Breve historia de la humanidad.

Así es más o menos como he entendido hasta hoy la historia de la humanidad. Espero que se me pueda entender. Si me equivoco en algún sitio, agradezco las indicaciones.

um1.jpg

Se presuponen el espacio y el tiempo, y de éste último se presupone: que se puede medir, que el ser humano conoce la manera correcta de hacerlo, que va hacia adelante (sea lo que sea que eso quiere decir), y que nunca va para atrás.

um2.jpgSe presupone que la humanidad nació en este planeta hace un porrón de millones de años. (Un porrón es una cantidad que jamás se conocerá con exactitud. Como los decimales del número pi. O no, vaya usted a saber).

um3.jpgHablando de manera laxa, se presupone que el primer ser humano nació de un padre y de una madre, y se acepta la idea, al parecer previamente debatida, de que viniéramos del mono.um4.jpg

Se ha asegurado que al principio la tierra era un caos de fuego y de construcción y que luego fue apañándose la cosa. Al final el asunto llegó a estar habitable y allí nacimos. A día de hoy, se desconocen las causas con exactitud. El ser humano evolucionó durante un porrón y medio de años.um5.jpg

El fuego, las piramides, la esfinge, los coliseos, la segunda guerra mundial, Madonna, gran hermano y finalmente,culmino su evolución con la victoria de España en el último mundial de fútbol en un lugar llamado Suráfrica. O Sudáfrica, que ahora mismo no sé exactamente cuál es la expresión correcta.

um6.jpgDespués del mundial todo el mundo volvió a sus quehaceres anteriores.

um7.jpg

Las actuales preocupaciones  de la humanidad son el  alimento, el agua, el vino, el tamaño de las tetas o del pene, la calvicie y poco mas.

um8.jpg

La intensidad de cada uno de estos pensamientos variara dependiendo de la zona del planeta que usted sondee.

um9.jpgSigue habiendo guerras. Seguimos reticentes los unos de los otros. El aire se está, (él solo) haciendo cada vez más irrespirable y cada vez comemos más de nuestra propia basura.

um10.jpgSeguimos haciendo distinciones entre razas.

um11.jpg

Hacemos distinciones entre clases.

um12.jpgTenemos opiniones distantes entre qué es urgente y qué es una trivialidad.

um13.jpg

La mayor parte del tiempo nos entendemos muy poco entre nosotros.

um14.jpg

Pensamos que sabemos lo que piensan los demás, aunque todavía no sabemos que lo pensamos nosotros mismos.

um15.jpg

La temperatura media del ser humano occidental se puede resumir con la frase: “Estoy preocupado y nadie se da cuenta”. Su presión es alta.

um16.jpgHemos inventado un montón de cosas. Bueno, las han inventado otros. tu y yo hemos inventado poco. Todavía.

um17.jpg

Todo el mundo dice que estamos en crisis. No sabemos muy bien de qué se trata todavía, pero parece gordo. Si te enteras de algo me mandas un WeChat.

um18.jpg

Los seres humanos nunca se han entendido entre sí. A veces se repiten y otras veces van demasiado rápido. Los hombres y las mujeres se llevan a matar. Literalmente.

um19.jpg

Y esa es una idea general. Hoy es un día corriente de una semana chunga de un mes agitado de aun año movido de una vida de insatisfacciones. Si me dices algo te mandaré a tomar por culo. Y ya tienes suerte, que no sabes las cosas que salen por el telediario.

um20.jpg Te has levantado. Has hecho un montón de cosas. O no. Has empezado a leer un texto y ahora estás llegando al final.

um21.jpgPuede que pienses algo en tu cabeza antes o después. Puede que hagas algo al respecto de lo pensado.

um22.jpg

Mañana el mundo habrá dado otra vuelta y, ya conoces la historia, Dios dirá. O no.

um23.jpg

Noética. El paso al futuro.

30-09-2015-00_18_14noetica_lhdc_54

ESTE ARTICULO ESTA EN RECONSTRUCCIÓN POR ESTAR ACUSASO DE PLAGIO

La verdad es que es de los primeros que escribí, esta desfasado y recurre en exceso a las mística para defender sus argumentos.

Puede que el termino noética sea nuevo, pero el estudio del pensamiento humano es una de las disciplinas más antiguas del mundo.

