18- Agartha. Miércoles 11 de Julio.

Debes saber que otros estuvieron antes que tu.

Tarik explico la historia de sus orígenes a las Pipis a modo de presentación. Era chipriota. Fue educado de niño como musulmán. Por problemas políticos su familia se mudo a Estambul donde se educo como cualquier chico de su edad. A los dieciséis años sus padres murieron. Nunca supo que fue de ellos. Un amigo de su padre lo acogió y le hizo pasar por su sobrino. Años después fue  matriculado en la universidad de Galatasarai  donde contacto con  sus instructores las personas que ahora son su familia. La misión de Tarík  consistiría en revelar la las Pipis los conocimientos que a él le habían transmitido.

—Imagina tres grandes universos, uno contenido dentro del otro. El Universo Material, el Universo Mental y el Universo Espiritual. Cada uno de ellos es independiente y a su vez o no podría existir sin los otros.

sufi.jpg

En el concepto del Uno la totalidad de esencias positivas y negativas se asocian se unen y se repelen un plasma atómico que prescinde del tiempo y del espacio. Formamos parte del universo material y esa naturaleza impide comprender otros estados que no están sujetos a las leyes de la física.

—¿?

—Afirmamos sin dudar que el hombre ha alcanzado un alto nivel tecnológico hasta el día de hoy. ¿Todos los hombres? Tomemos cien personas al azar. Cien personas que en este momento ocupan un vagón del metro. Los hacemos retroceder seis mil años. Imaginad que formáis parte del grupo. ¿Que conocimientos podrías revelar junto a ese grupo a una sociedad que estaría en el estado mas humilde del conocimiento humano. Dedicad  un momento a pensarlo y decidme que conocimientos podríais divulgar.

—Empezaría con los fundamentos de escritura, matemáticas, higiene, agricultura—. Dijo Pilar.

—¿Y que pasa con la microcirugía  la ingeniería genética la robótica la física y el resto de un millar de disciplinas que permiten que hayamos llegado hasta nuestros días?

—Yo que me sé, no soy un científico.

—Todo lo que has dicho ya lo conocían o estaban a punto de conocerlo.

—Podría enseñarles a hacer grúas puentes molinos de viento o norias— Añadio Pipi.

—Eso es cierto podrían aprender por imitación y si la enseñanza fuese efectiva seria practica común de las siguientes generaciones. Pero sin el conocimiento global que se tiene en la actualidad ¿podrías tu y el resto del grupo, convencerlos que cocer los alimentos aumenta la salud del grupo? ¿podrías hablarle de microbios y bacterias  del movimiento de los planetas el movimiento de los continentes, sin acabar recurriendo a la magia y al poder de seres todopoderosos?

No solo hace seis mil años, muchos miles de años mas atrás, Sin tener los conocimientos de la actualidad hubo gente que supo sacar conclusiones por el método de la observación y el razonamiento.
ALFARO.JPGPor ejemplo, se necesitaban recipientes para transportar el cereal del campo al poblado. Es muy poco lo que puede llevarse en las manos, y aunque las pieles de animales tenían mayor capacidad, carecían de formas convenientes y eran difíciles de usar. Apareció un modo de fabricar recipientes más rápidamente y con menos inconvenientes. Se entretejieron cañas para obtener un recipiente que era ligero, resistente y poroso. Al entrelazar las cañas, podía darse al recipiente cualquier forma conveniente que se desease y se lo podía transportar fácilmente, junto con los cereales que contenía. En suma, se inventaron las cestas. Aunque las cestas podían contener cereales, frutas o guijarros, no podían contener agua. Una manera de hacer impermeables las cestas era revestirlas de arcilla húmeda. Al evaporarse el agua, las finas partículas de arcilla permanecían unidas, y esa cesta recubierta de arcilla no dejaba filtrar los líquidos. Las cestas de arcilla podían fácilmente empezar a gotear cuando se rompían pequeños trozos de arcilla. Era fácil repararlas, sin duda, pero con el tiempo se descubrió algo mejor. Quizás el descubrimiento se efectuó cuando una de tales cestas fue puesta accidentalmente demasiado cerca del fuego. Resultó que el calor endurecía la arcilla hasta darle casi la consistencia de la piedra.
Debió  ocurrírsele a alguien dejar totalmente de lado la cesta misma. Supóngase que puede darse a la arcilla la forma de una cesta y luego hacerla endurecer por el fuego. El resultado sería una vasija más pesada que una cesta, desde luego, pero mucho más resistente y, al mismo tiempo, impermeable al agua e indestructible por el fuego. La arcilla endurecida, o pieza de alfarería, era una especie de piedra artificial. Podían hacerse vasijas tallando la piedra, pero era un duro trabajo. En el tiempo empleado en hacer una vasija de piedra, era posible dar forma y endurecer cientos de recipientes de arcilla. Cuando se hallaron métodos para alcanzar temperaturas suficientemente elevadas, se dio mayor brillo y se hizo no porosa la superficie externa del recipiente. La adición de colores y dibujos convirtió las vasijas en obras de arte que satisfacían tanto el anhelo del hombre de lo bello como el deseo de lo útil.

—A donde conduce lo que nos has contado—? Pregunto Pipi.

—Espero veros dentro de unos días, para entonces ya lo sabréis…

***

(ROJO 11) Balik el Pescador.

