COMUNICACIÓN BIDIRECCIONAL

La mayoría creemos que lo que tenemos que decir es más importante que lo que tenemos que escuchar. Cuando la comunicación se establece en un solo sentido se convierte en un discurso que difícilmente alcanza a interesar a nadie. (suele ser mi caso)

Por medio de la comunicación se analizan conceptos y se avanza en la búsqueda de resultados. No es extraño que cuando el receptor de la información se encuentra con una exposición de ideas mal formuladas estas suelen provocan rechazo, es por ello imprescindible que se establezca un intercambio de información eficaz entre emisor/receptor, de ese modo el emisor puede reformular sus argumentos consiguiendo una mejora en la comunicación.

Cuando establecemos barreras previas sobre lo que esperamos de los demás, actuamos de acuerdo con prejuicios que nos impiden esperar lo mejor de aquellos que carecen del prestigio de un comunicador reconocido. Si esperamos mediocridad de las personas, justamente eso es lo que vamos a conseguir. Tenemos escasas expectativas con las capacidades de nuestros compañeros y vecinos y demasiadas en aquellos que han hecho de la retórica su modo de vida.

2202340008_39af67d1d3_o

 

Goethe, el filósofo alemán, decía:

“trata a la gente como si fueran lo que deberían ser y estarás ayudándolos a convertirse en aquello que son capaces de ser”.

 

A nadie se le escapa que hoy en día uno de los poderes más grandes después del económico es el de la información, quien controla la información tiene una posición de control y dominación sobre otros,  todo se puede comprar y vender, por lo tanto la información también.

Son necesarios nuevos modos y modelos con los que comunicarnos, alternativos a los hoy permanecen consolidados (un ente superior nos da su mensaje y nosotros solo tenemos la opción de escucharlo o no), modelo seguido por todos mass media,

La bidireccionalidad es un proceso comunicativo desde el cual todos estamos en un mismo nivel a la hora de comunicarnos, no hay entes superiores, y se habla desde la propia experiencia, para poder dar un mensaje cercano con el que el usuario se identifique. No se trata de convencer ni de adoctrinar, se trata de despertar en nosotros una chispa que nos haga pensar y reflexionar para sacar nuestras propias conclusiones.

La bidireccionalidad, implica reciprocidad, cualquier persona que escucha el mensaje puede dar su visión, su opinión. No solo cuenta la que nos está dando la persona que hace de emisor, también importa lo que piensa, siente y tiene que decir el receptor. Cualquier persona puede pasar de receptor del mensaje a emisor y viceversa, con ello se logra la democratización de la información, de la cultura y sobre todo se huye de toda visión partidista o interesada de las cosas.

Aunque bien es cierto que es más fácil poner la tele y ver el telediario de la Cuatro. No requiere pensar, ni informarse para poder opinar, ni nos obliga a interactuar con Gabilondo. Podemos estar más o menos de acuerdo con él, pero siempre será un proceso comunicativo de un solo sentido “de uno a muchos”, como con el resto de cadenas de televisión, radios comerciales, periódicos,…