Mahoma biografia y memoria


Pocos hombres han dejado en la historia una impronta tan grande, como la de Muhammad, el profeta de Allah. Los árabes convertidos a la religión que él predicaba, conquistaron extensos territorios y derrotaron ejércitos de imperios milenarios. Surgió una cultura nueva en la que las viejas tradiciones, se fundieron con las aportaciones árabes. El libro sagrado  el Corán, se convirtió en la guía para millones de seguidores y sigue vigente para millones de personas.

Muhammad, nació en Meca en el año 570. Sus padres eran de condición humilde y su alumbramiento ocurrió dos meses después de la muerte de Abdullah su padre. Fue pues, hijo póstumo. Aún no había cumplido los seis años cuando falleció Amina, su madre. Al quedar huérfano se hizo cargo de él su abuelo y más tarde su tío Abu-Talib.

Se dedicó al pastoreo y a acompañar caravanas, hasta que a la edad de veinte años, pasó al servicio de una viuda rica, llamada Jadiya. A los veinticinco años de edad, se casó con Jadiya. De este matrimonio, nacieron cuatro hijas y dos hijos, pero sobrevivió sólo una hija, llamada Fátima.

Desde su juventud solía retirarse a las cuevas para orar y meditar; por medio del ayuno alcanzaba un estado de percepción en el que su mente serpenteaba entre el mundo real y el de sus sueños.

La vida de sus paisanos en su ciudad natal “La Meca”, estaba condicionada por la idolatría y el politeísmo.

El cristianismo estaba extensamente difundido en el reinado árabe de Basán; la iglesia Bizantina era representada por ermitaños; los nestorianos que estaban establecidos en     Al-Hira y en Persia; y los judíos estaban fuertemente representados en Al-Madina (Medina), en Yemen y otros lugares.  Conoció muchas de las enseñanzas de las fuentes rabínicas judías y tuvo contacto con alguna forma de cristianismo, es muy probable que su dedicación y entrega a la religión monoteísta se deba a la influencia tanto del judaísmo como del cristianismo.

A través de la oración y la observación del mundo que conocía llegó a la convicción de la existencia y trascendencia (Eficacia) de la proclamación un Dios único verdadero.

Cuando tenía la edad de cuarenta años se dice que tuvo la primera revelación del Corán.

Cuenta la tradición que el ángel Gabriel se apareció a Mahoma.

El mismo Muhammad cuenta la experiencia de la primera revelación durante el mes de Ramadán del año 6l0 de la era cristiana:

Mohammed_receiving_revelation_from_the_angel_Gabriel

Una noche, estando yo dormido, vino el ángel Yibril (Gabriel) con un paño de preciosa seda bordado en el que había algo escrito. El ángel Yibril me hizo mirarle y  me dijo en voz alta.

-Lee-. A lo que yo respondí. – No sé leer-. Entonces me apretó de tal modo con el paño, que creí que era el momento de mi muerte. Luego me soltó y dijo. -Lee. Esta escena se repitió tres veces y pregunté. -¿Qué he de leer? Entonces Yibrîl me soltó y me dijo. -Lee  en el nombre de tu Señor el que ha creado al ser humano a partir de un coágulo. Lee pues;  que tu Señor, es el más generoso, el que ha enseñado con el cálamo (pluma), ha enseñado al ser humano lo que no sabía.

Luego el Ángel se fue y me dejó. Desperté de mi sueño y era como si se hubiera grabado algo en mi corazón. Salí y cuando estaba en medio del monte, oí una voz del cielo que decía-. Oh Muhammad, Tú eres el enviado de Allah y yo soy Yibril-. Alcé la cabeza mirando al cielo y vi a Yibril en forma de hombre con ambos pies en la línea del horizonte.   Me detuve a contemplarle sin avanzar ni retroceder. Quise apartar mi mirada de la sagrada visión más por todo el horizonte no había punto donde no lo viese de aquella manera.

 Luego me ordenó que bajara la montaña hacia las llanuras. Me ubico sobre una piedra blanca y me dio dos túnicas verdes. Yibril  golpeó la tierra con sus pies e inmediatamente surgió un manantial. El ángel hizo abluciones con el agua y me ordeno que hiciese lo mismo. Yibril levanto agua con sus manos y me salpico el rostro. Y sin usar palabra dijo tu eres el enviado y se te otorga  autoridad para diseminar el conocimiento de los Secretos de la Divina Presencia de Dios a los seres humanos tanto por medios físicos como espirituales.

