Tipos de pensamiento.


El pensamiento es la actividad y creación de la mente; todo aquello que es traído a existencia mediante la actividad del intelecto. Define todos los productos que la mente puede generar incluyendo las actividades racionales del intelecto o las abstracciones de la imaginación; todo aquello que sea de naturaleza mental es considerado pensamiento, bien sean estos abstractos, racionales, creativos, artísticos

Cada individuo posee una serie de capacidades cognitivas innatas “dominantes”. No existe un tipo único de pensamiento. Cada ser humano desarrolla  distintos tipos de pensamiento  en diferentes grados.

Un pensamiento puede ser de origen:

Empírico: Todo aquel que nace de la observación y la experimentación. Es decir, no parte de las suposiciones ni de las deducciones lógicas, sino de la propia experiencia.

Científico: Se basa en el análisis de los fenómenos naturales y sociales del mundo real desde el punto de vista del método científico, mediante la observación y la experimentación para la resolución de problemas

Lógico: Es generado para entender todo aquello que nos rodea y las relaciones o diferencias que existen entre las acciones, los objetos o los hechos observables a través del análisis, la comparación, la abstracción y la imaginación.

No existe una única forma desarrollo racional sino que son múltiples, las formas particulares de operar del pensamiento. Las características personales y cognitivas del individuo son las que determinan la preferencia por uno u otro tipo de pensamiento. Cada tipo de  actividad cognitiva puede beneficiarse de un tipo pensamiento.  Resulta pues importante conocer y aprender a desarrollar los diferentes tipos de pensamiento. Este hecho permite explotar al máximo las capacidades cognitivas de la persona y desarrollar habilidades diferentes para abordar problemas distintos.

A continuación rascaremos la superficie con la intención de conciliar las muchas voces de nuestra mente:

Tipos de pensamientos humanos en psicología

Por Marcel Gratacós

Pensamiento deductivo

El razonamiento deductivo constituye ese tipo de pensamiento que permite inferir una conclusión a partir de una serie de premisas. Es decir, es un proceso mental que parte de “lo general” para alcanzar “lo particular”.

Este tipo de pensamiento se enfoca en la razón y el origen de las cosas. Requiere un análisis detallado de los aspectos sobre el problema para poder ir induciendo conclusiones y posibles soluciones.

Resulta un proceso de razonamiento muy utilizado en el día a día. Las personas analizan elementos y situaciones diarias para obtener conclusiones.

Aparte de su funcionalidad cotidiana, el pensamiento deductivo resulta vital para la elaboración de procesos científicos. Este se basa principalmente en el razonamiento deductivo: analiza los factores relacionados para elaborar hipótesis a contrastar.

Ejemplo: Alguien llega a casa y ve que su pareja no está, puede inducir que ha ido a algún lugar.

En ese momento, la persona puede ir a mirar si están las llaves o el abrigo de su pareja en los lugares donde suele guardarlos. Si connota que esos elementos no están, tendrá más evidencias para pensar que se ha ido, sacando esa conclusión a través de un pensamiento deductivo.

Una persona quiere arrancar su coche/auto pero este no responde. Piensa que el problema puede ser de la batería. Al mirar el contador de luces, observa que se las ha dejado puesta toda la noche, agotando toda la batería. Así pues, estaba en lo cierto en su pensamiento.

Pensamiento crítico

El pensamiento crítico es un proceso mental que se basa en analizar, entender y evaluar la manera en que se organizan los conocimientos que pretenden representar las cosas.

Se cataloga como un pensamiento altamente práctico, a través del cual se usa el conocimiento para llegar, de forma efectiva, a la conclusión más razonable y justificada.

El pensamiento crítico pues, evalúa analíticamente las ideas para llevarlas a conclusiones concretas. Estas conclusiones están basadas en la moral, lo valores y los principios personales del individuo.

Así pues, a través de este tipo de pensamiento se une la capacidad cognitiva con los rasgos de personalidad del individuo. Por lo que define no solo una forma de pensar sino también una forma de ser.

