La piña como símbolo de percepción superior.

Las principales religiones del mundo son sincréticas, es decir, mezclan y hacen suyas un compendio de tradiciones, creencias, y filosofías que ya existían antes de que ellas llegaran. Esta práctica es permite adquirir notoriedad y hacerse con un gran número de adeptos en un espacio de tiempo relativamente corto

A lo largo de milenios, a persistido un símbolo cuya honda significación fue común para una gran variedad de culturas. Hoy su significado sólo es conocido por unos pocos privilegiados, para los demás mortales, representa un simple signo, más o menos exótico.
En todas las religiones y culturas existen representaciones de la piña como un elemento de una percepción superior. En la cultura sumeria y en sus dioses, en la egipcia, en la religión budista, en la hindú, en la cristiana…
Este simbolismo se puede apreciar en el Vaticano. En uno de sus patios más emblemáticos, una colosal figura de bronce de una piña de más de cuatro metros de altura que soporta un capitel romano del siglo II. (Dado que la piña simboliza la unión entre lo humano y lo divino no podía haber un lugar en el mundo más apropiado para colocar una pina monumental). Otros ejemplos son los dioses alados o genios sumerios portaban una piña en su mano; los budas iluminados lucen un peinado con forma de piña.

En la iconografía de las tallas de vírgenes del románico es común encontrar al niño Jesús portando una piña en su mano. El Báculo de Osiris es una vara, flanqueada por dos serpientes, cuya punta está rematada por una piña. No son pocas las especulaciones que asocian la piña con la glándula pineal.
Los monjes tibetanos sostienen que existe en el ser humano un tercer ojo, situado en el centro del cerebro y a la altura de los ojos, que es el responsable de la clarividencia y la intuición, solo que se habría ido atrofiando quizá para permitir el desarrollo de la consciencia a costa de restringir otras potencialidades que aparentemente permanecen aletargadas en cada ser humano.

La glándula pineal. Es una pequeña glándula que mide poco más que el tamaño de un guisante, pero como otras muchas regiones de nuestro cerebro encierra en su estructura capacidades y potencialidades tan sorprendentes como mistéricas, o místicas, Hasta hace poco, la Ciencia la consideraba un simple residuo de anteriores fases evolutivas sin apenas utilidad en la actualidad. Lejos de aquellos postulados, los modernos conocimientos científicos destacan, entre diversas y complejas funciones celulares, neuroendocrinas y neurofisiológicas, la de regular los ciclos de vigilia y sueño, cuando reina la oscuridad a nuestro alrededor, esta glándula segrega melatonina, una hormona que, entre otras cosas, incide en la subida y la bajada de las ondas Alfa y Beta. Esto no sólo abre o cierra las puertas del sueño y la vigilia, sino que también posibilita estados de consciencia que suelen asociarse a la meditación o a la oración. Hay por tanto un aspecto, relacionado con lo espiritual, o con lo multidimensional, que ha logrado poner de moda en la actualidad el estudio de la glándula pineal. Las doctrinas esotéricas de Oriente proclaman a la pineal, desde hace milenios, como una glándula que puede gestionar estados alterados de consciencia a modo de puente entre materia y espíritu. Su activación/estimulación a partir de determinadas técnicas de entrenamiento conduce a una unión entre “el mundo conocido” y estados superiores de consciencia. Se especula que los métodos de adiestramiento de los yoguis producen una alta secreción de DMT en la glándula pineal.

El DMT en el contexto chamánico, se utiliza con cierta frecuencia a partir de la ingestión de ayahuasca; el DMT (Dimetil Triptamina) es uno de los sicodélicos/alucinógenos más potentes que existen y está presente en la naturaleza en cantidades más o menos concentradas tanto en especies de la flora como de la fauna. Se trata, por lo tanto, de una sustancia de naturaleza endógena, que también se encuentra en el ser humano, y se conjetura la posibilidad real de que la glándula pineal sea la responsable de su síntesis. En otro momento seguiré profundizando en el tema queda claro que mediante la ingestión de ciertas sustancias nuestra mente reacciona permitiéndonos abrir ventanas que habitualmente están cerradas Quizás en el pasado ya paso… o tal vez en un tiempo que ha de venir seamos capaces no solo de asomarnos a otras realidades sino que seamos capaces de abrir puertas y traspasar los umbrales.

