Geoglifos Nazca.


Hace mucho tiempo, sobre esta pampa, descendieron unos seres que podían volar…”Eran los Viracochas, los dioses llegados del Este, unos hombres buenos que trajeron la paz, la concordia y el progreso. Fueron esos dioses quienes dibujaron las primeras líneas y figuras. ”Después, nosotros, los hijos de los Viracochas, seguimos su ejemplo y aprendimos a dibujar en la arena. ”Ellos lo verán algún día y regresarán…”A continuación ampliamos estas leyendas e intentamos decodificar las verdades que se esconden en ellas: No se sabe a ciencia cierta cuando surgió exactamente la cultura Nazca, la mayoría de los historiadores coinciden en ubicarla temporalmente hacia el año 100 de nuestra Era. Pero según las leyendas, esta cultura desciende de otra mucho más antigua y milenaria: los tiahuanacos, la cual se remontaría a tiempos inmemoriales, hacia el 11.000 a.C. -sino es que más- aproximadamente. Un pueblo que recibe en determinado momento la visita de un “dios” que emerge del Lago Titicaca* (Bolivia). Sumergidos en la ignorancia, ellos reciben las enseñanzas del “dios”, al cual llaman: Viracocha (Señor en quechua).Hacemos un paréntesis aquí para hacer notar el increíble paralelismo con otros mitos, como son el Oannes de los sumerios, o el Quetzalcoatl de los aztecas. Todos “dioses instructores”. Prosigamos con la leyenda: Viracocha no aparece solo, sino que trae consigo a su hermana, Mamacocha. Instruye a los tiahuanacos en agricultura, astronomía, y otras ciencias. Les inculca un ritual que tenía que ver con el Sol, algo fundamental para iniciarlos en la agricultura. Una vez que enseña al pueblo tiahuanaco muchos de sus conocimientos, Viracocha regresa al lugar de donde salió. Y se despide de ellos prometiendo volver. Las características con que se describen a este “dios” son: blanco, alto, barbado, brillante, etc…Luego de un tiempo, los tiahuanacos reciben una inmigración desde el Océano Pacífico de unos seres que venían en unas naves con las que podían surcar la tierra y volar. Cuando estos seres arriban, se dan cuenta de que eran gigantes (¡¿Atlantes?!). Seres de gran estatura de cerca de los 4 metros, salvajes y despiadados. Éstos se alimentaban de monstruos marinos.En determinado momento, los gigantes comienzan a acechar y comerse al pueblo de tiahuanaco. Los indígenas, perseguidos y asustados, hacen una invocación a su “dios” Viracocha. La respuesta que obtienen de él es escapar hacia el Norte. Después de constantes súplicas de los tiahuanacos a su “dios”, ante ellos aparece un ser que viene en una nave gigante, un ser con similares características que Viracocha. Éste hace caer una lluvia de fuego sobre los gigantes y los derrota en singular batalla. El “dios” les enseña a construir unas naves para que los tiahuanacos pudieran desplazarse sobre la faz de la tierra. Llenos de la sabiduría de los “dioses”, y ya con una civilización avanzada, este pueblo no tarda en caer en la vanidad y maldad. Viracocha, entonces, decide castigarles produciendo una gran inundación desde el Lago Titicaca. Ciertos jefes e individuos son elegidos para sobrevivir a la catástrofe y enviados a ocultarse en cuevas, donde adquieren conocimientos de las civilizaciones intraterrenas. Al bajar las aguas, los elegidos vuelven a la tierra, los ancestros de aquellos que formarían el gran Imperio Inca en el futuro y darían origen a todas las demás culturas, entre ellas, los nazcas. Las Líneas de Nazca serían entonces un lugar construido por las tres culturas: de las alturas, los llanos y las profundidades de la tierra un lugar de comunión que representa las distintas comunidades. Un sitio donde las tres culturas se encontraban…

Los arqueólogos peruanos han descubierto, a través de investigaciones hechas con drones, nuevos trazos en Nazca. Que han estado ocultos durante más de 1000 años.
«La mayoría de las nuevas figuras es de guerreros».

Hasta el momento, las líneas eran estudiadas con satélites, a cientos de kilómetros de altura. La ventaja de los drones es de que vuelan mucho más cerca (a 200 metros o menos), por lo que tienen una visión mucho más certera. Pueden ver, incluso, líneas de menos de 2 centímetros de ancho. A diferencia de las líneas conocidas hasta ahora, las nuevas no eran tan visibles pues, con el paso del tiempo, se fueron desgastando hasta convertirse en débiles marcas en el suelo. Para la visión humana, detectar las líneas habría sido imposible. Pero, como el estudio se realizó con drones de una calidad increíblemente alta, dichos trazos nuevos fueron identificados utilizando técnicas basadas en el escaneo tridimensional del terreno.

La historia de las líneas es interesante: las primeras de ellas eran colocadas en las laderas, así las personas podían verlas desde su perspectiva, como las líneas nuevas. Más tarde, sin embargo, la civilización comenzó a hacerlas en el suelo, visibles solo desde el aire. Este es uno de los curiosos misterios que rodean a las figuras.
Por otro lado, lo más interesante sobre las líneas nuevas es que tal vez no fueron hechas por nativos de Nazca como las anteriores. Estos trazos ahora descubiertos, en realidad, datan de cientos de años antes de las líneas que ya eran conocidas. La teoría más fuerte habla de la cultura Paracas, anterior a los Nazca. Los Paracas se situaron en la zona entre los 800 y los 100 años antes de la Era Común.


«Esto significa que es una tradición de más de 1.000 años que precede a los famosos geoglifos de la cultura Nazca», señaló el arqueólogo del Ministerio de Cultura de Perú, Johny Isla. «Esto abre la puerta a nuevas hipótesis sobre su función y su significado»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s