Cuanticamania.

realidad.jpg

¿Cual es la naturaleza de  lo que comúnmente llamamos realidad?
Para obtener alguna respuesta resulta inevitable plantear previamente cuales son los limites de nuestra consciencia y cuales son los procesos que lleva a cabo la mente en su proceso de construcción de la realidad.

La teoría cuántica demuestra que: No hay un Universo Físico, tal como lo comprendemos ahora, sin una conciencia que lo determine, u observe. La observación, no solo altera el campo cuántico que se va a medir, sino que incluso lo crea.

En el mundo de  las partículas subatómicas “No hay sino  un caos de probabilidades, que ante el acto mismo de observación por un observador consciente, colapsan y se convierten en una sola realidad.” mi realidad…tu realidad…la realidad de todos.

Este es el mensaje quizás más intrigante del mundo Cuántico. Observador y objeto observado son  inseparables e interdependientes. Nada existe sino es observado. No podemos afirmar con rotundidad, por ejemplo, la existencia real de la luna, sino hubiese nadie observándola, según la Teoría Cuántica. Cualquier observación que hacemos de cualquier cosa, persona o del universo…es, en última instancia, una observación de uno mismo. Por eso la Física Cuántica es la puerta a un nuevo paradigma, a una nueva forma de ser y vivir en el universo en el que nos hallamos.

No hay aspecto de la vida, tal  y como la conocemos, que pueda permanecer sin cambios, como resultado de reconocer y de vivir, el conocimiento de esta verdad tan básica. “Los científicos han evitado hasta cierto punto y comprensiblemente, hablar en público sobre las consecuencias del efecto místico del observador, pero su trascendencia es innegable.”

El efecto místico del observador es de hecho fundamental para la formulación de nuevas teorías…
Indispensable para una nueva comprensión del universo y el alma

Chema  R. Barroso en su blog, http://www.cuanticamania.com/ nos invita a acceder a mas información.

¿Que es mas real la mente o la materia?

SEG-HLO¿De que podemos estar mas seguros, del contenido de nuestra mente o de aquello que percibimos por medio de los sentidos?

En un mundo sin olores las flores seguirían pareciéndonos hermosas, sin vista nos seducirían por su suavidad al tacto… ¿Podemos afirmar que aquello que no alcanzamos percibir no existe?

En la actualidad tendemos a pensar de un modo muy reduccionista. Tendemos a considerar que las ideas no son mas que palabras. Un pensamiento nunca esta inmóvil sino que es algo vivo. Pretender traducirlo a palabras es condenarlo a nacer muerto. El hombre tiene la capacidad de interactuar en un gran numero de universos. El conflicto se genera al pretender intercambiar elementos de un universo a otro; algo que si bien es imposible, en algunos casos y con una metodologia adecuada podemos llegar a transformar un elemento en otro a costa de una perdida significativa de información. La búsqueda de la piedra filosofal o el grial no dejan de ser la búsqueda de un puente, el interfaz ideal que permitiese establecer una conexión entre universos.

Copyright.

Actualmente tendemos a experimentar un fuerte sentido de propiedad respecto a nuestras ideas. Queremos que se nos reconozca el mérito de haberlas tenido y nos gusta pensar que nuestro espacio mental privado esta preservado y ninguna otra conciencia puede inmiscuirse en el.

En la antigüedad estaba aceptado que la mente era una puerta abierta donde un ente podía entrar y salir ya fuera éste un dios, un ángel o un espíritu. En la actualidad creemos con toda naturalidad que la gente piensa. Los antiguos consideraban que eran los pensamientos los que habitaban dentro de la gente. Nuestros mas antiguos antepasados creían tan firmemente en los espíritus que nunca se les hubiera ocurrido negar la existencia del mundo espiritual. Lo que nos dice la experiencia cotidiana es que las ideas se introducen de un modo bastante rutinario en eso que consideramos nuestro espacio mental privado, procedentes de otro lugar.

El hecho de alcanzar la consciencia permitió a nuestros antepasados diferenciar sus acciones de las de los demás.

El éxito del homo sapiens es el resultado de decisiones libres adoptadas por el impulso del dolor, el placer, la necesidad. El cerebro del homo sapiens va conformándose por sus aciertos y errores, en simbiosis con el mundo natural y sus semejantes.

Los hombres constataron que sólo había algo en lo que podían confiar, aquello que les producía dolor o satisfacción. Privar de un estimulo u otro es privar de sentido a la vida del hombre. Somos un complejo compromiso de billones de células diversas que desconocen quien es el ser humano en el que trabajan por sobrevivir.

El ser humano se siente incomodo cuando las circunstancias externas le reducen las opciones para pensar y actuar. Solo por coacción renuncia a su libertad y opta por la sumisión.

Solo podemos desarrollar nuestra individualidad si hay un espacio en el cual estemos libres de toda influencia coercitiva.

La vida en sociedad requiere del equilibrio entre el sometimiento a la voluntad de la opinión pública y la defensa de los valores e intereses propios. Al permitir que se censure tu opinión perjudicas el desarrollo de la humanidad que depende de dar oportunidades tanto a las ideas ciertas como a las presuntamente erróneas.NIVPEN-copia.jpgimage-pcrit.jpg

Realidad.

Escher ballCada segundo… en nuestra vida actual, llena de estímulos, nos bombardean enormes cantidades de información. El cerebro solo procesa una mínima cantidad de ella: 400 mil millones de bits de información por segundo. Los estudios científicos han demostrado que sólo somos conscientes de 2.000 mil de esos bits, referidos al medio ambiente, el tiempo y nuestro cuerpo.

Dicho de una manera mas explicita: para analizar  o procesar el 100% de la información  de la que disponemos en un segundo de nuestras vidas nuestro cerebro necesaria no menos de 6 años. Por supuesto no toda la información, solo la que podemos percibir a través de nuestros sentidos  (¿…? Lo dicen los científicos)

Así pues, lo que consideramos la Realidad, es decir, aquello que vivimos, es sólo una mínima parte de lo que en realidad está ocurriendo. ¿Cómo se filtra toda esa información?
A través de nuestras creencias: El modelo de lo que creemos acerca del mundo, se construye desde lo que sentimos en nuestro interior y de nuestras ideas. Cada información que recibimos del exterior se procesa desde las experiencias que hemos tenido y nuestra respuesta emocional procede de estas memorias. Por eso, los malos recuerdos nos impulsan a caer en los mismos errores.

Hábitos del pensamiento. (Joe Dispenza)

El cerebro crea redes a partir de la memoria: ideas, sentimientos, emociones. Cada asociación de ideas o hechos, incuba un pensamiento o recuerdo en forma de conexión neuronal, que desemboca en recuerdos por medio de la memoria asociativa. A una sensación o emoción similar, reaparecerá ese recuerdo en forma de idea o pensamiento. Hay gente que conecta “amor” con “decepción” o “engaño”, así que cuando vaya a sentir amor, la red neuronal conectará con la emoción correspondiente a cómo se sintió la última vez que lo sintió: ira, dolor, rabia, etc. Si practicamos una determinada respuesta emocional, esa conexión sináptica se refuerza y se refuerza. Cuando aprendemos a “observar” nuestras reacciones y no actuamos de manera automática, ese modelo se rompe”. Así pues, aprender a “ver” esas asociaciones es la mejor manera de evitar que se repitan: la llave es la conciencia.