Tipos de pensamiento.

El pensamiento es la actividad y creación de la mente; todo aquello que es traído a existencia mediante la actividad del intelecto. Define todos los productos que la mente puede generar incluyendo las actividades racionales del intelecto o las abstracciones de la imaginación; todo aquello que sea de naturaleza mental es considerado pensamiento, bien sean estos abstractos, racionales, creativos, artísticos

Cada individuo posee una serie de capacidades cognitivas innatas “dominantes”. No existe un tipo único de pensamiento. Cada ser humano desarrolla  distintos tipos de pensamiento  en diferentes grados.

Un pensamiento puede ser de origen:

Empírico: Todo aquel que nace de la observación y la experimentación. Es decir, no parte de las suposiciones ni de las deducciones lógicas, sino de la propia experiencia.

Científico: Se basa en el análisis de los fenómenos naturales y sociales del mundo real desde el punto de vista del método científico, mediante la observación y la experimentación para la resolución de problemas

Lógico: Es generado para entender todo aquello que nos rodea y las relaciones o diferencias que existen entre las acciones, los objetos o los hechos observables a través del análisis, la comparación, la abstracción y la imaginación.

No existe una única forma desarrollo racional sino que son múltiples, las formas particulares de operar del pensamiento. Las características personales y cognitivas del individuo son las que determinan la preferencia por uno u otro tipo de pensamiento. Cada tipo de  actividad cognitiva puede beneficiarse de un tipo pensamiento.  Resulta pues importante conocer y aprender a desarrollar los diferentes tipos de pensamiento. Este hecho permite explotar al máximo las capacidades cognitivas de la persona y desarrollar habilidades diferentes para abordar problemas distintos.

A continuación rascaremos la superficie con la intención de conciliar las muchas voces de nuestra mente:

Tipos de pensamientos humanos en psicología

Por Marcel Gratacós

Pensamiento deductivo

El razonamiento deductivo constituye ese tipo de pensamiento que permite inferir una conclusión a partir de una serie de premisas. Es decir, es un proceso mental que parte de “lo general” para alcanzar “lo particular”.

Este tipo de pensamiento se enfoca en la razón y el origen de las cosas. Requiere un análisis detallado de los aspectos sobre el problema para poder ir induciendo conclusiones y posibles soluciones.

Resulta un proceso de razonamiento muy utilizado en el día a día. Las personas analizan elementos y situaciones diarias para obtener conclusiones.

Aparte de su funcionalidad cotidiana, el pensamiento deductivo resulta vital para la elaboración de procesos científicos. Este se basa principalmente en el razonamiento deductivo: analiza los factores relacionados para elaborar hipótesis a contrastar.

Ejemplo: Alguien llega a casa y ve que su pareja no está, puede inducir que ha ido a algún lugar.

En ese momento, la persona puede ir a mirar si están las llaves o el abrigo de su pareja en los lugares donde suele guardarlos. Si connota que esos elementos no están, tendrá más evidencias para pensar que se ha ido, sacando esa conclusión a través de un pensamiento deductivo.

Una persona quiere arrancar su coche/auto pero este no responde. Piensa que el problema puede ser de la batería. Al mirar el contador de luces, observa que se las ha dejado puesta toda la noche, agotando toda la batería. Así pues, estaba en lo cierto en su pensamiento.

Pensamiento crítico

El pensamiento crítico es un proceso mental que se basa en analizar, entender y evaluar la manera en que se organizan los conocimientos que pretenden representar las cosas.

Se cataloga como un pensamiento altamente práctico, a través del cual se usa el conocimiento para llegar, de forma efectiva, a la conclusión más razonable y justificada.

El pensamiento crítico pues, evalúa analíticamente las ideas para llevarlas a conclusiones concretas. Estas conclusiones están basadas en la moral, lo valores y los principios personales del individuo.

Así pues, a través de este tipo de pensamiento se une la capacidad cognitiva con los rasgos de personalidad del individuo. Por lo que define no solo una forma de pensar sino también una forma de ser.

La adopción del pensamiento crítico tiene efectos directos en la funcionalidad de la persona, ya que le vuelve más intuitiva y analítica, permitiéndole adoptar buenas y sabias decisiones basadas en realidades específicas.

Ejemplo: Un individuo lee una noticia en la red sobre un presunto caso de corrupción de un conocido político con el que simpatiza. Aunque la noticia le resulta molesta, decide buscar información en otros medios más veraces, descubriendo que era un bulo.

Pensamiento inductivo

El razonamiento inductivo define una forma de pensar opuesta al pensamiento deductivo. Así pues, esta forma de razonar se caracteriza por buscar explicaciones sobre lo general.

