Manifiesto Rosa Cruz.

Anuncios

¿Cómo fue la historia que no nos cuenta la historia?

DSCF3828La Protohistoria engloba los periodos de sociedades humanas sin escritura que dieron paso a las culturas históricas. En mi concepción etimológica de la palabra “protohistoria” este concepto lejos de representar una zona de nadie, que delimite un estrato entre historia y prehistoria, La protohistoria se dilata sin límite en el pasado más allá incluso de la existencia del hombre moderno. Desafortunadamente la memoria de la humanidad es muy corta. Si no podemos certificar que la última versión de un hecho es el relato fiel de aquel primero. Es muy probable que a nuestros oídos solo haya perdurado la versión más florida. Una visión mas o menos borrosa de la realidad.

Quién sabe si en un futuro, todos los testimonios originales se pierdan y mi versión pase a ser la versión original.

Todas las sociedades complejas acaban por colapsar. La constante evolución de los factores hace que esta se desestabilice.  Se pueden corregir y adaptar cientos de millones de esos factores y basta que solo uno no sea resuelto para que se convierta en la fractura que colapse todo el sistema.

Prescindiendo de situarme en una fecha ni tan siquiera aproximada, iniciare el relato de una gran sociedad que perduro decenas de miles de años y acabo diluyéndose hasta ser absorbida  por otra más próxima al orden actual.

Nos encontramos en un periodo de la evolución del hombre donde  distintas especies compiten por el privilegio de obtener la catalogación de “ser humano”. La habilidad manual  la inteligencia, la fisiología de los cuerpos… Todo puntúa.

En el sector sur oeste del continente africano  Una especie en particular destaca del resto. El clima se muestra amable, la tierra produce un buen número de recursos y el agua fluye en abundancia. En ese tiempo de existir el jardín  del Edén,  sin duda estaría ubicado en la zona.

La vida animal es  abundante y variada. La caza no es un problema, si lo son, los grandes depredadores. La construcción de cercados protegen las aldeas, creando una percepción de grupo que delimita el mundo interior del clan y “lo exterior”.  Los miembros del clan no se conciben como individuos, sino como átomos que componen un organismo,  otros clanes vecinos de la misma especie funcionan como otro organismo autónomo  y todos interactúan entre ellos formando un ser vivo  de cuerpo difuso con conciencia  única.

Quizás te estés cuestionando las probabilidades de que un colectivo de estas características pueda haber existido.  Realmente importa poco lo que podamos creer hoy en día, sobre unos hechos que la historia aún no ha llegado a plantearse.  Muy al contrario, para los habitantes de esas tierras la presencia de ese ser fue una realidad palpable que todos reconocían como “Él Creador”.

La historia acaba en Sumer.

Eva mitocondrial fue la primera homo sapiens de la que se especula descendemos el resto de seres humanos. Se cree que vivió entre 150.000 y 250.000 años en el sureste de África, en la región de Tanzania y el resto  sur que resta de continente. Los científicos especulan que en esa zona vivía  una población de entre 4.000 a 5.000 de hembras capaces de producir crías.
Eva mitocondrial habría sido más o menos contemporánea con los humanos cuyos fósiles han sido encontrados en Etiopía, cerca del río Omo y en Hertho.

Eva mitocondrial vivió mucho antes de la migración de África que podría haber ocurrido hace unos 60.000 a 95.000 años cuando el homo sapiens una vez consolidado como especie, colonizaria el mundo sustituyendo a todas especies de Homo existentes.

1920px-ebih-il_louvre cosmos

 A menudo se nos hace creer que los egipcios, los Faraones, pirámides, son el lugar donde comienza nuestra historia conocida. Las dinastías más antiguas se remontan a unos 5200 años en el pasado. Hay que reconocer que es mucho tiempo. Pero la civilización sumeria, ubicada en lo que hoy es Irak, es mucho más antigua. Se han traducido infinidad de textos, escritos en escritura cuneiforme por lo que podemos conocer aspectos sobre su historia y leyendas.

