¿Qué es el zoroastrismo?


El zoroastrismo es una religión monoteísta que se basa en la filosofía y en las enseñanzas del profeta iraní Zarathustra o también llamado Zoroastro, en la que prima la divinidad de Ahura Mazda, el cual es considerado como el creador de todo. Se aproxima su origen entre los siglos X y VII, especialmente ubicada en Asia Central, reconocida también por ser una de las religiones vivas con mayor antigüedad. 

Otro nombre bajo el cual es conocida la religión es como Mazdeísmo, nombre que proviene directamente de la deidad Ahura Mazda, ser adorado entre los seguidores de esta religión. Particularmente el zoroastrismo o mazdeísmo es reconocido por su principio fundamental basado en la creencia de la existencia del bien y del mal, precepto sobre el que reposa toda la religión. 

Origen del zoroastrismo o mazdeísmo 

Hacia el siglo VI antes de Cristo aparece Zaratustra, también conocido como Zoroastro, figura que nace en las tierras de irán e inicia con la prédica de una religión dualista y nueva en la que se encuentran una serie de elementos morales que serán de gran influencia y poder sobre las religiones que van a surgir dentro del mundo occidental. 

En sus inicios, la religión del zoroastrismo, partiendo su nombre del fundador, se presenta como una de las religiones que eran practicadas por las diversas tribus que se instalaron en Turquestán hacia el milenio I y II antes de Cristo. Se sabe que estas tribus de lengua iraní tenían una fuerte relación con los indoarios, quienes aportaron los sánscrito, además de la aportación también de las lenguas derivadas en la India del Norte, constituidos como la familia indo-aria. 

Es así que el zoroastrismo alcanza su desarrollo principal en Irán, en el oriente, de forma que empieza a imponerse dentro de las religiones occidentales, esto se debió especialmente con la dinastía aqueménida que alcanza el poder. En este momento el zoroastrismo empieza a convertirse en una religión que se asienta dentro de un gran y expandido imperio que empieza a fortalecerse como resultado de la respuesta ante las necesidades de una fe para el imperio. 

Más tarde, llega el fin de la era aqueménida, la cual llega debido a la victoria de Alejandro Magno, que es conocido dentro de la tradición del  zoroastrismo como “el Maldito”. Alejandro Magno sería el responsable de crear un contacto cercano del pensamiento y la cultura helenística con Irán. No obstante, esta sería una cercanía meramente superficial, dada la profundidad de la cultura irania. De esta manera surge la siguiente dinastía, llamada la dinastía sasánida, la cual vive en el siglo VII. 

La nueva dinastía, la dinastía sasánida se hacía llamar a sí misma como la dinastía defensora del zoroastrismo ortodoxo, por lo que intenta empezar a eliminar cualquier rastro de influencia o relación griega de la fe del territorio en el que se encuentra. No obstante, una nueva etapa de dificultad se asoma para el zoroastrismo, dado que los sasánidas son derrotados por una serie de ejércitos musulmanes. 

Durante esta época, esencialmente, el zoroastrismo sufre una época difícil, pues se empieza a evidenciar una seria reducción de sus comunidades, las cuales no pueden mantener una formación sacerdotal basada en intereses propios, por lo que fue acusado por el saber del zoroastrismo. Ante las constantes amenazas, los sacerdotes deciden empezar a escribir las tradiciones y los aspectos que más pudieron dentro del siglo IX y el siglo X. Y es precisamente durante este último siglo en el que se traslada un grupo de zoroastrianos, pasando del noreste de Irán y dirigiéndose hacia la India, lugar en el que eran llamados “persas”, nombre de parsis. Con su llegada y bajo el gobierno británico, los parsis o persas, empiezan a desarrollarse socialmente como una comunidad próspera, además de mantener el contacto y las relaciones con la cultura de occidente, hecho que más tarde va a influenciar de gran manera otras religiones como el cristianismo y el judaísmo. 

Una de las mejores etapas que va a vivir esta religión va a ser durante la dinastía Pahlevi, donde su posición social experimenta uno de sus mejores momentos. No obstante, nada de esto ha logrado reducir las emigraciones y los matrimonios mixtos que han realizado los zoroastrianos, disminuyendo de manera importante el número de miembros que hacen parte de la comunidad, aunque los zoroastrianos iraníes han crecido a partir de la revolución islámica, tanto que han logrado tener representantes dentro del parlamento de Irán. 

