03- Nadie puede amar a nadie más de lo que se ama a si mismo.


Nadie puede amar a nadie más de lo que se ama a si mismo.

cenefaPilar dormía en la habitación. La luz estaba apagada. A pesar de eso una forma se distinguía en la oscuridad como si un exclusivo rayo de luz se concentrase en ella y la impregnara con la totalidad de su energía.

 Pilar abrió los ojos

—¿Eres un Ángel?

—Estoy más cerca de ser un Ángel que de ser humano pero mi esencia pertenece a un estado superior al de los Ángeles. He venido para hablarte ahora que ya has sido preparada.

—¿Preparada?

—Si, ahora lo estás.

—No te entiendo. ¿Quién eres? ¿Qué quieres de mi?

—Escucha y comprende. El rostro de la figura antes indefinido adoptó la fisonomía de Francisco.

 SOY-DIOS.JPG
—Soy el poder absoluto del espíritu y la materia el Creador.

—¿Eres Dios?

—El mismo.

—¿A que has venido?— Dijo dirigiéndose a Francisco en un tono desafiante.

—Bueno… Eres Dios, te paseas por la ciudad, oyes que la gente habla de ti, y Dios por aquí y Dios por allá, y qué admirable universo es éste, y qué elegancia de gravitación universal. Sonrío entre dientes y digo para mis adentros “He aquí, este soy yo y ellos lo ignoran”. Y alguien te empuja por la calle, o incluso te insulta, tú humildemente pides disculpas y te marchas, total eres Dios y, si quisieras, con chasquear los dedos el mundo se convertiría en cenizas. Pero tú eres tan infinitamente poderoso que puedes permitirte ser bueno.

—No creo en ti.

—Lo comprendo no siempre he estado pendiente de tus necesidades, es normal que te haya decepcionado de hecho nadie esta satisfecho, todos  creen que tengo obligación de satisfacer sus deseos.

—Me abandonaste.

—No. Solo me aparté de ti para que despertaras. Era necesario para que ascendieses hacia tu destino.

—Vivía feliz. Me has destrozado la vida.

—Perfecto ahora debes recoger los pedazos que representan lo mejor de ti y prescinde de los que solo eran una carga inútil,  continuar tu vida solo depende de ti, consiste en asimilar los cambios sutiles o bruscos todos tienen un sentido.
No es la primera vez que experimento la sensación de vivir una vida humana. He intentado comportarme como uno más de vosotros para comprenderos mejor.

—Pues lo haces de pena.

—No es fácil incluso para un ser todo poderoso como yo, estar pendiente de las necesidades de cada uno de los individuos que habitáis en este mundo y más ahora en mi envoltura de materia, comprenderás que me cueste adaptarme a las limitaciones y los sentimientos que acompañan a un cuerpo humano.
Querías tu media naranja, alguien, que te hiciese sentir imprescindible sin la necesidad de hacer nada simplemente “siendo”. Un ser a quien exigir que tomase decisiones por ti o justificase las tuyas, que asumiese los riesgos de tu vivir  humano, alguien que se hiciese cargo de las consecuencias de tus propósitos y despropósitos; en definitiva alguien que te hiciese los deberes. Y nadie debería hacerle los deberes a nadie so pena de pasarse la vida a merced de un ser de insaciable inseguridad, infinita ingratitud y mala interpretación de todos y cada uno de sus gestos.
Al fin y al cabo ¿qué clase de persona se junta con un ser de insaciable y permanente miedo a vivir su vida? Pues otro igual de asustado que cree que así lograra lo que quiere para sí: que le amen. Que le amen en libertad sin pasar facturas por los deberes realizados por falsas obligaciones de vida en pareja.
Aprende a amar al ser que mora en tu corazón. Ten la valentía de amarte como nadie te amará jamás. Reclama el derecho a ser responsable de tu destino. Y déjate de traumatismos varios, porque no hay nadie pluscuamperfecto. Todos somos un alma tratando de aprender a vivir una vida humana; a veces nos perdemos a veces nos detenemos en playas de eterno latido y de imposible reencuentro pero siempre hallamos la senda que lleva al corazón. Por eso ámate. Si no sabes amarte, si no te llega el amor de la persona más importante de tu vida, tampoco te llegara el de otro ser humano. Parecerá que te llega, pero tan solo será un vago rumor.
Aprende a amar a todos y cada uno de los matices de tu ser, porque no existen los defectos ni las virtudes, tan solo los matices. Los que saben amar nunca te pedirán que seas alguien distinto de quien ya eres.
No busques tu otra mitad. Aquello que esta en nuestra mente inconsciente acaba por materializarse, acabamos por hacer realidad nuestros sueños. Y tu sueño era eso medio; las personas a medias son las que no saben amar ni se atreven a hacerlo, que no asumen la responsabilidad de sus destinos ni de sus sentimientos humanos. ¿Porque en verdad, para qué tendrían que asumirlos si ya hay por ahí otro ser a medias que les hará sentir la “completitud”, aunque sea ficticia?
Dos seres completos crean una relación de profunda alma, a cuyo sentido merece la pena abrirse con todas las consecuencias. Se aman porque les da la gana; los que están a medias lo hacen porque tienen huecos emocionales que tapar y disimular.

