Poema triste


Óyeme, óyeme… dame tu ternura y el agua que como ser humano me corresponde.

Cobarde, cobarde yo, como todos…  todos los que acaparamos más de lo que debiéramos

No supe sino evitar la tristeza de sus palabras , desviando la mirada Por un momento se empañó el paisaje con el vaho de una lágrima, pero ¿De qué sirven las palabras y el sentimiento si no se corresponden con los actos. ?

daEn el fondo de mi yo, lo triste dio paso a lo amargo.

Yo seguía mi camino hacia el consumo y la Vida y él retornaba a un mar donde el cielo se le presentaba muy negro.

Sus ojos me siguen mirando.

R. Delaguetto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s