Los antiguos tenían una comprensión del pensamiento más profunda de la que en la actualidad disponemos. La mente humana era la única tecnología de que disponían los antiguos y los primeros filósofos la estudiaron sin descanso. Los textos antiguos reflejan la obsesión por mostrar el poder de la mente humana. Los Vedas describen la circulación de la energía mental, y el Pistis Sophia, la conciencia universal. El Zohar analiza la naturaleza del espíritu-mente. ¡Todo está ahí!
El pensamiento humano es una fuerza real y mensurable, capaz de interactuar con el mundo físico. Las partículas reaccionan con nuestros pensamientos…, lo que significa que nuestros pensamientos tienen el poder de cambiar el mundo. .

La Biblia está llena de información científica codificada. En ella se dice que construyamos nuestro templo…, un templo que debemos «construir sin herramientas y sin ruido. Las Escrituras aluden claramente al poder latente en nuestro interior, y nos instan a dominarlo… El templo de Dios somos nosotros. El templo es nuestra mente.

Un cerebro humano Consta de dos partes: una exterior, llamada duramadre, y otra interior, la piamadre. Ambas están separadas por la aracnoides, un velo semejante a una tela de araña.

Las Escrituras describen detalladamente un templo material, que es preciso construir. La estructura que describen consta de dos partes: un templo exterior,  y otro interior, separados por un delgado velo. “Donde está la mente, está el tesoro”

En escáneres cerebrales realizados a yoguis en estados avanzados de concentración, el cerebro humano crea una sustancia física similar a la cera, secretada por la glándula pineal. Esa secreción cerebral no se parece a ninguna otra del cuerpo. Tiene increíbles efectos curativos, puede regenerar las células, y quizá sea una de las razones por las que los yoguis son tan longevos esa sustancia tiene propiedades inconcebibles y sólo puede ser generada por una mente absolutamente enfocada en un estado de concentración profunda.

Es sencillo crear analogías…

Templo > cuerpo, Cielo > mente, Escalera de Jacob > columna vertebral.

El maná, esa rara secreción cerebral que se genera en la glándula pineal, también es la representación del ojo de Dios, que todo lo ve. En Mateo 6,22 – el Evangelio no habla de los ojos, sino del ojo. Dice: “Si tu ojo está sano, entonces todo tu cuerpo estará lleno de luz.” Ese concepto está representado también por el ajna o sexto chakra, y por el punto que los hindúes se marcan en la frente lo que dijeron los antiguos acerca del increíble poder mental del hombre, y ahora la ciencia nos demuestra que es posible acceder a ese poder mediante un proceso físico.

Bien utilizado, nuestro cerebro puede desplegar poderes literalmente sobrehumanos. Puede ser que en el origen, la Biblia, como muchos textos antiguos, fuese una exposición detallada de la máquina más compleja jamás creada: la mente humana. Hasta ahora la ciencia no ha hecho más que rascar la superficie de la enorme potencialidad de la mente.

Dios es algo muy real: una energía mental que lo impregna todo. Nuestra lectura de la Bibliaes demasiado literal. Decimos que Dios nos creó a su imagen, pero nuestros cuerpos físicos han evolucionado a través del tiempo. No es nuestro cuerpo físico lo que se parece a Dios, sino nuestra mente. Ése es el gran don, Dios está esperando a que lo comprendamos. Levantamos la vista al cielo y esperamos a Dios…, sin darnos cuenta de que Él nos está esperando a nosotros.

Asumimos el papel de creados. Nos vemos como corderos indefensos, manipulados y zarandeados por el Dios que nos creó. Nos arrodillamos como niños asustados y le suplicamos que nos ayude, que nos perdone y que nos conceda suerte. Cuando por fin entendamos que verdaderamente nosotros somos la voluntad de Dios entonces empezaremos a comprender que  nosotros somos creadores. Cuando entendamos eso, se abrirán todas las puertas para la realización del potencial humano. «Si el infinito no hubiera deseado que el hombre fuera sabio, no le habría otorgado la facultad de conocer.» En cuanto los humanos comencemos de nuevo a explotar nuestro verdadero poder, tendremos un enorme control sobre todo nuestro mundo. Seremos capaces de diseñar la realidad, en lugar de reaccionar simplemente a sus dictados. Seguramente En el pasado cometimos algún error que obligo a la humanidad empezar de cero. Se decidió que  restringir el conocimiento a unos cuantos iniciados que fuesen capaces de administrar ese poder seria una alternativa valida. Si los pensamientos afectan al mundo, entonces debemos tener mucho cuidado con lo que pensamos. Los pensamientos destructivos también tienen su influencia, y sabemos que es mucho más fácil destruir que crear. Todas las religiones del mundo, durante siglos, han instado a sus fieles a abrazar los conceptos de «fe» y «creencia». Prescindiendo del conocimiento. Ahora la ciencia, que durante siglos ha tachado a la religión de superstición infundada, debe admitir que su próxima gran frontera es literalmente la ciencia de la “fe” y de la “creencia”: el poder de la convicción y la intención concentradas. La misma ciencia que erosionó nuestra fe en los milagros ahora está construyendo un puente para salvar el abismo que creó gracias a que hemos alcanzado a parte del conocimiento que de forma sistemática se le ha omitido a la humanidad..

