Barcelona. Domingo 31 de diciembre.

La ignorancia es la noche de la mente; pero una noche sin luna ni estrellas.

pipisPipi y Pilar subían la compra con la que pensaban celebrar la cena de fin de año. Los cuatro pisos que tenían que subir para llegar a casa de Pilar eran una prueba física que hacia que fueran contadas las visitas que recibían.

—Espera… estas escaleras pueden conmigo—. Dijo Pípi

—Pues hay días que yo las subo cuatro veces.

Pípi tomaba nota mental de cada peldaño que subía, ignoraba que lo mejor era dejarse llevar.

—Tercero… Ya solo falta uno—. Se dijo a sí misma intentando darse ánimo y suspirando.

Pilar que iba delante saco las llaves del bolso y abrió la puerta mientras Pípi subía los últimos escalones.

— ¿Dónde dejo las bolsas—? Pípi se sentía satisfecha y agotada por haber subido las bolsas.

—Ven a la cocina, ves sacando las cosas y yo las ordeno—. Pípi descargo la compra en la encimera realizando un último esfuerzo.

—Ya está, ahora descansamos un momento y empezamos a preparar la cena—.

Pilar abrió la nevera para sacar unos congelados.

— ¡Faltan las bebidas!

Pípi empezó a picar de una bolsa de patatas fritas que acababa de abrir.

—Tranquila, Francisco y Sergi han quedado con Cesar para venir todos juntos. Traerán lo que falta.

Pilar y Francisco habían organizado la fiesta en su casa. Fue Francisco quien hacia ya quince años se fijó en Pilar, una joven pre-universitaria. Su pelo rubio y la expresión de sus ojos cautivaron a Francisco que ignorando la timidez que le producía el sexo contrario no dudo en hacerse notar para captar la atención de Pilar.

Pilar y Pípi se conocieron por medio de un amigo común.

La conexión fue instantánea y así seguía después de diez años. Durante ese tiempo Pípi se había separado de su marido y había conocido a Sergi su actual pareja. Francisco y Pilar mantenían su relación a base de práctica y conformismo. Cesar que trabajaba con Sergi, era como un cuñado postizo de Pípi que transmitía buen rollo a todo el mundo, aunque en ocasiones el resto del grupo se esforzara en ponerlo en duda.

Todo estaba preparado, la mesa se quedaba pequeña con toda la comida en exposición. Los amigos charlaban y hacían bromas.

Pípi observó que Sergi tenía un paquete en las manos.

—Esto es para vosotras—. Las dos Pilis se acercaron a Sergi con una sonrisa.

— ¿Nos habéis comprado un regalo?

—No, que va; estaba en la puerta cuando hemos subido he visto el paquete con está tarjeta y vuestros nombres.

Pilar miraba intrigada el paquete.

—¿No lo vas a abrir?

—No tiene remite—. Comento Pípi tras voltear varias veces el objeto.

—Es un regalo, ábrelo ya—. Pilar alargó la mano y arranco parte del envoltorio, Todos estaban pendientes de Pilar y Pípi.

—Es una caja de phorexpán, no pesa mucho —. Pípi depósito encima de la mesa lo que parecía el contenedor de una barra de helado, y levanto la tapa dejando a la vista dos estuches de madera. Pilar decidió especular. ¿Que podían ser aquellos dos objetos?

—Son  joyeros, y uno es para mí —. Pípi cogió una de las cajas y la abrió, una pequeña tela envolvía lo que resulto ser una piedra oscura del tamaño de una nuez.

— ¡Ala que guapa!

Parecía un canto rodado solo que poseía un curioso reflejo metálico. Pípi abrió el otro estuche que confirmo que el contenido de las dos cajas era el mismo. En el fondo del estuche había un ala de mariposa, Pípi la cogió y los dibujos de vivos colores se descompusieron manchando la mano de Pípi.

—¡Que asco!… esto lo habéis hecho vosotros—. Pilar preguntó a Francisco.

—¿Es la piedra, de mi horóscopo?, ¿Por que has puesto un ala de mariposa?

Francisco miró interrogante a Sergi y a Cesar y añadió.

—Os repito que nosotros no os hemos hecho el regalo.

Nadie reconoció haber sido el autor del obsequio. El inicio inminente de la celebración para la cual se habían reunido provocó que las cajas y sus contenidos quedaran olvidadas en pocos minutos.

Faltaban pocos minutos para las doce de la noche.

Un año más estaba apunto de terminar, pero el que entraba no iba a ser como los anteriores, ese día se iniciaba una experiencia para el grupo reunido, que determinaría el destino sus vidas para siempre.

La misma noche de fin de año Pilar tuvo el primero de los muchos sueños que le sucederían  en el futuro.

***

Y  Elohim creo el cielo y la tierra. Y se dijo “Este será mi jardín”

stoneLo que fue, lo que es, lo que será.