Parte de lo específico para obtener conclusiones a gran escala. Busca situaciones lejanas para convertirlas en similares y, de esta manera, generaliza las situaciones pero sin llegar a una comprobación.

El propósito del razonamiento inductivo consiste pues en el estudio de las pruebas que permiten medir la probabilidad de los argumentos, así como de las reglas para construir argumentos inductivos fuertes.

Ejemplo: Una viuda negra me picó y me produjo una hinchazón durante varios días. Entiendo que como la viuda negra es una araña, todas las de su especie me producirán una hinchazón si me pica.

Pensamiento analítico

El pensamiento analítico consiste en analizar, desglosar, separar la información. Se caracteriza por ser ordenado, es decir, presenta una secuencia racional a seguir: va de lo general a lo particular.

De este modo, la resolución de problemas basada en el pensamiento analítico parte de lo general y va desmenuzando las particularidades de la problemática para entenderla de forma exhaustiva.

Está siempre enfocado en encontrar respuesta, por lo que consta de un tipo de razonamiento altamente resolutivo.

Ejemplo: Un niño siempre llega tarde al colegio y el profesor analiza las causas, empezando desde la más evidente como que se levanta tarde o pierde al bus, a las menos probables como que quiere llamar la atención o no se acuerde del camino a la escuela. Finalmente se le pregunta y resulta que se distrae de camino a la escuela con otros niños.

Pensamiento investigativo

El pensamiento investigativo se centra en la investigación de las cosas. Lo hace de una manera minuciosa, interesada y persistente.

En este sentido, este tipo de razonamiento incorpora tanto actitudes como procesos cognitivos. El pensamiento investigativo requiere una forma de pensar en la que se elaboren de forma constante cuestiones y preguntas a resolver.

Consta de una mezcla entre creatividad y análisis. Es decir, parte de la evaluación e investigación de los elementos. Pero su objetivo no termina en la propia exanimación, sino que requiere la formulación de nuevas preguntas e hipótesis a raíz los aspectos investigados.

Tal y como su propio nombre indica, este tipo de pensamiento resulta básico para la investigación y el desarrollo y la evolución de la especie.

Ejemplo: Un detective busca encontrar una solución a los asesinatos ocurridos en una zona concreta de la ciudad. Al no haber apenas pruebas, se formula hipótesis que lo lleven a la resolución del caso como vínculos comunes de los asesinados, horas en las que se cometieron el crimen o arma que se utilizó en cada caso.

Pensamiento sistemático

El pensamiento sistemático o sistémico es ese tipo de razonamiento que se da en un sistema formado por distintos subsistemas o factores interrelacionados.

Consta de un tipo de pensamiento altamente estructurado que tiene como objetivo comprender una visión más completa y menos simple de las cosas.

Trata de comprender el funcionamiento de las cosas y resolver los problemas que originan sus propiedades. Implica la elaboración de un pensamiento complejo que se ha aplicado, hasta hoy en día, a tres vías principales: la física, la antropología y la sociopolítica.

Ejemplo: Una empresa decide dar formación sobre una herramienta a sus trabajadores en lugar de recurrir a una subcontrata. Se trata de un pensamiento sistemático para disminuir los costes a largo plazo.

Pensamiento creativo

El pensamiento creativo implica procesos cognitivos que presentan la facultad de crear. Este hecho motiva la elaboración de elementos novedosos o distintos al resto mediante el pensamiento.

Así pues, el pensamiento creativo puede definirse como la adquisición de conocimiento caracterizado por la originalidad, la flexibilidad, la plasticidad y la fluidez.

Resulta una de las estrategias cognitivas más valiosas en la actualidad, ya que permite la formulación, la construcción y la resolución de problemas de una forma nueva.

Desarrollar este tipo de pensamiento no resulta fácil, por lo que existen ciertas técnicas que permiten su consecución. Las más importantes son el análisis morfológico, las analogías, las ideas animadas, la inspiración por colores, la empatía, el método 635 y la técnica Scamper.

Ejemplo: Los pensamientos creativos se utilizan para averiguar acertijos en los que la información es muy pobre. Por ejemplo: Un hombre vive en el octavo piso, pero cuando toma el ascensor siempre pulsa el botón que lo lleva a la sexta planta y el resto lo sube a pie. ¿Por qué lo hace? Solo con la imaginación se puede dar con la solución.

Pensamiento de síntesis

El pensamiento de síntesis se caracteriza por el análisis de los distintos elementos que constituyen las cosas. Su objetivo principal consiste en reducir las ideas referente a un tema determinado.

Consta de un tipo de razonamiento vital para el aprendizaje y el estudio personal. El pensamiento de síntesis permite un mayor recuerdo de los elementos, ya que a estos se les somete a un proceso de resumen.

