Caza por persistencia.

Hay un factor que posiblemente favoreció la expansión y el éxito de Homo sapiens y que observamos extrapolando los métodos de caza de algunas sociedades de cazadores y recolectores actuales, como por ejemplo los bosquimanos; podemos suponer que los primeros humanos modernos practicaban lo que se conoce como Caza de Persistencia, que consiste en perseguir a la presa hasta que ésta se agota y cae exhausta, momento que se aprovecha para dar muerte al animal.
Por ejemplo, durante una cacería de persistencia a un kudu o a un antílope, no se le tira lanzas desde larga distancia, un cometido casi imposible dada la agilidad y rapidez de unos animales con grandes cornamentas que pueden dar saltos hasta de 2 metros de altura.
Los bosquimanos salen en busca de su presa en las horas más calurosas del mediodía. Dependiendo de las condiciones especificas, el cazador perseguirá al elegido antílope durante 5 horas o más en un recorrido aproximado de unos 25 kilómetros, hasta que el animal cae agotado,  ya que las presas necesitan jadear para refrescarse, algo que no pueden hacer mientras corren a toda velocidad, por lo tanto necesitan detenerse a refrescarse, lo que permite a los cazadores darles alcance.

En esta estrategia de caza por persistencia la pérdida de vello corporal y sudar con las glándulas de todo el cuerpo, nos permite refrescarnos mucho mejor que la mayor parte de los animales. el eficaz sistema de refrigeración de los humanos implica que podemos cazar durante el día, cuando los grandes depredadores como los leones o los leopardos suelen estar descansando;  cazan de noche precisamente para evitar el sobrecalentamiento.

Con más de un reparo se puede aceptar que un cazador con un suministro de agua  y con altas temperaturas puede alcanzar  a realizar una gesta semejante. Mas difícil se plantea la cacería en un clima más tibio que el del Serengueti. También es cierto que cuatro cazadores bien coordinados pueden conseguir que el animal a abatir realice su huida realizando un amplio circulo de forma que los perseguidores se limiten a realizar una serie de relevos. Las probabilidades de éxito serian proporcionales al numero de cazadores que participasen en la cacería.

 

 

Anuncios

La cuenca (7500 – 5500 ane)

SAPIENS-FUERACuentan las antiguas  tradiciones que “la cuenca” en otros tiempos fue  un gigantesco lago. Es un hecho que a escala geológica, el relieve superficial del suelo es tan mutante como la vegetación. Un ciclo de temperaturas cálidas  y una reducción de las precipitaciones provocaron que de un día para otro se redujese drásticamente la llegada masiva de agua. Grandes zonas fértiles quedaron al descubierto, en las que no tardaron en asentarse multitud de clanes de humanos.

Durante miles de años la vida prospero en la cuenca.  El nacimiento de la agricultura surgió en el creciente fértil. Sin embargo, mucho antes bien podría haberlo hecho a orillas del Mar Negro Mientras que la vida se desarrollaba.

Finalizada la última glaciación, los grandes hielos retrocedían produciendo un aumento generalizado del nivel del mar.  Solo fue cuestión de tiempo que el mar llegase rebasar el dique natural que hoy conocemos como el Bósforo  transformado lo que fue un lago de agua dulce desconectado del Mediterráneo en un mar interior. Una cascada gigante. De 42km3 de agua salada entro a diario, hasta que en poco más de un año 155.000 km2 de superficie quedaron inundados. Las 145.000 personas  asentadas en la fértil cuenca tuvieron abandonar sus tierras para salvar la vida. El éxodo que se produjo, desestabilizo el equilibrio de una zona que para sus habitantes, era más extensa que los límites de lo que alcanzaban a concebir como “El Mundo”. El evento, sepultó en el agua la práctica totalidad del rastro de la temprana cultura neolítica que vivió en la zona.  Pero no acabo  con sus gentes.

La verdad y la capa que la envuelve.

Aquellos que somos catalogados del modo general como “curiosos” vivimos en un estado de inquisición permanente con pequeños periodos de calma indiferente que nos permiten seguir avanzando no se sabe bien en qué dirección ni con qué propósito.