De todo el conocimiento que poseo te mostraré la partícula que te iniciara en conceptos esistenciales que nunca hubieras imaginado.

Como elegido que eres vas a tener acceso a las herramientas que abrirán tu mente. 

De ti depende. La práctica te dará destreza, será necesaria para traspasar las puertas que bloquean el infinito.

Comienza el ascenso, se constante y dosifica el esfuerzo.

Comienzas en un abismo de falsas creencias y conocimientos inútiles despójate del egoísmo la envidia y falsas necesidades. Tú como ser eres un universo y como tal no puedes depender ni ser influenciado en un sistema cerrado.

Asciende sin mirar arriba porque no existe un final en el camino que empiezas.

Observa tu entorno y utilízalo en  beneficio propio. Si es bueno para uno beneficia a los demás, si perjudica a los demás no es bueno para ti.

Nunca perturbes ni pretendas que otros te sigan en tu camino porque la verdad es tan variada como la vida

Accederás a nuevos estratos de conocimiento y al mirar atrás veras las eternas guerras de los dioses un poco por encima de donde iniciaste el camino y comprenderás que el infinito humano queda atrás cuando se da el primer paso.

***

Barcelona. Jueves 18 de enero.

Si no comprendemos la realidad, no podemos juzgar libremente; luchamos en vano con lo que no entendemos.

Pipi se levantó de la cama. Ya hacia varias horas que Sergi se había ido a trabajar; no se acostumbrada a los mareos y fuertes dolores musculares que le provocaban un agotamiento generalizado. Hacia varios meses que le habían diagnosticado algún tipo de fibromialgia, Pípi aun así cada mañana se levantaba con el ánimo de intentar no abandonarse. Había estado hasta la madrugada navegando en la red, buscando información de la enfermedad que le afectaba. Pensaba releer los datos que había recopilado, y continuar su búsqueda durante el día, que ahora empezaba.

Encendió su ordenador. Un icono parpadeante en su monitor le indico que tenía correo lo abrió y leyó el documento.

 

 mensaje_nuevo_notificacion_whatsapp_sqInstituto Egregor

 Señora Pilar Carreño: Estamos seguros de  que usted pertenece al afortunado pero reducido número de personas que se sienten atraídos por el poder de las piedras y los cristales. Esperamos que este disfrutando del obsequio que recibió el día de fin de año.

 Nos complacería conocerla a usted y a su amiga Pilar Fontanet  en persona. Para tal fin en breve les haremos llegar una invitación con el fin de que conozcan nuestras instalaciones y la labor que realizamos. Seguro que el siguiente artículo captara su atención y servirá para que empiecen a conocer nuestra labor.

 

El correo la dejó sorprendida, ella era aficionada a recolectar piedras que por algún motivo le llamaban la atención. Lo que no entendía era como unos desconocidos, podían conocer su nombre el de sus amistades y sus aficiones.

Cuando Pípi acabó de leer, pulso en un enlace que había al final del texto, y una nueva página se abrió en su pantalla.