[provisional]

Balik era grande y fuerte como la mayoría de los hombres del clan del alce.  Algún espíritu quiso que en una cacería se 1920466_732181610195454_7835084101762822174_ndespeñase por un barranco sufriendo el desgarro de varios tendones del tobillo y  la fractura de un hueso del talón (calcáreo) algo muy grave para alguien que su modo de vida le obligaba a correr para capturar sus presas y a caminar largas distancias para encontrarlas. Los hombres del clan del alce tardaron tres días en llegar al campamento del lago. Uza la sanadora, entonces joven, puso en su sitio huesos, músculos  y alivio las  múltiples magulladuras de Balik, pero poco pudo hacer por la fractura del talón.   Condenado a cojear el resto de su vida y sin posibilidades de seguir siendo cazador decidió instalarse con su familia en el clan del lago dedicado a la pesca.

Poco antes del alba Balik el pescador  despertó a sus dos hijas.

-Dunya,  Yiza…  despertad, tenemos mucho que hacer.

– Es muy pronto padre-. dijo Dunya

-¿Acaso quieres estar toda la mañana trabajando? Ayer dijiste que iríamos bañarnos al lago-.exclamo su hermana mayor mientras se calzaba sus botas de piel.

-Hay tiempo de sobras.  Acabaremos rápido las tareas. ¿Verdad padre?- Dijo Dunya en un tono que pretendía ablandar el ya de por si indulgente corazón de su padre.

-Comer algo antes de marchar ¿Cómo va a un hombre a llamaros a su hogar estando tan flacas-? Balik entrego a sus hijas un cuenco lleno de higos maduros.

-¿Qué es esta…?  ¿fruta-? pregunto Yiza.

-Se llaman higos. Nunca habéis probado nada tan dulce. Los conseguí ayer de unos forasteros, a cambio de seis peces de buen tamaño-. Dijo Balik.

La vida en el lago era placida no exigía largas jornadas de trabajo y disponiendo de prendas de abrigo todos los componentes del clan disfrutaban de un estado de salud superior a la de las poblaciones del lejano sur donde el clima era mucho más caluroso.

Una de las tareas matutinas de las dos hermanas consistía en ahumar el pescado que su padre capturaba. El invierno se acababa y  la subida de temperaturas obligaba a utilizar métodos alternativos a la simple congelación de los alimentos. Claro esta que  el ahumado de los alimentos no respondía tanto a la necesidad de conservación de los alimentos como de realizar un proceso que convertía la necesidad  de alimentarse en un placer para los sentidos.

Para ello recurría a trampas, redes, arpones y por supuesto anzuelos.

pavlov31Lo primero que hizo Dunya fue encender una hoguera que alimento con abundantes virutas obtenidas a partir de maderas de haya, roble y arce,

y alguna que otra piedra, mientras tanto Yiza destripaba pescado y lo cubría con sal. Más tarde las dos hermanas se dedicaron a montar en un sistema de estacas horizontales a una distancia suficiente para que el calor del fuego secase sin llegar a cocer el pescado que días atrás habían salado.

El trabajo les ocupo hasta el mediodía el fuego quedó reducido a brasas. El alimento ya ahumado, estaría el resto del día ventilándose antes de ser almacenado.

Yiza y Dunya se dedicaron una mirada cómplice. No necesitaron palabras para decirse que su momento había llegado. Cogieron dos palas que en poco de diferenciaban de enormes cucharones y empezaron a sacar piedras de las brasas y a introducirlas en una poza junto a la orilla del lago. Al margen del espectacular estallido de vapor que se producía cada vez que una piedra entraba en contacto con el agua las dos chicas consiguieron elevar la temperatura de su particular piscina no menos de diez e incluso quince grados. .

A pocos metros dos jóvenes forasteros se introducen directamente en las frías aguas del lago.  Yiza y Dunya se compadecen de los jóvenes y comparten su agua caliente con ellos.
Se establece una amistad entre los cuatro jóvenes que servirá para contrastar las costumbres de los pueblos de las llanuras del sur y los de las montañas del norte.  Balik sale a pescar y no regresa….

Quizás  la búsqueda  de balik sirva para establecer lazos más fuertes  que la amistad entre los jóvenes.

Quizás sea una buena ocasión para que dos nuevos miembros se añadan al clan del lago.

Quizás sea el momento de partir junto al nuevo compañero. A perseguir nuevos sueños…

(ROJO 16) Observa.

1-7-1Por orden de padre, observar a los hombres de las llanuras y a prender sus palabras pasó a ser mi entretenimiento principal. Ningún forastero solía entrar en el bosque. No se trataba de una muestra de respeto al territorio de los clanes; en realidad no tenían ningún interés en los recursos que contenían nuestros bosques, preferían recurrir a las aguas del lago. No se limitaban sacar crustáceos, moluscos y otros animales acuáticos como hacíamos nosotros. Esas gentes construían balsas con las que se internarse más allá de la orilla y conseguían sacar peces de gran tamaño y en cantidades abundantes. Aprendí una multitud de formas de hacer fuego. Ambos fenómenos iban juntos, porque el pescado sólo puede ser empleado plenamente como alimento gracias al fuego. Un logro considerable puesto que con sus nuevos métodos estos hombres se hacían más independientes del clima. Siguiendo el curso de los ríos y las costas de los mares podían, extenderse en grupos numerosos en la búsqueda de nuevas tierras.