CIVILIZACIÓN 1.0


10968204_776844599052927_5745671327582973056_nMuchas de las culturas del mundo tienen mitos que se refieren a un tiempo anterior en que la vida era mucho más fácil,  los seres humanos eran menos materialistas y vivían en armonía con la naturaleza con sus iguales y sus semejantes.

En la antigua Grecia y Roma, esto se conoce como la Edad de Oro, en China era la edad de la virtud perfecta, en la India fue el Krita Yuga (Edad Perfecta), mientras que la tradición judeo-cristiana tiene la historia del jardín del Edén. Estos mitos nos dicen que, ya sea como resultado de una larga degeneración o una “caída”, repentina y dramática “algo ha fallado.” La vida se volvió mucho más difícil llenándose de sufrimiento, la naturaleza humana se hizo más corrupta.

En términos taoístas, mientras que los primeros seres humanos siguieron el camino del cielo y fueron parte de la armonía natural del universo, los seres humanos  se separaron del Tao, pasando a ser egoístas y calculadores.

La historia ha quedado decidida por la fuerza económica. La domesticación de los alimentos permite a los agricultores mantener grados relativamente altos de orden cultural en una variedad de habitats geográficos, mientras que los cazadores sólo pueden hacerlo allí donde la naturaleza suministra abundante alimento silvestre.

Esta noche un tercio a la mitad de la humanidad se acostara y se despertara con hambre. En la antigua Edad de Piedra la proporción debió de haber sido mucho menor. Este tiempo en el que vivimos, es la era de un hambre sin precedentes. En la época de mayor poder tecnológico de la humanidad, el hambre es una institución”.
El hambre aumenta proporcionalmente y en paralelo a la evolución de la cultura”.
La cantidad de trabajo aumenta con la evolución de la cultura, y la cantidad de tiempo libre disminuye. Hemos llegado a un nivel, que la necesidad de trabajar ocupa todo el tiempo del día que somos productivos en consecuencia hemos aceptado que sean otros los que deciden por nosotros, lo que queremos y sobre que debemos pensar.
La escasez y el control de los recursos es una eficaz herramienta para someter a los pueblos a la voluntad de una élite.

Cualquier cosa es justificable en tiempo de guerra Cuando todos son enemigos de todos todo es lógico, cuando los hombres viven sin otra seguridad que la de su propia fuerza y la que puede proporcionarles su propia inventiva. En tales condiciones no hay lugar para la prosperidad generalizada porque el fruto de la semilla es incierto; en consecuencia, no hay agricultura ni navegación, ni utilización de las mercancías que pueden ser importadas por mar; ni edificios cómodos, ni instrumentos para mover y desplazar objetos que requieren mucha fuerza, ni conocimiento de la faz de la Tierra, ni noción del tiempo; no hay artes ni letras, ni sociedad, y lo que es peor que todo, hay temor continuo y el peligro de la muerte violenta.  Hoy la vida del hombre llega a ser solitaria, mísera, nauseabunda, brutal y breve.
El miedo acabo con una cultura que supo mantener durante 100.000 años el equilibrio del hombre con la naturaleza. Hace 10.000 años solo algunos emplazamientos dispersos intentaban mantener el saber que generación tras generación les fue legado.
Quienes fueron y que fue de ellos es el tema del que tratara “Rojo” mi nueva novela.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s