Fundador del zoroastrismo: Zarathustra 

Conocido como Zarathustra o Zoroastro, es el fundador de la religión, un profeta de origen iraní, no obstante, son muy pocos los datos y la información que se tiene sobre su origen, dado que lo que se conoce está lleno de un profundo misterio que origina las discrepancias en diferentes aspectos, sobre todo en cuanto a su lugar de nacimiento. Es tal el misterio que rodea la historia del fundador del zoroastrismo, que se ha dicho que Zarathustra es un título que se otorgó a una serie de cuatro maestros, por lo que se pierde un poco la idea de que haya sido un único hombre, dado que se define dentro de estos maestros, especialmente dirigido hacia el último de ellos. 

De la información que se tiene y la más aceptada, se dice que Zarathustra nace en Rhages, en Irán, aunque otras fuentes mencionan que su lugar de nacimiento originalmente fue en Kazajistán o Afganistán. Se dice que llegó al rey Guhtasp, el cual gobernaba una tribu en Afganistán, y llega para convencerlo de sus creencias, así como también intenta persuadir a la comunidad. Tal fue el impacto de las nuevas enseñanzas de Zoroastro que más tarde, logra convertirse en una religión oficial, creciendo a tal manera de hacer parte como una de las religiones monoteístas más importantes del mundo. 

Según los textos que se han encontrado, la educación de Zarathustra estaría basada en la veneración de los tres ahuras, liderados principalmente por Mazda y sus otros dos ahuras. Se dice que el fundador desarrolló por sí mismo la adoración hacia Mazda como el mayor de las divinidades, por lo que para Zarathustra, Mazda es Dios, es el ser divino, también representado en el sentido único de la inmortalidad. Este dios es interpretado por el profeta como la fuerza activa, la cual puede compartir la facultad de ser inmanente, aspecto que depende de la voluntad de Él, proceso que se realiza a través de la fuerza Spenta Mainyu, que hace referencia a la fuerza del Espíritu o Santo. Es así que Mazda es el resultado de un ser que es el Creador del universo y que cuenta con una serie de poderes hipóstasis divinas. 

No obstante, Zarathustra no sólo afirma la existencia de Mazda como el espíritu original, sino que también menciona su posición en dos Gathas, expresadas por analogía y por lógica, una fuerza negativa y destructora, la existencia de otro espíritu original que se opone a lo divino, denominado Spenta. De hecho, este aspecto se demuestra en uno de los textos, donde el profeta anuncia que ha visto uno de ese tipo de espíritus. Según la tradición del zoroastrismo, se identifican estos dos espíritus como Ahura Mazda y Angra Maingu, señalados con los nombres Ohrmaz y Ahoriman. No obstante, estos términos serán modificados posteriormente por Zarathustra, quien acostumbraba cambiar la terminología. 

Las enseñanzas que presenta Zarathustra se caracterizan principalmente por su facultad de ser procedentes de un profeta innovador, con nuevos elementos que van a empezar a desarrollar la religión antigua iraní. La doctrina de esta religión se basa en aspectos relacionados con las cuestiones relativas que están dentro de la naturaleza moral y la naturaleza espiritual del ser humano, por lo que surge la necesidad de intentar explicar la condición humana, así como su relación con el bien y con el mal, uno de los temas centrales del zoroastrismo. Es importante entender la religión, propuesta inicialmente con su fundador, como una religión que desea ir más allá del concepto del bien y del mal, de manera que desea alcanzar directamente las revelaciones bíblicas que fueron denominadas como “misterio de iniquidad”. 

Principios y enseñanzas del zoroastrismo

Comprender el conjunto de creencias de los zoroastrianos, implica partir de la idea que se tiene basada en que el mundo es similar a un escenario de guerra, además de estar sujeto a aspectos como el espacio y el tiempo en el que la lucha hasta el fin está dictaminada por los poderes del bien y del mal. Es así que el destino de cada ser humano depende de su capacidad de elegir entre el bien y el mal, por lo que su recompensa bien puede ser el cielo o el llamado “casa de la vergüenza”, un espacio de tormento que en otras religiones es directamente señalado como el infierno. 

