06- ¿Cómo puede ser tan generosa la vida, que prevé una compensación tan sublime por la mediocridad?


¿Cómo puede ser tan generosa la vida, que prevé una compensación tan sublime por la mediocridad?

cenefa

Pilar estaba de pie. No había luz; sólo escuchaba el compás de su respiración.  Sintió que estaba sola, intentó llamar a alguien pero la voz sólo iba más allá de su propio cerebro. Al rato vio una luz; creció en intensidad hasta convertirse en una puerta, un acceso a otro lugar, no dudó y entró. Ahora estaba en una habitación, el espacio interior correspondía a un cubo de proporciones simétricas en todas sus caras. A su derecha una cama, a su izquierda un escritorio y enfrente otra puerta idéntica a la que había traspasado. Cada pared tenía dos cajoneras con una lámpara encima que enmarcaban los objetos. Todo era de un blanco deslumbrante; en el centro había una silla y una mesa parada con una cena ligera.

Pilar observaba todo desde el umbral de la puerta.

La voz de Francisco fluyo en la mente de Pilar.

—Puedes pensar que existen otros mundos; otras formas de vida. Es evidente ¡existen!  Son reacciones naturales, subproductos. Pero sois vosotros “vuestra especie” los que estáis por delante de todas esas formas de vida. No hay civilizaciones súper tecnológicas. Sois el hermano mayor de los seres que habitan el cosmos. Vuestra singularidad es la causa de que los dioses estén en guerra.

Retrocedamos en el tiempo ¿cuatro millones de años? .De la inmensa población de seres vivos que han evolucionado en la tierra un grupo de simios destacan  del resto de la creación. Tienen capacidad de sentir miedo, reconocen el peligro. Tienen curiosidad e investigan su entorno. Pero destacan por encima de sus cualidades porque han desarrollado la capacidad de usar herramientas. Cuando los dioses reparan en la existencia de vuestros antecesores, creen que se debe acabar con mi creación, cosa a la que me opongo.

El espíritu de los dioses descrito de modo simple es contemplativo y no es propio de ellos intervenir en ningún asunto relacionado con la materia ni en ningún otro. Carecen de sentimientos, de la capacidad de la persuasión o del concepto de superación. Yo en cambio ya he conocido en vosotros esas cualidades que os son innatas. Así que ante mi iniciativa aceptan mi proposición de enviar un centinela que será testimonio y mensajero de vuestra evolución. Mi intermediación con los dioses permite que la vida en el planeta y en particular la del simio continué.

Así el simio evoluciona y da paso al amanecer del hombre. Los dioses toman partido. Unos están de mi parte y consideran que lo mejor es dejar que sigáis  vuestro camino; otros creen encontrar en vosotros la explicación al origen de su propia existencia y desean que os unáis a ellos libres de la materia que os envuelve. La realidad es que os necesitan para que arregléis lo que ellos no han podido. La constancia que os caracteriza es la clave para que el uno vuelva al origen.

El centinela no es neutral. No se limita a observar, interviene seleccionando las mentes de los hombres que considera más afines al propósito de que el hombre abandone la materia. Mientras tanto consigo manteneros protegidos de la influencia directa de los dioses. Dentro de vuestro mundo habéis evolucionado adquiriendo un gran poder “la fuerza de la herramienta”.

Y el centinela sigue en su puesto para ver hasta dónde llega el hombre. Las herramientas empiezan a tomar forma humana. Ellas toman decisiones, entretienen, facilitan el trabajo, exploran. El hombre se rodea de herramientas, las hace imprescindibles. El hombre se siente un ser supremo y sus herramientas crean cantos de sirena que le confirman su grandiosidad.

SUMISION.JPGEl hombre “Civilizado, Racional, Científico” ha  alcanzado la cumbre de su evolución.

Observa al hombre con los ojos de una máquina. Sus cenas templadas delante del televisor. La máquina dice cuándo ha de dormir, cuándo despertar, cuándo debe nacer o morir. El hombre ha perdido el control de sus herramientas. La máquina puede prescindir de estos simios; su existencia solo tiene el sentido de realizar tareas de mantenimiento. El hombre ahora sirve a la máquina. Y está preparado para el sacrificio de sus hijos ante la materia.