Consta de un proceso personal, en el que cada individuo forma un todo significativo a partir de las partes que presenta el tema. De este modo, la persona es capaz de recordar múltiples particularidades de un concepto, al englobarlas en un término más general y representativo.

Ejemplo: Cuando se elabora la sinopsis de un libro se está sintetizando los acontecimientos más importantes de la redacción.

Pensamiento interrogativo

El pensamiento interrogativo está basado en las preguntas y los cuestionamientos de aspectos importantes. Utiliza la interrogación para ir desglosando poco a poco las características específicas del tema a tratar.

De este modo, el pensamiento interrogativo define una forma de pensar que aparece a partir del uso de preguntas. En este razonamiento nunca falta un por qué, ya que es este elemento el que permite el desarrollo del propio pensamiento y la adquisición de la información.

A través de las cuestiones planteadas se van obteniendo datos que persiguen la elaboración de una conclusión final. Este tipo de pensamiento se utiliza principalmente para tratar temas en los que el elemento más importante radica en la información que se puede obtener a través de terceras personas.

Ejemplo: Cuando un empleado quiere pedir un ascenso podría razonar preguntándose acerca de cómo reaccionará su jefe, cómo repercutirá en su sueldo, con quién tendrá que trabajar, qué nuevas responsabilidades tendrá o cómo afectará a su vida familiar.

Pensamiento divergente

El pensamiento divergente, también conocido como pensamiento lateral, es un tipo de razonamiento que discute, duda, y busca alternativas de forma constate.

Es un proceso de pensamiento que permite generar ideas creativas a través de la exploración de múltiples soluciones. Constituye la antítesis del pensamiento lógico y tiende a aparecer de forma espontánea y fluida.

Tal y como su nombre indica, su objetivo principal se basa en divergir de las soluciones o elementos previamente establecidos. De este modo, configura un tipo de pensamiento estrechamente relacionado con el creativo.

Consta de un tipo de pensamiento que no aparece con naturalidad en las personas. Los seres humanos tienden a asociar y relacionar los elementos parecidos entre sí. En cambio, el pensamiento divergente trata de encontrar soluciones diferentes a las que se realizan con normalidad.

Ejemplo: Dos chicos llevan a su colegio una pelota para jugar en el recreo. La pelota es exactamente la misma, por lo que podría dar lugar confusión e intercambiárselas sin querer. ¿Cuál es la solución? Dibujar con un rotulador el nombre del niño en su pelota correspondiente.

Pensamiento convergente

Por su lado, el pensamiento convergente resulta un tipo de razonamiento opuesto al pensamiento divergente.

De hecho, mientras que se postula que el pensamiento divergente se rige por procesos neuronales del hemisferio derecho del cerebro, el pensamiento convergente estaría gobernado por los procesos del hemisferio izquierdo.

Se caracteriza por funcionar a través de asociaciones y relaciones entre elementos. No posee la capacidad de imaginar, buscar o indagar pensamientos alternativos, y suele conducir al establecimiento de una sola idea.

Ejemplo: Se hunde tu crucero y llegas a una isla desierta junto a otros dos náufragos, un niño de ocho años y una anciana con graves secuelas. En la isla hay un bote que te puede llevar a otra isla habitada, ¿quién debería tomar el bote?

Pensamiento synvergente

Este tipo de razonamiento, de reciente aparición y acuñado por Michael Gelb, hace referencia a la combinación entre el pensamiento divergente y el pensamiento convergente.

Así pues, es una forma de pensar que incluye los aspectos detallistas y evaluadores del pensamiento convergente, y los relaciona con los procesos alternativos y novedosos referentes al pensamiento divergente.

El desarrollo de este razonamiento permite asociar la creatividad con el análisis, postulándose como un pensamiento con una elevada capacidad para la consecución de soluciones eficaces en múltiples ámbitos.
Ejemplo: No lo hay en la práctica es demasiado rebuscado. (El recombinador)

Pensamiento conceptual

El pensamiento conceptual implica el desarrollo de la reflexión y la autoevaluación de los problemas. Se encuentra estrechamente relacionado con el pensamiento creativo y su objetivo principal consiste en encontrar soluciones concretas.

No obstante, a diferencia del pensamiento divergente, este tipo de razonamiento se centra en la revisión de las asociaciones previamente existentes.

El pensamiento conceptual implica la abstracción y la reflexión, y resulta muy importante en distintos ámbitos tanto científicos, como académicos, cotidianos y profesionales.

Así mismo, se caracteriza por el desarrollo de cuatro operaciones intelectuales principales:

Supraordinación: consiste en relacionar conceptos específicos con los conceptos más amplios en los que se encuentran incluido.

Infraordinación: consiste en relacionar conceptos específicos incluidos dentro de conceptos más amplios y generalizados.