 ***

EL PSIQUISMO DE LAS PIEDRAS

PSIQUSMOLos druidas, sacerdotes celtas, aseguraban que en todas las piedras se podía encontrar la realidad de la existencia, porque eran casi inalterables al paso de los siglos. Las consideraban como parte de la vida, de una vida lenta, pausada y armónica. A ellas acudían para curar el alma, sanar el espíritu y aliviar el cuerpo.
Los cristales y gemas poseen un poder psíquico que nos es nuevo: “chamanes, druidas santones, magos, religiosos o místicos de todas las épocas han rendido culto, tributo y respeto a las gemas, piedras y minerales”. Sólo las personas que han llegado a comprender cuál es la verdadera esencia de una gema o cristal son los que han podido emplearlas como aliadas en su vida.
Canalizar la fuerza la piedra o el cristal y también las gemas nos dan una referencia egregórica de la energía. El Egregor es una forma de comunión con la vida colectiva y las piedras; muestra de ello es la Piedra Negra de la Kaaba en La Meca, lugar al que acuden millones de personas año tras año”. Los cristales pueden llegar a canalizar determinadas fuerzas de la psique. Una persona que esté bien relajada y en disposición de proyectar una idea o sueño puede ver que el cristal se muestra receptivo. Así funcionan terapias como la musical de los cuencos. “El cuenco canta y genera un sonido vibracional que al ser canalizado por el cuarzo es capaz de abrir las puertas al mundo de la ensoñación, de la intuición, del otro saber”
Cada vez más personas recurren a la terapia de los cuarzos en todo el mundo. Algunos optan por adoptarlos: “Pasan horas mirándolos, los tocan y luego escogen el que armoniza más con ellos. No se trata de comprar sino de adoptar un ser vivo cuya energía y vida estará latente en nuestra casa o en las manos. Sosteniendo una amatista entre sus manos y dejando que la mente se evada puede lograr proyectarse. “Los alumnos que se dejan llevar, pueden, por ejemplo, acceder a recuerdos que parecían perdidos, a vivencias que en ese instante contemplan con la serenidad que en otro momento no lograron. Algo similar sucede en las modernas sesiones de chakraterapia.
Determinadas gemas son colocadas de manera estratégica en los centros vitales del organismo denominados chacras. Al principio creen que sólo es un cristal. Pero quienes se atreven a ser humildes por un tiempo descubren que, tras desapegarse de lo tangible, comienzan a experimentar sensaciones. Frío o calor, serenidad, proyección, son algunas de las muchas impresiones que pueden llegar a descubrirse con un “simple cristal”. Todos los expertos que trabajan con las gemas o las piedras, confirman que sólo la ausencia de respeto y de humildad son los causantes del mal o nulo funcionamiento de los seres del reino mineral. Se trata de respetar, no de venerar. “La clave está, en dejarse llevar por los seres que saben más que los humanos, por quienes ya estaban cuando llegamos y permanecerán cuando desaparezcamos”.
En fin, los cristales, gemas y piedras se hallan presentes en todas las culturas y creencias del mundo. Sus posibilidades terapéuticas, armónicas y vibracionales son prácticamente inagotables. Recordemos siempre la misma máxima: no hay enfermedades, sino enfermos, no hay milagros sino creyentes, no hay sólo minerales, sino un mundo vivo esperando a recibirnos con los brazos abiertos para ofrecernos toda la sabiduría que seamos capaces de percibir.
La lectura del mensaje, hizo a Pípi ver sus piedras de una manera más allá del modo estético. Se levantó para dirigirse  hacia su colección de piedras y objetos decorativos no del todo convencionales. Cogió la pequeña caja de madera en cuyo interior estaba alojada su piedra plateada, abrió la caja y cuidadosamente la desenvolvió del trozo de tela que la protegía.  Después, la depósito en la palma de su mano notando en ella una frialdad extrema que no le desagrado, empezó a notar una sensación gran bienestar y tranquilidad. Dejo su mente en blanco sin pensamiento alguno que le pasara por la cabeza. El teléfono empezó a sonar devolviendo a Pípi a la realidad, dejo la piedra en el escritorio junto a la caja de madera y descolgó.
—¿Diga—? Nadie contestó. Colgó el teléfono, y volvió a sentarse delante del ordenador, echo una segunda mirada al correo electrónico. Sin duda se trataba de una campaña de marketing que presentaba algún tipo de curso de medicina natural.
—Si se trata de un curso—. Se dijo. —Puede que me interese—.
Seguro que Sergi le apoyaría estaría de baja por una buena temporada esperando los resultados de las pruebas que le había mandado hacer su medico. Una ola de bienestar invadió todo su cuerpo. Tras levantarse de la silla se dirigió a la ventana del comedor para abrirla. Era hora de ventilar la casa.
 
***

Instituto Egregor. Calella.  Lunes 09 de abril.

Una comunidad, ya se trate de una familia, una aldea o una gran ciudad, es una especie de organismo, como un animal o un ser humano. Sus miembros son como órganos que realizan diferentes funciones para mantener vivo al organismo.

SANEDRINEl consejo estaba reunido, las cinco personas que lo componían, estaban sentadas en una mesa de comedor redonda. Ocupaban una de las esquinas de una nave industrial vacía. Para ese día seria suficiente el acomodo del que disponían. Todos eran analistas. El estudio de la historia era su vida y en este lugar podían dedicarse a realizar sus investigaciones sin interferencias y disfrutando de una holgada nomina a final de mes. Su única obligación para con sus mecenas era que: por turnos uno de ellos dedicase su atención a un terminal de ordenador. De manera sistemática cinco veces al día recibían informes históricos junto a información de actualidad. La información llegaba clasificada y resumida en formularios que contenían las referencias que permitían el acceso a formularios más extensos.  Ellos a su vez incluían nuevas referencias que  permitirían crear relaciones entre los datos que recibían. La información clasificada era remitida un departamento superior dónde volvía a ser clasificada junto a informes de otras áreas. Los datos resultantes ascendían al siguiente escalafón.

Almacenar información presupone la búsqueda de respuestas. El número de veces que se repetía el proceso no se sabía. Nadie tenia problemas con el sentido tenía su trabajo. Cada individuo lo desarrollaba eficientemente asumiendo su papel como en una colmena. A nivel individual todos los analistas habían acabado centrado sus estudios en los datos que ese terminal de ordenador les proporcionaba así que rara vez havia una sola persona pendiente de los datos que se recibían. Pertenecían a un club privado. Un mundo alternativo al que solo ellos tenían acceso.

