El Recinto C de Göbekli Tepe


El recinto C contiene varios círculos concéntricos, con un diámetro total de más de 30 metros y un gran pozo de saqueo que afectó los pilares centrales. Sus secciones superiores fueron rotas a golpes, en fragmentos de pesos de varios centenares de kilos que se hallaron en el relleno del pozo, pero esta destrucción permitió la excavación del piso del recinto sobre un área extendida a diferencia de los recintos A, B y D, ya que carecían de los pilares altos, aislados y de colocación inestable y peligrosa. Por otro lado, además de alcanzar el piso, las esperanzas más osadas se convirtieron en realidad. Se había especulado si este recinto podría haber llegado a la roca viva, ya que estaba a más profundidad que las demás estructuras de Göbekli Tepe. En efecto, se verificó que no poseía un piso terrazo como el Recinto B, sino que la misma roca servía de fondo.

Aspecto idealizado del recinto C y del recinto D en su proceso construcción.

En su construcción este piso de roca fue trabajado de modo cuidadoso para lograr una superficie plana y lisa. A modo del denominado Templo Rocoso, ubicado en la meseta occidental y que se tratará luego (que fue documentado y descrito ya en la primera temporada de 1995 y que se encontraba casi sin cobertura de sedimentos),

el Recinto C mostró, además de dicha superficie, otro elemento «arquitectónico» tallado en la roca. Ambos pilares centrales estaban erguidos sobre sendos pedestales que miden unos 30 centímetros de altura respecto del piso, pero, en vez de tener una forma ovalada como los del Templo Rocoso, son trapezoidales. Hacia el centro de la superficie del pedestal había una sección hundida en forma rectangular, a modo de caja, que servía para el anclaje del pilar. Por la destrucción mencionada, el pie del fuste del Pilar Central p37C fue arrancado de su anclaje en el pedestal y se había inclinado hacia el oeste. En su cara ventral que, de acuerdo con la orientación de los recintos A, B y D miraba hacia el sureste, se aplicó el acostumbrado relieve plano en forma de esclavina. Sobre la cara sur del fuste orientada hacia abajo y hacia el centro del recinto se reconoció un relieve, pese a la visibilidad muy reducida causada por la inclinación de su caída. Se trata de un zorro de grandes dimensiones y muy bien conservado. El pie del fuste del Pilar Central oriental p31C resistió la furia destructiva de la que fue objeto el Recinto C. Fue encontrado en su anclaje original en el pedestal rocoso, de donde se alza aún con 2 metros de altura conservada. El Pilar p31C es inmenso: tiene un espesor de 0,60 metros y un ancho de 1,80 metros; su altura original, reconstruida por los fragmentos, alcanzó más de 5 metros. En la cara ventral del pilar orientada hacia el sureste se encuentra también la esclavina que corresponde a su contraparte occidental. En la cara derecha del pie del fuste aún in situ, dirigida hacia el centro del recinto, se reconoce un relieve plano pese a las notables destrucciones. La línea del dorso, la cola y las patas traseras de un animal se conservaban intactas. Gracias a posibilidades de comparación con representaciones respectivas en otros pilares, se ha podido determinar la figura de un toro, a pesar de que la cabeza no se ha preservado. Los demás pilares se distribuyen sobre dos círculos de muros.

En el círculo interior se aprecian 11 pilares, mientras que en el segundo aparecen siete de ellos. Al contar otro pilar aún escondido en el muro del perfil se puede afirmar, con gran probabilidad, de que un total de 12 de ellos formaban el círculo interior.

Al segundo círculo se agregarán algunos pilares cuando se efectúen las excavaciones correspondientes, ya que el recinto no se ha descubierto del todo, por lo que resulta imposible calcular su número definitivo.

También queda por aclarar si existen pilares en el tercer y cuarto círculos cuyos muros correspondientes aparecen en la parte occidental del recinto. La lista de los motivos lleva a un resultado claro: las serpientes, que suelen ser frecuentes en otros recintos, no se registran en el Recinto C, y tampoco los zorros aparecen con frecuencia; en cambio, los patos y los jabalíes machos constituyen representaciones comunes.