La adopción del pensamiento crítico tiene efectos directos en la funcionalidad de la persona, ya que le vuelve más intuitiva y analítica, permitiéndole adoptar buenas y sabias decisiones basadas en realidades específicas.

Ejemplo: Un individuo lee una noticia en la red sobre un presunto caso de corrupción de un conocido político con el que simpatiza. Aunque la noticia le resulta molesta, decide buscar información en otros medios más veraces, descubriendo que era un bulo.

Pensamiento inductivo

El razonamiento inductivo define una forma de pensar opuesta al pensamiento deductivo. Así pues, esta forma de razonar se caracteriza por buscar explicaciones sobre lo general.

Parte de lo específico para obtener conclusiones a gran escala. Busca situaciones lejanas para convertirlas en similares y, de esta manera, generaliza las situaciones pero sin llegar a una comprobación.

El propósito del razonamiento inductivo consiste pues en el estudio de las pruebas que permiten medir la probabilidad de los argumentos, así como de las reglas para construir argumentos inductivos fuertes.

Ejemplo: Una viuda negra me picó y me produjo una hinchazón durante varios días. Entiendo que como la viuda negra es una araña, todas las de su especie me producirán una hinchazón si me pica.

Pensamiento analítico

El pensamiento analítico consiste en analizar, desglosar, separar la información. Se caracteriza por ser ordenado, es decir, presenta una secuencia racional a seguir: va de lo general a lo particular.

De este modo, la resolución de problemas basada en el pensamiento analítico parte de lo general y va desmenuzando las particularidades de la problemática para entenderla de forma exhaustiva.

Está siempre enfocado en encontrar respuesta, por lo que consta de un tipo de razonamiento altamente resolutivo.

Ejemplo: Un niño siempre llega tarde al colegio y el profesor analiza las causas, empezando desde la más evidente como que se levanta tarde o pierde al bus, a las menos probables como que quiere llamar la atención o no se acuerde del camino a la escuela. Finalmente se le pregunta y resulta que se distrae de camino a la escuela con otros niños.

Pensamiento investigativo

El pensamiento investigativo se centra en la investigación de las cosas. Lo hace de una manera minuciosa, interesada y persistente.

En este sentido, este tipo de razonamiento incorpora tanto actitudes como procesos cognitivos. El pensamiento investigativo requiere una forma de pensar en la que se elaboren de forma constante cuestiones y preguntas a resolver.

Consta de una mezcla entre creatividad y análisis. Es decir, parte de la evaluación e investigación de los elementos. Pero su objetivo no termina en la propia exanimación, sino que requiere la formulación de nuevas preguntas e hipótesis a raíz los aspectos investigados.

Tal y como su propio nombre indica, este tipo de pensamiento resulta básico para la investigación y el desarrollo y la evolución de la especie.

Ejemplo: Un detective busca encontrar una solución a los asesinatos ocurridos en una zona concreta de la ciudad. Al no haber apenas pruebas, se formula hipótesis que lo lleven a la resolución del caso como vínculos comunes de los asesinados, horas en las que se cometieron el crimen o arma que se utilizó en cada caso.

Pensamiento sistemático

El pensamiento sistemático o sistémico es ese tipo de razonamiento que se da en un sistema formado por distintos subsistemas o factores interrelacionados.

Consta de un tipo de pensamiento altamente estructurado que tiene como objetivo comprender una visión más completa y menos simple de las cosas.

Trata de comprender el funcionamiento de las cosas y resolver los problemas que originan sus propiedades. Implica la elaboración de un pensamiento complejo que se ha aplicado, hasta hoy en día, a tres vías principales: la física, la antropología y la sociopolítica.

Ejemplo: Una empresa decide dar formación sobre una herramienta a sus trabajadores en lugar de recurrir a una subcontrata. Se trata de un pensamiento sistemático para disminuir los costes a largo plazo.

Pensamiento creativo

El pensamiento creativo implica procesos cognitivos que presentan la facultad de crear. Este hecho motiva la elaboración de elementos novedosos o distintos al resto mediante el pensamiento.

