Natufiense

Los poblados o aldeas, conocidas como natufienses  fueron la primera objeción a la revolución neolítica. Que afirmaba que, la agricultura había sido la chispa que permitió los asentamientos permanentes y prendió la llama de la civilización. Sin embargo, aunque los natufienses vivían en aldeas estables de varios centenares de personas, eran forrajeadores, no agricultores, ya que cazaban gacelas y recolectaban centeno, cebada y trigo silvestres.

La manipulación de las espigas provocaba la caída de los granos más escuálidos y solo aquellas espigas que retenían sus granos al ser almacenadas tenían la oportunidad producir la siguiente generación. De este modo se obtuvieron espigas con granos bien desarrollados y abundantes.

Hay indicios que obligan a revisar algunos credos que los prehistoriadores aceptaban como ciertos. Sin entrar en las causas que lo provocaron, las aldeas natufienses entraron en una época difícil hacia el año 10.800 a.C., cuando las temperaturas de la región sufrieron un brusco descenso de unos 7 °C: una miniglaciación que duró 1.200 años y creó unas condiciones mucho más áridas en todo el Creciente Fértil. Con la disminución del hábitat de los animales y la reducción de los campos de cereales, varias aldeas resul­taron de pronto demasiado pobladas para los recursos alimentarios locales. Muchos de sus habitantes volvieron al forrajeo nómada.

Algunos asentamientos trataron de adaptarse a un entorno más árido. Abu Hureyra, en el actual norte de Siria, intentó  cultivar centeno, replantando los granos recolectados que eran más grandes que sus equivalentes silvestres, lo que sería un indicio de domesticación, ya que el cultivo mejora las cualidades del grano, como el tamaño del fruto y de las semillas. Otros lugares cercanos, como Mureybet o Tell Qaramel, también tuvieron sociedades agrícolas.

La verdad es que toda una teoría sobre el origen de la cultura humana fue cimentada, en el hallazgo de apenas media docena de semillas que muy posiblemente se hincharan al quemarse o de que se tratase de un tipo de centeno silvestre excepcionalmente grande.

La gestación  de múltiples protociudades ofrece una nueva explicación para el inicio de las sociedades humanas complejas. Los yacimientos natufienses del Levante mediterráneo, animan a pensar que  primero se crearon  asentamientos y que la agricultura llegó más tarde, en repuesta a crisis como la alteración del clima cada vez más frío y seco, y una población en aumento, los habitantes de las pocas áreas fértiles que quedaban pensaron, «Si nos movemos, vendrán otros a aprovechar nuestros recursos. Lo mejor para sobrevivir es quedarnos donde estamos y explotar nuestro territorio». Entonces surgió la agricultura y la dependencia obligada a la tierra.

La idea de que la revolución neolítica fue im­­pulsada por el cambio climático tuvo mucho eco. Pero los indicios no eran concluyentes, entre otras cosas porque Abu Hureyra, Mureybet y otros muchos yacimientos del norte de Siria habían sido inundados por la construcción de presas antes de que pudieran excavarse a fondo.

He de hacer el inciso y comentar que el arqueólogo siempre parte de un punto de apoyo en el que articular sus ortodoxas especulaciones. Eso significa que ante la ausencia de restos de una embarcación jamás propondrá que los habitantes de la época y el lugar, eran pescadores. Por extensión ante la ausencia de evidencias de una cultura con conocimientos de agricultura, matemáticas, arquitectura… por defecto es suficiente para dar por hecho que nunca existió. El año de datación de la primera rueda encontrada se establece como el año que se invento la rueda, el año de datación en que se encontró la primera tablilla de barro pasa a ser el año en que se invento la escritura, el año en que se dato el primer enterramiento humano es el año en que los humanos empezaron a enterrar a sus muertos. De este modo nos encontramos con paradojas del tipo como podía el hombre primitivo orientar una construcción al norte con una exactitud más que aceptable si desconocían las matemáticas/geometría y cosas como la brújula La lógica invita a plantearse que probablemente si tenían esos conocimientos pero la academia establece que ese conocimiento es 5000 años posterior a la época y el lugar que se esta excavando y no admite debate.

Después nos quejamos de la proliferación de seguidores de los anunnakis, la hermandad de las pléyades y los híbridos entre dioses y humanos.

Los antropólogos han presupuesto que la religión organizada surgió como un medio para aliviar las tensiones que inevitablemente tuvieron que aparecer cuando los cazadores-recolectores se establecieron como agricultores y formaron grandes sociedades. En comparación con una banda nómada, el poblado tenía objetivos más complejos y a más largo plazo, por ejemplo, almacenar grano y mantener viviendas permanentes. Para cumplir sus objetivos, era conveniente que los miembros del poblado estuvieran involucrados en los fines colectivos. Aunque las prácticas religiosas primitivas (dar sepultura a los muertos, ejecutar pinturas rupestres y tallar estatuillas) habían surgido decenas de miles de años antes, la religión organizada sólo comenzó, según este punto de vista, cuando fue necesaria una visión común del orden celestial, una idea compartida por todos que cohesionara esos nuevos grupos más grandes y diversificados. También es posible que la religión ayudara a justificar la jerarquía social establecida en una sociedad más compleja. Los que ascendían al poder se presentaban a sí mismos como poseedores de una vinculación especial con los dioses. Las comunidades de fieles, unidos por una visión común del mundo y del lugar que ocupaban en él, tenían una mayor cohesión que un simple grupo de individuos propenso a las disputas.

