Herramientas Pulidoras en Göbekli Tepe.


Por: José Miguel Ávila Jalvo.

Quizá sea momento de preguntarnos qué explicación pueda darse a las arañas, escorpiones, serpientes, grullas y buitres que acompañan a los mamíferos en los monolitos, cuando antes eran sólo éstos (uros, bisontes, ciervos…) los representados en las cavernas como muestra de agradecimiento por darnos su carne. Un posible, puede que sea porque tenemos por costumbre (los humanos) de dejar constancia de nuestras herramientas de trabajo (y de alimento).

Volviendo a las herramientas que pudieron dejar grabadas, hay un pilar con tres artilugios, a veces descritos como bolsos. Debajo, unos ramilletes de apariencia vegetal y también varias aves, un alacrán y un lagarto. En México, vemos otro ‘bolso’ en la mano de un personaje calmoso, trabajando pacientemente, mientras espera la llegada de algún rayo verde. Y lo de encima ¿es un taparrabos, o tiras de cuero embadurnadas serrando piedra? (No me hagáis caso). En el proceso de pulido hay que ejercer presión, cosa que no insinúa nuestro calmoso personaje. En todo caso, este cepillo pulidor, con abrasivos y corrosivos, va a ser necesario para los relieves, como veremos luego.

PRESIÓN Y BANCO DE TRABAJO

Supongamos que el peso y tamaño de los monolitos fuera asequible y que se pudieran coger con la mano ¿No frotaríamos uno contra otro para pulirlos y que sus caras quedaran planas a la vez?

Maqueta de un desbastador de ariete (cortesía Pescanova Engines)
Göbekli Tepe. Recinto C.

No sé cuál pueda ser su rozamiento cuando se añade una pasta espesa en medio, pero yo diría que bajo. Y eso permitiría mover una piedra sobre otra.

A fin de cuentas, la necesidad aguza la mente de quien opera. Pero al mover un monolito sobre otro se corre el riesgo de que se caiga y se rompa, y eso lleva a pensar que no lo hicieron más allá de la primera vez. Pero si atendemos al recinto E, tiene suelo de roca, liso ¿y pulido? Al igual que los recintos C y D  ¿hace falta decir cuál fue el banco de trabajo? Además, la presión para garantizar el desgaste la provee el enorme peso. Esa maniobra sería sencilla y eficaz, luego posiblemente cierta, ya que ésta es la primera condición para que un proceso sea verosímil.

ESCULTURAS, NO GRABADOS

El posible procedimiento de pulido está zanjado. Pero ahora queda la labor escultórica. Hemos traído la piedra de la cantera, hemos desbastado sus bultos con martillos, mazas, picos y punteros, y la hemos pasado por la pulidora hasta dejarla lisa. Muy bien, ya podemos grabar… pero no podremos hacer relieves, ya que sobresalen del plano general, a lo sumo haríamos huecograbados.

Tras ese hipotético pulido inicial debió de ser necesario un trabajo escultórico para tallar relieves, que afectó a los milímetros finales. Los punteros valen para encajar las figuras, y luego usarían los cepillos anteriores  o raedoras de obsidiana para desgastar el plano de fondo y que resaltase la figura.

 Pero, si dieron con el león oculto dentro de la piedra, ¿Vamos a enseñarles algo que no supieran?

LOS PEDESTALES DE LOS PILARES

Los recintos pulidos muestran una cosa realmente extraña: los pedestales en los que encastran los pilares centrales son la misma roca, o sea, el suelo está rebajado una altura significativa , y esto no lo causa el desgaste del supuesto pulido.

Observemos una casualidad: esa bajada de cota, esa altura perdida, viene a coincidir con el grueso del pilar . ¿Y si extrajeron de ahí mismo los monolitos del recinto para evitar el transporte, dejando el pedestal ya hecho para insertar el pilar?

LOS TALADROS Y LA GOTA MALAYA

Algunos de los útiles que el hombre elaboró, sólo pudieron surgir después de una precisa observación del comportamiento y propiedades de los materiales que tenía a su alcance. 

Para completar el análisis de este articulo, incluyo en primer lugar las labores que creo necesarias para realizar taladros con la perfección que muestran. Una vez establecida la hipótesis de la eficacia de la corrosión, el proceso es sencillo: una fase inicial con puntero para abrir boca y una fase final con estacas embadurnadas del diámetro deseado, y por rotación se va regularizando el tubo hasta completarlo ¿Para qué servían? Lo ignoro completamente.

Finalmente, hay un picoteado en la cara superior de diversas piezas que ha supuesto múltiples conjeturas. Cabe que sea para mejorar el agarre para que apoyara una obra de fábrica o un dintel, aunque el mortero no existiese como tal, puede que compuestos aglomerados de grava y asfalto aportasen las propiedades requeridas.

Recinto B y puerta de un paso.
Puerta doble

Son cientos las preguntas clave que un experto puede formularse con respecto a este complejo y cientos de miles las especulaciones que cualquiera puede elaborar. La mía es que han desaparecido muchos elementos que facilitarían la comprensión de la cultura/s del entorno de Göbekli Tepe. Se trata de una constante fácil de entender: Lo que se quedo, o bien pesaba mucho o su valor era inferior al esfuerzo que requería su expolio.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s