Así pues, el pensamiento creativo puede definirse como la adquisición de conocimiento caracterizado por la originalidad, la flexibilidad, la plasticidad y la fluidez.

Resulta una de las estrategias cognitivas más valiosas en la actualidad, ya que permite la formulación, la construcción y la resolución de problemas de una forma nueva.

Desarrollar este tipo de pensamiento no resulta fácil, por lo que existen ciertas técnicas que permiten su consecución. Las más importantes son el análisis morfológico, las analogías, las ideas animadas, la inspiración por colores, la empatía, el método 635 y la técnica Scamper.

Ejemplo: Los pensamientos creativos se utilizan para averiguar acertijos en los que la información es muy pobre. Por ejemplo: Un hombre vive en el octavo piso, pero cuando toma el ascensor siempre pulsa el botón que lo lleva a la sexta planta y el resto lo sube a pie. ¿Por qué lo hace? Solo con la imaginación se puede dar con la solución.

Pensamiento de síntesis

El pensamiento de síntesis se caracteriza por el análisis de los distintos elementos que constituyen las cosas. Su objetivo principal consiste en reducir las ideas referente a un tema determinado.

Consta de un tipo de razonamiento vital para el aprendizaje y el estudio personal. El pensamiento de síntesis permite un mayor recuerdo de los elementos, ya que a estos se les somete a un proceso de resumen.

Consta de un proceso personal, en el que cada individuo forma un todo significativo a partir de las partes que presenta el tema. De este modo, la persona es capaz de recordar múltiples particularidades de un concepto, al englobarlas en un término más general y representativo.

Ejemplo: Cuando se elabora la sinopsis de un libro se está sintetizando los acontecimientos más importantes de la redacción.

Pensamiento interrogativo

El pensamiento interrogativo está basado en las preguntas y los cuestionamientos de aspectos importantes. Utiliza la interrogación para ir desglosando poco a poco las características específicas del tema a tratar.

De este modo, el pensamiento interrogativo define una forma de pensar que aparece a partir del uso de preguntas. En este razonamiento nunca falta un por qué, ya que es este elemento el que permite el desarrollo del propio pensamiento y la adquisición de la información.

A través de las cuestiones planteadas se van obteniendo datos que persiguen la elaboración de una conclusión final. Este tipo de pensamiento se utiliza principalmente para tratar temas en los que el elemento más importante radica en la información que se puede obtener a través de terceras personas.

Ejemplo: Cuando un empleado quiere pedir un ascenso podría razonar preguntándose acerca de cómo reaccionará su jefe, cómo repercutirá en su sueldo, con quién tendrá que trabajar, qué nuevas responsabilidades tendrá o cómo afectará a su vida familiar.

Pensamiento divergente

El pensamiento divergente, también conocido como pensamiento lateral, es un tipo de razonamiento que discute, duda, y busca alternativas de forma constate.

Es un proceso de pensamiento que permite generar ideas creativas a través de la exploración de múltiples soluciones. Constituye la antítesis del pensamiento lógico y tiende a aparecer de forma espontánea y fluida.

Tal y como su nombre indica, su objetivo principal se basa en divergir de las soluciones o elementos previamente establecidos. De este modo, configura un tipo de pensamiento estrechamente relacionado con el creativo.

Consta de un tipo de pensamiento que no aparece con naturalidad en las personas. Los seres humanos tienden a asociar y relacionar los elementos parecidos entre sí. En cambio, el pensamiento divergente trata de encontrar soluciones diferentes a las que se realizan con normalidad.

Ejemplo: Dos chicos llevan a su colegio una pelota para jugar en el recreo. La pelota es exactamente la misma, por lo que podría dar lugar confusión e intercambiárselas sin querer. ¿Cuál es la solución? Dibujar con un rotulador el nombre del niño en su pelota correspondiente.

Pensamiento convergente

Por su lado, el pensamiento convergente resulta un tipo de razonamiento opuesto al pensamiento divergente.

