Periodo 3 (7.600 – 6.600 ) a.C


En Norteamérica. Una parte de la capa de hielo continental, se derritió y creó un enorme lago. Continuó creciendo hasta cubrir un área de 440.000 kilómetros cuadrados, mucho mayor que cualquier lago existente en la actualidad. El intenso sol, provocó que el lago creciera, ya que cada vez más agua derretida fluía desde las montañas. Al principio, barreras de hielo retuvieron este enorme volumen de agua. Pero, hacia el 6.200 AC, las barreras también empezaron a derretirse y el desastre fue inevitable. Las barreras alrededor del lago, se derrumbaron. Una enorme cantidad de agua helada, se liberó. Inundó grandes zonas de Norteamérica y al final, se vertió en el Atlántico. La inmensa afluencia de agua fría, alteró las corrientes en el Atlántico. Perturbó la Corriente del Golfo, que dejó de tener un efecto de calentamiento. Las temperaturas bajaron en toda Europa. En el Creciente Fértil, donde la agricultura acababa de permitir a los seres humanos hacer enormes progresos, el clima de pronto se volvió frío y seco. Ésto dio lugar a sequías devastadoras y las cosechas se perdieron. Las nuevas sociedades agrarias, perdieron su sustento.

Las sequías son letales para las sociedades agrarias. Los granos no germinan o se marchitan y mueren. No se puede hacer nada. Las sociedades agrarias, necesitan lluvia estable. Estas sociedades en esencia, persiguen la lluvia. Los primeros refugiados climáticos, provinieron del Mediterráneo oriental. Muchos miles, se fueron en busca de un nuevo Edén. Algunos se aventuraron tan lejos como Europa, donde las temperaturas aún eran relativamente suaves y el suelo fértil, prometía condiciones idóneas para el asentamiento. Otros, se quedaron en Oriente Medio, pero se trasladaron más al sur. Donde quiera que fueran, estos emigrantes introdujeron la agricultura.

Preferían asentarse a lo largo de los ríos o en la costa, donde tuvieran un abastecimiento seguro de agua dulce y alimento. Pero, incluso en zonas de clima moderado, estos colonos no estaban seguros. Los peligros provocados por el agua derretida en Norteamérica, estaban lejos de acabar. El nivel del mar, se elevó 120 metros. En todo el mundo, los seres humanos se enfrentaban a una amenaza para su existencia. Poco a poco, el mar reclamó vastas extensiones de tierra fértil y los niveles crecientes del agua, inundaron los asentamientos en los deltas de los ríos y a lo largo de las costas.

La Biblia nos cuenta este acontecimiento en una de sus historias más conocidas. Por orden de Dios, Noé tuvo que congregar a todos los animales del mundo en su arca, dos de cada especie y ponerlos a salvo. El resto de la humanidad, iba a ser castigado con un diluvio devastador. Y Noé cumplió la orden de Dios.

Si nos fijamos, casi todas las sociedades humanas, tienen historias sobre la gran inundación. Y la razón es porque durante un período clave de tiempo, entre 10.000 y 5.000 años, tras la última Edad del hielo, los niveles del mar continuaron subiendo. Y esa inundación, en todas las sociedades que fueron afectadas por esa subida del nivel del mar, ha influido en nuestra psique y se ha introducido en nuestras historias sobre el fin del mundo.

La Biblia, no es el único libro que cuenta la historia del Gran Diluvio y el Arca. Las olas gigantescas y la inundación, que lo destruyó todo a su paso, también se describe vívidamente en la Epopeya de Gilgamesh de la antigua Mesopotamia y en el Corán. Las tribus de Sudamérica, también nos hablan de una enorme inundación que cubrió toda la Tierra. Se dice que la gente sobrevivió huyendo a la cima de las montañas. Los indígenas australianos, también se refieren a una gran inundación. La espectacular subida de los niveles del mar hace miles de años, se ha convertido en parte de nuestra memoria colectiva. En todo el mundo donde habitaban seres humanos, los niveles del mar subieron cada vez más hasta hace unos 5.000 mil años. Y sabemos que hay muchas zonas que ahora están totalmente inundadas y antes estaban habitadas. Se pueden ver ciudades bajo el mar, cerca de Malta y en Japón. Sabemos que frente a las costas del Reino Unido, en el Mar del Norte, está Doggerland. Cuando se investigó Doggerland, se descubrieron las huellas de aldeas de tribus neolíticas que vivían allí hasta que llegó la inundación. El creciente nivel del mar, cambió el mapa del mundo. En Norteamérica, aparecieron la Bahía de Hudson y los Grandes Lagos. En el norte de Europa, se formó el Mar Báltico. Japón, Indonesia y Australia, se convirtieron en islas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s