El zoroastrismo es una forma optimista de pensar la vida en la tierra, donde todas las criaturas que están en el mundo y los fenómenos son creados por Ahura Mazda, sin embargo, los seres humanos no son creados por ellos. No obstante, otros elementos aparte de los seres humanos, también pudieron haber sido creados por el maligno oponente de Ahura Mazda, Angra Mainyu, razón por la que los seres humanos no pueden ser ayudados en cuanto a sus decisiones y acciones buenas o malas. Así mismo resaltan los elementos buenos de la creación, que son: 

  • El agua
  • El fuego
  • La tierra
  • Las plantas útiles para el hombre
  • Los animales benéficos
  • Las personas que actúan con justicia

Estos elementos de la creación buena, son dignos de reverencia, no obstante, los seres humanos son los únicos capaces de realizar elecciones morales, por lo que cada una de sus decisiones debe estar basada en seguir la voluntad de Ahura Mazda para lograr la victoria sobre el maligno Angra Mainyu.        

Otra parte de la fe se basa en la idea de la llegada del salvador, que en el zoroastrismo recibe el nombre de Saosyant, que hace referencia a “el que trae beneficios”. Su llegada indica el final de los tiempos, luego se dará paso a la resurrección de todos los muertos y en este proceso, las almas deben cruzar el puente, Chivat, donde serán juzgadas a partir de varios elementos, como lo son: sus acciones, sus pensamientos y sus palabras. Es importante resaltar que, a diferencia de otras religiones relacionadas, este proceso no recibe el nombre de “Juicio Final”, ya que esto indica la eliminación de todo tipo de mal, sino que se trata de un proceso en el que se reúnen todas las almas, lo cual llevará a la salvación de todo el universo. 

En cuanto a la idea de la muerte, en el zoroastrismo es el paso para el cual se debe preparar el ser humano, pues allí su alma será juzgada en el puente Chinvat. Luego de esto, el alma es enviada de forma temporal al cielo, al purgatorio o al infierno, de acuerdo a la evaluación de los pensamientos, palabras y obras de las que sea responsable en la tierra, sean buenas o malas. 

Creencias principales

Dentro de sus creencias principales sobresalen dos aspectos centrales; el primero de ellos basado en el comienzo y el segundo en la Ley Eterna, denominados de la siguiente manera según la tradición zoroastra: 

  • Ahura Mazda: hace referencia al comienzo, pero también al fin. Ahura Mazda es el creador de todo lo que existe, y también de todo aquello que no puede ser visto, por lo que a menudo se le suele mencionar como el Puro, el Eterno y la única Verdad. 
  • Daena: se relaciona con la Ley Eterna, la cual es la única capaz de establecer un orden sobre el cual debe constituirse la humanidad. Daena puede tener varios significados, entre ellos están fe, ley y a menudo también es llamado dharma (ley religiosa). Daena es el orden correcto y único que rige al universo, y el orden que deben seguir todos los seres humanos en la tierra. 

La elección moral 

Es uno de los temas que más resalta la religión, dado que hace un fuerte énfasis en la capacidad de elegir moralmente, un proceso que se realiza con el fin de acercarse o bien alejarse del bien en la vida de cada ser humano. Esto es basado en la idea de que según los Gatha, cada ser humano es responsable y libre sobre su vida. 

Uno de los conceptos que va en contra de esta elección moral que se realiza de manera individual, es la predestinación, proceso que se opone a este precepto, dado que cada uno es responsable de la situación que tiene y sólo está en su poder la posibilidad de cambiarla o no. Es así qué, otros aspectos como la felicidad, la recompensa o el castigo, van a ser otorgados sólo y únicamente dependiendo de cómo cada persona lleva su vida. El bien será para todos aquellos seres que realicen las acciones basadas en las buenas decisiones, en la vida correcta, mientras que aquellos que eligen las acciones malas sólo aproximan su vida hacia una ruina moral. 

La moral en el zoroastrismo

El concepto de moral en esta religión está construida bajo los buenos pensamientos, así como también se resume en las buenas acciones y las buenas palabras, hechos que son denominados en el zoroastrismo, en el persa moderno, así: HumataHukhtaHvarshta en avéstico y Pendar-e NikGoftar-e NikKerdar-e Nik

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s