Volvemos a dar por hecho que el medio de alcanzar el poder, se fundamente en la manipulación de la mente de las personas, ocultando conocimientos y fomentando creencias en entidades capaces de castigar y recompensar las acciones de los hombres. De este modo tenemos una elite que se proclama como representante en la tierra de entidades todopoderosas . Todo es tan fácil como limitarse a asumir que complaciendo los deseos de la elite se complacen los deseos de esas entidades.

¿Pero y si no fue así y si ostentar el poder era mucho más complejo?

El homo sapiens lleva en este mundo algo así como 250000 años. Por inconcebible que parezca con la experiencia acumulada durante 1000 años pienso que da desarrollar una cultura (o grupos culturales) con amplios conocimientos en todo tipo de materias y en especial aquellas que directamente facilitaban las vida de las personas y reducen su incertidumbre. Una elite de seres «humanos» pensantes que en lugar de restringir la información la administraron del modo que resultase beneficiosa no solo para el que la recibía sino para toda su comunidad. Este concepto va mucho más allá del «buenísmo» que se deduce tras una breve recapacitación. Quizás hace 10000 años el hombre aún conocía un propósito para su vida, superior al de su propio ego.

La mentira siempre resultara más atractiva que la simple verdad. Quizás la creación de conceptos (y entidades) más elevados que la identidad humana como colectivo, favorecieron el auge del individualismo y el recelo, conduciendo a la humanidad a un paramo histórico.

Oficializar que durante cientos de miles de años el hombre con todo su potencial (¿dormido?) se limito a sentarse en una roca a cascar piedras, hasta que hace unos días se levanto decidido a construir pirámides, criar ganado y cultivar las plantas, indudablemente favorece el orden y el pensamiento único.

Teniendo respuestas simples ¿Quién se plantea preguntas complejas?

Göbekli Tepe representa una inversión de ese panorama. La construcción de un templo enorme por parte de un grupo de forrajeadores indica que la religión organizada pudo haber surgido antes que la agricultura y otros aspectos de la civilización, y sugiere que el impulso humano de congregarse para la práctica de rituales sagrados apareció cuando el ser humano dejó de verse como parte del mundo natural y empezó a tratar de dominarlo. Cuando los forrajeadores comenzaron a asentarse en poblados, trazaron una línea divisoria entre el ámbito humano (un grupo fijo de viviendas con cientos de habitantes) y el peligroso mundo poblado de bestias feroces que había más allá de sus hogares.

Ese cambio en la conciencia fue una «revolución de los símbolos», una transformación conceptual que permitió a la humanidad imaginar que existían dioses en un plano diferente del mundo físico. En Göbekli Tepe los animales eran guardianes del mundo espiritual. Los relieves de los pilares en forma de T ilustran ese otro mundo. Los forrajeadores que vi­­vían en un radio de menos de 160 kilómetros de Göbekli Tepe pudieron erigir el templo como lugar sagrado, donde se reunían y al que tal vez llevaban ofrendas y tributos para los sacerdotes y los artesanos. Debió de ser necesario establecer algún tipo de organización social, no sólo para construirlo sino también para manejar a las multitudes que atraía. Observándolo, es fácil imaginar cánticos y tambores, y a los animales de las columnas moviéndose a la luz temblorosa de las antorchas. Seguramente había festines. Se han encontrado piletas de piedra que quizá se usaron para la cerveza. El templo era un centro espiritual, un escenario para el rito. Con el tiempo, la necesidad de conseguir suficiente alimento para quienes trabajaban en Göbekli Tepe y los que allí se reu­nían para celebrar ceremonias religiosas pudo conducir al cultivo intensivo de cereales silvestres y a la creación de algunas de las primeras variedades domésticas ya que uno de los centros donde surgió la agricultura  fue el sur de Turquía, a una distancia que es posible cubrir a pie desde Göbekli Tepe, exactamente hacia la época en que el templo alcanzó su máximo esplendor. Actualmente, los antepasados silvestres más directos del trigo es­­caña cultivado se encuentran en las laderas del monte Karaca Da, a sólo 96 kilómetros al nordeste de Göbekli Tepe. En otras palabras, la adopción de la agricultura pudo ser el resultado de una necesidad profunda de la psique humana, un apetito que aún hoy impulsa a las personas a recorrer el mundo en una búsqueda espiritual.