Las representaciones y esculturas de jabalíes predominan en las imágenes del Recinto C. El pilar p12C, por ejemplo, tiene una representación muy bonita de un jabalí con dientes caninos pronunciados. Junto a esta representación se encontró una escultura de un jabalí, obviamente depositada allí durante el relleno. Junto a uno de los pilares centrales del Recinto C se encontró otra deposición de una escultura de jabalí, esta vez junto con placas de piedra. La lista continúa con muchos más ejemplos, ya que la mayoría de las esculturas de jabalí descubiertas en Göbekli Tepe son del Recinto C. La riqueza de las representaciones y esculturas de jabalíes insinúa una preocupación especial de los constructores de ese círculo de piedra con el jabalí.

 Como otros recintos también cuentan con una especie animal dominante, existe la posibilidad de que estemos tratando con animales emblemáticos o totémicos. Pero no todas las representaciones son simplemente de carácter «emblemático». Parece que de algún modo también cuentan una historia. Existen elementos narrativos en la iconografía de Göbekli Tepe. Por ejemplo, en la parte frontal del pilar p20D vemos una serpiente que se mueve hacia un uro. El cuerpo de los uros se ve de lado, la cabeza desde arriba. La posición de la cabeza, bajada para atacar, podría ser una defensa inútil para la serpiente. Las piernas de los uros se muestran extrañamente flexionadas, lo que podría indicar su derrota y su muerte cercana. Al igual que el tamaño de la serpiente, que se representa considerablemente más grande que los uros.

Otro par de animales a los que podría aplicarse ese tipo de “lectura” metafórica son los jabalíes y los depredadores gruñones. Ambos se representan con frecuencia en Göbekli Tepe, y de una manera muy estandarizada. Uno no puede dejar de notar el énfasis que las representaciones ponen en las partes peligrosas de estos animales, especialmente en sus dientes. De especial interés para comprender al menos un aspecto del significado de estas imágenes es el Pilar p27C. En su eje hay un alto relieve de un depredador que se mueve hacia abajo. Tanto el animal como el pilar están hechos de una sola pieza. Debajo del depredador, se agregó una representación mucho más pequeña de un jabalí en relieve plano. La elección de diferentes técnicas para las imágenes puede no ser una coincidencia. El pequeño jabalí parece estar acostado de lado, el depredador se mueve hacia él. Una posible interpretación sería, de nuevo, una escena de caza.

En este punto, se debe mencionar otro aspecto del Anexo C. Es el único recinto hasta ahora, donde al menos durante una fase del edificio se pudo descubrir una situación de entrada despejada (luego bloqueada por una pared). 

El supuesto camino de entrada está formado por dos muros que se bifurcan casi de forma rectangular hacia el sur y que corren casi paralelos entre sí. Las paredes están hechas de piedras notablemente enormes que están trabajadas en todos los lados. Como una barrera, una enorme losa de piedra sobresale por este pasaje. La losa no se ha conservado por completo, sin embargo, se puede decir que una vez se le dotó de una abertura central cerrada por un engaste de piedra, de la que aún se conservan dos capas. En el lado sur de la losa, mirando lejos del Recinto C y hacia el visitante, hay un relieve de un jabalí acostado de espaldas debajo de la abertura del orificio de la puerta. La piedra de ojo de buey en relieve va acompañada de otro elemento constructivo. Al principio, frente a la piedra de la portilla, se pudo reconocer la escultura plásticamente tallada de una fuerte bestia de presa con la boca bien abierta. No se puede decidir si es un león o un oso. A solo 80 cm de distancia, encontramos una contraparte similar cuya cabeza probablemente esculpida, sin embargo, había sido cortada y se había perdido. Cuando prosiguió la excavación, se hizo evidente que la segunda columna oriental, junto con la contraparte occidental, pertenecían a un objeto gigantesco y monolítico en forma de U. 

Piedra en U en la entrada del Recinto C.

