Rojo (Novela)

¿Hasta dónde puede llegar el ingenio de una sola persona que ha sido protegido de la influencia del pensamiento de filósofos arquitectos ingenieros o artistas?
Hace 600.000 años que nuestros ancestros empezaron a hablar; una vez satisfechas las necesidades básicas de supervivencia, ¿Realmente el hombre prehistórico era incapaz de alcanzar respuestas válidas a sus preguntas y tuvo que esperar a que un filósofo griego creará una escuela de pensamiento?
Me resisto a creer que durante todo ese tiempo el hombre (homo sapiens moderno) no haya hecho nada más notable que encender fuegos y pintar bichos en sus cuevas. No se puede negar que en los últimos 5.000 años las sociedades humanas han cambiado lo que no sé, es si ha sido para mejor.

hssEl homo sapiens aparece hace poco menos de 200.000 años. El hombre moderno con todas sus virtudes y defectos existe desde hace 140.000 años. Es de suponer que no tenía mucho interés en el progreso y aspiraba más a conseguir una vida contemplativa que una especulativa.

 

¿Que fue lo que freno o activo la naturaleza del hombre?

¿Nadie se plantea que  el periodo de 60.000 años desde que aparece el primer testimonio de la existencia de homo sapiens moderno, hasta que se produce su presentación oficial  es mucho tiempo para que un ser que disponía de inteligencia y dotes perceptivas, idénticas a las de cualquier persona de hoy en día ?

¿Alguien concibe que dentro de 100 años el mundo será prácticamente un calco de lo que es hoy?

¿Que da igual el tiempo que pase?

200, 400,  años.  ¿Nada cambia?

600, 6.000, 60.000 años. ¿Y el hombre ni tan siquiera ha aprendido a caminar?

Lo que busco en esta nueva novela es una fórmula de progreso o de convivencia. Quiero idealizar el prototipo de un motor de la humanidad, cuyo combustible no sea la opresión de las personas como sucede en el mundo real donde toda la fuerza generada únicamente se dedica a que ese combustible sea cada vez más refinado.

Mi intención es encontrar el punto de inflexión en el que la humanidad  acata  que la naturaleza tiene unos límites, un orden establecido que es aceptado como  ley natural  y el momento en que el hombre se proclama superior a la creación y por tanto legitimado para  someter y transformar la naturaleza en beneficio no del hombre en sí mismo, sino en beneficio del  poco razonado concepto que la mayoría de las personas tenemos de lo que es  pertenecer  a una civilización como la actual.

Si en nuestro pasado reciente  nadie en sus cabales cuestionaba que la palabra de la iglesia era la palabra de dios; a día de hoy la palabra de la ciencia es el oráculo que sin fatiga ni desgaste siempre está presente para indicarnos el camino a seguir.

No es el científico, ni el catedrático, ilustrado, quien conspira para colar sus dogmas travestidos bajo la apariencia de ciencia a una población que es incapaz de discernir con criterio propio lo cierto de lo incierto  sino de personas que han decidido hacer de conceptos como ciencia, progreso, ecologismo, humanidad. etc..  herramientas de trabajo que permitan dirigir la vida de las personas. Estas personas, no destacan ni en actitud ni en conocimientos de forma sobresaliente del resto. Simplemente se limitan a tomar el relevo de quien les precedió en el puesto limitándose a cubrir las necesidades de un organismo de gestión manejando  palancas y  resortes  que ninguno alcanza ni de lejos a entender su funcionamiento más allá del concepto más básico o precario. La ciencia ha arrebatado a la religión el papel de fuerza de control social. Ahora es la ciencia la que decide cuáles son las creencias aceptables para nosotros y cuáles son reprensibles.

bifurcacion-1Los hechos fundamentales de la historia pueden interpretarse de un modo prácticamente contrario a como solemos concebirlos. Desde un punto de vista opuesto  de como se nos ha educado para creer. Puede que la lectura de esta novela pueda considerarse como una crónica de
las creencias absurdas de una gente que vivió en un remoto pasado, una fantasmagoría épica. una cacofonía de experiencias irracionales. Mi intención no es desacreditar las verdades aceptadas. puede que simplemente partiendo de un juego creativo como es la narración de historias pretenda abrir una rendija por la que el lector pueda asomarse a ver, alguna de esas omisiones que la ciencia hace de aquello que pudo ser y que al final a falta de argumentos que contradigan lo que no es otra cosa que especulaciones el lector como último razonamiento diga ¿por qué no?

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s