? ¿No eres Dios? ¿Quién puede estar por encima de ti?

—Eso no importa Pilar ¿qué importancia tiene? No, esas preguntas no te ayudarán en tu camino.

—Si hay otro que es superior a ti el debe ser el verdadero Dios.

—Si crees eso quizás te decepcione saber que Él ni siquiera es consciente de ese poder. Tenéis el ego que no os cabe en el cuerpo. ¿Cómo podéis pensar que sois el centro del universo? No sois más importantes que una mota de polvo en el cosmos; nadie sabe que existís, sólo sois una curiosidad.

—Mientes, somos más que una curiosidad sino, ¿porqué te tomas tantas molestias con nosotros, de qué nos proteges—? Francisco se sentía acorralado; era evidente que el carácter y marrullería de Pilar eran superiores a los suyos. Se sentía emocionalmente dominado por ella.

—Muy bien, nunca te ha gustado la épica así que te mostraré la realidad desde un punto de vista más práctico.

¿Pretendes saber los motivos “el porqué” del universo en el que habitas?  Lamento decepcionarte, no tengo la respuesta que esperas. Sólo puedo acercarte a ella.

Pilar miró a los ojos de Francisco. Estaba interesada en oír su explicación. Dios o no, era difícil saber por dónde saldría.

***

04- Soy Dios.

Soy Dios, la misma soledad, la misma vanidad, la misma desesperación por no ser una mas de mis criaturas. Todos viven en mi luz mientras yo vivo en el insoportable titilar de mis tinieblas.

cenefa

CREATOR.JPGFrancisco seguía ocupando los sueños de Pilar.

—Te hablaré de la materia, el primer paso para que comprendas el espíritu del Uno.

El hombre es mi creación suprema; espíritu y materia unidos bajo el control del alma, la esencia que hace de vosotros seres únicos.

No es posible que puedas captar el tamaño del Universo o de un átomo de la misma manera que aprecias el de una persona, un gato o de cualquier cosa que te resulte familiar. Pero es probable que consiga que te hagas una idea.

Imagina una escalera en la que cada escalón que subieras o bajaras te desplazases en progresión geométrica (multiplicando una distancia por 10 de manera constante 1, 10, 100, 1000, 10.000, 100.000, 1000.000 cada cero que se añade asciende un escalón). En el primer escalón ascenderías un metro, en el segundo diez, en el tercero cien… en el séptimo el ascenso seria de mil kilómetros. Cincuenta y cuatro escalones son los que deberías descender para pasar de ver el conjunto de todo el universo ¿cien mil millones de galaxias? 10.000.000.000.000.000.000.000.000.000000.000.000.000.000.000000.000.000 de metros) a un metro de distancia de un cuerpo. Si siguieses bajando hasta el escalón ochenta entrarías en el núcleo atómico, neutrones y protones en danza constante.
Ese es vuestro mundo. Una escalera de 134 peldaños por la que podéis moveros. Es evidente. Existen partículas más pequeñas y universos mil millones de veces más grandes. El conocimiento y acceso a esos estados os están vetados. Todo tiene su propósito. Y el mío es estar atento para que el orden no sea alterado.

Te preguntarás cómo puedo estar en todas partes escrutando minuciosamente todo el universo. Piensa en una simple gota de agua, sesenta milímetros cúbicos. El no ver los átomos de manera individual no implica no conocer su estado actual (sólido, líquido, gaseoso).

Allí donde  detecto una anomalía es donde dirijo mi atención, y la corrijo. La materia no deja de ser energía congelada.

—¿Cómo puede ser si la energía es inmaterial?— Preguntó Pilar.

—Si te estuviese permitido bajar por la escalera de la materia en el universo, ciento setenta y siete escalones verías como ésta se convierte en energía pura. La respuesta es simple. De la misma forma que el movimiento no puede existir si no se avanza en una dirección determinada, la energía no existe si no es con una forma definida.<

Imagínate la densidad del núcleo de una estrella en la que un litro de su masa pesa 31,6 millones de kilos. La densidad de un agujero negro quedaría infinitamente por encima de la densidad de esta estrella, de hecho estos agujeros negros funcionan como válvulas que absorben los excesos de presión.estabilidad

¿Puedes imaginar ahora todo un universo comprimido en una pequeña esfera? ¿Puedes imaginar la energía condensada y su incalculable poder?