Si suministramos un violín a un niño y le decimos que tiene la capacidad de producir una música maravillosa, no le estaremos mintiendo. Es cierto que tiene esa capacidad, pero necesitará muchísimo tiempo y esfuerzo para ponerla en práctica. Con el uso de la mente pasa lo mismo. El pensamiento bien dirigido es una habilidad que se aprende. Para materializar una intención, hace falta una concentración con la intensidad de un láser, una visualización que abarque todos los sentidos y una fe profunda. Al igual que sucede con el violín, hay gente con más talento natural que otra.

Creer en lo de transformar el agua en vino y curar a los enfermos con sólo tocarlos es una manera muy estimulante de contemplar el mundo, pero a muchos nos exige un esfuerzo de fe del que no nos sentimos capaces. También puede ser que se trate de cambiar de perspectiva, de aceptar que el mundo no es exactamente como lo imaginamos.

A lo largo de la historia, todos los grandes avances científicos comenzaron con una simple idea que amenazaba con derribar todas nuestras convicciones. Una aseveración tan sencilla como que la Tierra es redonda fue ridiculizada como algo imposible porque la mayoría de la gente pensaba que, si así hubiera sido, se habría derramado el agua de todos los océanos. El heliocentrismo fue tildado de herejía. La mente siempre cuestiona lo que no entiende. Hay gente que crea y gente que destruye. Esa dinámica existe desde el principio de los tiempos. Pero, al final, los creadores encuentran creyentes y, cuando el número de creyentes alcanza una masa crítica, entonces el mundo se vuelve redondo, y el sistema solar, heliocéntrico. La percepción se transforma y nace una nueva realidad. El poder de cada pensamiento humano crece exponencialmente con el número de mentes que lo comparten. Dos cabezas son mejor que una, pero no son el doble de buenas, sino mucho más que el doble. Cuando muchas mentes trabajan a la vez, el efecto de sus pensamientos se multiplica exponencialmente. Es el poder inherente de los grupos de oración, de los círculos de curación, de los cánticos entonados al unísono y del culto practicado en masa. La idea de “conciencia universal” no es un vago concepto de la Nueva Era, sino una firme realidad científica. Si conseguimos controlarla y utilizarla, transformaremos el mundo. Ése es el hallazgo fundamental de la ciencia noética. Ya está pasando. La tecnología nos está interconectando de maneras que nunca habríamos creído posibles: Twitter, Google, la Wikipedia y mil cosas más se combinan para crear una red de mentes interconectadas. La “conciencia universal”, abraza hoy con mas fuerza que las ideas de Platón sobre la «mente del mundo» o la «reunión de Dios», y en el «inconsciente colectivo» de Jung. El concepto es tan sencillo como asombroso. Dios está en la unión de Muchos… y no en Uno. Dios es plural porque las mentes de la humanidad son plurales.

“De muchos, Uno”

“De la pluralidad, la unidad”

Certidumbres

baldungjpg

A medida que crecemos,

invertimos emocionalmente

en nuestra visión de la realidad.

Creamos una imagen del mundo

en la que tanto proyectamos

como basamos nuestra personalidad.

Pasado un determinado tiempo,

es muy difícil cambiar

nuestras convicciones por otras.

Pequeños cambios sí,

pequeños ajustes,

definiciones de matiz…

eso sí que lo hacemos.

Pero ahora,

cambiar  clara y radicalmente de idea,

cambiar el modelo…

eso es muy difícil y doloroso.

La concepción del mundo del hombre prehistórico.

Para que el pensamiento llegue a alcanzar razonamientos abstractos es necesario el lenguaje. Cuando te pones a pensar como serían las estructuras de razonamiento, de un humano de hace 20 o 30 mil años entiendes que no tenían nada que ver con las que utilizamos ahora (moral, sentido del bien y del mal, amistad). En el supuesto de que hablásemos el mismo idioma los problemas de comunicación serian considerables.