Variabilidad genética

¿Cómo surge la diversidad en las conexiones y funciones del cerebro? La variabilidad genética que heredamos de nuestros padres desempeña un papel importante. Sin embargo, incluso los gemelos idénticos criados por los mismos padres pueden diferir notablemente en su funcionamiento mental, forma de comportarse y riesgo de padecer una enfermedad mental o neurodegenerativa. De hecho, los ratones criados para ser genéticamente idénticos y que han sido tratados del mismo modo en el laboratorio muestran diferencias en su capacidad de aprendizaje, en la forma de superar temores y en las respuestas ante el estrés, incluso aunque tengan la misma edad, pertenezcan al mismo sexo y hayan recibido los mismos cuidados. Sin duda, algún otro proceso debe estar interviniendo.
Ciertamente, las experiencias que adquirimos en la vida también importan; pueden, por ejemplo, afectar la fortaleza de las conexiones entre determinados conjuntos de neuronas. Pero cada vez se descubren más indicios de que hay otros factores en juego, como los procesos que mutan genes o que modifican el comportamiento de un gen, tanto durante las fases tempranas del desarrollo del embrión como en etapas posteriores de la vida.

Cada cerebro es único e irrepetible. Las diferencias entre una persona y otra se producen en los distintos niveles de la arquitectura del órgano, increíblemente compleja. El cerebro humano contiene 100.000 millones de neuronas, de miles de tipos diversos, que en conjunto establecen más de 100 billones de conexiones.
Si bien es cierto que estas variaciones condicionan la forma en que pensamos, aprendemos y nos comportamos,

desde siempre el hombre ha buscado la manera de mejorar o alterar su percepción de la realidad “ver más allá del límite que marcaban sus sentidos y esa es sin duda la clave que un día motivó a un grupo de homínidos activar todo su potencial de pensamiento.

LIMITES FUNCIONALES DEL PROCESO NEURONAL.

Una neurona en una placa de Petri chisporrotea solitaria. De vez en cuando, origina de forma espontánea una onda de corriente eléctrica que se desplaza por toda su longitud. Si se aplican pulsos de electricidad en uno de sus extremos, la neurona puede responder con picos adicionales de voltaje. Al incubarla junto con diversos neurotransmisores se puede modificar la intensidad y la frecuencia de sus ondas eléctricas. Por sí sola, una neurona no puede hacer mucho más. Pero un conjunto de 302 neuronas da lugar a un sistema nervioso que mantiene vivo al gusano Caenorhabditis elegans y se encarga de detectar el entorno del animal, tomar decisiones y dirigir órdenes al propio cuerpo. La unión de 100.000 millones de neuronas, con sus 100 billones de conexiones, origina el cerebro humano, con muchas más capacidades. 

Es muy probable que H. sapiens no fuese el único homínido dotado de capacidades cognitivas avanzadas.
Hay indicios que sugieren que los neandertales poseían cualidades equivalentes.
Ante la necesidad de establecer dataciones se estableció que la “mente moderna” se había adquirido en un proceso rápido que remontaba ese episodio unos 50.000 años atrás, es decir, transcurridos más de 200.000 años desde la aparición de Homo sapiens.
En la última década, nuevos datos procedentes de África, señalan que muchos de los elementos propios del comportamiento humano moderno hunden sus raíces a mayor profundidad que el medio milenio establecido por los eruditos. Estos primeros datos no dogmáticos sugieren que nuestra especie contaba con una inteligencia semejante a la nuestra desde el momento de su aparición, pero que estas capacidades cognitivas solo se activaron cuando hacerlo supuso una ventaja evolutiva.