Este  fue el inicio de la revelación de dios a los hombres, el Islam Así fue como Yibril me habló por boca de Dios y me eligió como su instrumento. Los musulmanes  recordarán  este día y lo celebraran  cada año,  la noche del destino (laila al qadr).

El Corán se formó con las revelaciones que Allah, a través de Yibril, le haría llegar a Muhammad, durante los siguientes veinte años.

Durante los dos años que han seguido a la primera revelación,  guarde silencio respecto a mi experiencia.  Recibí nuevas revelaciones, pero solo las compartí con mi esposa Jadiya y con su primo Waraq Ibn Nawfal. Poco a poco he ido predicando y ganando conversos, entre los que se encuentran, mi primo Ali Ibn Abu Talib, su amigo Abu Bakr y el joven mercader de la familia de los Omeyas, Ozman Ibn Affan. He aumentado el número de seguidores, en su mayoría proceden de los clanes más pobres y en este tiempo, unas 70 familias, se han convertido al Islam.

Siento el recelo del clan de los Quraysíes Al principio, los hombres más poderosos de Meca, me ignoraron, pero poco a poco, se muestran  molestos, porque mis palabras van en contra de sus creencias y de sus intereses comerciales y ponen en peligro sus esfuerzos para atesorar riquezas.

 He perdido el apoyo de algunos que consideraba amigos  sienten temor  de que este conspirando para hacerme con el liderazgo de Meca. Las relaciones se han deteriorado hasta tal punto, que se a prohibió a los Quraysíes, casarse o comerciar con las gentes de mi clan. Mi esposa  Jadiya ha enfermado  y la ruina económica de algunos de mis hermanos va a ser inevitable  debido a estas prohibiciones.

 La situación se está haciendo insostenible, hace ya diez años que tuve la primera revelación. Hoy recibiré a una delegación de jefes de tribus de Yatrib, una población agrícola situada a unos cuatrocientos Km. Al norte  En esta ciudad, varias tribus tienen problemas de convivencia y esperan que medie entre ellos, para encontrar una  solución a sus conflictos. Espero que se unan al Islam y así comprometerse a no luchar entre si y a defendernos unos a otros de los enemigos comunes.

            Mi protector ha muerto y yo he escapado de Meca con vida junto a mi amigo Abu Bakr  todos los hermanos vamos hacia Yatrib

 En el año 622  La emigración del profeta, “Hégira” marca el inicio de la era musulmana, ya que fue entonces cuando Muhammad logró  poner en marcha el ideal coránico. La ciudad de Yatrib, se llamó desde entonces, Madinat Al-Nabi,  “la ciudad del profeta).

Ya son doce los años que cuento desde la revelación  por fin mis palabras se escuchan ahora  los creyentes constituyen una comunidad única, distinta de la de los otros hombres. Es la superación de una era de ignorancia el nacimiento de la sociedad islámica una comunidad de creyentes, con su ordenamiento jurídico. La “Umma” regulara por completó las costumbres sociales de la propiedad, de matrimonio y de relaciones entre miembros de la misma tribu.

La Umma pretendía unificar las tribus árabes bajo unas leyes comunes.

Fue un organismo político con significación esencialmente religiosa. Por eso, esta comunidad fue desde sus orígenes un Estado que se transformó en Imperio. Fue una teocracia igualitaria y laica: Teocracia, porque el poder político era detentado por Allah, en el que residía la soberanía y administrado por el Profeta, que había recibido su autoridad y su ley, dependiendo el poder temporal del poder espiritual; igualitaria porque reconoció la igualdad de todos los creyentes; y laica, porque no existía Iglesia ni sacerdocio, sino sólo doctores de la ley, los Ulemas , a los que se consultaban cuestiones religiosas, sociales, jurídicas y políticas, ejerciendo un derecho que pertenece a todo musulmán apto para ello, el de juzgar la conformidad o no de un acto, con la ley promulgada.

He mandado construir, una sencilla mezquita.  Una construcción circular y austera. Tres troncos sustentan el techo, una piedra señala la qibla que  orienta la oración hacia Jerusalén  se ha dispuesto un gran tronco de árbol en el que podre recitar. Disponemos de un patio donde reunirnos para tratar todos los problemas de la Umma, tanto religiosos, como sociales, políticos y militares. He construido mi vivienda junto a la plaza junto a mi nueva esposa y favorita Aisha, la hija de Abu Bakr.