¿Puedes imaginar  dos cuerpos cada uno con la masa de un sol comprimidos en una esfera de mil metros de radio orbitando uno sobre otro de manera creciente?

La creación de universos es la consecuencia de la obtención de energía. Simple energía. No tiene ningún otro propósito. Vivís en un vertedero de energía, en una batería muerta.
—No entiendo nada. ¿Para qué se necesita la energía en un universo inmaterial?

 —No pongas esa cara. Sólo el cinco por ciento del universo está formado por materia ordinaria. ¿Energía? es una palabra camaleónica. Su sentido depende del contexto en que se utiliza.ESPECTRO.JPG

—Es frecuente la confusión entre energía, la magnitud física que se pretende definir, y las materias o fenómenos que permiten producirla. Así el petróleo, el carbón, el gas natural y el uranio no son energías sino materiales que utilizados de forma apropiada permiten obtener cierta cantidad de la misma.
Si, las nociones de dimensión, tiempo, espacio, masa y fuerza son directamente accesibles a vuestros sentidos y conciencia. La noción de energía es más compleja. multiforme y abstracta. Sin embargo la energía gobierna todas las evoluciones de vuestro Universo.

El intento de “comprender” requiere la creación de acotaciones que se adapten a vuestra limitada de capacidad percepción. Diferenciar entre lo que es un objeto inerte y un ser vivo: entre un pájaro y un vaso. Vuestro concepto de vida tiene como base la capacidad de la autorreplicación. Si hay autorreplicación hay mutación, y también diversidad y mutación. Caos, desorden.

 Imagina el orden del todo, la ausencia total de acontecimientos, el palpitar regular inalterable del “Uno”. Imagina como la oscilación de una partícula inestable bastó para alterar la belleza sublime.

La consecuencia: el génesis de una ciclología y la consecuente aparición del tiempo.

El estado actual que permite mi existencia también esta sujeto a un ritmo aunque mucho más lento, su cadencia se encontraría dentro de unos pocos ciclos al año. El mundo de la materia con respecto al espiritual es un torbellino.

La aparición y evolución del hombre ha representado un rayo de luz que anuncia el inminente colapso de una estrella. Es imposible que comprendas los conceptos del mundo del que procedo. ¿Te has planteado alguna vez, si la vida de un átomo es infinita?  Es compresible que tras una existencia de diez mil trillones de eones (un eón son mil millones de años) los protones lleguen a sufrir un cierto desgaste y decidan pasar a otro estado más descansado, algo menos material. El periodo de existencia de un protón para vosotros es algo que se aproxima a vuestro concepto de infinito, para mí sólo es un breve espacio de tiempo en el que no esperas que suceda nada.

Con gusto te contaré mi historia, descubrirás que aunque “Todopoderoso” también tengo mis limitaciones. Lo más conveniente es que te lo explique estableciendo algunas analogías.

Podemos llamar a nuestra fuente de energía “la Forja”. Imagina el mundo espiritual como una perla en la que cada capa que la compone se superpone otra más perfecta. Y sin embargo toda la belleza que entraña la perla se produce por causa de un trauma en la ostra. Aquello que se considera perfecto es fruto de una imperfección.

Las reacciones químicas y eléctricas que se producen en el cerebro humano son capaces de producir eso que tanto os cuesta concebir: pensamiento, razonamiento, alma. Vivís con ello y sin embargo no sois capaces de concebir adecuadamente una entidad de pensamiento puro.

—Puede que tus empleados aquí en la tierra no acabasen de entender la explicación que les diste antes que a mí.— Recriminó Pilar.

—Ya sabes que esos que hablan por mí no son mis empleados. Me adoran y me proclaman enemigo de mi mismo. Como os cuesta tanto comprender  y tan poco cambiar de opinión u olvidar. Tú eres la primera a la que hablo de estas cosas; creo. Bueno que yo recuerde eres la primera. Pues eso, el mundo espiritual prescinde de todo aquello que le es superfluo; es la síntesis del pensamiento puro.

—Vale ¿y la Forja?

—Escucha o nunca acabaré.

—Para ser eterno tienes poca paciencia.— Exclamó Pilar.

—No tientes mi “Cólera”.

—Vale, vale… continua.

El universo espiritual procede de la fragmentación del “Uno” y es un estado  que tu mente no puede concebir y al que los que son como yo aspiramos regresar.