El consejo ocupaba un nivel intermedio en la pirámide podían realizar comentarios o consultas a los niveles superiores de la organización, con la seguridad de que llegaban a su destino. Pero las decisiones rara vez eran contestadas de forma directa, ya que todo estaba organizado para que la información viajara de las jerarquías más bajas hacia las más altas nunca al revés.

Todo el instituto Egregor trabajaba en un objetivo común, las necesidades individuales no estaban contempladas. Solo eran un pequeño engranaje de un complejo mecanismo.

El hombre que se puso de pie, vestía con traje y corbata aunque por la delgadez de su cuerpo el traje más que elegante le hacia parecer insignificante. Una calva incipiente con un pelo corto pero ya crecido, que pedía desde hacia dos días que lo lavaran, y unas gafas de pasta que delataban por el grosor de los vidrios una miopía suficiente para hacerlas sus compañeras habituales.

—Señores los acontecimientos no están ocurriendo como se esperaba. Nuestro distrito ha sido elegido para recibir a los nuevos elegidos. Cómo ustedes saben debían haber empezado su iniciación hace meses—. Otro hombre aun más gris con diez años más que el primero, tomo la palabra.

—No nos corresponde a nosotros tomar decisiones, los elegidos llegaran cuando sea deseo de quien está muy por encima de nosotros. ¡Solo en ese momento—! Dijo con rotundidad.

Los componentes de la mesa empezaron a hablar entre ellos.

— La responsabilidad de que lleguen nos corresponde a nosotros. Deberíamos arriesgarnos y ponernos en contacto con los elegidos.

Uno de los hombres más jóvenes que no quería destacar excesivamente se dirigió a su compañero más cercano.

—Probablemente la orden ha sido revocada y no  hemos recibido ningún aviso.

—Sabemos que los elegidos han recibido las piedras, deberíamos tomar una decisión

—¿Está seguro? el método de entrega no fue del todo ortodoxo.

—Las piedras han sido entregadas.

—Pero, nadie se ha presentado.

—¿Como sabemos que debían venir?

—Esta anunciado que vendrían.

—Sabemos que en dos semanas no hemos recibido instrucciones de de ningún tipo con respecto a los elegidos— Dijo el hombre gris.

—Es posible que nos apresuráramos al enviar los estuches.

—Sí. Ha habido un error. Estas personas no son los elegidos; por eso las piedras no les han hablado—. Comento otro de los reunidos que aparentaba ser el de más edad. El hombre gris permanecía de pie y continúo su discurso. Para él no había nada que discutir.

—Nos corresponda o no tomar decisiones, les comunico que está mañana he enviado una carta a las personas que recibieron las piedras para que las devuelvan—. El resto del grupo dejo de murmurar entre ellos, en su cara se adivinaba la sorpresa.

—¿Entonces ha recibido instrucciones directas?

—Así lo he interpretado; La decisión está tomada. Si me he equivoco asumire las consecuencias.

 ***

Barcelona. Domingo15 de abril.

La historia no es mecánica porque los hombres son libres para transformarla

Pilar entraba en el portal de su casa una carta descansaba encima de su buzón miro el nombre del destinatario comprobando que venia a su nombre el remite venia a nombre de “Instituto Egregor” no le sonó de nada pero sí que asocio el logotipo de la empresa con la carta que hacia unos tres meses su amiga Pípi había recibido. Empezó a leer la carta que acababa de recibir:

 Instituto Egregor

Señora Pilar Fontanet el día 16 de mayo del año 2007, Le hicimos llegar un obsequio.

El motivo de está carta es para comunicarle que los objetos que ustedes recibieron representa para nosotros mucho más que una simple piedra pulida y posiblemente nos precipitamos al considerar que ustedes eran las personas que debían ser sus depositarias.

Esperamos que no se sientan ofendidas por la franqueza de estos términos que no pretenden descalificarlas si no que tratan de enmendar un fallo de nuestra organización.

Les rogamos consideren la posibilidad de restituirnos las piedras ya que es de vital importancia que estas estén con la persona idónea.

Esperamos que este talón de 1000 € adjunto compense parte de las molestias que les hemos ocasionado En breve les facilitaremos el día y lugar para la restitución de las dos piedras en la cual les abonaremos 3000€. Cómo pago a su paciencia y discreción.                                

                                    Muy  Agradecido: Martín Mc. Kenna

 PIPIS2

  4.000 euros a cambio de dos piedras que ni siquiera eran semipreciosas tendrían mucho valor místico o sentimental para aquella gente pero para Pilar realmente no había mucho que pensar marco el número de Pípi, el contestador anunció que en estos momentos Pípi no la podía atender y que dejara un mensaje.

—Pípi ya tenemos el dinero para las vacaciones llámame.

 ***

Paris. Domingo 22 de abril.

El buen maestro defiende a sus alumnos contra su propia influencia personal.

CVILETTEomo todos los Domingos era día del reparto del correo semanal los niños jugaban y alborotaban en el patio interior del edificio que alojaba las impecables instalaciones que debían favorecer la educación de un reducido y selecto grupo de escolares.