La imagen representa la leyenda de la “gran inundación”, que consume la humanidad. Al igual que el Génesis, Atrahasis, un relato sumerio, cuenta la historia de la creación de los humanos modernos. Esta versión de la corresponde a esa zona brumosa de la historia conocida donde la historia y mito son sinónimos. 5000 años de historia nos han bastado para avanzar de la nada a donde sea que hoy estamos. Quizás nos sintamos muy listos Pero listos lo que se dice listos son muy pocos. Al observar el legado del homo sapiens en los últimos 100 años se me hace muy difícil entender como durante 200.000 años la humanidad ha sido capaz de reprimir su naturaleza y permanecer aletargada.

Nunca conoceremos la verdadera historia del hombre pero aceptar la versión actual tal cual se plantea es de una resignación vergonzante. Quizás La otra versión la que no ha llegado a nuestros días hable de una civilización que fue olvidada de una organización humana extremadamente organizada de un modo que hoy en día no seriamos capaces de adoptar pues aun disponiendo de todos los elementos materiales necesarios, careceríamos sin duda de la formación moral para llevar esa organización social idílica a la práctica.

La cuenca (7500 – 5500 ane)

SAPIENS-FUERACuentan las antiguas  tradiciones que “la cuenca” en otros tiempos fue  un gigantesco lago. Es un hecho que a escala geológica, el relieve superficial del suelo es tan mutante como la vegetación. Un ciclo de temperaturas cálidas  y una reducción de las precipitaciones provocaron que de un día para otro se redujese drásticamente la llegada masiva de agua. Grandes zonas fértiles quedaron al descubierto, en las que no tardaron en asentarse multitud de clanes de humanos.

Durante miles de años la vida prospero en la cuenca.  El nacimiento de la agricultura surgió en el creciente fértil. Sin embargo, mucho antes bien podría haberlo hecho a orillas del Mar Negro Mientras que la vida se desarrollaba.

Finalizada la última glaciación, los grandes hielos retrocedían produciendo un aumento generalizado del nivel del mar.  Solo fue cuestión de tiempo que el mar llegase rebasar el dique natural que hoy conocemos como el Bósforo  transformado lo que fue un lago de agua dulce desconectado del Mediterráneo en un mar interior. Una cascada gigante. De 42km3 de agua salada entro a diario, hasta que en poco más de un año 155.000 km2 de superficie quedaron inundados. Las 145.000 personas  asentadas en la fértil cuenca tuvieron abandonar sus tierras para salvar la vida. El éxodo que se produjo, desestabilizo el equilibrio de una zona que para sus habitantes, era más extensa que los límites de lo que alcanzaban a concebir como “El Mundo”. El evento, sepultó en el agua la práctica totalidad del rastro de la temprana cultura neolítica que vivió en la zona.  Pero no acabo  con sus gentes.

Un animal sin importancia

Hace unos 13500 millones de años, materia, energía, tiempo y espacio tuvieron su origen en lo que se conoce como el big bang . El relato de estas características fundamentales de nuestro universo se llama física.

Unos 300.000 de años después de su aparición, materia y energía empezaron a conglutinarse en estructuras complejas llamadas átomos, que después se combinaron en moléculas. El relato de los átomos, las moléculas y sus interacciones se llama química.

Hace unos 3.800 millones de años, en un planeta llamado tierra, determinadas moléculas se combinaron para formar estructuras particularmente grandes e intrincadas llamadas organismos. El relato de los organismos se llama biología.

Hace unos 70.000 años, organismos pertenecientes a la especie Homo sapiens empezaron a formar estructuras todavía más complejas llamadas culturas. El desarrollo subsiguiente de estas culturas humanas se llama historia.

Tres revoluciones importantes conformaron el curso de la historia: la revolución cognitiva marcó el inicio de la historia hace unos 70.000 años. La revolución agrícola la aceleró hace unos 12.000 años. La revolución científica, que se puso en marcha hace solo 500 años, bien pudiera poner fin a la historia e iniciar algo completamente diferente.

Rojo es el relato que aborda la existencia de un estado anterior, un tiempo de orden que lenta e imperceptiblemente empieza a cambiar  de forma exponencial y nos conduce hasta nuestra realidad cotidiana.

Kaaba es el relato de como las fuerzas metafísicas que rigen el espíritu y la materia se imponen  en nuestros días para recuperar el orden primigenio  no en beneficio del hombre, la Tierra ni del cosmos infinito sino del del Uno. El orden absoluto en el que la existencia humana es un contrasentido.