Algunos de los primeros indicios de domesticación de plantas se sitúan en Nevalı Çori, un asentamiento en las montañas a apenas 30 kilómetros de Göbekli Tepe. Como éste, también surgió después de la miniglaciación, una época conocida como neolítico precerámico. La reciente construcción de una presa que proporciona agua de regadío y electricidad a la región ha inundado el yacimiento. Pero antes de que el agua impidiera la investigación, los arqueólogos hallaron en Nevalı Çori pilares en forma de T con imágenes de animales muy parecidas a las que más adelante Schmidt descubriría en Göbekli Tepe. Se han encontrado columnas e imágenes similares en yacimientos del neolítico precerámico a una distancia de hasta 160 kilómetros de Göbekli Tepe. Según Schmidt, las imágenes de esos yacimientos son la prueba de una religión común que se practicaba en torno a Göbekli Tepe y que fue quizá la primera confesión religiosa verdaderamente grande del mundo.

Naturalmente, algunos de sus colegas discrepan de sus ideas. La falta de indicios de viviendas, por ejemplo, no demuestra que no viviera nadie en Göbekli Tepe.

 Hace 20 años todos creíamos que la civilización había sido impulsada por causas de tipo ecológico. Los arqueólogos que estudian los orígenes de la civilización en el Creciente Fértil miran cada vez con más recelo los intentos de hallar un solo factor desencadenante aplicable a la totalidad de los casos. En un lugar determinado, ese factor pudo ser la agricultura; en otro, el arte y la religión, y en otro, la presión demográfica o la organización social y la jerarquía.  

Estamos comprendiendo que la civilización es un producto de la mente humana. No hubo un único camino hacia la civilización, sino muchos y variados, que condujeron al mismo destino por diferentes rutas.

Mesolítico en Oriente Próximo

La historia de Rojo se inicia al final de la última glaciación. La caza y la recolección son estrategias mayoritarias para la supervivencia humana , pero, en algunas regiones, los movimientos de muchos pueblos prácticamente se reducen al traslado de un campamento de invierno a uno de verano. La caza se especializado en unas pocas especies, y la recolección pasa a ser forrajeo organizado tanto para el consumo humano como para una incipiente ganadería y agricultura. Los natufienses son los grupos mesolíticos más significativos de la región, viven en pequeños poblados, asociados a silos, y disponen de herramientas diversas para cosechar y elaborar cereales panificables. Crean excedentes con los que realizan trueques. con vecinos, viajeros y comerciantes. Las corrientes culturales viajan a lo largo de miles de kilómetros. Es la permeabilidad de cada pueblo la que determina la receptividad a otros modos y formas de vida. En el mapa: El Creciente Fértil, es decir, Mesopotamia (hoy en día Irak) y Canaán (actualmente Siria, Israel y Palestina).

Geoglifos Nazca.

Hace mucho tiempo, sobre esta pampa, descendieron unos seres que podían volar…”Eran los Viracochas, los dioses llegados del Este, unos hombres buenos que trajeron la paz, la concordia y el progreso. Fueron esos dioses quienes dibujaron las primeras líneas y figuras. ”Después, nosotros, los hijos de los Viracochas, seguimos su ejemplo y aprendimos a dibujar en la arena. ”Ellos lo verán algún día y regresarán…”A continuación ampliamos estas leyendas e intentamos decodificar las verdades que se esconden en ellas: No se sabe a ciencia cierta cuando surgió exactamente la cultura Nazca, la mayoría de los historiadores coinciden en ubicarla temporalmente hacia el año 100 de nuestra Era. Pero según las leyendas, esta cultura desciende de otra mucho más antigua y milenaria: los tiahuanacos, la cual se remontaría a tiempos inmemoriales, hacia el 11.000 a.C. -sino es que más- aproximadamente. Un pueblo que recibe en determinado momento la visita de un “dios” que emerge del Lago Titicaca* (Bolivia). Sumergidos en la ignorancia, ellos reciben las enseñanzas del “dios”, al cual llaman: Viracocha (Señor en quechua).Hacemos un paréntesis aquí para hacer notar el increíble paralelismo con otros mitos, como son el Oannes de los sumerios, o el Quetzalcoatl de los aztecas. Todos “dioses instructores”. Prosigamos con la leyenda: Viracocha no aparece solo, sino que trae consigo a su hermana, Mamacocha. Instruye a los tiahuanacos en agricultura, astronomía, y otras ciencias. Les inculca un ritual que tenía que ver con el Sol, algo fundamental para iniciarlos en la agricultura. Una vez que enseña al pueblo tiahuanaco muchos de sus conocimientos, Viracocha regresa al lugar de donde salió. Y se despide de ellos prometiendo volver. Las características con que se describen a este “dios” son: blanco, alto, barbado, brillante, etc…Luego de un tiempo, los tiahuanacos reciben una inmigración desde el Océano Pacífico de unos seres que venían en unas naves con las que podían surcar la tierra y volar. Cuando estos seres arriban, se dan cuenta de que eran gigantes (¡¿Atlantes?!). Seres de gran estatura de cerca de los 4 metros, salvajes y despiadados. Éstos se alimentaban de monstruos marinos.En determinado momento, los gigantes comienzan a acechar y comerse al pueblo de tiahuanaco. Los indígenas, perseguidos y asustados, hacen una invocación a su “dios” Viracocha. La respuesta que obtienen de él es escapar hacia el Norte. Después de constantes súplicas de los tiahuanacos a su “dios”, ante ellos aparece un ser que viene en una nave gigante, un ser con similares características que Viracocha. Éste hace caer una lluvia de fuego sobre los gigantes y los derrota en singular batalla. El “dios” les enseña a construir unas naves para que los tiahuanacos pudieran desplazarse sobre la faz de la tierra. Llenos de la sabiduría de los “dioses”, y ya con una civilización avanzada, este pueblo no tarda en caer en la vanidad y maldad. Viracocha, entonces, decide castigarles produciendo una gran inundación desde el Lago Titicaca. Ciertos jefes e individuos son elegidos para sobrevivir a la catástrofe y enviados a ocultarse en cuevas, donde adquieren conocimientos de las civilizaciones intraterrenas. Al bajar las aguas, los elegidos vuelven a la tierra, los ancestros de aquellos que formarían el gran Imperio Inca en el futuro y darían origen a todas las demás culturas, entre ellas, los nazcas. Las Líneas de Nazca serían entonces un lugar construido por las tres culturas: de las alturas, los llanos y las profundidades de la tierra un lugar de comunión que representa las distintas comunidades. Un sitio donde las tres culturas se encontraban…