Hace quince eones se decidió la descompresión de una nueva factoría de materia para la obtención de Forja como forma de energía. Cinco eones después la emisión  de energía bajó a niveles obsoletos y fui designado como vigilante. Siete eones después, para complacer mi creatividad inicié con éxito mis experimentos en la tierra. Tenía mi propio rincón en el universo, un juguete insignificante, una falta leve ante mis superiores.

—Según parece el experimento te explotó en las manos.

—En cierto modo sí. Carecía de experiencia. De haber salido todo perfecto no existiríais, así que gracias a mis errores estáis aquí. De entre todas las formas de vida que creé vosotros destacasteis de inmediato. No os conformabais con adaptaros a vuestro entorno, siempre requeríais otro más desafiante, mas difícil. Durante 200.000 años, no ha habido reto mayor para vosotros los homínidos que lidiar con el vecino, pero al mismo tiempo, ese reto os obligaba a desarrollar la inteligencia. No existía peligro, el conjunto de mi obra era un entretenimiento temporal, mi creación no podía escapar de su contenedor era algo tan fugaz como un dibujo en la arena.

Con inútiles restos de energía conseguí haceros evolucionar. Siempre tuve presente la levedad de mi obra ya que vuestra estrella se volverá inestable por vieja y en un último esfuerzo liberará energía más que suficiente para abrasar todo el sistema solar, borrando todo rastro de mi travesura. Por supuesto que para vosotros, ese final es tan lejano como el infinito.

—Según tú sois seres espirituales ¿Para que necesitáis energía?

—Lo sabrás ahora mismo. Pero tardarás un tiempo en comprenderlo. El mundo espiritual era un estado de perfecto equilibrio. Una partícula del Uno se volvió inestable y se produjo lo que los científicos denominan cómo “materia bariónica”;  la forja actúa como un catalizador que permite crear un puente entre la materia y el espíritu. Algo imprescindible para concentrar  y procesar la totalidad de esa materia residual que son los “bariones”. La reabsorción y su conversión en energía espiritual es la utopía que vive el Uno. A diferencia de vosotros cuando producimos algo tenemos que pensar en como reciclarlo.ACUERDO.JPG

—No se si te entiendo. Te explicas bastante mal para ser Dios.

—Es que no tengo práctica; siempre he hecho mi voluntad sin dar más explicaciones.

—Será por eso.

—Eso será.

—Que así sea.

—Ya vale ¿no?

—Sigue que te escucho.— Dijo Pilar con resignación.

El cuerpo de Francisco empezó a irradiar una tenue y cálida luz.

***

05- Dios creó a Adán y a Eva; el resto venimos del mono.

!Ya lo tengo!… Dios creó a Adán y a Eva. El resto venimos del mono.

cenefa
No estás capacitada. Necesitarías varias vidas dedicadas al estudio para acceder a un nivel elemental de sabiduría que te permitiesen entender todos los conceptos del origen de mi existencia. No soy una realidad física, he vivido envuelto en materia para llegar hasta  aquí. Ahora he abandonado el cuerpo que me contenía. En mi estado actual mis manifestaciones corpóreas consumen muchos recursos así que no debería extenderme.
He creado millones de formas de vida. Tres mil millones de años de evolución y de entre todas esas formas de vida sólo vosotros habéis adquirido un control aceptable de consciencia que pueda aplicarse a algo más que a los deseos inmediatos y a los miedos del momento.

Sólo el ser humano ha tenido la habilidad de prever todas las necesidades de subsistencia, y aun sobrarle capacidad para preocuparse del universo en toda su abstracción, sin más propósito que satisfacer su curiosidad y admiración.

Sois el único conglomerado de materia viviente capaz de considerar, medir y aferrar tanto al universo como a vosotros mismos.

Sin embargo ha sucedido algo que no esperaba, algo tan grave que me ha obligado a informar de vuestra existencia y mostrarme ante vosotros.

Debería empezar por el Paraíso. Allí empezó todo.

Los hombres vivían de acuerdo con la Naturaleza. Pasaban el tiempo cazando, recolectando frutos de la tierra y recapacitando sobre su existencia y todo aquello que le permitían percibir sus sentidos. No era una vida fácil pero superar las dificultades les permitía dar sentido a sus vidas.INFINIT.JPG

Mi compromiso es dotaros del conocimiento que os permita conocer un mundo de luz. Un mundo de dioses al que me negué que os fuese impuesto por aquellos que os consideran sus iguales pero incapaces de decidir vuestro propio destino.