Los niños estaban expectantes y Huber Ingelheim no era una excepción. Por fin un hombre joven se acercó con una veintena de cartas haciendo un amago como si quisiera detener un tren que se le viniese encima.

—Señores aquí está vuestro correo.

Huber fue de los primeros en conseguir su correo y sin perder un momento salio corriendo con destino a su habitación mientras abría su carta.

 

 

 

Barcelona 19 04 2007

Querido Huber. Espero que hayas disfrutado de tus vacaciones de invierno. Me comentan tus tutores, que tus estudios en el Collage Elementaire de la Villette son satisfactorios cosa que me satisface, valga la redundancia.

Me comentas que no entiendes algunas de las explicaciones de tu profesor de geografía económica. Espero que estas notas entren permanentemente en tu cabeza de 9 años.

La dificultad de reducir la población mundial a un nivel manejable, implica la creación de estrategias de control de grupos. Esto consiste en romper la fortaleza psicológica del individuo para crearle valores positivos como el trabajo en equipo en la educación y en el ámbito laboral. Es así como la gente renuncia a sus propias ideas para aceptar la que propone el grupo. El propósito de la geografía económica es adecuar las necesidades de los pueblos del mundo de forma que la vida de las personas tenga un sentido para ellas mientras el conjunto colabora en construcción de las nuevas bases que  necesitaran en el futuro.

El método para controlar las masas humanas en esencia es sencillo: el refuerzo positivo consiste en darle un premio a la gente cuando cumple las normas impuestas sin analizarlas ni cuestionarlas. Condicionamos a las personas para conseguir que  se sientan “buenas y responsables”. Cuando a un “loco” se le ocurre encender un cigarrillo en un autobús o cualquier otro sitio prohibido, en seguida será observado como si se tratara de un leproso. Alguien se acercará para decirle educadamente que está prohibido fumar. Este es un ejemplo del control selectivo de hábitos ya que a nadie se le ocurrirá detener un vehículo y exigirle al conductor que apague el motor.

Otro método de control de conducta es conseguir que la gente obtenga algo que quiere a cambio de renunciar a otra cosa. Crear necesidades individuales y colectivas. Teniendo el control de la distribución y la capacidad para racionarlas harán lo que se les pida para satisfacerlas. En núcleos subdesarrollados funciona con excelentes resultados la oferta religiosa, las masas son controladas fácilmente y requieren un mantenimiento mínimo.

Los núcleos del ¡Primer Mundo! requieren una logística específica para cada sector. La respuesta a las motivaciones espirituales es insignificante ya que incluso el mas ferviente de los fieles antepone su bienestar en la tierra a su gloria eterna que sabe seguro que tendrá ganada. Promovemos la idea de que cualquier artículo que obtenga el ciudadano queda obsoleto rápidamente siendo necesaria la sustitución por un nuevo modelo si quiere tener el reconocimiento de sus vecinos. Esta fórmula es aplicable a todos los sectores de la población. El individuo para prosperar intenta aplicar las fórmulas que copia de los mecanismos de poder (del cual sólo conoce sus iconos o apariencia superficial). Sin conocer ni tener acceso a todos mecanismos que hacen que funcione un proyecto el resultado es el mismo que se obtiene al intentar calentar agua en una cocinita de juguete.

Mantener a la mayoría de la población en un estado continuo de ansiedad interior funciona porque la gente esta demasiado ocupada asegurando su propia supervivencia o luchando por ella para pedir a gritos una solución, así se consigue que acepten cualquier propuesta que se les ofrezca.

Las inversiones en investigación de nuevas estrategias para el control de la población y productos de consumo son altamente rentables ya que el beneficio que se obtiene de un trabajador del ¡Primer Mundo! es de 100 a 1.000 veces superior al de uno de un país subdesarrollado.  No es mi intención abrumarte pero no puedo concluir y descuidar una de las herramientas más eficaces de control de la conducta de la sociedad.

Utilizamos “los medios” para controlar a la población. Recompensamos su trabajo en especias, por una fracción del beneficio que producen. Aun así el bienestar que obtienen les permite reflexionar y tener opinión sobre la gestión de su país o los problemas que tienen lugar al otro lado del mundo, cuestionando nuestras decisiones en el pasado incluso se llegaron a retrasar pequeños proyectos por culpa de movilizaciones ciudadanas.

PD: No dudes en consultarme tus dudas. Quien sabe, quizás en el futuro te intereses por la ingeniería social. Para mí es un orgullo ver como te preparas para ocupar tu puesto. Recuerda que tu padre, como componente destacado de la hermandad, ha delegado para que yo sea tu protector y como tal, satisfacer tus necesidades es prioritario, a cualquiera de mis obligaciones.

                                    Isaac Sinlay Mathayaya

Instituto Egregor Calella.  Viernes 13 de abril.