Los arqueólogos peruanos han descubierto, a través de investigaciones hechas con drones, nuevos trazos en Nazca. Que han estado ocultos durante más de 1000 años.
«La mayoría de las nuevas figuras es de guerreros».

Hasta el momento, las líneas eran estudiadas con satélites, a cientos de kilómetros de altura. La ventaja de los drones es de que vuelan mucho más cerca (a 200 metros o menos), por lo que tienen una visión mucho más certera. Pueden ver, incluso, líneas de menos de 2 centímetros de ancho. A diferencia de las líneas conocidas hasta ahora, las nuevas no eran tan visibles pues, con el paso del tiempo, se fueron desgastando hasta convertirse en débiles marcas en el suelo. Para la visión humana, detectar las líneas habría sido imposible. Pero, como el estudio se realizó con drones de una calidad increíblemente alta, dichos trazos nuevos fueron identificados utilizando técnicas basadas en el escaneo tridimensional del terreno.

La historia de las líneas es interesante: las primeras de ellas eran colocadas en las laderas, así las personas podían verlas desde su perspectiva, como las líneas nuevas. Más tarde, sin embargo, la civilización comenzó a hacerlas en el suelo, visibles solo desde el aire. Este es uno de los curiosos misterios que rodean a las figuras.
Por otro lado, lo más interesante sobre las líneas nuevas es que tal vez no fueron hechas por nativos de Nazca como las anteriores. Estos trazos ahora descubiertos, en realidad, datan de cientos de años antes de las líneas que ya eran conocidas. La teoría más fuerte habla de la cultura Paracas, anterior a los Nazca. Los Paracas se situaron en la zona entre los 800 y los 100 años antes de la Era Común.


«Esto significa que es una tradición de más de 1.000 años que precede a los famosos geoglifos de la cultura Nazca», señaló el arqueólogo del Ministerio de Cultura de Perú, Johny Isla. «Esto abre la puerta a nuevas hipótesis sobre su función y su significado»

STONEHENGE


Los primeros indicios de actividad en la zona se remontan al 8500 aC, durante el Mesolítico. Aunque los orígenes y el desarrollo de Stonehenge siguen siendo una inagotable fuente de estudio y controversia entre los arqueólogos, parece bastante aceptada la idea de que ha habido distintas fases de construcción entre el 3100 y 1600 aC. Lo que, posiblemente, comenzó siendo un círculo en el terreno, fue vestido con estructuras de madera, renovado con piedra, restaurado y modificado con la adición de nuevos bloques hasta llegar a la configuración actual.

