(ROJO 06) Comadronas y hombres santos


parto copiaEn nuestro clan la mujer en el parto adoptaba la posición que su instinto le dictaba, frecuentemente se ayudaba con una cuerda que colgaba sobre su cabeza desde el techo de su choza. Así le resultaba más fácil mantener o cambiar en cada momento, a una posición que favoreciese la expulsión.
Ince siempre hacia dos ligaduras del cordón y cortaba entre ambas con un cuchillo de hueso aunque algunos pueblos hacían solo una. En cuanto a la placenta, si todo salía bien procedía a enterrarla realizando un conjuro de agradecimiento a los espíritus siguiendo la tradición que Uza aprendió de su tía y que ahora le había sido legada a Ince
La enfermedad y el dolor, eran manifestaciones misteriosas de fuerza entre los espíritus. La magia de las sanadoras procedía de espíritus protectores del hombre, que actuaban por intermediación de ellas, eran un simple agente de los espíritus; a diferencia de un hombre santo que intercedía directamente con ellos. Ninguna curación resultaba completa sin la intervención de un hombre santo. Todas las tribus aceptaban que era por medio de los accidentes como los espíritus en algunas ocasiones mostraban sus preferencias por uno u otro miembro del clan. En consecuencia los hombres santos se identificaban con facilidad puesto que la gran mayoría poseía algún defecto físico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s