El tamaño del cerebro está en relación con el del cuerpo. Dentro de esa proporción cuando la media del cerebro es superior al del cuerpo podemos establecer niveles de inteligencia. Nada es gratuito disponer un cerebro con un volumen que supera la media establecida requiere mayores aportes de energía o lo que es lo mismo una alimentación con una mayor aportación calórica

La inteligencia humana podría hallarse próxima a su límite evolutivo. Varias líneas de investigación apuntan a que casi cualquier cambio en nuestro cerebro se toparía con barreras de naturaleza física. Un cerebro de mayor tamaño aumenta la inteligencia pero solo hasta cierto punto, más allá del cual consume demasiada energía y comienza a funcionar con mayor lentitud. No deja de resultar humillante que una abeja, con un cerebro de un miligramo, realice tareas como orientarse en laberintos y grandes lugares con una habilidad comparable a la de los mamíferos. El insecto quizá se vea limitado por sus relativamente pocas neuronas, pero lo que parece seguro es que las exprime hasta sacar el máximo de ellas. En el otro extremo, el elefante, con un cerebro cinco millones de veces mayor, sufre la ineficiencia característica de un vasto imperio: las señales nerviosas tardan cien veces más tiempo en cruzar el cerebro de un extremo a otro o en llegar hasta las patas, lo que obliga al animal a fiarse poco de sus reflejos, moverse con lentitud y dedicar preciosos recursos cerebrales a planear cada uno de sus pasos.

Los humanos, en algún punto intermedio, somos más inteligentes que elefantes y abejas. Pero de lo que poca gente se percata es de que las leyes de la física imponen severas restricciones a nuestras facultades mentales. Digamos que se trata de encontrar el equilibrio entre consumo y rendimiento. Hay un punto en que cualquier mejora va en detrimento de otra prestación.

18 SABIOS (Introducción y exposición del ocaso).

…16, 17 y 18. ¡Ya estamos todos! Arreglemos el mundo.

…En el pasado, durante decenas de miles de años Kabolos y “hombres”, hemos mantenido una relación de equilibrio. Ellos hacían su vida y nosotros la nuestra; ellos aportaban sus manos y nosotros les proveíamos del conocimiento que requerían. Cualquier interferencia entre nuestros pueblos siempre ha resultado beneficiosa para ambas partes.

El mundo ha crecido considerablemente desde que el hielo empezó a retroceder. Las restricciones al uso del metal son cada vez más difíciles de cumplir. Es inevitable que en el futuro los hombres, alcancen cierto grado de conocimiento por su propia cuenta. Se hacen adultos y nosotros debemos procurar que no se aparten del propósito que da sentido a su existencia…


…Vamos a tratar del incremento de refugiados: Las aguas del mar penetran a nivel creciente en la cuenca. Son muchos los asentamientos que a diario son abandonados es cuestión de meses que todos poblados de la cuenca desaparezcan.
Debemos evitar que se asienten sin control en los territorios de El Canal, eso alteraría e orden, poniendo en cuestión el sistema de ideas que compartimos. Dejar a los refugiados abandonados a su suerte sería un error.
Hay que evitar que los refugiados causen problemas. Debemos seguir reteniéndolos en zonas seguras de sus territorios mientras los distribuimos en emplazamientos definitivos Los refugios están bien abastecidos. Los asentamientos que se someten a las normas de El Canal obtienen una valoración superior por recursos que comercializan, en consecuencia todos cuentan con excedentes de grano.
Los grupos pequeños no plantean grandes problemas Hacilar, Catal Hüyük, Mersin, Cayonu absorben eficazmente a todo el que llega. Los grandes grupos son más problemáticos pero en su mayoría aceptaran de buen grado establecerse en las tierras del lado este del rio. (Eufrates). La intensificación de la actividad de los Caminos proveerá de recursos los nuevos asentamientos dando opciones de supervivencia a los refugiados, mientras consiguen sus primeras cosechas. Con el tiempo pasaran a ser asentamientos proveedores de El Canal. Conseguiremos implantar el intercambio de bienes y costumbres como un bien mayor. Erradicar el ego personal sustituyéndolo por espíritu de servicio a un bien superior o común a unos pueblos ya adultos va a ser el reto más importante. El pueblo Kaabolo tiene la piedra negra que le sirve de guía. Aquellos que no disfrutan de su presencia deberán ser provistos de… ¿religión?

La escuela de Çatalhöyük. (Relato)

(Xxxx asume ser el protector de Rojo. Durante Los próximos años se hará cargo de su formación como ciudadano Notable).

-¿Qué hacemos aquí?

La imagen no corresponde a Çatalhöyük pero como me gusta pues la he puesto.