Nunca encontraremos las respuestas adecuadas si no somos capaces de formular las preguntas apropiadas.

Ahí estaba toda la información, nombres, direcciones, estudios psicológicos. Durante años habían estado pendientes de todos los aspectos de la vida. De esas personas.

Tobías pensó en que rara vez la gente es lo que aparenta. Ya casi había acabado. No había venido a reprender a nadie  el hecho de que alguien se permitiera la licencia de mandar cartas ofreciendo dinero  creyéndose capaz de interpretar los deseos de sus superiores. Era un fallo de organización inconcebible de los de arriba y desde luego el  se sentía responsable directo, “sabotaje” era una palabra que le venia a su cabeza  de forma cíclica.

—Perdón —. Dos hombres entraron en la sala, interrumpiendo los pensamientos de Tobías, uno se quedo rezagado y el otro se dirigió a Tobías

—Le traigo el resto de los informes.

—Perfecto. ¿Son los únicos que quedan por encriptar?

—Si señor.

—Han hecho un buen trabajo felicite de mi parte a sus compañeros.

—Se lo agradezco, alguno de nosotros no hemos dormido más de cuatro horas en los últimos tres días.

—Les aseguro que pronto acabaremos y podrán marcharse a descansar.

—¿Puedo hacerle una pregunta?

—Por supuesto.

—Bueno… Mis compañeros y yo nos preguntamos que… Bueno nadie nunca se había interesado por nuestro trabajo Nadie viene a consultar el trabajo que realizamos recibimos con regularidad los fondos que necesitamos para mantener el centro.

—¿Pero?

—Pues que no sabemos como interpretar su presencia aquí. Durante esta semana hemos estado traspasando todos nuestros archivos a no sabemos donde. Hemos desempolvado informes que son obsoletos. Hemos interrumpido nuestros trabajos de habituales, nos han obligado a catalogar como validos, trabajos que sabemos son equivocados.

El hombre rezagado decidió intervenir.

—¿Nos van a echar? Si es por el dinero podemos reducir los gastos. En realidad no necesitamos cambiar los ordenadores. Podemos alquilar algunas de las salas que ocupamos y reducir los gastos. Si nos hubiesen dado tiempo podríamos haber hecho un plan económico que permitiese autofinanciarnos.

—Lo que queremos decir es que nos den un poco de tiempo y nos hagan saber lo que esperan de nosotros. Pero no cierren el instituto es nuestra vida–— Añadió el hombre que parecía ser el portavoz del grupo para matizar las palabras de su compañero.

Tobías sintió lastima por aquellos hombres  no por ellos o por sus vidas dedicadas con fervor casi religioso al instituto  sino por la situación de angustia que se siente cuando ves que el mundo que has montado a tu alrededor y que da sentido a tu vida amenaza con ser borrado como si nunca hubiese existido.

—Pueden estar tranquilos el instituto no se cerrara y todo volverá a ser como de costumbre. Confíen en mí. Consideren que estamos haciendo un inventario de todo el esfuerzo que durante años se ha realizado en el instituto.

—¿Pero que sentido tiene poner todos nuestros archivos patas arriba? Tardaremos meses en reclasificar los archivos.

—Les repito que  valoramos su trabajo y que nadie pretende prescindir de el. Ahora por favor debo atender los documentos que han traído. Deberían ir a comunicar a sus compañeros las conclusiones de nuestra charla. Los dos hombres salieron de la sala ablando acaloradamente de lo que habían y debían haber hablado.

Tobías estaba sorprendido la iniciativa de esos dos hombres no era lo habitual en su entorno laboral las iniciativas individuales y l
a conspiración eran una anécdota.

Una hora después Tobías estaba absorto en su trabajo

—Ya casi esta —. Se dijo.  Cogió su lata de coca cola y apuro  el contenido de un trago. Ni siquiera la saboreo, solo pretendía que el refresco le espabilara un poco.

El silencio a esas horas de la madrugada era absoluto así que pudo oír claramente el primer chasquido y el ruido de una silla al caer, a continuación la sala se lleno con un rumor creciente de sillas y mesas que se movían bruscamente.  Por de bajo del chirriar del mobiliario el ruido sordo de cuerpos que caían al suelo y los gritos de personas que quedaban ahogados en cada nuevo chasquido le hizo suponer a Tobías lo evidente. No tubo ninguna duda alguien estaba asesinando a las personas que estaban concentradas en la sala al final del pasillo.

Él seria el siguiente. Precipitadamente guardo algunos documentos en su mochila. Estaba tan asustado que estuvo a punto de olvidarse la información que había venido a buscar.  ¿Cuantos asesinos debía haber hay afuera?

No lo podían ¿capturar? No. sin duda ni siquiera lo intentarían dispararían a matar. En cuanto lo tuvieran a tiro acabarían con él y obtendrían lo que sin duda venían a buscar. No quedaba tiempo  ya podía oír como se aproximaban.escuadra geo copia

 ***

Instituto Egregor Calella. Viernes 13 de abril.