Creé los Nephelines para que os transmitieran el conocimiento y os ayudaran a crecer con el. Los Nephelines sólo debían ser transmisores de aquello que estaba destinado a vosotros. Por ello, solo fueron dotados de aquellas capacidades que necesitarían para cumplir mi voluntad.

El encuentro entre los mensajeros y humanos no fue como yo esperaba. Los humanos recibieron a los Nephelines y atendieron al mensaje que les era transmitido, pero los hombres no se sometían a su autoridad y planteaban dudas. Su comportamiento nunca fue homogéneo; algunos grupos querían adorarlos como a dioses, otros ignoraban sus enseñanzas, algunos se atrevieron a reinterpretar la verdad y difundir su versión.
El resultado fue que poco a poco os las ingeniabais para facilitaros la vida a costa de complicársela a vuestros semejantes. Sin embargo si retrocedemos al año 1700 en esencia seguíais en el neolítico… la sociedad hasta esa época se caracteriza por la habitual desigualdad entre grupos sociales.

Y de repente el equilibrio que había durado cientos de miles de años desaparece. La evolución social del hombre estalla. Porque todo acaba siempre explotando ¡No me gustan las explosiones!

En fin…  A día de hoy la humanidad ha conseguido una comprensión adecuada del universo. En su inmensa mayoría, el hombre actual carece de tiempo, de medios; incluso, en muchos casos, carece del deseo de conocer el universo en el que habita.

Sólo colectivos como los físicos comprenden la escala de lo que materialmente existe. Y es posible que la mayoría de ellos lo hagan sólo cuando tengan una pausa para pensar al respecto, lo cual sucede raramente, si es que ocurre alguna vez. En general están demasiado preocupados y comprometidos por la producción y su subsistencia diaria, como para poder concentrarse debidamente en ese sentido.

Así pues, a pesar de la capacidad de la humanidad para descubrir por sí misma el destino de su existencia sólo a unas pocas personas como a ti, les he permitido traspasar algunas de las barreras que protegen al hombre.

Sólo unos pocos han descubierto con asombro y maravilla el universo y la existencia de vuestra propia especie.

Existen otras “esencias” como yo. Ellos no son “creadores”. Cuando el Uno original se fragmentó, algunas esencias adquirieron conciencia del antes y el después. El orden inmutable, la contemplación de un todo perfecto se convirtió en un todo incoherente.

La totalidad del universo es algo “tan breve”. Incluso menor que la leve alteración del pulso del Uno que fue suficiente para crear el caos. Había que regresar al origen y para ello era necesario un esfuerzo mucho mayor que simplemente reordenar una a una todos las partículas del universo material. Reconvertir la materia residual no era el problema.

El problema que se generó en el Uno, es perfectamente comprensible y ha permitido vuestra existencia tal como la conocéis. Al igual que en el mundo de la materia no se concibe un mundo espiritual sin ayuda de un acto de fe. En el mundo espiritual no se concibe como una “esencia” puede estar sometida, a la existencia de la materia.

El Uno es una perla y vosotros sois la impureza que produce su existencia. El conflicto se origina en esas esencias que creen que el mundo físico en el que estáis esclavizados no es el camino. Que sólo integrando vuestro espíritu al Uno se cerrará el círculo que conduce al Uno original.

Claro que  ellos no han descendido al nivel al que yo he tenido acceso y por ello desconocen las particularidades de vuestra esencia. Vuestra capacidad intelectual es incluso superior a los que son como yo.

Habéis dado prioridad a los sentidos más básicos. A base de ignorar otros que requerían una disciplina específica estáis incapacitados para acceder a la percepción que os proporcionaban un buen número de sentidos ahora atrofiados.

La Humanidadtiene a su disposición los medios para llegar al equilibrio. Pero ignoráis lo que os dicta vuestro sentido común e intentáis por todos los medios a vuestro alcance arrastrar a vuestros semejantes. Cuando encontráis una puerta cerrada pensáis que atravesarla es siempre la mejor opción.