Mis esfuerzos  de coexistencia con las tribus judías  así como  mi declaración de que el Islam y el judaísmo, comparten la misma verdad o el hecho permitir la oración comunitaria de los viernes por la tarde. No vencen la arrogancia de esos que se atreven a negar la palabra santa diciendo que la época de las profecías, ya ha pasado.

Es claro el temor que sienten al perder  el favor de dios. Por eso sentencio que los judíos de Medina, jamás se reconciliarían con los musulmanes. He decidió que el salat se realice orientado hacia La Meca y no hacia Jerusalén. No seguiremos a los que se apartan del camino original que dios marco a nuestro patriarca Abraham.

Los recursos son  escasos y muchos de los emigrantes de La Meca, se habían visto obligados a abandonar sus casas y todas sus pertenencias, no tienen trabajo ni medios de subsistencia.

He decidido asaltar una  rica caravana que va camino de Meca  lo que nos ha de proporcionar unos buenos ingresos.

Hoy es un gran día yo mismo he guiado a un grupo de musulmanes hasta la costa, para interceptar a una gran caravana mequí. Los quraysíes alertados han enviado un ejército para defender la caravana, pero mis tropas estaban mejor entrenadas, y han derrotado a los mequíes en el pozo de Badr. Este triunfo tan, sin duda aumentará el prestigio musulmán ante las tribus beduinas.

Después del  triunfo, vienen tiempos de desesperanza para la Umma. Hemos tenido que luchar contra los paganos de Medina que querían expulsarnos de la ciudad y contra los ejércitos de Abu Sufya, que desde Meca,  lanzan importantes ofensivas con el objetivo de aniquilarnos. La Umma, está a punto de ser derrotada por los mequíes

Contra pronóstico seguimos vivos después de dos años de recibir el castigo del acoso Meques hemos conseguido una victoria  toda Medina ha sido rodeada de zanjas desde las que nos hemos hecho fuertes. Esta nueva estrategia, ha provocado la confusión de los quraysíes  de Meca y su derrota.  

Las tribus nómadas vienen a escuchar mis palabras y deseaban convertirse en aliados de la Umma.  Todos desean unirse a la confederación y juran respetarse unos a otros y luchar contra los enemigos comunes. La Umma está salvada.

Ahora debemos entrar en Meca, pero de forma pacífica. Los musulmanes debemos utilizar todos los medios a nuestro  alcance para restaurar la paz.

 Estoy  en Hudaybiya a las puertas de Meca un millar de fieles me acompañan hemos venido sin armas en peregrinación Los Quraysíes los guardianes de la Kaaba, estaban obligados a respetar a los peregrinos. Hemos sido atacarnos antes de llegar a la ciudad ahora esperamos acontecimientos. Todas las tribus están pendientes de las acciones de los Quraysíes solo  firmando un tratado con la Umma. Podrán limpiar esta grave ofensa varios jefes de importantes tribus han venido a mi estos días con la intención de unirse a la Umma.

D0C maho           

Durante veinte años he recibido la revelación. He entrado en Meca acompañado de un ejército de diez mil hombres los Quraysíes se han rendido  sin luchar. He Destruido los ídolos que rodeaban la Kaaba para consagrarla  a Allah, el verdadero y único Dios. He consentido que se continúe la celebración de algunos ritos paganos, pues sin duda  la tradición de su huso está vinculada a la historia de Abraham, Agar e Ismael.

 

Cuando murió Muhammad, en el año 632, casi todas las tribus de Arabia se habían unido a la Umma y dado que los miembros de la Umma no podían atacarse unos a otros, la época de guerras tribales había terminado. Muhammad había conseguido que la paz reinara en Arabia.

De hecho ¡no!

Su pericia política y el apoyo de las familias con las que se asocia le van a garantizar un éxito notable aunque no le será posible adaptar las modernas y eficientes ideas monoteístas cristianas y judías prescindiendo de los ritos ancestrales del beduino animista.

La idea original de un pueblo Árabe unido por medio de un dios único que favorezca el pensamiento homogéneo de sus seguidores favorece el aumento del poder de las armas lo que extasía al árabe común ante la perspectiva de igualar incluso superar la gloria de sus heroicos antepasados.

La sucesión de Muhammad creo profundas escisiones entre los que conocemos como sunitas y chiitas y otros muchos.

Lo que en occidente creemos como millones de seguidores de una religión común. La realidad del Islam es la de un árbol del que: de un tronco común nacen nuevas ramas que coexisten  con las más próximas  y nunca lo harán con las de sus extremos.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s