PENSAMIENTO HOMOGÉNEO


Todo se puede enseñar todo se puede aprender. La vida nos enseña a vivir aun cuando muchos de nosotros no estamos dispuestos a aprender.

54cm-Male-Styrofoam-Foam-Manikin-Mannequins-Head-Stand-Model-for-Cap-Wig-Hair-Glasses-Hat-Display

Hoy en día el pensamiento occidental está caracterizado por una gran variedad de conductas ritualizadas que convergen en un único propósito que no va más allá  de la búsqueda de respuestas a pequeñas preguntas. Hemos renunciado a alcanzar las grandes respuestas, creyendo ingenuamente que alguien con más preparación “experto” está buscando esas respuestas por nosotros.

 

El egoísmo, insensibilidad, avaricia y egocentrismo generan problemas relacionales con uno mismo y con los demás; esto provoca climas culturas y organizaciones alienadas en las que los conflictos  personales del individuo, son los pilares con los que se cimienta cualquier proyecto de organización colectiva. No es de extrañar que muchas de las soluciones aportadas por “expertos” hoy sean identificadas como las semillas que han germinado con vigor como nuevos limitadores para el desarrollo personal del individuo.

Es un hecho no promocionado que existieron civilizaciones prehistóricas que comprendieron la realidad y el sentido de la existencia humana que durante decenas de miles de años mantuvieron el equilibrio individual, colectivo y con su entorno una filosofía de vida que generación tras generación fue transmitida  El ser humano ha demostrado su excepcionalidad con respecto al resto de seres vivos pero incluso dándose condiciones más favorables a las actuales. Siempre hemos estado muy alejados de la perfección. Si el hombre alcanzo un  método de conocimiento eficaz, diferente al actual. Este  también acabo diluyéndose. Todo ese conocimiento olvidado nos ha llevado a  aceptar colectividad  y gregarismo como sinónimos.

Los más fructíferos descubrimientos tienen lugar en aquellos puntos en los que se encuentran dos líneas de pensamiento distintas. Estas líneas pueden tener sus raíces en sectores muy diferentes de la cultura humana, en diferentes épocas, en diferentes entornos culturales o en diferentes tradiciones religiosas. Por ello, si tal encuentro sucede, es decir, si entre dichas líneas de pensamiento se da, al menos, una relación que posibilite cualquier interacción verdadera, podemos entonces estar seguros que de allí surgirán nuevos e interesantes descubrimientos.

El pensamiento homogéneo no crea, es en el contraste donde siempre se manifiestan las verdaderas alternativas.

El pensamiento homogéneo nos ha aportado el análisis en detrimento de la síntesis, o el conoci­miento racional en detrimento la sabiduría intuitiva. No obstante los dos serian métodos de toma de decisiones validos si no fuese porque el conocimiento que del que disponemos no es real. Si Carecemos de los elementos “clave”, difícilmente podemos llegar a la síntesis de algo que no conocemos.

Da igual que el volumen de información sea inmenso. Nuestra elección nunca estará basada en un razonamiento valido si estamos obligados a sustituir un dato por una suposición, creencia no demostrada o un dogma irrebatible.

El pensamiento homogéneo nos dice que es lo que debemos preguntarnos y nos exime de cualquier tipo de búsqueda, pues cada cuestión es suministrada con su correspondiente respuesta.

El pensamiento homogéneo, no reconoce el cambio, es dual pues no contempla los matices. Reduce al individuo a una masa, para después fragmentarla según convenga, en grupos enfrentados que neutralicen las fuerzas de sus opuestos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s