Stonehenge I (3100-2900 aC.)
Ni siquiera se conoce con certeza cuando se comenzó a construir Stonehenge. Según La fuente consultada hay un margen de 200 años: entre el 3100 y el 2900 aC. Se cree que los responsables de su ubicación fueron cazadores-recolectores seminómadas del neolítico, el pueblo de la colina de Windmül. Inicialmente, el monumento consistió en una porción circular de terreno limitada por dos terraplenes y un foso. Del terraplén exterior no queda prácticamente evidencia alguna y se cree que tenía unos 115 metros de diámetro, unos dos metros y medio de ancho y menos de un metro de alto. El foso es bastante irregular, de entre 3 y 6 metros de ancho y de metro y medio a dos metros de profundidad. A continuación está el terraplén interior, de un par de metros de altura, unos seis
metros de anchura y un diámetro de 98 metros. En su interior se encuentran los 56 Círculos de Aubrey (Aubrey Holes) dispuestos cada cinco metros, aproximadamente, en un círculo de unos 88 metros de diámetro. Estos agujeros en el terreno tienen entre uno y dos metros de anchura, en torno a un metro de profundidad. Se desconoce su función, y los arqueólogos no se ponen de acuerdo sobre si fueron empleados o no como base de piedras o postes
Stonehenge II (2900 – 2600 aC.)
Es el periodo más oscuro de Stonehenge. Han sido detectados agujeros en el centro del terreno y en las entradas sur y noreste, más pequeños que los Círculos de Aubrey y fechados en este intervalo. Se cree que corresponden a postes de madera que formaban una estructura o a marcas tribales tipo totems. También en esta época los Círculos de Aubrey se aprovecharon para contener cenizas funerarias. Se ha determinado que estas cremaciones se corresponden con el final del neolítico —principio de la edad de bronce—. Se cree que el responsable fue el pueblo de Beaker, procedente del continente.
Stonehenge lll-A (2600 aC)
Se dejó de emplear la madera y se erigieron unas ochenta piedras de arenisca azul (Bluestones) dispuestas en dos semicírculos concéntricos, en forma de medias lunas. Se cree que las Bluestones fueron traídas desde las montañas de Preseli en el suroeste de Gales, a unos 400 km
Stonehenge lll-B (2600-2100 aC)
Al principio de la Edad de Bronce, las piedras de arenisca azul fueron retiradas
y se formó un círculo de 33 metros
de diámetro formado por piedras de sílice (sarsen) verticales de cuatro metros de alto, separadas entre sí metro o metro y medio y cubiertas con 30 dinteles del mismo material. Estas piedras pesan alrededor de 25 toneladas y fueron transportadas unos 30 kilómetros
desde Marlborough Downs. Este círculo rodea a un conjunto con forma de herradura de cinco trilitos (dólmenes compuestos de tres grandes piedras, dos de las cuales, clavadas verticálmente en el suelo, sostienen la tercera en posición horizontal). La parte abierta de la herradura tiene dirección noreste. Las piedras de sarsen de los cinco trilitos en herradura del interior miden 6,1 m de altura, excepto la central, que alcanza los 7,8 m de altura. Tres de los trilitos se encuentran en perfecto estado. De los otros dos, se conserva en pie sólo una de las piedras de soporte. La entrada se encuentra en dirección noreste y tiene unos diez metros de ancho. En la avenida de acceso se encuentra la Piedra Talón o Piedra del Fraile (Heel or Friar Stone). Es una piedra de seis metros de alto (está enterrada algo más de un metro) y de unos dos metros de diámetro. Su peso ronda las 35 toneladas y se cree que también proviene de Marlborough Downs. Se piensa que se erguía perpendicular al terreno aunque actualmente está inclinada. También se cree que estaba acompañada de otra piedra de similares características (piedra 97). También en esta subfase se levantaron los montículos de unos diez metros de diámetro y se dispusieron las Piedras de las Estaciones (Station Stones), de las que sobreviven las dos que no estaban situadas en los montículos y que miden 2,8 y 1,2 m. Una de ellas está sin tallar, la otra está levemente tallada. Se cree que las cuatro formaban un rectángulo cuyos vértices se situaban sobre el círculo de los agujeros de Aubrey. Existían dos o, posiblemente, tres bloques en la entrada de la avenida de los que sólo queda uno de ellos: la Piedra del Sacrificio (Slaughter Stone), llamada así porque tiene un tono rojizo provocado, en realidad, por la oxidación. También se cree que la Piedra del Altar (Altar Stone) se situó en esta subfase. Es una piedra de arenisca ligeramente brillante por su composición metálica. Tiene algo menos de cinco metros de altura y una sección rectangular aproximada de un metro por medio metro. Era el foco central de la herradura y se cree que estaba situada de pie, no en su posición actual.
Stonehenge lll-C-D (2200-1900 aC.)
Las piedras azules (unas 20) se dispusieron formando una estructura oval centrada con el conjunto en forma de herradura. El resto (unas 60 piedras) se dispusieron formando un círculo exterior al círculo de piedra de sílice.

Los símbolos de la edad de piedra.

A lo largo de la era Paleolítica (50,000 aC – 10,000 aC), nuestros ancestros distantes a menudo usaban paredes de cuevas y paredes rocosas como un lienzo para pintar sus pensamientos y experiencias. En un tiempo dominado por la caza y la supervivencia, estas imágenes a menudo toman la forma de animales, guerreros y actividad ritual.

Sin embargo, también hay una gran cantidad de símbolos extraños que aparecen repetidamente a lo largo de la Edad de Piedra, en todas las áreas del mundo. Espirales, triángulos, zigzags y huellas de manos fueron motivos comunes grabados en las paredes de cuevas de Europa, América, Asia e Indonesia. Esto nos lleva a preguntarnos si nuestros antepasados ​​usaron símbolos como medio de comunicación pictórica.

