PLAGIOS PERIODISTAS Y ZOMBIES


plagioEn nuestra época el plagio tiene una connotación negativa, es considerado un acto poco ético que consiste en apropiarse de un discurso o una idea ajena y hacerla pasar como propia. Ningún ser humano que escriba una novela, pinte un cuadro o componga una canción lo hará utilizando exclusivamente su originalidad y partiendo de una base cero. El conocimiento se ha desarrollado durante miles de años y todos los hombres que viven dentro de una sociedad cuentan con un “back ground” de ideas y conceptos que fueron inventados por otras personas. “La constitución humana crea una tendencia a las cenizas y al olvido.” En definitiva todos los hombres y mujeres son plagiarios, y esto es lo que permite que el conocimiento no se detenga, siga desarrollándose y sea más accesible para todo el mundo. Cada persona le agrega algo nuevo y particular a lo que ya está escrito. Lo anterior no significa que sea correcto, por ejemplo, copiar textualmente un artículo que ya haya sido publicado. Esto no aporta nada nuevo y no tiene ninguna utilidad más que el beneficio económico y personal del imitador en el caso de que no sea descubierto. Pero si por ejemplo, un autor toma algunas frases escritas en otro u otros textos y les agrega información o las utiliza para afirmar sus propias ideas, esto no tendría por qué ser considerado como algo negativo.
Plagiar también puede significar admiración por otra persona, una especie de homenaje hacia una obra. El plagio no siempre estuvo mal visto, antes de la Ilustración era considerado útil porque contribuía a la distribución de las ideas. La imitación de los grandes maestros era vista como una vía de aprendizaje y las obras preexistentes estaban a disposición de quien pudiera agregar algo o mejorar sus contenidos. Además no hay que olvidar que según la estética clásica el arte es una imitación y por lo tanto acepta plenamente el plagio artístico.

La recombinación de las ideas de los otros se convierte en algo despreciable cuando su objetivo es adulterar la verdad con el único propósito de obtener un beneficio. El periodismo es una de las áreas en las que tiene más relevancia el hecho de citar las fuentes, porque el periodista se presenta como abanderado del testimonio imparcial de la realidad. El periodista se refiere a hechos reales y a personas reales. En este caso el redactor debe citar las fuentes y entrecomillar los dichos de los entrevistados, no tanto por una cuestión ética o moral, sino para preservarse a si mismo y no involucrarse con palabras que pueden comprometerlo evidentemente su profesionalidad y criterio le permiten omitir o ensalzar acontecimientos puntuales. El periodista crea su imagen de la realidad, por medio de las apariencias, debe ocultar sus intereses presentándose como una voz objetiva. Por eso se vale de las citas textuales que lo resguardan de la responsabilidad de lo dicho.
En conclusión, el plagio no debería ser un delito porque, en la mayoría de los casos, no alberga malas intenciones, simplemente pretende agregar un granito de arena a lo que ya fue dicho y también ayudar a que el conocimiento y las ideas particulares pueda llegar a sectores que no podrían acceder de otro modo. Los libros los publican, en su mayor parte, los escritores, y la gran mayoría, siendo puramente ejercicios verbales, desaparecen y se olvidan. Reconozco que existe el riesgo real de que; en el proceso de reanimación de ideas olvidadas generalmente se pierdan lo “matices” originales y creemos zombies.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s