—¿Y porqué no me ayudaste? No te esforzaste en mantener nuestra relación.

—Porque nuestro barco tenía muchas velas pequeñas y cada uno extendía la que le parecía. Nuestro barco se movía en la dirección que suponíamos deseaba el otro, por lo que las velas casi nunca estaban orientadas hacia un destino común.

El mar resulta infinito cuando no se sabe navegar y estás perdido en su interior. Cuando te das cuenta que la nave nunca tendrá un rumbo correcto decides abandonarla a la primera oportunidad.
Abandonas con la esperanza de que la nave deje de hacer eses y pasado un tiempo, después de viajar unos días en círculos, cuando descubres que ya no hay una fuerza que neutraliza cada uno de tus movimientos puedes elegir tu propio rumbo por primera vez.

—Es más fácil desentenderse o destruir cuando algo no funciona, que simplemente corregir los defectos.

Francisco no quería entrar en el terreno de la discusión, un campo en el que en su envoltura material no estaba en situación de salir airoso, así que decidió utilizar sus argumentos de “Ser eterno”.
FIN-DEL-MUNDO.JPG

—¿Crees que os he creado como monos mecánicos condenados a tocar los platillos frenéticamente mientras os dure la cuerda? Os he protegido como la especie  excepcional que sois y he mostrado mi respeto dejando que cada uno de vosotros pueda crear su propio universo interior. Cada uno de vosotros vive según sus ideas e interactúa con sus semejantes sin más coacción que existir bajo unas leyes básicas.
El universo funciona de acuerdo a principios sumamente poderosos. Al entender estos principios y al aprender a actuar de acuerdo con ellos, la vida mejora enormemente en lo inmediato, y se logra a medio y largo plazo la verdadera plenitud, para uno mismo y para toda la humanidad.
Todo está sujeto a unas normas. Vosotros os regís por las leyes de la materia y vuestros cerebros se adaptan en mayor o menor grado a esas leyes para buscar respuestas  que satisfagan vuestra necesidad innata de adquirir conocimientos. En esencia todo es muy sencillo. El mundo espiritual tiene otras normas; los Ángeles habitan un mundo contemplativo en el sentido que no pueden interactuar directamente en vuestra dimensión, no están sujetos a la materia así que para ellos no existe el futuro ni el pasado.
SOY-BOBO.JPGLos Ángeles como ya sabes son concentraciones de energía espiritual. Se nutren de la energía que emana de la mente de los seres vivos y son los condensadores de esa energía que fluye libremente como partículas uniéndose unas a otras con idénticas propiedades  o con un alto grado de compatibilidad. Cuantas más uniones realiza mayor es la energía acumulada creando una conciencia que es común a muchos seres; un cordón intangible que convierte las necesidades de un solo ser en las necesidades comunes de un grupo. Cada Ángel está especializado en una necesidad especifica de los hombres. En conjunto forman una conciencia cósmica.

Puede que os sintáis únicos exclusivos seres independientes; la realidad es que ante un estimulo reaccionáis de manera idéntica a como lo harían miles de seres en circunstancias comunes. Esa es una debilidad de la que otros hombres se aprovechan; os sentís inferiores, sois inseguros y confiáis en cualquiera que os asegure tener solución a vuestros miedos.
Vuestra mente no ha evolucionado de manera proporcional en sus múltiples capacidades, sois como un rebaño de corderos en el que un sólo perro pastor se basta para manteneros agrupados y conduciros a donde le indique su amo.

—Pues proporciónanos esa seguridad personal que según tu no tenemos.— Dijo Pilar.

—Ya te he dicho que  sois vosotros, no yo, quien controla vuestro destino. Los Ángeles no me lo permitirían.

—¿Los Ángeles? ¿De que estás hablando ahora? Se suponía que tu eres quien manda ¿o no?

—Los Ángeles no son los seres sumisos que el hombre ha idealizado; luchan por sus intereses, representan el “congreso” de los hombres en el cielo, son extremadamente persuasivos. Su origen es humano y se comportan como tal anteponiendo sus intereses al del resto de sus semejantes. Sólo están de acuerdo en una cosa.

—¿En qué?

—En que el hombre no debe abandonar la materia. Son conscientes de que el hombre genera su esencia. Como la tierra nutre al árbol los Ángeles se nutren del pensamiento humano. El mundo espiritual necesita las almas de los hombres en su intento alcanzar la armonía.

—Si tengo que valorar el mundo que has creado se merece un suspenso.

—Careces de capacidad para comprender. Al igual que un ciego nunca podrá concebir el espectáculo de luz y color que ofrecen los atardeceres del otoño, vuestra mente esta limitada. Mientras forméis parte de la materia estáis ligados al tiempo.

—El mundo que has creado se cae en pedazos. Si yo fuera todo poderoso el mundo no sería así. ¿Porqué no puedes hacer que seamos menos egoístas o que odiemos las guerras o acabar con el hambre en el mundo?