Cuando a hombres y mujeres concretos se los considera como meros representantes de una clase que previamente se ha definido como maligna, personificándola como la  figura del diablo, desaparecen los reparos a hacerles daño o matarlos.

EGREGOR2En Calella a las ocho de la mañana Poca gente vio la inusual actividad que se desarrollaba en el interior de la antigua fábrica de tejidos. En la actualidad estaba destinada en parte a la enseñanza de formación profesional y a anexos de la biblioteca municipal principalmente.

La entrada al edificio estaba custodiada por la guardia urbana. Dos agentes estaban colocando unas vallas que cortaban el paso a los peatones eso les obligaba a utilizar un paso subterráneo que permitía acceder al otro lado de la acera.

Cuatro furgonesblindados se detuvieron en la entrada, en el interior de los vehículos los guardias jurados se preparaban para empezar su trabajo. El jefe de grupo se dirigió a un agente de la guardia urbana, que custodiaba la entrada.

—Tenemos orden de realizar un transporte en está dirección, aquí está la documentación.

El agente consultó una libreta que contenía un breve listado de nombres.

—Un momento voy a comunicar su llegada—. El agente de la puerta informó por radio de la llegada del furgón.

— ¿Podemos pasar? Estamos cortando la circulación.

—Aparquen a un lado, comunicare  que están aquí. Ahora vendrán a acompañarles.

Mientras los furgones maniobraban para encararse a la entrada de la fábrica, el jefe de grupo extrañado por las medidas de seguridad se dirigió de nuevo al guardia.

— ¿Que pasa allá adentro?

—No tengo ni idea, llevo cuatro horas de plantón—. El agente se acercó al conductor y mirando al fondo del pasaje que daba acceso a la fábrica y tras cerciorarse que nadie lo veía añadió

—Las órdenes son; no dar ningún tipo de información de lo que sucede ahí adentro.

—Entonces sabes lo que sucede.

—Sé, que, cuando entréis adentro sabréis más que yo.

Tras cinco minutos de espera, un hombre vestido de paisano se acercó a los vigilantes jurado.

—Bajen del los vehículos y síganme.

EGREGOR Tras pasar un gran arco de entrada, el espacio se dividía en una nave central con pasajes a izquierda y derecha que daban acceso a distintas naves y talleres. Una de las naves tenia las puertas abiertas de par en par, en el interior un total de 6 furgonetas de la policía nacional estaban aparcadas, al fondo de la nave. Una docena de policías del grupo especial de anti-terrorista estaban introduciendo material dentro de un camión, un número más reducido estaban sentados junto a una mesa de comedor se les veía muy nerviosos, la mayoría tenían lagrimas en los ojos.

—Por aquí—. Dijo en tono seco y autoritario el guía de los seis vigilantes jurados. Todos Entendieron que estaban viendo más de la cuenta por lo que procuraron disimular su curiosidad. Llegaron a una de las naves más pequeñas. En la puerta una sencilla placa de metal  invitaba a especular sobre las actividades que se desarrollaban en el interior El hombre que acompañaba a los vigilantes jurados les dijo que esperaran. Al poco rato un hombre de apariencia extranjera salio a la puerta.

—Deben cargar en un transporte los archivos que mis hombres les indicaran. Realicen su trabajo rápida y eficientemente. Cuando acaben váyanse inmediatamente.

Hicieron tres grupos de trabajo durante tres horas estuvieron sacando archivos sin parar, les habían dicho extra oficialmente que después de este trabajo se consideraría la posibilidad de recomendarlos para un ascenso de categoría.

Si el informe de su trabajo era favorable, la posibilidad de conseguir mejores destinos seria más fácil. Gracias a un buen enchufe se podía conseguir; turnos de noche el los que pasar las horas entre siesta y siesta, servicios en transportes blindados o ser jefe de grupo para desarrollar las dotes de mando y organización. Todos tenían sus motivos para necesitar buenas referencias.

Uno de los vigilantes jurado introdujo la última caja que cabía en un furgón. El conductor giro las llaves del contacto mientras un acompañante cerraba las puertas traseras y subía a la cabina. Diez segundos después otro furgón ocupaba su lugar.

Un  vigilante jurado se dirigió a uno de los hombres que supervisaban su trabajo.

—Debería ir al servicio.