Siempre hay una voz que se adopta como oficial  cualquiera que quiera subirse al carro de la cultura tendrá que comulgar con la verdad establecida. No es mi intención ni dispongo de ningún conocimiento que me pueda dar pie para cuestionar a los académicos pero todos somos personas rebosantes de virtudes y carencias. Sabemos que la verdad absoluta no existe y que la gran mayoría de las disciplinas que conforman el conocimiento humano están compuestas de ciencia pura y honesta en su médula, caso aparte merece la gruesa capa que recubre la ciencia y que le da textura. Estas capas externas de la ciencia están compuestas de omisiones, criterios particulares, intereses económicos y altas cantidades de política. Del mismo modo que el periodista debe narrar la verdad según el filtro que le imponen sus editores el aspirante a investigador debe someterse a los criterios de los doctores que ostentan el cargo de oráculos y administradores de la verdad. Nadie que cuestione al oráculo puede ser tenido en cuenta o escuchado. Ni la verdad más evidente será nunca reconocida sino esta no encaja como la pieza de un puzzle en el modelo de verdad establecido que a fin de cuentas es la que da de comer al oráculo y al resto de su séquito.

No hay que tener un alto coeficiente de pensamiento para entender que es la pregunta lo que nos alimenta. La respuesta carece de importancia porque en el caso de hallarla, esta solo nos conducirá a formular una nueva pregunta. Quiero creer que aquellos que viven de buscar respuestas, a nivel intelectual se interesan por todo aquello que implique un aumento de su conocimiento. Pero a nivel social entiendo que  se tomen con calma su labor de aportar luz a la oscuridad más aun cuando tienen el monopolio de farolillos homologados que les permite desestimar cualquier verdad que no sea la suya.

54be2ca87ec71_1420_

De animales a dioses.

n092p03La inmensa mayoría de los mensajes de la comunicación humana son los chismes, no sólo en la comunicación interpersonal, sino también en Internet, radio, televisión. Desde esta perspectiva, el chisme no es algo marginal y poco importante, sino la actividad más relevante de los humanos y una de las razones que nos permiten construir redes sociales. Lo que pasó con la revolución cognitiva y el desarrollo de la conversación es que el hombre obtuvo la habilidad de crear ficciones.
Todas las formas de cooperación humanas en gran escala están basadas en contar ficciones, sea en la religión, en la economía, en la política. Todas las corporaciones humanas están basadas en historias ficticias: mientras todos crean en la misma ficción -sobre Dios, sobre la nación, sobre el dinero-, todos pueden cooperar. Esto es algo que sólo los humanos pueden hacer. Los humanos son los únicos que tienen religiones, que se reúnen y construyen catedrales y mezquitas. Y lo hacen porque creen en una historia. El dinero la más poderosa y universal de las ficciones, porque es la historia en la que todos creen. más grande incluso que la religión: no todos creen en Dios, incluso si creen en Dios, no todos creen en el mismo dios. Algunos creen en Jesús, otros creen en Alá. Pero el dinero hoy es la única historia en la que todo el mundo cree. Todos creen en el dólar. Osama bin Laden no creía en la política norteamericana, pero sí creía en el dólar norteamericano. Entonces, cuando capturaron las ciudades de Siria e Irak, destruyeron todos los símbolos de los gobiernos previos, destruyeron el arte, los tesoros arqueológicos, pero no destruyeron los dólares. El dólar no tiene un valor objetivo. No puedes comerlo, pero todos creen que ese pedazo de papel tiene valor. El dinero es sólo una historia, pero mientras grandes cantidades de personas crean en la misma historia, los humanos pueden cooperar y crear redes.

Los humanos aparecieron en la tierra hace 200.000 años, pero durante buena parte de ese período eran animales insignificantes. No tenían realmente un impacto importante en el mundo ni en el sistema ecológico. La revolución cognitiva que comenzó hace 70.000 años transformó al Homo sapiens de un simio insignificante al animal más importante y poderoso de la Tierra. Una mutación en el ADN del Homo sapiens cambió la estructura interna del cerebro y le dio nuevas habilidades cognitivas para imaginar, hablar, comunicar. La revolución cognitiva permitió al hombre inventar ficciones, convencer a otros para que creyeran en ellas y a unos pocos conquistar el mundo.

 

Sistema hidráulico histórico de Shushtar

sushtarInscrito como obra maestra del ingenio creativo, se remonta a los tiempos de Darío el Grande (siglo V a.C.) con la creación de dos canales principales de desviación de las aguas del río Kârun. Uno de ellos, el canal de Gargar, todavía abastece de agua a la ciudad de Shushtar, atravesando toda una red de túneles y haciendo funcionar un conjunto de molinos hidráulicos. Desde un farallón espectacular, el agua cae en cascada hacia un estanque situado en la parte baja, antes de entrar en la llanura situada al sur de la ciudad donde riega un terreno de 40.000 hectáreas de campos y huertos de árboles frutales conocido por el nombre de Mianâb (el Paraíso). El sitio comprende también un conjunto de construcciones notables como el castillo de Salâsel, centro de control de todo el sistema hidráulico, la torre de Kolâh-Farangi, que mide el nivel del agua, y toda una serie de presas, puentes estanques y molinos hidráulicos.

