MENTIRAS Y PARTICULARIDADES


 

A lo largo de la vida no dejamos de aprender; resulta obvio.

ee6aceb1b71e2ae501c3223bbc63cc4eA poco que uno medite sobre ello,  verá claro que de todo lo que podemos aprender, lo que más cuesta es el conocimiento de uno mismo. No sólo me refiero a ser consciente de nuestras debilidades, de nuestros miedos, sino de ser conscientes también de nuestros valores y la responsabilidad de compartir lo mejor de uno mismo con sus semejantes.
Por algún motivo se disfruta alterando la realidad. Puede que sea, porque es más fácil aceptar una escueta mentira, que comprender los argumentos previos que conlleva la verdad.

Nos empeñamos en tener opinión incluso en aquellos temas de los que solo tenemos información parcial. La verdad es fría, rígida, inamovible no se presta a ser adornada. La mentira es maleable se presta a ser enriquecida con infinitos matices y aquel que la domina la convierte en poesía. La mentira da esperanza, consuela y permite que las personas podamos convivir en sociedad pero; es un muy pesado lastre, que impide o como poco dificulta el avance evolutivo de la  conciencia.

Buscar la verdad es un trabajo de profesionales. Para conocer la verdad  no basta con escucharla se requiere conocimientos previos si se quiere llegar a comprender. La mentira por el contrario es el campo de los ignorantes un hobby de las masas. Un juego en el que todo vale menos pretender romper el encanto colectivo, pregonando su falsedad. Cuando existe más de una alternativa, tiene que haber una explicación  de por qué una es más pertinente que la otra. Es  fácil predeterminar una  elección  mostrando los beneficios y vetando los inconvenientes.

Creemos lo que queremos  Solo hace falta que: cualquiera que nos supere en arrogancia  exponga su discurso para que le permitamos ser el nuevo guía.

Prescindimos de exigir más argumentos de los que nos son expuestos porque seguramente no los comprendemos y  nuestra ignorancia sería puesta en evidencia. Optamos por asentir; Si no podemos parecer más cultos al menos nadie podrá demostrar que no lo somos.

El conocimiento es prescindible cuando se dispone de algo tan eficaz como nuestra intuición. Gracias a ella nos permitimos opinar de guerras, abortos, virus, buenas y malas personas…  ¿Como si no, es por medio de ese eficaz detector de la mentira podríamos elegir a nuestros políticos?

Si carecemos de la información con la que hemos de cimentar un criterio no estamos capacitados para emitir juicios válidos  por ello difícilmente nuestra opinión puede ayudar a resolver conflictos.

Muchas veces, sin intención consciente de provocar daño, lo hacemos. Encontramos más divertido hablar de las posibles miserias de los demás que de sus virtudes, tal vez temiendo que las virtudes de los demás apaguen las nuestras. No nos damos cuenta de que con ello estamos quitando vida esas personas y a nosotros mismos. Y es que cuando uno está seguro de sus propios valores, no necesita hundir al otro para flotar sobre las miserias mundanas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s