—Vaya, pero no entre solo en ninguna sala que no se le haya asignado—. El vigilante jurado asintió con la cabeza y se dirigió en la dirección que le señalaba el supervisor. El vigilante jurado andaba sin prisa mirando despistado aquí y allá al llegar al fondo del pasillo encontró los lavabos. No entro. En su lugar tomo un pasillo que se extendía a su izquierda y que al carecer de ventanas se oscurecía a ritmo creciente cuando ya no era capaz de ver el color de sus zapatos cerro los ojos un minuto, al abrirlos su visión había mejorado saco un móvil y marco un número mientras recorría un pasillo. —Soy Ángel estoy en la fábrica, efectivamente, ha pasado algo pero, ahora aquí todo está limpió. No veo posibilidades de encontrarnada. Agentes extranjeros están al cargo de la seguridad y trabajan a conciencia—. El vigilante jurado estaba retrocediendo sobre sus pasos cuando una sensación peligro le hizo cortar la conversación. Una puerta a su espalda se abrió y un hombre rubio de casi dos metros de altura y bigote rojizo le llamo la atención.

— No puede estar aquí

—Venia del servicio, soy del grupo que está trasladando los papeles viejos. He acabado de llenar un furgón y quería refrescarme—. El hombre que no tenía ningún interés en la vida de aquel Españolito bajito Se limitó a darle la espalda.

—OK quédese aquí. Vacié el armario y métalo todo dentro del furgón que le han asignado.

El vigilante jurado reemprendió su trabajo. Tras varios viajes al furgón empezaba a estar cansado y aburrido. Saco varios archivadores juntos pero calculo mal el peso que resulto ser excesivo, intento dejarlos en una mesa cercana pero uno de los archivadores cayo al suelo volcando una papelera. Su nuevo supervisor lo miro con desprecio mientras el hombre se apresuraba en recoger todo el contenido de la papelera al coger una lata de Coca Cola vacía, un tintineo le hizo sospechar que contenía algo extraño.

Sin darle mayor importancia dejo la lata encima de una mesa como olvidada.

Estuvo una hora más vaciando varias salas. TWRSiempre con la lata cerca de el. Cuando los seis hombres acabaron su trabajo se reunieron en la puerta de entrada de la fabrica tres de los hombres de paisano que los habían estado vigilando les repasaron con la vista de arriba abajo sin llegar a cachearles. Uno de los hombres se fijó en la lata de Coca-Cola que el vigilante jurado, llevaba en la mano.

—Tranquilo me llevaré mi basura—. Fingiendo un último trago cerro la mano alrededor de la lata reduciéndola a una bola de aluminio

 ***

Parque Dalmau Calella.  Viernes 13 de abril.

Un periódico consta siempre del mismo número de palabras, haya noticias o no las haya.

OLDFaltaban pocos minutos para que el sol llagase al ocaso. La línea del horizonte reverberaba sumándose a los millones de ondas que se prodigaban en el planeta.

El cuerpo humano es un ineficaz detector de energía: colores, sonidos, calor, son una estrecha franja de la energía del cosmos, aún con la ayuda de la tecnología el hombre no es consciente de su ignorancia.

El ser humano posee capacidades olvidadas sentidos que debe ejercitar como el habla la vista el equilibrio. Capacidades que si un cerebro adulto adquiriese de repente no serian identificadas como una ventaja sino como un doloroso malestar pero están ahí y es innato al hombre la capacidad de su uso. Existen hombres que están más preparados que otros a la percepción de  energías ignoradas, pero la mayoría no son conscientes de las capacidades  que poseen ni sabrían que hacer con ellas.

¿Y si fuésemos capaces de diferenciar entre un principio de dolor de cabeza y un mensaje telepático? posiblemente con un poco de esfuerzo captaríamos mensajes como el siguiente:

YING CUBInforme Kaabolo.

Durante años la hermandad Golem ha estado atentos a la mas mínima  actividad de los Kaabolos sabemos que cuentan con los recursos Sidonitas en su intento de localizarnos. El poder tecnológico  de Golem ha crecido permitiendo ampliar su elevada capacidad psíquica. Fue inevitable que localizasen “la Fabrica” uno de nuestros centros de documentación.

La C.I.A. intento infiltrar sus agentes, al no conseguirlo un grupo de asalto cerco nuestras instalaciones con la intención de acceder a nuestros archivos por la fuerza. Nuestros hermanos fueron detectados y eliminados. El plan de desinformación no llego a completarse por lo que es posible que los Sidonitas y por extensión la hermandad Golem hallan accedido a datos que aporten datos de nuestra existencia.

Haciendo huso de su poder mental  los Golem crearon un estado de pánico en las mentes de los agentes que tenían asediada nuestra central de información.

Uno a uno, a cada  agente se le  proyecto una idea. Debía eliminar el foco del mal que representaban nuestros hermanos historiadores. Los agentes actuaron individualmente asaltaron el edificio asesinando en pocos segundos a doce guardianes del tiempo.

No habíamos previsto una  acción tan desproporcionada de las fuerzas de seguridad, en consecuencia no se pudo activar todo el sistema de seguridad.

Es cuestión de tiempo que consigan desencriptar los informes en preparación y la documentación de uso interno.

Después del ataque nuestra comunidad ha quedado al descubierto.

***