Isoordinación: trata de una relación particular de dos conceptos y tiene como objetivo definir las características peculiares de los conceptos, a través de la relación con otros.

Exclusión: consiste en detectar elementos que se caracterizan por ser diferentes o no iguales a los otros elementos.

Ejemplo: En psicología el razonamiento conceptual se utiliza como medida para medir la capacidad mental y averiguar el cociente intelectual (CI) de un individuo.

Pensamiento metafórico

El pensamiento metafórico se basa en el establecimiento de nuevas conexiones. Es un tipo de razonamiento altamente creativo, pero no se centra en crear u obtener elementos nuevos, sino relaciones nuevas entre elementos existentes.

Con este tipo de pensamiento se consigue crear historias, desarrollar la imaginación y generar, a través de estos elementos, nuevas conexiones entre aspectos bien diferenciados pero que comparten algunos aspectos.

Ejemplo: Un niño puede establecer una conexión metafórica entre la cárcel y su hogar debido a que ha sido castigado durante un mes por sus padres sin poder salir.

Pensamiento tradicional

El pensamiento tradicional se caracteriza por la utilización de procesos lógicos. Se enfoca en la solución y se centra en la búsqueda de situaciones reales parecidas para encontrar elementos que puedan resultar útiles para su resolución.

Suele desarrollarse mediante esquemas rígidos y pre-elaborados. Constituye una de las bases del pensamiento vertical, en el que la lógica adquiere un rol unidireccional y desarrolla un camino lineal y consistente.

Trata de uno de los tipos de pensamiento más utilizados en el día a día. Resulta inadecuado para obtener elementos creativos u originales, pero resulta muy útil para resolver situaciones cotidianas y relativamente sencillas.

Ejemplo: Se utiliza en procesos cotidianos como hacer un reparto. Si se quiere dividir una tarta entre cuatro personas, el individuo deberá pensar dividirla en cuatro, ocho o doce pedazos según el tamaño.

La piña como símbolo de percepción superior.

Las principales religiones del mundo son sincréticas, es decir, mezclan y hacen suyas un compendio de tradiciones, creencias, y filosofías que ya existían antes de que ellas llegaran. Esta práctica es permite adquirir notoriedad y hacerse con un gran número de adeptos en un espacio de tiempo relativamente corto

A lo largo de milenios, a persistido un símbolo cuya honda significación fue común para una gran variedad de culturas. Hoy su significado sólo es conocido por unos pocos privilegiados, para los demás mortales, representa un simple signo, más o menos exótico.
En todas las religiones y culturas existen representaciones de la piña como un elemento de una percepción superior. En la cultura sumeria y en sus dioses, en la egipcia, en la religión budista, en la hindú, en la cristiana…
Este simbolismo se puede apreciar en el Vaticano. En uno de sus patios más emblemáticos, una colosal figura de bronce de una piña de más de cuatro metros de altura que soporta un capitel romano del siglo II. (Dado que la piña simboliza la unión entre lo humano y lo divino no podía haber un lugar en el mundo más apropiado para colocar una pina monumental). Otros ejemplos son los dioses alados o genios sumerios portaban una piña en su mano; los budas iluminados lucen un peinado con forma de piña.

En la iconografía de las tallas de vírgenes del románico es común encontrar al niño Jesús portando una piña en su mano. El Báculo de Osiris es una vara, flanqueada por dos serpientes, cuya punta está rematada por una piña. No son pocas las especulaciones que asocian la piña con la glándula pineal.
Los monjes tibetanos sostienen que existe en el ser humano un tercer ojo, situado en el centro del cerebro y a la altura de los ojos, que es el responsable de la clarividencia y la intuición, solo que se habría ido atrofiando quizá para permitir el desarrollo de la consciencia a costa de restringir otras potencialidades que aparentemente permanecen aletargadas en cada ser humano.

La glándula pineal. Es una pequeña glándula que mide poco más que el tamaño de un guisante, pero como otras muchas regiones de nuestro cerebro encierra en su estructura capacidades y potencialidades tan sorprendentes como mistéricas, o místicas, Hasta hace poco, la Ciencia la consideraba un simple residuo de anteriores fases evolutivas sin apenas utilidad en la actualidad. Lejos de aquellos postulados, los modernos conocimientos científicos destacan, entre diversas y complejas funciones celulares, neuroendocrinas y neurofisiológicas, la de regular los ciclos de vigilia y sueño, cuando reina la oscuridad a nuestro alrededor, esta glándula segrega melatonina, una hormona que, entre otras cosas, incide en la subida y la bajada de las ondas Alfa y Beta. Esto no sólo abre o cierra las puertas del sueño y la vigilia, sino que también posibilita estados de consciencia que suelen asociarse a la meditación o a la oración. Hay por tanto un aspecto, relacionado con lo espiritual, o con lo multidimensional, que ha logrado poner de moda en la actualidad el estudio de la glándula pineal. Las doctrinas esotéricas de Oriente proclaman a la pineal, desde hace milenios, como una glándula que puede gestionar estados alterados de consciencia a modo de puente entre materia y espíritu. Su activación/estimulación a partir de determinadas técnicas de entrenamiento conduce a una unión entre “el mundo conocido” y estados superiores de consciencia. Se especula que los métodos de adiestramiento de los yoguis producen una alta secreción de DMT en la glándula pineal.

