Metaética y  democracia.


 

Cuando uno  va a su bola suele estar de acuerdo consigo mismo  busca su camino con más o menos éxito. Pero, no estamos solos en el mundo.  Colaborando los unos con los otros hemos llegado (a base de coscorrones históricos) a la democracia. Nos hemos dejado caer en sus confortables brazos, dejando que el político, decida en nuestro nombre. Este, ante el escaso seguimiento que el pueblo ejerce sobre su trabajo, asume que tiene carta blanca para ensayar en nuestras carnes sus teorías y diseños sociales. No es que necesariamente sea malvado, sino que el material con el que trabajan somos nosotros, somos humanos, y sus planificaciones no pueden reducirse a algo tan elemental como reducir a modelos estadísticos el bienestar de las personas.

En teoría :Lo apuntado hasta aquí, da por sentada la buena voluntad de todas las partes en hacer lo más conveniente y menos perjudicial para alcanzar eso que hoy llamamos el “bien común”.

basura copiaEn la práctica: Es innegable la existencia de una casta mediocre mal intencionada que decide, con sus prejuicios ideológicos y con  información falseada y obsoleta, lo que más le conviene al pueblo. Un método que en lo mejor de sus aspectos es insatisfactorio, que es causa insatisfacción en aquellos que no son consultados en el momento de su redacción y sí obligados acatar y someterse a sus dictados. Una situación que con el tiempo siempre desemboca en  rebeliones, revoluciones y guerras. Desenlace que por supuesto está más que previsto y calculado en todas sus variantes.

Esta es la metafísica de la democracia, la aceptación generalizada de que sean los dioses los que tomen todas las decisiones por nosotros. Unos dioses que a la hora de ejercer sus privilegios resultan ser muy humanos, que con la fatal arrogancia de los elegidos, se sienten ungidos de la suficiente autoridad como para inmiscuirse en la vida y hacienda de los ciudadanos.
Bastaría un poco de ética, modestia y vergüenza en el ejercicio de la autoridad, y por parte del Estado, garantizar dentro de lo posible pero sin omitir ninguno de sus artículos el cumplimiento de la constitución. Nada más, y nada menos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s