Si estuvieseis en una bien provista despensa pensaríais que detrás de la puerta se esconden los mejores manjares. En una biblioteca tras esa puerta estaría la respuesta a la pregunta así que ¿para qué molestarse en utilizar los medios a vuestro alcance, cuando es seguro que abrir la puerta sería la única opción válida? Menospreciáis lo que se os ofrece porque queréis acceder a donde no se os esta permitido.

 Todo tiene su límite. Durante miles, millones de años, he presenciado todo lo que vale la pena conocer en un millón de universos. He seleccionado la síntesis de todo aquello que se me ha revelado y lo he recreado en nuestro mundo. Tan sólo he dispuesto protecciones allí donde los peligros son insalvables para vosotros. En los cientos de vidas que he vivido como humano nunca he alcanzado a comprender esa naturaleza arrogante que os pierde. Estáis dispuestos a salir del “Todo” que he creado.

El hombre piensa que está capacitado para encontrar en “la nada” más absoluta aquello que yo no he podido mostrarle. Os habéis equivocado antes y volveréis a hacerlo. Estáis perdidos en un laberinto de senderos sin salida. Cuando una señal os ilumina y rompe la oscuridad mostrando el camino correcto cerráis los ojos por miedo a deslumbraros y os alejáis rápidamente del camino marcado.

He mostrado a la humanidad más de lo que nunca llegará a entender y a los que son como tú se os ha mostrado una vastedad adicional para que os deis cuenta que lo que sabéis o creéis saber ahora, es solo una parte muy pequeña de un todo mucho mayor.

Vuestra existencia se remonta a 350.000 años. En los últimos cien años habéis llegado a alcanzar un conocimiento que alcanza mis propias limitaciones. Debería sentirme orgulloso por haber conseguido reproducir la esencia de los creadores primigenios aquellos que crearon el Uno.

Pero habéis llegado al límite de lo tolerable. En tan solo mil años hubieseis  salido de vuestro encierro quántico y estaríais amenazando el “Uno Íntegro”. Un lago de superficie especular, perturbado por  l torrente desbocado de la materia. Podría borrar el tiempo. Pero ¿para qué? ¿No he tenido ya lo que quería?— Exclamó para sí Francisco.

—Si ya te has divertido, ¿porque no acabas ya con todo este mundo? Si la tierra fuese realmente inteligente como dicen algunos, la mejor manera de garantizar su supervivencia sería desembarazándose de nosotros.— Dijo Pilar.

—No seréis exterminados. Sólo voy a detener vuestro avance. En un futuro próximo la gente conocerá tu vida. Serás un modelo de conducta. Millones de seres humanos seguirán la escuela de pensamiento que crearás. Eso servirá de filtro a vuestra naturaleza, y evitara el cataclismo que en breve provocaríais en este universo. He de irme ahora, volveré pronto. Mientras tanto descansa—. El Creador hizo el saludo angélico a Pilar y se desvaneció de su mente. Pilar quería replicar para decir, que no tenía ninguna intención de crear ninguna doctrina, ni pasar a la historia como profeta. Claro que eso él ya debía saberlo.

06- ¿Cómo puede ser tan generosa la vida, que prevé una compensación tan sublime por la mediocridad?

¿Cómo puede ser tan generosa la vida, que prevé una compensación tan sublime por la mediocridad?

cenefa

Pilar estaba de pie. No había luz; sólo escuchaba el compás de su respiración.  Sintió que estaba sola, intentó llamar a alguien pero la voz sólo iba más allá de su propio cerebro. Al rato vio una luz; creció en intensidad hasta convertirse en una puerta, un acceso a otro lugar, no dudó y entró. Ahora estaba en una habitación, el espacio interior correspondía a un cubo de proporciones simétricas en todas sus caras. A su derecha una cama, a su izquierda un escritorio y enfrente otra puerta idéntica a la que había traspasado. Cada pared tenía dos cajoneras con una lámpara encima que enmarcaban los objetos. Todo era de un blanco deslumbrante; en el centro había una silla y una mesa parada con una cena ligera.

Pilar observaba todo desde el umbral de la puerta.

La voz de Francisco fluyo en la mente de Pilar.

—Puedes pensar que existen otros mundos; otras formas de vida. Es evidente ¡existen!  Son reacciones naturales, subproductos. Pero sois vosotros “vuestra especie” los que estáis por delante de todas esas formas de vida. No hay civilizaciones súper tecnológicas. Sois el hermano mayor de los seres que habitan el cosmos. Vuestra singularidad es la causa de que los dioses estén en guerra.