El habla es, fundamentalmente, un producto social. El lenguaje pautara el pensamiento e influiría en la naturaleza de éste. La inteligencia se desarrolla gracias a ciertos instrumentos o herramientas psicológicas que el niño encuentra en su medio ambiente (entorno), entre los que el lenguaje se considera la herramienta fundamental. Estas herramientas amplían las habilidades mentales como la atención, memoria, concentración, etc. De esta manera, la actividad práctica en la que se involucra el niño sería interiorizada en actividades mentales cada vez más complejas gracias a las palabras, fuente de la formación conceptual. La carencia de dichas herramientas influye directamente en el nivel de pensamiento abstracto que el niño pueda alcanzar.

En la mente de alguien que vivió hace más de una docena de miles de años, el bosque y todo lo que éste contenía estaba vivo. Todo lo que lo rodeaba lo estaba observando a él. Espíritus invisibles susurraban en los movimientos de los árboles. La brisa que le acariciaba la mejilla era el gesto de un dios. Cuando en la antigüedad un hombre se aventuraba a entrar en una cueva, tenía la extraña sensación de entrar dentro de su propio cráneo, de aislarse en su propio espacio mental privado. Si subía a lo alto de la montaña, notaba que su conciencia corría hacia el horizonte en todas direcciones, hacia los extremos de cosmos y se sentía en sintonía con él. Por la noche, creía que el cielo era la mente del cosmos. Todo lo que le hablaba. Todo era un castigo, una recompensa, un aviso o una premonición.

Al recorrer un camino por el monte, sentía intensamente que estaba siguiendo su destino. En la actualidad, cualquiera de nosotros se preguntaría: ¿Como he acabado teniendo esta vida que parece tener nada o muy poco que ver conmigo? Esa forma de pensar sería inconcebible para los antiguos, cuando todo el mundo era consciente del lugar que ocupaba en el cosmos.
Ver un búho no solo era un símbolo que representaba a un dios, sino que era el propio dios. Parte de él o tal vez un dedo acusador.
10700529_329669563887625_347620778446352338_oEs importante entender la forma concreta en que los seres humanos sentían la afinidad con el mundo físico. Creían de un modo bastante literal, que no hay nada en nuestro interior que no tenga su correspondencia en la naturaleza. Por ejemplo, los gusanos tienen la misma forma que los intestinos, y procesan la materia igual que esos conductos. Los pulmones, que nos permiten movernos libremente por el espacio, tienen forma de pájaro. El mundo visible era la humanidad puesta del revés. El pulmón y el pájaro eran expresiones del mismo espíritu cósmico, pero de maneras diferentes.

Diversidad.

kokolinkVivimos dentro de “vehículos de supervivencia cultural” que nos permiten sobrevivir colectivamente y se reproducen en cualquier entorno dado. Hay miles de estos vehículos, cada uno adaptado a diferentes ambientes, ejemplificados por la riqueza de lenguas de la humanidad. Genéticamente seguimos siendo una sola especie, pero culturalmente somos mundos aparte,comparables a los dinosaurios, aves y mamíferos.

Progreso cultural. Progreso Económico.

El progreso cultural no esta vinculado necesariamente al progreso económico. Para los pueblos primitivos el “progreso económico” estaba ligado a contar con una dieta mejor que permitiese prolongar la vida.
Los hallazgos arqueológicos nos dan la sorpresa de que los primeros pueblos agricultores solían estar peor alimentados que los cazadores-recolectores, puesto que consumían mucha menos carne, además, solían trabajar más. ¿Qué era, entonces lo que ganaban a cambio? Una explicación posible tiene que ver con la capacidad de sentido común del ser humano: aumentaban la población, eliminaban el nomadismo, y con ello incrementaban enormemente su capacidad de interactuar. Estaban menos solos, veían más rostros (que evolutivamente iban ganando capacidad expresiva), más novedades, más palabras e historias. Los pueblos primitivos nómadas que han subsistido nos han mostrado también que la época de sus vidas que más valoran son los periodos de reencuentro tras los de vagabundaje por motivos económicos. El reencuentro es una fiesta. Y, por mucho que les guste irse de caza de vez en cuando, casi ningún pueblo rechaza la oportunidad de establecerse de forma sedentaria: así diariamente puede haber una fiesta en algún momento de la jornada.progreso cultural