El poder del conocimiento. (ficción Prehistorica)


El hombre de neandertal no era ese ser brutal  que muchos tienen iconizado  en su mente. Estaba adaptado al medio  en el que vivía. Tenía la capacidad de hablar pero era un don que no desarrollo como lo hizo el hombre moderno. Su lenguaje era gestual, la música y la danza poseían matices que eran más valorados que el habla,  que solo tenía utilidad en la distancia o en situaciones de peligro para dar la alarma. Pero su mejor virtud fue la que acabó con su existencia. Al nacer cada uno de ellos heredaba de sus padres una “precultura genética” esto quiere decir  que cuando su abuelo comió una planta desconocida que resultó ser purgante transmitió la experiencia por medio de los genes a su nieto que por medio de un sexto sentido identificaría sus propiedades. Como más veces se repitiera la experiencia intuitiva a través de nuevas generaciones más eficiente sería la identificación de plantas, senderos que conducían a pozos de agua o el tratamiento de enfermedades o lesiones.

 El neandertal  carecía del sentido de la individualidad el trabajo de uno complementaba el de todo el grupo.

Cuando aparece el hombre moderno ellos lentamente son vencidos por un mundo cambiante que les supera.  el homo sapiens sin duda coexistió y aprendió aunque nunca aceptó dejarse guiar por sus hermanos mayores. El Hombre moderno carecía de esa “precultura genética” propia del Neanderthal, pero sus conexiones neuronales nacen vírgenes, aprenden lo que necesitan en ese momento adaptándose a los cambios de un día para otro y experimentan sin cesar.

Cuando el mundo empezó a cambiar el hombre de neandertal no pudo reaccionar a tiempo miles de años de experiencia condicionaron su comportamiento. La experiencia de sus antepasados los llevó a la muerte.

El hombre moderno es individual y para cruzar un rió construirá  “su propio puente” aunque hayan otros cercanos; lo que no quiere decir que si esta a su alcance utilizara a sus semejantes para que le ayuden a construirlo.

El homo sapiens fue un paso adelante en la evolución. Pero su ventaja también fue desventaja; carente de experiencia previa, este depende de la cultura que se le suministra. Mentir Forma parte su naturaleza y prefiere hacerlo antes que admitir que hay cosas que desconoce. A consecuencia de su inteligencia y astucia el hombre  engaña y puede ser engañado. Su capacidad de abstracción le permite: nacer, crecer y morir, creyendo y sometiéndose a algo que nunca ha dado muestras de su existencia y solo conoce por las referencias que le suministraba su clan.

El mundo acabó siendo habitado por una mayoría de pueblos que vivieron dependientes de los designios de hombres elegidos por los dioses y valorados en la sociedad como seres todopoderosos.

La casta de los elegidos conscientes de su valor, lógicamente aspiran a acumular todo el conocimiento que les sea posible. El clima no siempre es predecible, terremotos,  inundaciones, erupciones volcánicas.   La tierra no es un planeta estable y la búsqueda del conocimiento puro no es posible sin solucionar primero los problemas del hombre. A nadie se le escapa que las fuerzas de la naturaleza tienen un poder mayor que el de los dioses vivientes que dirigen la vida de los súbditos. Es obvio que la tierra no obedece el mandato de los dioses de ahí la necesidad explícita de los elegidos de que si lo hagan sus ejércitos.

Fuese como fuese y por encima de cualquier explicación por simple que esta pudiera ser: Lo importante es dejar muy claro a los súbditos que  La culpa de todos los desastres que padece el pueblo no puede ser otra, que el castigo divino por no seguir la doctrina que proclaman los mensajeros en la tierra de los dioses.

29046999_6867dec817.jpgLa naturaleza del hombre es amplia y variada pero todos tienen puntos en común en los que convergen lo mejor y peor de sus cualidades. La situación de privilegio de uno frente al resto es entendida por su poseedor como un derecho, una recompensa a su inteligencia ya que nadie se considera más imbécil de lo que realmente es.  El esfuerzo de uno mismo siempre es más valioso que el de los demás. Esto conduce a una sensación de insatisfacción porque los demás no reconocen esa valía, lo que le impide ocupar un papel más importante en la sociedad de la que forma parte.

El hombre también valora la estabilidad y consiente de modo conformista su situación. Lo que no está en su naturaleza es la pérdida de sus privilegios y es donde la balanza se desequilibra cuando un bien o servicio que se da pesa mucho, y  cuando se recibe pesa muy poco. Es en ese momento cuando está justificado mentir manipular y  se encuentra legítimo ejercer un control absoluto sobre la vida de los semejantes para no perder una fracción del poder conseguido.

El conocimiento es poder. Es licito que el hombre ambicione su propio conocimiento e intente restringir el de los demás. El conocimiento se valora según los intereses de cada individuo mientras unos se centran en unas pocas disciplinas que les ayuden a conseguir su objetivo en la vida prescindiendo de todo el resto de conocimientos. Otros beben de todas las fuentes sin alcanzar un alto nivel de conocimientos de ninguna. Intentando tener una idea global de su entorno y del mundo que les rodea

Así es como los encargados de transmitir la luz del saber la guardaron para sí mismos fallando ante los dioses y reinando entre los hombres.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s