Retrocedamos en el tiempo ¿cuatro millones de años? .De la inmensa población de seres vivos que han evolucionado en la tierra un grupo de simios destacan  del resto de la creación. Tienen capacidad de sentir miedo, reconocen el peligro. Tienen curiosidad e investigan su entorno. Pero destacan por encima de sus cualidades porque han desarrollado la capacidad de usar herramientas. Cuando los dioses reparan en la existencia de vuestros antecesores, creen que se debe acabar con mi creación, cosa a la que me opongo.

El espíritu de los dioses descrito de modo simple es contemplativo y no es propio de ellos intervenir en ningún asunto relacionado con la materia ni en ningún otro. Carecen de sentimientos, de la capacidad de la persuasión o del concepto de superación. Yo en cambio ya he conocido en vosotros esas cualidades que os son innatas. Así que ante mi iniciativa aceptan mi proposición de enviar un centinela que será testimonio y mensajero de vuestra evolución. Mi intermediación con los dioses permite que la vida en el planeta y en particular la del simio continué.

Así el simio evoluciona y da paso al amanecer del hombre. Los dioses toman partido. Unos están de mi parte y consideran que lo mejor es dejar que sigáis  vuestro camino; otros creen encontrar en vosotros la explicación al origen de su propia existencia y desean que os unáis a ellos libres de la materia que os envuelve. La realidad es que os necesitan para que arregléis lo que ellos no han podido. La constancia que os caracteriza es la clave para que el uno vuelva al origen.

El centinela no es neutral. No se limita a observar, interviene seleccionando las mentes de los hombres que considera más afines al propósito de que el hombre abandone la materia. Mientras tanto consigo manteneros protegidos de la influencia directa de los dioses. Dentro de vuestro mundo habéis evolucionado adquiriendo un gran poder “la fuerza de la herramienta”.

Y el centinela sigue en su puesto para ver hasta dónde llega el hombre. Las herramientas empiezan a tomar forma humana. Ellas toman decisiones, entretienen, facilitan el trabajo, exploran. El hombre se rodea de herramientas, las hace imprescindibles. El hombre se siente un ser supremo y sus herramientas crean cantos de sirena que le confirman su grandiosidad.

SUMISION.JPGEl hombre “Civilizado, Racional, Científico” ha  alcanzado la cumbre de su evolución.

Observa al hombre con los ojos de una máquina. Sus cenas templadas delante del televisor. La máquina dice cuándo ha de dormir, cuándo despertar, cuándo debe nacer o morir. El hombre ha perdido el control de sus herramientas. La máquina puede prescindir de estos simios; su existencia solo tiene el sentido de realizar tareas de mantenimiento. El hombre ahora sirve a la máquina. Y está preparado para el sacrificio de sus hijos ante la materia.

—Ahora sí que hablas como un Mesías.— Dijo Pilar. —Los problemas del hombre serían menores si tú no les obligases a adorarte.

—Nunca he exigido la adoración de ninguno de vosotros ni que se organizaran guerras en mi nombre. Os he dado el premio del paraíso y lo habéis convertido en un castigo. ¿Que esperáis? ¿un lugar donde se os recompense después de la  muerte? Mas allá no hay nada de todo aquello anheláis. En ese mundo espiritual donde vuestras almas son acogidas por ese dios de blancas barbas vuestra conciencia pasada es suprimida y ese es el único trato de favor que recibiréis.

El viaje se paga a la salida. X3.JPG

No podéis conservar la experiencia de vuestra alma. Seria como experimentar una tetraplegia durante el resto de la eternidad en la que careceríais de placer y de dolor. Estaríais privados de toda posibilidad de decisión formando parte del Uno fragmentado.

 A la humanidad le queda mucho por aprender. Te hablaré como Francisco si te es más fácil de comprender. En el espacio el hombre es como un pez fuera del agua.

Es comprensible que las aguas de la pecera se enturbien por el uso, pero no hay filtro que pueda con todos los desechos que generáis. Estáis pudriendo vuestra propia agua. Quizás pensáis que cuando sea necesario colonizareis otro planeta al que cuidareis y respetareis como no habéis hecho con este. Pues no podrá ser. Nunca se os permitirá salir de la pecera con vuestras máquinas.

 —Se suponía que estabas de nuestra parte.— Dijo Pilar.