El DMT en el contexto chamánico, se utiliza con cierta frecuencia a partir de la ingestión de ayahuasca; el DMT (Dimetil Triptamina) es uno de los sicodélicos/alucinógenos más potentes que existen y está presente en la naturaleza en cantidades más o menos concentradas tanto en especies de la flora como de la fauna. Se trata, por lo tanto, de una sustancia de naturaleza endógena, que también se encuentra en el ser humano, y se conjetura la posibilidad real de que la glándula pineal sea la responsable de su síntesis. En otro momento seguiré profundizando en el tema queda claro que mediante la ingestión de ciertas sustancias nuestra mente reacciona permitiéndonos abrir ventanas que habitualmente están cerradas Quizás en el pasado ya paso… o tal vez en un tiempo que ha de venir seamos capaces no solo de asomarnos a otras realidades sino que seamos capaces de abrir puertas y traspasar los umbrales.

Variabilidad genética

¿Cómo surge la diversidad en las conexiones y funciones del cerebro? La variabilidad genética que heredamos de nuestros padres desempeña un papel importante. Sin embargo, incluso los gemelos idénticos criados por los mismos padres pueden diferir notablemente en su funcionamiento mental, forma de comportarse y riesgo de padecer una enfermedad mental o neurodegenerativa. De hecho, los ratones criados para ser genéticamente idénticos y que han sido tratados del mismo modo en el laboratorio muestran diferencias en su capacidad de aprendizaje, en la forma de superar temores y en las respuestas ante el estrés, incluso aunque tengan la misma edad, pertenezcan al mismo sexo y hayan recibido los mismos cuidados. Sin duda, algún otro proceso debe estar interviniendo.
Ciertamente, las experiencias que adquirimos en la vida también importan; pueden, por ejemplo, afectar la fortaleza de las conexiones entre determinados conjuntos de neuronas. Pero cada vez se descubren más indicios de que hay otros factores en juego, como los procesos que mutan genes o que modifican el comportamiento de un gen, tanto durante las fases tempranas del desarrollo del embrión como en etapas posteriores de la vida.

Cada cerebro es único e irrepetible. Las diferencias entre una persona y otra se producen en los distintos niveles de la arquitectura del órgano, increíblemente compleja. El cerebro humano contiene 100.000 millones de neuronas, de miles de tipos diversos, que en conjunto establecen más de 100 billones de conexiones.
Si bien es cierto que estas variaciones condicionan la forma en que pensamos, aprendemos y nos comportamos,

desde siempre el hombre ha buscado la manera de mejorar o alterar su percepción de la realidad “ver más allá del límite que marcaban sus sentidos y esa es sin duda la clave que un día motivó a un grupo de homínidos activar todo su potencial de pensamiento.

LIMITES FUNCIONALES DEL PROCESO NEURONAL.

Una neurona en una placa de Petri chisporrotea solitaria. De vez en cuando, origina de forma espontánea una onda de corriente eléctrica que se desplaza por toda su longitud. Si se aplican pulsos de electricidad en uno de sus extremos, la neurona puede responder con picos adicionales de voltaje. Al incubarla junto con diversos neurotransmisores se puede modificar la intensidad y la frecuencia de sus ondas eléctricas. Por sí sola, una neurona no puede hacer mucho más. Pero un conjunto de 302 neuronas da lugar a un sistema nervioso que mantiene vivo al gusano Caenorhabditis elegans y se encarga de detectar el entorno del animal, tomar decisiones y dirigir órdenes al propio cuerpo. La unión de 100.000 millones de neuronas, con sus 100 billones de conexiones, origina el cerebro humano, con muchas más capacidades. 

Es muy probable que H. sapiens no fuese el único homínido dotado de capacidades cognitivas avanzadas.
Hay indicios que sugieren que los neandertales poseían cualidades equivalentes.
Ante la necesidad de establecer dataciones se estableció que la “mente moderna” se había adquirido en un proceso rápido que remontaba ese episodio unos 50.000 años atrás, es decir, transcurridos más de 200.000 años desde la aparición de Homo sapiens.
En la última década, nuevos datos procedentes de África, señalan que muchos de los elementos propios del comportamiento humano moderno hunden sus raíces a mayor profundidad que el medio milenio establecido por los eruditos. Estos primeros datos no dogmáticos sugieren que nuestra especie contaba con una inteligencia semejante a la nuestra desde el momento de su aparición, pero que estas capacidades cognitivas solo se activaron cuando hacerlo supuso una ventaja evolutiva.