Los petroglifos más antiguos que se han registrado se encuentran en las cuevas españolas de El Castillo y Altamira, que datan de entre 39,000 y 34,000 años atrás. Incluyen puntos de ocre rojos e imágenes en forma de maza conocidas como claviformes. Genevieve von Petzinger, una investigadora de arte rupestre, ha registrado 28 símbolos significativos que aparecen de forma repetida y constante en todo el mundo.

Actualmente no es posible determinar qué significan estos símbolos, pero su repetición en alejados puntos geográficos sugiere que había un valor común codificado en cada símbolo. Lo que sí sabemos es que en la mayoría de los casos, estos símbolos están asociados con imágenes de animales (lo que sugiere un lenguaje chamanico).

A partir de estudios antropológicos sobre el chamanismo, podemos echar un vistazo a las mentes de estos trabajadores espirituales que practicaron su arte mágico hace decenas de miles de años. Estaban íntimamente conectados con el mundo de los espíritus, que se creía que impregna todos los objetos de la Tierra (animismo).

El chamán podría comunicarse con todas las almas, ya sean humanas, animales, árboles o piedras. Por la noche se decía que sus poderes eran más agudos, y tal vez no había un ámbito más propicio para sus poderes que el inframundo. Las cuevas y las grutas existen todas en una oscuridad eterna, así que tal vez el mundo subterráneo fue utilizado como una puerta de entrada entre los vivos y los muertos.

Estos líderes religiosos pueden haber tenido el deseo de comunicar ideas que no eran necesariamente fáciles de representar en una forma física. Es posible, entonces, que estas imágenes geométricas representen ideas abstractas o conceptos sobre la posesión de animales, estados de trance, adivinación y sanación.

Muchos chamanes usan sustancias psicotrópicas para ingresar al mundo de los espíritus (por ejemplo, setas de psilocibina, peyote y ayahuasca). Mientras están en trance, estos trabajadores espirituales a menudo describen ver extraños patrones psicodélicos como cruces, puntos, zig-zags y líneas onduladas que aparecen ante sus ojos. ¿Podría ser que estos geoglifos son símbolos pictóricos de sus experiencias en estado de trance?

No debemos olvidar a la gente común. Si bien cualquiera puede plasmar la huella de su mano en la pared de una cueva, es de suponer que los sistemas de señales «prácticos» indicarían la cercanía de un arroyo, comida o refugio mediante estacas clavadas en un sendero o algunas piedras apiladas. Hoy no encontraremos testimonio alguno de este tipo de señales, pero difícilmente se puede rebatir la existencia de un sinfín de sistemas de señales destinado a proporcionar información a aquel que conociese su código.

Basado en los trabajos de Genevieve von Petzinger (https://www.google.com/…/el-codigo-edad-piedra-puede…)

Sobre la tradición oral.

La tradición oral es la base de todas las culturas de la humanidad. La música, la danza, la pintura, nuestras herramientas… Todo son formas de expresión de nuestro pensamiento. El merito de la inteligencia humana no esta tanto en su capacidad de pensar, sino en la habilidad para transmitir efectivamente su pensamiento a uno o varios receptores.

Hubo un tiempo en que cuando llegaba el ocaso las hogueras se encendían, los necios callaban y los sabios hablaban.

Para una civilización de hace, pongamos por caso, doce mil años, que quisiera transmitir su sabiduría a las generaciones futuras, no debía ser buena idea dejarla por escrito. Transcurrido ese tiempo, es seguro que nadie sería capaz de leer sus textos. No hay más que fijarse en los escritos del Valle del Indo: apenas tiene 4.500 años de antigüedad y ya nadie sabe qué significan…Quienes transmitían historias «especiales» de hecho no tenían por qué conocer su significado oculto. Les basta con repetirlas para preservar lo que hay en ellas. Y como a los humanos nos encanta contar historias, la transmisión estaba asegurada. La clave estaba en crear un relato con un tronco sólido cuyas ramas permitieran un sinfín de variaciones floridas.

PRINCIPALES IMPACTOS DE METEORITOS EN EL PLANETA.

Antes de que existiera una Tierra, Júpiter o Plutón, una enorme nube de polvo y gas giraba alrededor del joven Sol. Las partículas de polvo en este disco chocando entre sí y formando pedazos grandes de «arena». Este proceso continuó hasta que las partículas de polvo alcanzaron el tamaño de rocas. Finalmente, este proceso de acreción formó los planetas de nuestro sistema solar.

Miles de millones de pequeñas rocas espaciales nunca evolucionaron. Sorprendentemente, muchos de estos mundos misteriosos se han alterado muy poco en 4.600 millones de años desde que se formaron por primera vez. Su estado relativamente prístino hace que los cometas, los asteroides y algunos meteoritos sean maravillosos narradores de historias con mucho que compartir sobre cómo eran las condiciones en el sistema solar temprano. Pueden revelar secretos sobre nuestros orígenes, relatando los procesos y eventos que llevaron al nacimiento de nuestro mundo. Podrían ofrecer pistas sobre el origen del agua y las materias primas que hicieron posible la vida en la Tierra.