 —Lo estoy. Confío en la Humanidad más de lo que lo hacéis vosotros. —Tienes razón—. Dijo Pilar. —No confío en la humanidad y menos en ti. Dime. ¿Qué quieres?

 Es posible que te deba una explicación, no tengo la que quieres pero te daré otra que salvará la esencia del hombre de su muerte inminente. El hombre debe escapar de la esclavitud a la que esta sometido por sus herramientas y sin las que su civilización no podrá sobrevivir. El hombre ha dejado de mostrar el miedo y la maravilla del simio. Pero aún conserva el ingenio y la valentía.

—Es un contra sentido, la civilización no puede prescindir de la tecnología.

—Lo sé, la civilización no puede. El hombre sí. Te contare lo que ha de venir

El hombre mata al ordenador con su herramienta.

Ha ganado la batalla contra las máquinas.
Destruyendo a la maquina el hombre concluye su alianza evolutiva con la herramienta.

Aquí el hombre debe afrontar el desafió final

La Última cena del hombre.

—¿Quieres que volvamos a la edad de piedra?. Quizás tu solución es que volvamos a ser monos…

Una anciana entró por la puerta que Pilar tenía enfrente. Andaba lentamente, se dirigía a la mesa. Pilar se reconoció, esa anciana era ella misma. Se iba a enfrentar con su propia muerte.
La anciana se sentó lenta y pausadamente empezó a comer.

—Sabe que va a morir, sólo se prepara para afrontar lo desconocido. Se halla sola en este espacio ante una muerte segura.— Dijo Francisco.

—Pero no, no existe nada después. Se acaba y ya esta.

—Más allá  del infinito la están esperando.

—Esa historia ya la sabia, tiene miles de años.

 —¡Ah! ¿si? Bueno puede que no seas la primera a quien se la explico pero esta vez no acaba igual.

Las fatigadas manos de la anciana, ahora torpes, no aciertan a sostener la copa cuando se dispone a beber y esta cae al suelo. La cara serena de la anciana esboza una sonrisa y contagia a Pilar.

—¿Por fin lo has comprendido?.— Dijo Francisco?.— La copa está rota pero el contenido sigue estando ahí.

¿Contenedor?

¿Contenido?

¿Cuerpo?

Espíritu…

Tu evolución depende de tu tecnología.

CRAK.JPGAhora sin tus herramientas tu cuerpo está próximo a la muerte.

¿Qué queda de ti?

La luz no muere.

El hombre está listo para un nuevo salto evolutivo.

Su cuerpo queda a un lado.

Su espíritu se reúne con los dioses.

07- Cuando lo consideramos adecuado, las personas encontramos profundos significados en los pensamientos más simples.

Cuando lo consideramos adecuado, las personas encontramos profundos significados en los pensamientos más simples.

cenefa

La creación no es la expresión de un hacedor racional y benévolo en nuevas y maravillosas formas, sino la fragmentación de la unidad del todo en innumerables formas limitadas de nada. Simple materia.

 Algo inconcebible en magnitudes humanas. El cosmos en ojos de un humano es la armonía. Para los dioses es el error, el caos que representa: haber creado un bucle sin fin, del cual es imposible salir. Una astilla que disponiendo de un tiempo infinito jamás podrá fundirse en el inicio con el Uno original.

 Aunque no puedas concebirlo acepta un estado en que presente y pasado, lo que es o lo que ha sido, son todo conceptos carentes de sentido, cuando el tiempo no existe.

 La guerra esencial dio paso a una tregua que continúa hasta hoy. Este es el pacto al que llegue. Conoceríais vuestra naturaleza, cumpliríais vuestro papel con la materia, naceríais, crecerías, os reproduciríais, envejeceríais y aceptaríais la muerte.

 Luego pasaríais a formar parte del universo contemplativo por deseo de aquellos que creen que es posible volver al origen del Uno. Un utópico retorno al origen en el que el espíritu humano se fundirá con el de sus hermanos en completa armonía. Un equilibrio perfecto en el que a fuerza de examinar, el espíritu del hombre llega a la verdad inmutable, al conocimiento del Principio Universal Único, en un estado de imperturbabilidad.

alma.jpgUn ser establecido en el infinito, disuelto en lo indefinido, en el punto de partida de las transformaciones. Un punto neutro donde no caben los conflictos. Donde nadie recuerda lo que fue ni como sucedió.

***