El tamaño del cerebro está en relación con el del cuerpo. Dentro de esa proporción cuando la media del cerebro es superior al del cuerpo podemos establecer niveles de inteligencia. Nada es gratuito disponer un cerebro con un volumen que supera la media establecida requiere mayores aportes de energía o lo que es lo mismo una alimentación con una mayor aportación calórica

La inteligencia humana podría hallarse próxima a su límite evolutivo. Varias líneas de investigación apuntan a que casi cualquier cambio en nuestro cerebro se toparía con barreras de naturaleza física. Un cerebro de mayor tamaño aumenta la inteligencia pero solo hasta cierto punto, más allá del cual consume demasiada energía y comienza a funcionar con mayor lentitud. No deja de resultar humillante que una abeja, con un cerebro de un miligramo, realice tareas como orientarse en laberintos y grandes lugares con una habilidad comparable a la de los mamíferos. El insecto quizá se vea limitado por sus relativamente pocas neuronas, pero lo que parece seguro es que las exprime hasta sacar el máximo de ellas. En el otro extremo, el elefante, con un cerebro cinco millones de veces mayor, sufre la ineficiencia característica de un vasto imperio: las señales nerviosas tardan cien veces más tiempo en cruzar el cerebro de un extremo a otro o en llegar hasta las patas, lo que obliga al animal a fiarse poco de sus reflejos, moverse con lentitud y dedicar preciosos recursos cerebrales a planear cada uno de sus pasos.

Los humanos, en algún punto intermedio, somos más inteligentes que elefantes y abejas. Pero de lo que poca gente se percata es de que las leyes de la física imponen severas restricciones a nuestras facultades mentales. Digamos que se trata de encontrar el equilibrio entre consumo y rendimiento. Hay un punto en que cualquier mejora va en detrimento de otra prestación.

Construyendo la consciencia.

La ciencia moderna trata de cómo el universo llega a ser lo que es. Para un científico debe ser fascinante toda la serie de equilibrios que han sido necesarios para hacer posible la vida en la tierra. Hablan en términos de compensación entre calor y frió, entre humedad y sequedad, de que la tierra esté a una determinada distancia del sol (y no a una distancia superior) y el sol esté en una fase concreta de evolución (ni más caliente ni mas frió). A un nivel mas fundamental, para que la materia se una entre sí, tanto la fuerza de la gravedad como el electromagnetismo deben tener una intensidad de terminada (ni mas fuerte ni más débil). etc. 

Para la ciencia el gran milagro que debe explicarse es el universo físico. Puede que otra civilización anterior a la nuestra quedase fascinada por una serie de equilibrios igual de extraordinarios que han sido necesarios para formar nuestra consciencia subjetiva tal como es hoy, es decir, para dar a nuestra experiencia la estructura que posee.
Con el término “equilibrios” no me refiero a experimentar saludables emociones, no demasiado intensas sino que hablo de algo más profundo, de algo fundamental.
Por ejemplo ¿Qué se necesita para crear la narrativa interior, la recopilación de historias que vamos ensartando para formar nuestra propia conciencia fundamental? La respuesta es la memoria. Sólo si recuerdo que hice ayer puedo reconocerme como persona que lo hizo. La clave es que se necesita un grado concreto de memoria, ni mas ni menos.
1239404_10200457472659465_2041928085_nLa memoria debe ser lo bastante potente como para permitirnos actuar sin olvidar lo que queríamos hacer, aprender sin dejar de ser quienes somos, pero también debe ser lo suficientemente débil como para permitirnos seguir avanzando hacia el futuro.
Pero otros tipos de equilibrio son precisos para que podamos pensar libremente, para entretejer los pensamientos en torno a esa conciencia nuclear de uno mismo. Tenemos que ser capaces de percibir el mundo exterior a través de los sentidos, pero es igual de importante que no nos dejemos abrumar por las sensaciones que, de permitírselo, podrían ocupar todo nuestro espacio mental. Entonces no podríamos ni reflexionar ni imaginar. Este equilibrio es a su manera tan extraordinario como por ejemplo, el hecho de que nuestro planeta no esté ni demasiado cerca ni demasiado lejos del sol.
También tenemos la capacidad de mover nuestro punto de consciencia por nuestra vida interior. En consecuencia, somos libres de pensar en lo que queramos. Si careciésemos del equilibrio correcto de apego y desapego de nuestros impulsos internos, así como de nuestras percepciones del mundo exterior, ahora mismo no tendrías la libertad para desviar la mirada de esta página que estás leyendo por propia voluntad, ni tampoco libertad para pensar en otra cosa.