¿Materias primas para la vida?Los cometas y los asteroides probablemente entregaron parte del agua y otros ingredientes que permitieron que la compleja química de la vida comenzara en la Tierra. El aminoácido glicina fue descubierto en el polvo del cometa devuelto a la Tierra por la misión Stardust. Los organismos vivos usan la glicina para producir proteínas. El descubrimiento respalda la teoría de que algunos de los ingredientes de la vida se formaron en el espacio y fueron entregados a la Tierra hace mucho tiempo por impactos de meteoritos y cometas.Al igual que los detectives forenses, los científicos siguen pistas sobre lo que sucedió cuando el sistema solar era joven para reconstruir la historia de nuestros orígenes. Lo que aprendemos también nos enseñará acerca de los sistemas de planetas alrededor de otras estrellas, y cómo la vida podría desarrollarse allí también.

Cuándo sobreviene un cataclismo de origen cósmico, las especies a fin de sobrevivir tienen que presentar modificaciones genéticas, casi inmediatas, en la siguiente generación o de lo contrario perecen. Algunos eslabones faltantes nunca se encuentran en los registros fósiles y una razón probable es que nunca existieron. De acuerdo con otras teorías, las especies se adaptan en forma más gradual y menos dramática. Pero en la gran mayoría de los casos, existe algún tipo de influencia o catalizador externo de importancia.
Los genes que heredamos y los factores ambientales influyen en el comportamiento humano. Recientemente, se ha descubierto que también intervienen otros procesos.
Los transposones, segmentos de ADN que se copian a sí mismos y se insertan en nuevos lugares del genoma, pueden alterar la función de genes enteros. En ocasiones activan genes adyacentes a esas posiciones. Este fenómeno, que se produce con mayor frecuencia en el cerebro que en otras partes del cuerpo, da lugar a rasgos y comportamientos distintos, incluso entre individuos estrechamente emparentados.
En la actualidad se investiga si los transposones nos ayudan a adaptarnos a condiciones ambientales que cambian con rapidez.

Este mapa muestra los principales lugares de impacto de Meteoritos.

Vredefor Dome
Ubicado en: Sur Africa
Diámetro: 300 Km

Chicxulub
Ubicado en: México (Peninsula Yucatan)
Diámetro: 180 Km

Manicouagan
Ubicado en: Canada (Quebec)
Diámetro: 100 Km

Acraman Structure
Ubicado en: Australia
Diámetro: 90 Km

Kara-Kul
Ubicado en: Tajikistan
Diámetro: 45 Km

Clearwater Lakes
Ubicado en: Canada (Quebec) (2 impactos simultáneos)
Diámetro: 32 Km y 22Km

Mistatin Lake
Ubicado en: Canada (Newfoundlan and Labrador)
Diámetro: 28Km

Roter Kamm
Ubicado en: Africa
Diámetro: 25,5 Km

Haughton
Ubicado en: Australia
Diámetro: 24Km

Gosses Bluff
Ubicado en: Australia
Diámetro: 24Km

Lappajarvi
Ubicado en: Finlandia
Diámetro: 23Km

El’gygytgyn
Ubicado en: Rusia
Diámetro: 18Km

Oasis
Ubicado en: Libya
Diámetro: 18Km

Aorounga
Ubicado en: Chad Africa
Diámetro: 17Km

Janisjarvi
Ubicado en: Rusia
Diámetro: 14Km

Gweni Fada Structure
Ubicado en: Chad
Diámetro: 14Km

Deep Bay
Ubicado en: Canada
Diámetro: 13Km

Nicholson
Ubicado en: Canada
Diámetro: 12,5 Km

Serra da Cangalha
Ubicado en: Brasil
Diámetro: 12Km

Bosumtwi
Ubicado en: Ghana
Diámetro: 10,5 Km

CIVILIZACIÓN 1.0

10968204_776844599052927_5745671327582973056_nMuchas de las culturas del mundo tienen mitos que se refieren a un tiempo anterior en que la vida era mucho más fácil,  los seres humanos eran menos materialistas y vivían en armonía con la naturaleza con sus iguales y sus semejantes.

En la antigua Grecia y Roma, esto se conoce como la Edad de Oro, en China era la edad de la virtud perfecta, en la India fue el Krita Yuga (Edad Perfecta), mientras que la tradición judeo-cristiana tiene la historia del jardín del Edén. Estos mitos nos dicen que, ya sea como resultado de una larga degeneración o una «caída», repentina y dramática «algo ha fallado.» La vida se volvió mucho más difícil llenándose de sufrimiento, la naturaleza humana se hizo más corrupta.

En términos taoístas, mientras que los primeros seres humanos siguieron el camino del cielo y fueron parte de la armonía natural del universo, los seres humanos  se separaron del Tao, pasando a ser egoístas y calculadores.