Los aspirantes a formar parte de forma permanente de Al Kaabilia eran destinados a poblaciones donde debían cumplir una misión común. Se trataba de crear una sociedad colaborativa donde la confianza en el grupo, trabajaba por satisfacer las necesidades del individuo y este a su vez solo tenía que cumplir el papel que tenía a signado para tener derecho a formar parte del grupo. De este modo uno podía dedicar el día a recoger leña teniendo la seguridad que “alguien” se encargaba de conseguir comida y otro de procesarla. Del trabajo en común se formaba un grupo o nuevo clan que podía ser implantado en la organización de la ciudad o en una nueva población.

-En este lugar aprenderás los códigos elementales del funcionamiento de la ciudad vertical. En pieza por presentarte a cualquiera.

¿Tú no vienes?

-No. Fíjate en todas las personas que ves, y elige una a la que te quieras presentar.

Rojo se separa de su protector y se dirige al encuentro de una joven años mayor que él

-Te saludo soy Rojo del clan del lago de las montañas del sur

-Soy Zóe hija de Mambrú del clan del lago Azul.

Zóe era alta y fibrosa y lucia un cabello trenzado con abalorios

La cosa funciona de entrada como le había asegurado xxxx : (Ya veremos si hay rollito con Zóe)

La marca de Caín.

Rojo y Hiyad pasean por el caravasar de Van y un grupo de personas llama la atención de Rojo -¿Qué ocurre? -Es un viajero de los que nos acompañan en el camino. Ha sido acusado de no respetar las normas de uso de un refugio.
-Eso es grave ¿Qué le va a pasar?
-En su defensa han de presentarse testigos que den fe de su prestigio. La gravedad de la acusación reclama la presencia de tres miembros del clan al que pertenece para que hablen por él. De no conseguir ningún testimonio favorable el acusado es marcado de forma discreta en zonas que puede cubrir o de forma evidente en manos o piernas. Solo una infracción muy grave acarrearía ser marcado en la frente. Llevar la marca es un aviso de que el prestigio de esa persona es cuestionable. Nada impide volver a recuperar el prestigio en el clan o el los canes vecinos a pesar de la falta cometida pero hace muy difícil la vida en el camino. Inconscientemente Rojo se lleva la mano a la frente recordando la mancha que le acompaño en los primeros años de su vida en el clan del lago y el rechazo al que fue sometido.

La edad de oro.

Estamos en un tiempo en el que nuestra especie no conoce la agricultura ni la domesticación de animales. Ha pasado por momentos muy difíciles: hace unos 75.000 años, la explosión del supervolcán de la isla de Toba dejó a la raza humana con apenas 5.000 parejas reproductoras, en lo que se denomina un “cuello de botella demográfico”. Fue una suerte que sobreviviéramos a una catástrofe de esas dimensiones, a la mayor explosión registrada en la Tierra durante los últimos 25 millones de años.

Los humanos tuvimos que volver a empezar desde nuestros orígenes, de nuevo en África. La explosión de Toba concentró nuestra riqueza genética hasta un punto peligroso para la viabilidad de la especie, y ello nos obligó a unas prácticas culturales en las que ritualizamos el intercambio periódico de las hembras, costumbre que continuaría vigente en las pocas sociedades cazadoras – recolectoras que estudiamos en el siglo XX.

Hace 55.000 años el clima era muy distinto. El Sáhara, por ejemplo, no era un desierto, sino un amplio espacio verde en el que cazábamos grandes presas. La Tierra sufre glaciaciones que hacen prácticamente inhabitable el extremo norte del planeta; aunque nuestra especie ha repoblado casi la totalidad del mismo, adaptándose a las condiciones más extremas. Hemos cambiado el color de la piel y nuestra morfología, adaptándola al entorno. A este fenómeno lo llamamos fenotipo.

Otros humanos, distintos a nosotros, viven y prosperan en Europa. Ellos también hablan, dominan el fuego y entierran a sus muertos. Se han encontrado pétalos de flores en la tumba de una niña pequeña. ¿Los puso su madre? Con el tiempo, la competencia que representa nuestra especie, junto con el progresivo calentamiento del planeta, acabarán provocando su extinción. El último Neanderthal verá anochecer desde los acantilados de Gibraltar, hace sólo 20.000 años.

