Los otros.


Cuentan las hogueras que hubo un tiempo en que los distintos hombres crearon una relación simbiótica entre clanes Tenían dispuestos espacios y territorios comunes donde se producían intercambios de objetos y recursos.
Los cabezas negras eran una raza de grandes chamanes
Sabían cómo aliviar un dolor de espalda o una tortícolis algo que puede parecer trivial pero siempre disminuye los recelos frente a desconocidos.
Los Thapón . Viajaban en grupos de 8 a 12 personas. De baja estatura y cuerpo robusto eran los más comunes y sociables seguían manadas de animales. Buscaban recursos y eran carroñeros Solían intercambiar grandes huesos rellenos de tuétano por harinas de cereal agujas cuero y objetos de manufacturas elaboradas
Los rufus eran de piel muy oscura y altos. Sus cuerpos estilizados y agiles les permitía perseguir o escapar de otros animales. Viajaban en grupos muy reducidos creaban poblados de 30 40 personas que abandonaban sin problema en función de los recursos y el clima.
Los tanos eran pocos pero fácilmente identificables No sentían interés por otros grupos eran muy corpulentos y territoriales demostraban una inteligencia considerable. Eran parcos en palabras pero las representaciones pictóricas, la danza y la música eran actividades comunes para ellos. Otros hombres eran como la serpiente o la hiena simplemente eran mejor evitarlos y mantener las distancias

El aprovechamiento de los recursos y una buena alimentación permitieron el entendimiento y la colaboración de seres humanos que no solo eran distintos en sus rasgos físicos sino también en la esencia posiblemente opuesta de entender su existencia y su interrelación con el mundo. Generación tras generación las diferencias entre propios y extraños dejaron de ser un distintivo discriminatorio negativo, para ser un referente de las habilidades intrínsecas de un individuo.La colaboración entre distintas especies fue el inicio de una pequeña o gran civilización. puede que en la actualidad desde el punto de vista cultural de nuestra especie no podamos concebir que conceptos y normas regían en una sociedad 200. 000 años atrás Pero el hombre es un libro en blanco cuando nace y si partimos de esa certeza podemos aceptar la posibilidad de cientos de miles de formas de comportarnos sin renunciar a aquello que nos caracteriza como humanos. Si cometemos el error de pensar que el homo sapiens tenía capacidades cognitivas superiores tipo aprendizaje, memoria, comunicación estamos cerrando las puertas a un modo de pensamiento que quizás no estaba concebido para competir y ganar sino para favorecer el bienestar del grupo empezando por su miembros más débiles. Quizás disponer de miembros del clan a los que seamos incapaces convencer de que si nos dan un plátano cuando mueran tendrán un número ilimitado de frutas, nos amplié la perspectiva sobre los parámetros que solemos utilizar para determinar grados de imbecilidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s