La historia ha quedado decidida por la fuerza económica. La domesticación de los alimentos permite a los agricultores mantener grados relativamente altos de orden cultural en una variedad de habitats geográficos, mientras que los cazadores sólo pueden hacerlo allí donde la naturaleza suministra abundante alimento silvestre.

Esta noche un tercio a la mitad de la humanidad se acostara y se despertara con hambre. En la antigua Edad de Piedra la proporción debió de haber sido mucho menor. Este tiempo en el que vivimos, es la era de un hambre sin precedentes. En la época de mayor poder tecnológico de la humanidad, el hambre es una institución».
El hambre aumenta proporcionalmente y en paralelo a la evolución de la cultura».
La cantidad de trabajo aumenta con la evolución de la cultura, y la cantidad de tiempo libre disminuye. Hemos llegado a un nivel, que la necesidad de trabajar ocupa todo el tiempo del día que somos productivos en consecuencia hemos aceptado que sean otros los que deciden por nosotros, lo que queremos y sobre que debemos pensar.
La escasez y el control de los recursos es una eficaz herramienta para someter a los pueblos a la voluntad de una élite.

Cualquier cosa es justificable en tiempo de guerra Cuando todos son enemigos de todos todo es lógico, cuando los hombres viven sin otra seguridad que la de su propia fuerza y la que puede proporcionarles su propia inventiva. En tales condiciones no hay lugar para la prosperidad generalizada porque el fruto de la semilla es incierto; en consecuencia, no hay agricultura ni navegación, ni utilización de las mercancías que pueden ser importadas por mar; ni edificios cómodos, ni instrumentos para mover y desplazar objetos que requieren mucha fuerza, ni conocimiento de la faz de la Tierra, ni noción del tiempo; no hay artes ni letras, ni sociedad, y lo que es peor que todo, hay temor continuo y el peligro de la muerte violenta.  Hoy la vida del hombre llega a ser solitaria, mísera, nauseabunda, brutal y breve.
El miedo acabo con una cultura que supo mantener durante 100.000 años el equilibrio del hombre con la naturaleza. Hace 10.000 años solo algunos emplazamientos dispersos intentaban mantener el saber que generación tras generación les fue legado.
Quienes fueron y que fue de ellos es el tema del que tratara «Rojo» mi nueva novela.

¿COMO FUE LA HISTORIA QUE NO NOS CUENTA LA HISTORIA?

DSCF3828La Protohistoria engloba los periodos de sociedades humanas sin escritura que dieron paso a las culturas históricas. En mi concepción etimológica de la palabra “protohistoria” este concepto lejos de representar una zona de nadie, que delimite un estrato entre historia y prehistoria, La protohistoria se dilata sin límite en el pasado más allá incluso de la existencia del hombre moderno. Desafortunadamente la memoria de la humanidad es muy corta. Si no podemos certificar que la última versión de un hecho es el relato fiel de aquel primero. Es muy probable que a nuestros oídos solo haya perdurado la versión más florida. Una visión mas o menos borrosa de la realidad.

Quién sabe si en un futuro, todos los testimonios originales se pierdan y mi versión pase a ser la versión original.

Todas las sociedades complejas acaban por colapsar. La constante evolución de los factores hace que esta se desestabilice.  Se pueden corregir y adaptar cientos de millones de esos factores y basta que solo uno no sea resuelto para que se convierta en la fractura que colapse todo el sistema.

Prescindiendo de situarme en una fecha ni tan siquiera aproximada, iniciare el relato de una gran sociedad que perduro decenas de miles de años y acabo diluyéndose hasta ser absorbida  por otra más próxima al orden actual.

Si retrocedemos en el tiempo, nos encontramos en un periodo de la evolución del hombre donde  distintas especies compiten por el privilegio de obtener la catalogación de “ser humano”. La habilidad manual  la inteligencia, la fisiología de los cuerpos… Todo puntúa.

En el sector sur oeste del continente africano  Una especie en particular destaca del resto. El clima se muestra amable, la tierra produce un buen número de recursos y el agua fluye en abundancia. En ese tiempo de existir el jardín  del Edén,  sin duda estaría ubicado en la zona.

La vida animal es  abundante y variada. La caza no es un problema, si lo son, los grandes depredadores. La construcción de cercados protegen las aldeas, creando una percepción de grupo que delimita el mundo interior del clan y “lo exterior”.  Los miembros del clan no se conciben como individuos, sino como átomos que componen un organismo,  otros clanes vecinos de la misma especie funcionan como otro organismo autónomo  y todos interactúan entre ellos formando un ser vivo  de cuerpo difuso con conciencia  única.

Quizás te estés cuestionando las probabilidades de que un colectivo de estas características pueda haber existido.  Realmente importa poco lo que podamos creer hoy en día, sobre unos hechos que la historia aún no ha llegado a plantearse.  Muy al contrario, para los habitantes de esas tierras la presencia de ese ser fue una realidad palpable que todos reconocían como “Él Creador”.