SIERRA DE HIERÁPOLIS.


Marco Aurelio Amiano, ciudadano de Hierápolis, tan hábil como Dédalo en la elaboración de una máquina movida por una rueda. Ahora descansa aquí para siempre en este sarcófago.

Esta pieza, que había pasado desapercibida durante 1.700 años, llamó la atención de los investigadores en 2005 debido a la representación tallada en relieve de lo que parecía ser una especie de maquinaria o artilugio mecánico. El estudio de esta pieza lo llevó a cabo el Profesor Klaus Grewe, que dedujo que los relieves esculpidos en el frontal de la tapa del sarcófago representaban una sierra mecánica para cortar bloques de piedra en mitad del proceso de serrado.

En los extremos distales de cada una de las bielas estarían acoplados los bastidores los cuales llevarían instaladas sendas hojas de corte que serían las que, por fricción, realizarían el serrado de los bloques. Según la representación gráfica del ingenio mecánico que aparece labrado en la tapa del sarcófago, esta máquina sería capaz de realizar el serrado simultáneo de dos bloques.

Un canal dejaba caer el agua por acción de la gravedad hasta una rueda motriz a una altura aproximada de la mitad de su diámetro. El golpeo constante del agua en las palas de la rueda generaría en ésta un movimiento circular continuo alrededor de su punto central. 

Esta rueda motriz estaría conectada a un eje, el cual, a su vez, transmitiría el movimiento giratorio a otra pieza que, actuando como un piñón dentado, volvería a transmitir el movimiento rotatorio a una tercera y última rueda con forma de tambor. Esta última rueda funcionaría como un cigüeñal y pondría en movimiento dos bielas. 

Las bielas estarían conectadas al cigüeñal en sus dos extremos y en un punto excéntrico respecto al eje central para conseguir así transformar el movimiento giratorio vertical en otro de vaivén horizontal, necesario para llevar a cabo el corte efectivo de los bloques. 

El artista que realizó la representación gráfica del relieve puso el énfasis en mostrar a la máquina en pleno funcionamiento ya que los bloques están representados en mitad del proceso de serrado. 

Los bastidores de corte, por su parte, solamente están esbozados de forma esquemática, pudiendo tan sólo deducirse que la hoja se colocaba tensionada mediante un armazón externo.
Otros detalles, como los apoyos del eje central motriz o los sistemas para evitar el ladeo, la torsión o la inclinación durante el proceso de serrado, han sido suprimidos, posiblemente para evitar una acumulación de detalles que haría más confusa la lectura correcta del relieve. 

En la reconstrucción hipotética que aquí se propone se ha optado por intuir la participación de operarios en el proceso de guiado de los bastidores de corte así como la inclusión de contrapesos que aumentasen la presión sobre los bastidores y, por consiguiente, sobre la hoja de corte y permitir la profundización de ésta en el interior del bloque. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s