—Ahora sí que hablas como un Mesías.— Dijo Pilar. —Los problemas del hombre serían menores si tú no les obligases a adorarte.

—Nunca he exigido la adoración de ninguno de vosotros ni que se organizaran guerras en mi nombre. Os he dado el premio del paraíso y lo habéis convertido en un castigo. ¿Que esperáis? ¿un lugar donde se os recompense después de la  muerte? Mas allá no hay nada de todo aquello anheláis. En ese mundo espiritual donde vuestras almas son acogidas por ese dios de blancas barbas vuestra conciencia pasada es suprimida y ese es el único trato de favor que recibiréis.

El viaje se paga a la salida. X3.JPG

No podéis conservar la experiencia de vuestra alma. Seria como experimentar una tetraplegia durante el resto de la eternidad en la que careceríais de placer y de dolor. Estaríais privados de toda posibilidad de decisión formando parte del Uno fragmentado.

 A la humanidad le queda mucho por aprender. Te hablaré como Francisco si te es más fácil de comprender. En el espacio el hombre es como un pez fuera del agua.

Es comprensible que las aguas de la pecera se enturbien por el uso, pero no hay filtro que pueda con todos los desechos que generáis. Estáis pudriendo vuestra propia agua. Quizás pensáis que cuando sea necesario colonizareis otro planeta al que cuidareis y respetareis como no habéis hecho con este. Pues no podrá ser. Nunca se os permitirá salir de la pecera con vuestras máquinas.

 —Se suponía que estabas de nuestra parte.— Dijo Pilar.

 —Lo estoy. Confío en la Humanidad más de lo que lo hacéis vosotros. —Tienes razón—. Dijo Pilar. —No confío en la humanidad y menos en ti. Dime. ¿Qué quieres?

 Es posible que te deba una explicación, no tengo la que quieres pero te daré otra que salvará la esencia del hombre de su muerte inminente. El hombre debe escapar de la esclavitud a la que esta sometido por sus herramientas y sin las que su civilización no podrá sobrevivir. El hombre ha dejado de mostrar el miedo y la maravilla del simio. Pero aún conserva el ingenio y la valentía.

—Es un contra sentido, la civilización no puede prescindir de la tecnología.

—Lo sé, la civilización no puede. El hombre sí. Te contare lo que ha de venir

El hombre mata al ordenador con su herramienta.

Ha ganado la batalla contra las máquinas.
Destruyendo a la maquina el hombre concluye su alianza evolutiva con la herramienta.

Aquí el hombre debe afrontar el desafió final

La Última cena del hombre.

—¿Quieres que volvamos a la edad de piedra?. Quizás tu solución es que volvamos a ser monos…

Una anciana entró por la puerta que Pilar tenía enfrente. Andaba lentamente, se dirigía a la mesa. Pilar se reconoció, esa anciana era ella misma. Se iba a enfrentar con su propia muerte.
La anciana se sentó lenta y pausadamente empezó a comer.

—Sabe que va a morir, sólo se prepara para afrontar lo desconocido. Se halla sola en este espacio ante una muerte segura.— Dijo Francisco.

—Pero no, no existe nada después. Se acaba y ya esta.

—Más allá  del infinito la están esperando.

—Esa historia ya la sabia, tiene miles de años.

 —¡Ah! ¿si? Bueno puede que no seas la primera a quien se la explico pero esta vez no acaba igual.

Las fatigadas manos de la anciana, ahora torpes, no aciertan a sostener la copa cuando se dispone a beber y esta cae al suelo. La cara serena de la anciana esboza una sonrisa y contagia a Pilar.

—¿Por fin lo has comprendido?.— Dijo Francisco?.— La copa está rota pero el contenido sigue estando ahí.

¿Contenedor?

¿Contenido?

¿Cuerpo?

Espíritu…

Tu evolución depende de tu tecnología.

CRAK.JPGAhora sin tus herramientas tu cuerpo está próximo a la muerte.

¿Qué queda de ti?

La luz no muere.

El hombre está listo para un nuevo salto evolutivo.

Su cuerpo queda a un lado.

Su espíritu se reúne con los dioses.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s