—Está en tu naturaleza, piensas como el humano que eres.

—En cambio yo dudo que tú poseas las cualidades de las que presumes.

— ¿Dudas de mí? Crees que puedo hacer que de repente comprendas la esencia de todo lo que “Es”. Imagina que te proporcionase los conocimientos de mil pensadores, mil científicos, mil filósofos y mil poetas… los que tú elijas, y también la capacidad de percepción y lucidez para administrar esos pensamientos.

¿Crees que obtendrías por ti misma las respuestas a tus preguntas?

¿Crees que estarías más cerca de la verdad de lo que estas ahora?

¿Que consigues sabiendo la verdad?

¿Estarías dispuesta a abandonar la materia a cambio de esa verdad?

¿Serías feliz sabiendo tus hijos por mi gracia al recibir todo el conocimiento no tendrían más objetivo en toda su existencia que someterse a una vida contemplativa  privados de todos los estímulos que dan sentido a su existencia?

¿Qué necesidad hay de perpetuarse en la vida cuando ya no quedan retos a superar?
Intentaré que entiendas la esencia de lo que hago.

La creación de mundos con seres vivos no tiene una gran complicación, se rige por simples ecuaciones matemáticas. La vida inteligente requiere útiles más sofisticados.

Tienes ante ti el único creador capaz de desarrollar “la Trinidad”. Vida, consciencia y espíritu. “Todo en uno”. Tuve que crear toscas herramientas que me permitiesen interactuar con la materia. Sé que me repito, es por mi naturaleza, no acabo de acostumbrarme. Las herramientas fueron perfeccionándose en función de la complejidad de lo que quería crear.
Llámalo como te parezca, dioses, herramientas, Ángeles. Su uso me permite acumular las necesidades concretas de los individuos. Cuando las necesidades son comunes a una gran mayoría de los hombres el poder de ese dios es mayor. La conciencia común vela por la supervivencia de esa vida inteligente y me permite olvidarme de esa creación que sobrevive de manera autónoma; puedo recordarla, olvidarla para siempre, encapricharme de ella o dedicar mi atención exclusiva.

La diferencia que existe entre un objeto inerte y un ser vivo, entre un pájaro y un vaso, está en una cualidad: la autorreplicación. Si hay autorreplicación hay mutación, y también diversidad y evolución.
Es la incertidumbre de lo que puede pasar lo que importa. Crear un mundo perfecto no es más interesante que ver como se vacía una bañera. Creedme; si hubiese pretendido alcanzar la creación perfecta la vida tal y como la conocéis no hubieseis pasado de las bacterias.

La unión de todas las esencias angélicas del mundo espiritual me ha permitido la creación con la materia y su dominio—. Pilar no parecía prestar la misma atención que Francisco se dedicaba a sí mismo.

—Me he quedado sola.— Dijo Pilar echándose a llorar e interrumpiendo a Francisco.

—Nunca has estado sola. Los que te han acompañado en tu camino ya han cumplido su misión; otros te esperan más adelante, necesitarán tu ayuda y has sido preparada para ello. César era un genio protector dotado de un particular poder angélico. Él os ayudó minimizando el mal cuando os atacaron con el gas en Calella. Gracias a su poder consiguió que no murierais todo el grupo, pero el accidente de Israel absorbió las fuerzas positivas que le quedaban y fue demasiado para él. Su fuerza interior con la que debía protegeros a todos desde el principio quedó agotada, así que lo único que pudo hacer fue desaparecer discretamente.

—Pero, tú lo puedes todo. ¿Porqué permites que nos hagan daño? ¿Porqué no haces que se cumpla tu voluntad?

—Tengo mis limitaciones y prioridades que no entenderías, tengo los medios para proteger mi obra, pero debo responder de mis actos.

—¿A quien? ¿No eres Dios? ¿Quién puede estar por encima de ti?

—Eso no importa Pilar ¿qué importancia tiene? No, esas preguntas no te ayudarán en tu camino.

—Si hay otro que es superior a ti el debe ser el verdadero Dios.

—Si crees eso quizás te decepcione saber que Él ni siquiera es consciente de ese poder. Tenéis el ego que no os cabe en el cuerpo. ¿Cómo podéis pensar que sois el centro del universo? No sois más importantes que una mota de polvo en el cosmos; nadie sabe que existís, sólo sois una curiosidad.

—Mientes, somos más que una curiosidad sino, ¿porqué te tomas tantas molestias con nosotros, de qué nos proteges—? Francisco se sentía acorralado; era evidente que el carácter y marrullería de Pilar eran superiores a los suyos. Se sentía emocionalmente dominado por ella.

—Muy bien, nunca te ha gustado la épica así que te mostraré la realidad desde un punto de vista más práctico.

¿Pretendes saber los motivos “el porqué” del universo en el que habitas?  Lamento decepcionarte, no tengo la respuesta que esperas. Sólo puedo acercarte a ella.

Pilar miró a los ojos de Francisco. Estaba interesada en oír su explicación. Dios o no, era difícil saber por dónde saldría.

***

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s