Así pues lo crucial es que si las condiciones más fundamentales de la conciencia humana no se caracterizarán por este grupo de equilibrios armonizados de modo tan excepcional, no podríamos pensar con libertad ni tener una voluntad sin ataduras.
La conciencia humana es una especie de prodigio. Si bien en la actualidad tendemos a pasarlo por alto, al hombre primitivo debió causarle una gran impresión de carácter milagroso escuchar una voz que sabía todo de el y que sin duda daba su opinión a todas horas.

ALUMBRANDO A LOS OTROS.

Hace cientos de años, había un hombre en una ciudad de Oriente que cuando llegaba la noche salía a camiar por las calles llevando una lámpara de aceite encendida.

Una noche sin luna, se encuentra con un amigo. EI amigo lo mira y de pronto lo reconoce se da cuenta de que es Guno, el ciego del pueblo, entonces, le dice: ¿Qué haces Guno, tú ciego, con una lámpara en la mano? Si tú no ves…

Entonces, el ciego le responde: -Yo no llevo la lámpara para ver mi camino. Yo conozco la oscuridad de las calles de memoria. Llevó la luz para que otros encuentren su camino cuando me vean a mí… No sólo es importante la luz que me sirve a mí sino también la que yo uso para que otros puedan también servirse de ella.

¿No sabes que alumbrando a otros, también me beneficio yo, pues evito que me lastimen otros que no podrían verme en la oscuridad? Cada uno de nosotros puede alumbrar el camino para uno y para ser visto por otros, aunque uno aparentemente no lo necesite.

berbardi_roig.revistaMORALEJA: Muchas veces en vez de alumbrar, oscurecemos el camino de los demás. ¿Cómo? A través del desaliento, la crítica, el egoísmo el desamor, el odio, el resentimiento… ¡ Todos debemos estar dispuestos a iluminar los caminos de los demás, sin fijarnos si lo necesitan o no! Llevar luz y no oscuridad.

Si toda la gente encendiera una luz, el mundo entero estaría iluminado y brillaría día a día con mayor intensidad. Todos  sentimos el peso del dolor en determinados momentos de nuestras vidas, todos sufrimos en algún momento y lloramos en otro. Pero no debemos proyectar nuestro dolor cuando alguien desesperado busca ayuda en nosotros. No debemos exclamar: “La vida es así” llenos de rencor y de odio… al contrario, ayudemos sembrando esperanza Consideramos que nuestro dolor es el mas intenso pero se minimiza si nos dejamos ayudar y ayudamos  a otros a soportar el suyo  si renunciamos a ser egoístas incluso con nuestro dolor  nos sera mas fácil sobrellevarlo.

LOS VELOS DE LA MENTE.

 La interpretación de nuestra realidad depende de una cultura individual y de una cultura del entorno que conforman los distintos grupos sociales con los que interactúa el individuo.

Cada persona tiene un nivel perceptivo o capacidad sensitiva diferente de la de su vecino.Mientras que el vuelo de una mosca provoca en un individuo, la necesidad irreprimible de acabar con el vuelo impertinente y la vida de la mosca, otro se maravilla del control del espacio que posee. Un ser de unos pocos milímetros con un cerebro miles de veces más pequeño que un microchip.

Es fácil atribuirle a nuestra mente poderes infinitos pero no es necesario recurrir a la ficción científica para aceptar que el acceso al total de las capacidades de nuestro cerebro esta “restringido”. Sin embargo si es posible quitar alguno de los velos que tamizan la luz de nuestro pensamiento. Cada vez que conseguimos apartar uno de esos velos la sensación que sentimos es la misma que cuando un cielo encapotado de nubes se abre y deja pasar con toda su violencia la luz del Sol.

quitate el veloCuando se padece una simple migraña el nivel de percepción del cerebro se encuentra limitado no rinde como es habitual. La ingestión de un analgésico habitualmente

consigue remitir la obstrucción causada por el malestar. La administración de sustancias al cerebro en cantidades ínfimas pueden modificar los patrones de nuestro pensamiento.

Cuando das vueltas a un problema y de repente encuentras la solución.
Cuando estas un rato a oscuras y descubres todo un mundo de sonidos que pasaban desapercibidos por que antes tus ojos acaparaban todos los canales de información de tu cerebro.
Seguro que es posible destapar alguno de los velos sin embargo no se trata de eliminar esos incontables velos definitivamente. Su función es protegernos de esas percepciones que no estamos preparados para experimentar.