Las tribus humanas se componen aproximadamente de unos 60 miembros. No hay jerarquías claras, aunque es muy probable que fueran sociedades matriarcales. No hay líderes más allá de la habilidad reconocida por el resto: el hombre que mejor caza dirige a los demás en las expediciones, pero su primacía desaparece en cuanto vuelven al campamento. Las mujeres se ocupan de buscar raíces, frutos o pequeños animales. Ellas aportan buena parte de la comida que la comunidad consume. Se venera a la Diosa Madre, a la naturaleza con la que se vive en armonía, y la violencia entre humanos no se tolera, siempre que la región ofrezca recursos suficientes para las poblaciones que conviven en ella. La tribu dedica unas 6 horas a procurarse alimento, confeccionar ropas o cuidar del fuego. El resto del tiempo lo dedican a jugar con los niños, una tarea en la que todos participan, a educarlos o a fomentar las relaciones sociales en el entorno. Son felices y procuran la felicidad de sus semejantes.

Si ha habido una edad de oro de la humanidad, posiblemente asistamos a la misma.

Periódicamente grupos humanos se encuentran, formando agrupaciones de varios cientos de individuos. Se aprovecha para intercambiar mujeres en edad de procrear, en ceremoniales felices y consentidos por todas las partes implicadas. Con ello se asegura que la carga genética se refresque con combinaciones siempre nuevas, diferentes. En ocasiones las reuniones son mayores, y son miles los individuos que se encuentran. Se intercambian experiencias, recuerdos o aprendizajes.

Asistimos a una reunión enorme, de casi 2.000 personas. Una anciana de 40 años se muestra nerviosa, cree haber distinguido un rostro que no veía desde hace 25 años. El de una hija.

En efecto, es ella. Al principio no se entienden. La distancia y el tiempo ha hecho que la hija adopte usos lingüísticos distintos de los que aprendió de niña. Sin embargo, recuerda bien a su madre, y necesita poco tiempo para que vuelvan las palabras de su niñez.
La hija, que está embarazada, le muestra orgullosa a sus dos nietos: un chico de 9 años y una niña de 4. Los chiquillos no entienden bien a la mujer mayor, que los colma de besos; la madre hace de intérprete.

Así es como imagino la primera labor de interpretación, hace 55.000 años.

Antonio Carrillo Tundidor

Geres.

Geres fue invitado a contar una historia al calor de la hoguera.
Si bien las palabras de Geres carecían del cautivador estilo que los grandes contadores de historias sabían añadir al suceso más trivial, Sus ojos mostraban el brillo en la mirada de aquel por edad acumula experiencias y conocimientos que han de ser escuchados.

-La mayoría de vosotros conocéis el pueblo de la gran colina. Algunos solo habéis escuchado hablar de ella. En Al-Kaabilia un pedazo de la gran noche es custodiado por 18 centinelas. Nos ha sido llegada a todos los hombres para mostrar el camino a aquellos que ella elige.
Mi nombre es Geres Tengo la misión de buscar hombres y mujeres de gran valor que quieran servir a la madre.

La hoguera del jefe Ibid siempre era compartida con aquellos que disponían de la más alta reputación. A alguien como yo, que sentía gran curiosidad por comprender el mundo se me hacía muy difícil no estar cerca de ese grupo. Si era capaz de pasar desapercibido a pesar de carecer de reputación nadie pondría objeciones a mi presencia.

-Recítanos Geres, ¿Cómo fue el origen? dijo el jefe Ibin dando la palabra a Geres como mandaba el protocolo, cuando se quería ensalzar la dignidad del orador.
Relato el origen (14-08-02)