Puentes, presas, canales, construcciones y molinos de agua. Este sitio es un testimonio del saber teórico y práctico de los antiguos elamitas y los pueblos mesopotámicos, de los conocimientos técnicos de la civilización nabatea posterior y de la influencia de la ingeniería civil del Imperio Romano.

Un animal sin importancia

Hace unos 13500 millones de años, materia, energía, tiempo y espacio tuvieron su origen en lo que se conoce como el big bang . El relato de estas características fundamentales de nuestro universo se llama física.

Unos 300.000 de años después de su aparición, materia y energía empezaron a conglutinarse en estructuras complejas llamadas átomos, que después se combinaron en moléculas. El relato de los átomos, las moléculas y sus interacciones se llama química.

Hace unos 3.800 millones de años, en un planeta llamado tierra, determinadas moléculas se combinaron para formar estructuras particularmente grandes e intrincadas llamadas organismos. El relato de los organismos se llama biología.

Hace unos 70.000 años, organismos pertenecientes a la especie Homo sapiens empezaron a formar estructuras todavía más complejas llamadas culturas. El desarrollo subsiguiente de estas culturas humanas se llama historia.

Tres revoluciones importantes conformaron el curso de la historia: la revolución cognitiva marcó el inicio de la historia hace unos 70.000 años. La revolución agrícola la aceleró hace unos 12.000 años. La revolución científica, que se puso en marcha hace solo 500 años, bien pudiera poner fin a la historia e iniciar algo completamente diferente.

Rojo es el relato que aborda la existencia de un estado anterior, un tiempo de orden que lenta e imperceptiblemente empieza a cambiar  de forma exponencial y nos conduce hasta nuestra realidad cotidiana.

Kaaba es el relato de como las fuerzas metafísicas que rigen el espíritu y la materia se imponen  en nuestros días para recuperar el orden primigenio  no en beneficio del hombre, la Tierra ni del cosmos infinito sino del del Uno. El orden absoluto en el que la existencia humana es un contrasentido.

¿Y tu… Opinas o pregonas?

En muchas ocasiones, expresar tus opiniones con sinceridad es considerado como algo negativo.
Una mayoría aplastante de la población sólo es receptiva y toma en consideración el punto de vista de las cabezas parlantes que previamente han sido establecidas como formadores de opinión homologados.
La aceptación de esta doctrina está tan implantada en la sociedad que ésta por sistema rechaza o menosprecia cualquier voz anónima que exprese con más o menos acierto, su punto de vista. Podría decirse que tenemos miedo a que lo que pensamos, no sea correcto. No es extraño pues que la relevancia de una opinión, se establezca más por quien la dice que por lo que se dice.
15170816_1195013223902727_1188184028267670170_nAunque todos tenemos nuestra propia opinión, tendemos a dejarnos llevar por corrientes  que aglutinan pensamientos muy heterogéneos en bloques simples y compactos que lejos de pretender simplificar lo que pretenden es ocultar elementos que de ser expuestos sin adornos difícilmente ningún individuo aceptaría .

En mi opinión la persona que no dice lo que piensa, es porque no está segura de sus propios valores, piensa que puede tener conflictos, ponerse en ridículo. Prefiere proclamar conceptos “que ha escuchado” pero que no se ha molestado en razonar, dando por sentado que otros más capaces que él ya han separado el polvo de la paja dando por buenas las consignas que ahora, repite con convicción y sin criterio.

Es evidente que nadie quiere pertenecer al grupo de los perdedores y para ello no dudamos en decir lo que creemos que “los nuestros” quieren escuchar. No importa si hay que distorsionar nuestras convicciones , aceptar mentiras, y esconder lo que realmente creemos, si conseguimos sentirnos aceptados por el grupo.

Aquellos que dejan a un lado su propia personalidad y deciden prescindir de sus pensamientos y opiniones, pasan a ser en cierta medida esclavos de los demás. Me pregunto si no podríamos probar a pequeña escala aprovechando el relativo anonimato que proporcionan las redes a expresar lo que verdaderamente pensamos, manifestar aquello que consideramos es lo más correcto.

Ser sinceros e ir hasta al final con lo que pensamos y aprovechar la oportunidad de debatir distintas opiniones y puntos de vista con otras personas algo que parece simple pero que aterra a muchas personas lo importante es tener seguridad en nosotros mismos y ser honestos con los demás.