El Recinto F de Göbekli Tepe.


En la pendiente occidental de la cumbre de la colina se descubrió otro recinto circular en 2007

Debido a su tamaño reducido, los pilares fueron incluidos en el grupo de los pilares de la capa II y enumerados con cifras romanas, pero su contexto estratigráfico aún no está esclarecido, ya que aparece por debajo de la superficie. Llama la atención la orientación suroeste de los pilares centrales, que varía visiblemente de la habitual orientación Sur-sureste de los recintos A a E. Nuevamente aparecen banquetas líticas adosadas cubiertas con grandes placas de piedra. A unos 80 centímetros por debajo del nivel de las coberturas de las banquetas se llegó al piso del recinto. Este consiste, como era de esperar, de terrazo bien conservado, que fue limpiado en toda su extensión.

Los pilares centrales, como todos los demás, se encuentran muy destruidos debido a su cercanía a la superficie. El fuste del Pilar pXXXVI-F solo alcanza una altura de 0,90 metros, mientras que el del Pilar PXXXVII-F mide1,10 metros. Por medio de una reconstrucción y encaje de los fragmentos se logró una altura total del fuste de 1,70 metros. Un fragmento con relieve encontrado en el derrumbe del recinto que pudo agregarse al pilar mencionado es bastante significativo. Este relieve muestra el pene, los testículos, las piernas traseras y el vientre de un animal. Después de su restauración quedó esclarecido de que se trataba de una repetición del motivo conocido para el Pilar p18D

Los pilares del Recinto F y sus representaciones.

pXXXVII-F Pilar central sur; esclavina, brazos y manos.

 pXXXVI-F Pilar central norte; esclavina, brazos, manos y un zorro.

pXXIII-F Solo se ve la cabecera del pilar; un animal depredador.

pXXIV-F Sin esclavina; hasta el momento sin relieves. 

pXXV-F Esclavina, brazos, manos, una representación antropomorfa y un perro.

pXXVI-F Esclavina, brazos y un relieve borrado por picado.

pXXXIV-F Sin esclavina; un jabalí macho (inciso) y un ave.

pXXXV-F Sin esclavina; hasta ahora sin relieves.

La forma humana de los pilares en forma de «T» en asociación con la esclavina permite indicaciones precisas en relación con el cuerpo humano en sus lados izquierdo, derecho, frontal y posterior, cara ventral y dorsal. En cada recinto circular, la esclavina suele aparecer en la cara angosta del fuste orientada hacia adentro y señala, en forma aparente, la parte del pecho o del vientre. Por ello, no queda duda de que los pilares de cada círculo miran siempre hacia el centro del recinto. Ahí se ubica la pareja central de pilares, probablemente con la mirada hacia la entrada (en caso de que se pueda dar con su ubicación). Junto con los demás, parecen estar preparados para recibir a los «visitantes». En todo caso, las banquetas mencionadas, siempre adosadas a los muros de planta circular, podrían haber fungido como lugares de asiento o de reclinación. Sin embargo, se ignora la identidad de tales visitantes. Parece que el total de los pilares dispuestos de diversos modos alrededor de la pareja central no se debería a reglas fijas. La docena de especímenes que aparece en los recintos C y D de Göbekli Tepe es llamativo pero podría ser casual, ya que los recintos A y B tienen una cantidad menor. La orientación de los recintos tampoco es completamente uniforme. Las entradas de los recintos A a  E parecen mirar hacia el Sur-sureste, pero la del Recinto F de 2007 y las de Nevali Çori se dirigen hacia el suroeste. En todo caso, parece prematuro establecer reglas aritméticas o astronómicas en el estado actual de los conocimientos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s