-En el origen, la tierra de los cenotes era pequeña, pero contaban con la colaboración de muchos espíritus. Siendo su vida fácil se dedicaban al juego y la contemplación del mundo. Un día de verano, surgieron del hielo unos hombres que transportaban “La piedra Siyad” En su cesto. Estaban agotados y enfermos. Los viajeros recibieron todos los cuidados que supieron prestarles las gentes del poblado. Los viajeros no tardaron en recuperar la salud. Se hacían llamar siyah kafa (cabezas negras). Su propósito era al igual que el de sus ancestros, avanzar hasta alcanzar al origen; allí, donde nacía el sol. Los cabezas negras se hermanaron su anfitriones cenotes aprendieron sus costumbres y sus palabras los Siyad también enseñaron palabras y canticos mágicos a sus anfitriones. Los lazos entre los dos grupos acabaron formando un único clan de pero crearon un cuerpo de “Centinelas” que dedicaban su vida a custodiar la piedra Siyad.
Cada nueva generación aportaba nuevos centinelas que crecían conscientes de que fuera del paraíso que habitaban. Llegado el momento emprenderían camino al origen, mientras tanto esperarían pacientemente la llegada de la señal que indicase que los centinelas debían partir.
El clan cenote (“Aquellos que habitan el paraíso) tenían acceso sin problemas a la alimentación diaria. El mayor peligro era que no eran pocos los depredadores que competían por la caza en lo que era un oasis de vida en medio de un mundo helado. El clan cenote inicio su existencia con una treintena de individuos que conformaban 10 familias Vivieron concentrados alrededor de un muro que año tras año iban expandiendo y reforzando en el interior. Tenían sus refugios multitud de recursos como arboles con frutas, panales de miel arbustos y plantas comestibles herramientas y pieles. Si en el origen la vida era fácil; la piedra siyah les dio un propósito de existencia al pueblo cenote.

Las palabras de Ceres consiguieron captar la atención de todos los que estaban próximos a la hoguera.
Nunca escuche a padre referirse al clan de los Cenotes ni hablo nunca de la piedra Siyad, Las palabras del anciano Geres me abrieron una ventana, pero mi deseo iba mucho más allá de la simple observación. Por supuesto, encontraría el momento para poder exponer al anciano Geres todas mis preguntas.

Los otros.

Cuentan las hogueras que hubo un tiempo en que los distintos hombres crearon una relación simbiótica entre clanes Tenían dispuestos espacios y territorios comunes donde se producían intercambios de objetos y recursos.
Los cabezas negras eran una raza de grandes chamanes
Sabían cómo aliviar un dolor de espalda o una tortícolis algo que puede parecer trivial pero siempre disminuye los recelos frente a desconocidos.
Los Thapón . Viajaban en grupos de 8 a 12 personas. De baja estatura y cuerpo robusto eran los más comunes y sociables seguían manadas de animales. Buscaban recursos y eran carroñeros Solían intercambiar grandes huesos rellenos de tuétano por harinas de cereal agujas cuero y objetos de manufacturas elaboradas
Los rufus eran de piel muy oscura y altos. Sus cuerpos estilizados y agiles les permitía perseguir o escapar de otros animales. Viajaban en grupos muy reducidos creaban poblados de 30 40 personas que abandonaban sin problema en función de los recursos y el clima.
Los tanos eran pocos pero fácilmente identificables No sentían interés por otros grupos eran muy corpulentos y territoriales demostraban una inteligencia considerable. Eran parcos en palabras pero las representaciones pictóricas, la danza y la música eran actividades comunes para ellos. Otros hombres eran como la serpiente o la hiena simplemente eran mejor evitarlos y mantener las distancias

El aprovechamiento de los recursos y una buena alimentación permitieron el entendimiento y la colaboración de seres humanos que no solo eran distintos en sus rasgos físicos sino también en la esencia posiblemente opuesta de entender su existencia y su interrelación con el mundo. Generación tras generación las diferencias entre propios y extraños dejaron de ser un distintivo discriminatorio negativo, para ser un referente de las habilidades intrínsecas de un individuo.La colaboración entre distintas especies fue el inicio de una pequeña o gran civilización. puede que en la actualidad desde el punto de vista cultural de nuestra especie no podamos concebir que conceptos y normas regían en una sociedad 200. 000 años atrás Pero el hombre es un libro en blanco cuando nace y si partimos de esa certeza podemos aceptar la posibilidad de cientos de miles de formas de comportarnos sin renunciar a aquello que nos caracteriza como humanos. Si cometemos el error de pensar que el homo sapiens tenía capacidades cognitivas superiores tipo aprendizaje, memoria, comunicación estamos cerrando las puertas a un modo de pensamiento que quizás no estaba concebido para competir y ganar sino para favorecer el bienestar del grupo empezando por su miembros más débiles. Quizás disponer de miembros del clan a los que seamos incapaces convencer de que si nos dan un plátano cuando mueran tendrán un número ilimitado de frutas, nos amplié la perspectiva sobre los parámetros que solemos utilizar para determinar grados de imbecilidad.