Evidentemente, junto con la losa de ojo de buey, marcaba la entrada del Recinto C. No se puede decidir si es un león o un oso. A solo 80 cm de distancia, encontramos una contraparte similar cuya cabeza probablemente esculpida, sin embargo, había sido cortada y se había perdido. Cuando prosiguió la excavación, se hizo evidente que la segunda columna oriental, junto con la contraparte occidental, pertenecían a un objeto gigantesco y monolítico en forma de U. Evidentemente, junto con la losa de ojo de buey, marcaba la entrada del Recinto C. No se puede decidir si es un león o un oso. A solo 80 cm de distancia, encontramos una contraparte similar cuya cabeza probablemente esculpida, sin embargo, había sido cortada y se había perdido. Cuando prosiguió la excavación, se hizo evidente que la segunda columna oriental, junto con la contraparte occidental, pertenecían a un objeto gigantesco y monolítico en forma de U. Evidentemente, junto con la losa de ojo de buey, marcaba la entrada del Recinto C.

Entonces, el escenario del Pilar p27C se repite de alguna manera en la misma entrada del círculo de piedra. No solo se muestra un jabalí en relieve plano y depredadores tridimensionales, esta vez el jabalí también se acuesta boca arriba. Pero, ¿cuál podría ser el significado de esto? O, dicho de manera más directa, ¿por qué retrataría a un animal presuntamente importante para la identidad de su grupo en una condición desafortunada? Alguna explicación podría provenir de los depredadores aquí. A menudo también se representan en condiciones desfavorables con sus costillas claramente sobresaliendo, como también en el Pilar p27C. Se conocen imágenes de ese tipo de otros contextos y sitios en el Neolítico del Cercano Oriente y más allá. Podrían reflejar un simbolismo dual de la vida y la muerte, la interacción y correlación de ambos principios. Esto encajaría con el carácter general de los recintos. Sus vidas útiles incluían el entierro, al igual que los hallazgos de fragmentos de cráneo con marcas de corte dentro del relleno. La muerte y el renacimiento simbólicos son características importantes de los ritos de iniciación, como por ejemplo las ceremonias de iniciación. Las imágenes podrían así abrir un camino hacia una comprensión más profunda de las funciones de los recintos de Göbekli Tepe. Abundante fuente de alimento para el pensamiento futuro.

Plano del recinto C con situación de entrada, escalera que posiblemente conduzca a “dromos”

  • p37C Pilar central occidental; esclavina y un zorro.
  • p35C Pilar central oriental; esclavina y un toro. Pilares en el círculo interior
  • p13C Solo se reconoce la cabecera del pilar; hasta el momento no han aparecido relieves.
  • p24C Sin esclavina; un zorro (inciso).
  • p26C Sin esclavina; un jabalí macho.
  • p27C Esclavina, un jabalí macho, una liebre y un animal depredador (en altorrelieve).
  • p28C Esclavina, un jabalí macho y dos símbolos abstractos.
  • p29C Esclavina, relieve removido por picadas, probablemente un jabalí macho.
  • p36C Sin esclavina; hasta ahora sin relieves.
  • p39C Solo se observa la cabecera del pilar; hasta el momento no aparecen relieves.
  • p40C Solo se ve la cabecera del pilar; hasta ahora sin relieves.
  • p46C Sin esclavina; hasta el momento no se observan relieves.
  • p47C Sin esclavina; hasta ahora no presenta relieves. Un duodécimo pilar se encuentra, probablemente, en el perfil del segundo círculo.
  • p11C Esclavina y un animal depredador.
  • p12C Esclavina, cinco patos, una estructura reticular, un jabalí macho y un zorro.
  • p23C Esclavina, tres patos y un jabalí macho.
  • p25C Sin esclavina; un jabalí macho.
  • p40C Solo se ve la cabecera del pilar; hasta ahora no han aparecido relieves.
  • p44C Esclavina; hasta el momento no presenta relieves adicionales.
  • p45C Solo se ve la cabecera del pilar; hasta ahora no hay relieves visibles.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s