De hecho, mientras que se postula que el pensamiento divergente se rige por procesos neuronales del hemisferio derecho del cerebro, el pensamiento convergente estaría gobernado por los procesos del hemisferio izquierdo.

Se caracteriza por funcionar a través de asociaciones y relaciones entre elementos. No posee la capacidad de imaginar, buscar o indagar pensamientos alternativos, y suele conducir al establecimiento de una sola idea.

Ejemplo: Se hunde tu crucero y llegas a una isla desierta junto a otros dos náufragos, un niño de ocho años y una anciana con graves secuelas. En la isla hay un bote que te puede llevar a otra isla habitada, ¿quién debería tomar el bote?

Pensamiento synvergente

Este tipo de razonamiento, de reciente aparición y acuñado por Michael Gelb, hace referencia a la combinación entre el pensamiento divergente y el pensamiento convergente.

Así pues, es una forma de pensar que incluye los aspectos detallistas y evaluadores del pensamiento convergente, y los relaciona con los procesos alternativos y novedosos referentes al pensamiento divergente.

El desarrollo de este razonamiento permite asociar la creatividad con el análisis, postulándose como un pensamiento con una elevada capacidad para la consecución de soluciones eficaces en múltiples ámbitos.
Ejemplo: No lo hay en la práctica es demasiado rebuscado. (El recombinador)

Pensamiento conceptual

El pensamiento conceptual implica el desarrollo de la reflexión y la autoevaluación de los problemas. Se encuentra estrechamente relacionado con el pensamiento creativo y su objetivo principal consiste en encontrar soluciones concretas.

No obstante, a diferencia del pensamiento divergente, este tipo de razonamiento se centra en la revisión de las asociaciones previamente existentes.

El pensamiento conceptual implica la abstracción y la reflexión, y resulta muy importante en distintos ámbitos tanto científicos, como académicos, cotidianos y profesionales.

Así mismo, se caracteriza por el desarrollo de cuatro operaciones intelectuales principales:

Supraordinación: consiste en relacionar conceptos específicos con los conceptos más amplios en los que se encuentran incluido.

Infraordinación: consiste en relacionar conceptos específicos incluidos dentro de conceptos más amplios y generalizados.

Isoordinación: trata de una relación particular de dos conceptos y tiene como objetivo definir las características peculiares de los conceptos, a través de la relación con otros.

Exclusión: consiste en detectar elementos que se caracterizan por ser diferentes o no iguales a los otros elementos.

Ejemplo: En psicología el razonamiento conceptual se utiliza como medida para medir la capacidad mental y averiguar el cociente intelectual (CI) de un individuo.

Pensamiento metafórico

El pensamiento metafórico se basa en el establecimiento de nuevas conexiones. Es un tipo de razonamiento altamente creativo, pero no se centra en crear u obtener elementos nuevos, sino relaciones nuevas entre elementos existentes.

Con este tipo de pensamiento se consigue crear historias, desarrollar la imaginación y generar, a través de estos elementos, nuevas conexiones entre aspectos bien diferenciados pero que comparten algunos aspectos.

Ejemplo: Un niño puede establecer una conexión metafórica entre la cárcel y su hogar debido a que ha sido castigado durante un mes por sus padres sin poder salir.

Pensamiento tradicional

El pensamiento tradicional se caracteriza por la utilización de procesos lógicos. Se enfoca en la solución y se centra en la búsqueda de situaciones reales parecidas para encontrar elementos que puedan resultar útiles para su resolución.

Suele desarrollarse mediante esquemas rígidos y pre-elaborados. Constituye una de las bases del pensamiento vertical, en el que la lógica adquiere un rol unidireccional y desarrolla un camino lineal y consistente.

Trata de uno de los tipos de pensamiento más utilizados en el día a día. Resulta inadecuado para obtener elementos creativos u originales, pero resulta muy útil para resolver situaciones cotidianas y relativamente sencillas.

Ejemplo: Se utiliza en procesos cotidianos como hacer un reparto. Si se quiere dividir una tarta entre cuatro personas, el individuo deberá pensar dividirla en cuatro, ocho o doce pedazos según el tamaño.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s