DE ANIMALES A DIOSES.

n092p03La inmensa mayoría de los mensajes de la comunicación humana son los chismes, no sólo en la comunicación interpersonal, sino también en Internet, radio, televisión. Desde esta perspectiva, el chisme no es algo marginal y poco importante, sino la actividad más relevante de los humanos y una de las razones que nos permiten construir redes sociales. Lo que pasó con la revolución cognitiva y el desarrollo de la conversación es que el hombre obtuvo la habilidad de crear ficciones.
Todas las formas de cooperación humanas en gran escala están basadas en contar ficciones, sea en la religión, en la economía, en la política. Todas las corporaciones humanas están basadas en historias ficticias: mientras todos crean en la misma ficción -sobre Dios, sobre la nación, sobre el dinero-, todos pueden cooperar. Esto es algo que sólo los humanos pueden hacer. Los humanos son los únicos que tienen religiones, que se reúnen y construyen catedrales y mezquitas. Y lo hacen porque creen en una historia. El dinero la más poderosa y universal de las ficciones, porque es la historia en la que todos creen. más grande incluso que la religión: no todos creen en Dios, incluso si creen en Dios, no todos creen en el mismo dios. Algunos creen en Jesús, otros creen en Alá. Pero el dinero hoy es la única historia en la que todo el mundo cree. Todos creen en el dólar. Osama bin Laden no creía en la política norteamericana, pero sí creía en el dólar norteamericano. Entonces, cuando capturaron las ciudades de Siria e Irak, destruyeron todos los símbolos de los gobiernos previos, destruyeron el arte, los tesoros arqueológicos, pero no destruyeron los dólares. El dólar no tiene un valor objetivo. No puedes comerlo, pero todos creen que ese pedazo de papel tiene valor. El dinero es sólo una historia, pero mientras grandes cantidades de personas crean en la misma historia, los humanos pueden cooperar y crear redes.

Los humanos aparecieron en la tierra hace 200.000 años, pero durante buena parte de ese período eran animales insignificantes. No tenían realmente un impacto importante en el mundo ni en el sistema ecológico. La revolución cognitiva que comenzó hace 70.000 años transformó al Homo sapiens de un simio insignificante al animal más importante y poderoso de la Tierra. Una mutación en el ADN del Homo sapiens cambió la estructura interna del cerebro y le dio nuevas habilidades cognitivas para imaginar, hablar, comunicar. La revolución cognitiva permitió al hombre inventar ficciones, convencer a otros para que creyeran en ellas y a unos pocos conquistar el mundo.

 

Trascendencia, Reencarnación, Inmanencia.

La religión solo es un método de control, una señal de identidad de pertenencia al grupo. (Esto nada tiene que ver con el texto que viene a continuación pero ya está dicho).

El mundo espiritual se rige por unas leyes inamovibles de igual modo que nuestro mundo. De la misma forma en que concebir otros mundos que prescindan de las leyes de la materia nos resulta un ejercicio intelectual de una gran dificultad, igual de ambiguo resulta en un plano espiritual concebir el concepto de materia.
satan platificadoSin embargo el hombre pertenece a los dos mundos y está en su naturaleza interactuar en ellos hasta el final del camino. Nada se pierde, la materia sigue su ciclo y el espíritu interactúa con un todo más allá de la muerte de la persona.

El polvo vuelve al polvo. No existe una reencarnación que respete la conciencia de la persona. Existe una transmutación un cambio de estado que es irreversible. Eres un grano de trigo puedes ser harina y convertirte en magdalena puedes reducirte a hidratos de carbono tras infinitas transformaciones y por no cerrar el ciclo asumiré que nada es imposible y que es posible que volvieses a ser un grano de trigo pero la conciencia individual y la memoria de todo lo que fuiste se pierde en cada nueva etapa.
Sabiendo que tu conciencia existirá solo mientras tu cuerpo viva es prioritario que te aceptes a ti mismo, como paso previo para comprender todos los estados del Universo.

MEDIAS VERDADES

eddie-adamsEl ejecutado había asesinado al amigo de un militar, a la esposa de ese amigo y a sus seis hijos.

La foto premiada con el Pulitzer revela hasta qué punto es verdad una de las máximas del fotoperiodismo.

La primera virtud del fotógrafo es estar ahí, en el lugar y en el momento exactos en los que se produce la noticia

La fotografía adquirió un valor como símbolo que estaba muy alejada de las intenciones de su autor. Había dejado de ser suya para convertirse en patrimonio de lo que cada uno creía ver en esa foto. Como ocurre muy a menudo con las grandes imágenes de la historia del fotoperiodismo.

La fotografía es el arma más poderosa del mundo. La gente se las cree, pero las fotos mienten, incluso sin ser manipuladas. Sólo son medias verdades.