RECICLADO VS SPOLIA


La generación de residuos  forma parte de la naturaleza de  nuestra especie

En los inicios de la civilización humana, el “usar y tirar” No debía estar muy bien visto. Mientras conservaban sus cualidades, los materiales se aprovechaban y reutilizaban, debido principalmente a la escasez de muchos de ellos.

La última etapa en el ciclo de vida de un objeto es el abandono o eliminación.  A esta situación se llega cuando el artefacto deja de cumplir el cometido para el que fue fabricado.

El reciclaje va ligado muy a menudo a tres términos: reducir, reemplazar y reutilizar.

Reducir significa utilizar menos. Si algo se emplea con menos frecuencia, disminuye su demanda y, en consecuencia, también su producción. 

Reemplazar La producción  de herramientas prendas de vestir o materiales de construcción está condicionada a la disponibilidad de recursos del entorno. La disponibilidad de caza favorecería la manufactura de la piel, mientras que  un entorno costero más orientado a la pesca,  haría del uso las fibras vegetales (lino, algodón…) una opción viable.

Reutilizar, como su propio nombre indica, consiste en evitar utilizar algo una sola vez. Según este principio, lo mejor es volver a usar un objeto tantas ocasiones como sea posible.

Pensemos en un reducido grupo de viajeros del neolítico. Durante la jornada mientras avanzan a buen ritmo encuentran una buena vara, hiervas que en infusión son capaces de aliviar un dolor de muelas, también tienen la suerte de cazar una cabra… A lo que voy. Cargan con todo lo que les pueda ser de utilidad y siempre en función de sus posibilidades hasta que llegan al refugio en el que pasaran la noche. La magia consiste en que al llegar ya tienen “la mesa puesta”  disponen de leña seca  comida en forma de frutos secos  incluso ropa de abrigo. La explicación es sencilla sí aplicamos el código de “coge  lo que necesites, deja lo que no vas a poder cargar en el viaje” y al salir  deja el refugio preparado para el que venga después. Del mismo modo especular con la existencia de lugares en los que depositar los residuos para poder recuperarlos más adelante para otros proyectos no creo que sea algo descabellado.

Una evidencia de que la reutilización no siempre se corresponde con el ascenso a un nivel superior del elemento que se ha determinado como obsoleto.

Pasando al reciclado estructuras  y recintos:  Es de sentido común utilizar los materiales que se tienen a mano. Cuando una iglesia se hundía se construía otra con las piedras de la antigua. Nadie buscaba una cantera si en la zona ya existían sillares  “abandonados” listos para ser usados. Solo han permanecido en su ubicación ¿original? aquellas piedras, labradas por civilizaciones anteriores, que resultaron ser demasiado grandes  por lo que más que respetadas fueron desechadas por una simple cuestión de rentabilidad.

La reutilización incorpora en realidad un amplio espectro de actividades y realidades que va desde la completa reutilización o conversión de un edificio para dotarle de otro uso, pasando por el desmonte de materiales y/o elementos para ser empleados como tales en otras construcciones   incluso  la pulverización de esculturas antiguas para la producción de cal.

El reciclado  de estructuras a lo largo de los siglos  ha requerido  una tecnología   equivalente y en ocasiones superior a la de los constructores. Así pues  la reutilización no es reflejo ni de la ausencia de artesanos ni de habilidades, pero sí puede serlo de la carencia (a veces extrema) de ciertos materiales y herramientas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s