El método de lectura atenta.


Leer la Kaaba es el desafío definitivo a los lectores atentos. Es imposible que se complete su lectura sin haber adquirido nuevos conocimientos sobre cómo exprimir, destilar, sonsacar, arrancar, arrebatar, filtrar o cualquier otra manera de extraer significado a un texto. En la actualidad, pocos saben leer en serio. Están acostumbrados a hojear rápidamente artículos para extraer los datos y seguir adelante, sin molestarse en recrearse en el texto en busca de matices. Lo más probable es que no exista ningún matiz. Por lo general, la lectura es irrelevante. Pero existen excepciones, y pueden ser importantes.
La lectura atenta es importante; entre lineas se perfilan los aspectos  más trascendentales que estaban dando vueltas en la cabeza del autor. En una lectura superficial. los textos dicen una cosa; entre líneas, abordan cuestiones básicas que aún están por resolver.

Kaaba aborda un debate que afecta a la médula misma del conocimiento una guerra que se viene librando a lo largo de toda la historia intelectual moderna: la guerra entre la visión matemática del mundo y la física.

¿Construimos puentes basándonos en modelos matemáticos, o nos basamos en la experiencia, la estética y la intuición?
¿Son las matemáticas la luz primaria que nos guía, o lo es la pura intuición física?

Consideremos ahora el valor de la lectura atenta. En los casos a los que me refiero, ésta no nos premia con munición decisiva para destruir a la oposición, sino, simplemente, con indicios sutiles pero que valen la pena.

Kaaba el texto más importante de nuestra era. Está considerada por muchos expertos como una obra maestra de escritura lúcida. Utiliza castellano-llano y simple.

La critica literaria insiste en que la Kaaba es ambigua e incompleta en algunos aspectos, aunque están de acuerdo en que  El camino que se expone es el buen camino.

Un incondicional del autor lo expresó de este modo: Tanto los consultores como los que tan solo pretenden leer la Kaaba, necesitan una descripción que sea comprensible, sin ambigüedades.  Casi todas la obras maestras  aparentan,  muchas veces ser inconsistentes e incompletas puesto que autor no solo aspira a que el sentido subliminal de la obra sea revelado también debe ser asimilado es por ello los  pasajes no siempre describen recorridos  lineales.

A propósito de la cuestión el autor cita: «En cuestiones de las que no se puede hablar, hay que permanecer callado. Esto podría interpretarse como: «Soy consciente de que hay vacíos en el texto que sigue, pero es que el idioma nos ha fallado. No estuvo a la altura de la tarea de llenarlos.»

Sin duda Fran Borg,  se refiere a los límites de expresividad de cualquier idioma. Una extensión más probable dotada con la ironía que le caracteriza sería:

«Soy consciente de que hay vacíos en este texto, pero como no tenía  nada inteligente que decir, he preferido callar.»

Una cosa que sorprende al lector de la Kaaba es la ausencia total de las fuentes consultadas. Nada debe darse por cierto ni negarse por que tal o cual personaje reconocido ha emitido su criterio. Solo aquel conocimiento que es obtenido por medio de la reflexión es un conocimiento valido sin reflexión cualquier conocimiento no es mas que una mera anécdota.
La Kaaba es un instrumento complejo, sin precedentes y totalmente original. Es admirable una “Creación” con tan pocos fallos y es que nadie examino jamás sus propios escritos de un modo tan meticuloso (tal como reconoce el propio autor).

Que pasa si uno es incapaz de realizar el sencillo método de lectura cuidadosa, Pues absolutamente nada la Kaaba en su mayoría transcurre en un plano que en su superficie es tan plano como un relato infantil y sin duda también es un campo apto para chiflados ávidos de novedades.
shadowworld

La Kaaba no hace más que reflejar el carácter de la vida moderna. No es intención del autor cuestionarla, condenarla ni apremiarla a que cambie de estilo. Tan sólo pretende afrontar los hechos. Constituimos un mundillo terriblemente irreflexivo. Somos como el ganado, igualmente propensos a la estampida, pero los humanos tenemos la ventaja de ser capaces de reflexionar sobre las cosas, con pensamientos del tipo de «Bueno, allá va otra estampida. Yo diría que se parece bastante a la última». Es de suponer que, si nos esforzamos un poco, ganemos así un poco de perspectiva.

 El gobierno de la humanidad requiere estructuras complicadas que no sucumban en los casos extremos, sin duda mucho más complicadas de lo que la humanidad pueda llegar a comprender. Resulta muy difícil conseguir que estas estructuras funcionen a la perfección. Para convencer a la gente de que un “programa” funciona bien, es preciso someter el producto acabado a una serie de complicadas y laboriosas pruebas. A principios de los años 70, surgió una nueva escuela de pensamiento que sostenía que, puesto que los programas son matemáticos, debería ser posible demostrar matemáticamente que un programa funciona. No haría ninguna falta poner en funcionamiento el programa; bastaría con examinarlo cuidadosamente y elaborar una prueba. La prueba no dejaría lugar a dudas: el programa saldría de la caja con garantía de perfección. A este enfoque se lo llamó «verificación de programas de masas».

Parece una gran idea, pero en la práctica es irrealizable. Es como si hubiéramos diseñado un nuevo automóvil y pretendiéramos demostrar, sólo con los planos del ingeniero, que todo es correcto y funcionará a la perfección. Se Podría vender el modelo a los ansiosos gobiernos tal como sale de la cadena de montaje, sin molestarse en probar el prototipo ni una sola vez. Estaría muy bien si lo consiguieran, pero es imposible si no se prueba “en vivo” en la carne del ciudadano.

Como colectivo que somos, deberíamos conocernos mejor de lo que nos conocemos. La lectura atenta nos enseña que la historia está llena de sorpresas”.

 Del odio de los hombres entre si, surge la necesidad de la Kaaba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s