Hacia la inteligencia social.


dscf4129Puede que la antropología, sea el sustituto más viable de la antigua filosofía, Si la filosofía pretendía estudiar la capacidad humana del conocimiento, el enfoque antropológico estudia la naturaleza humana en sus circunstancias de comunidad, que es exactamente donde surge la misma naturaleza humana y su capacidad de conocimiento.
es imposible comprender el comportamiento humano sin considerar la naturaleza interactiva de éste. Pensamos, sentimos, actuamos en base a nuestras relaciones sociales, y esto llega al punto de que esta pauta instintiva de comportamiento interpersonal se extiende al mundo de los objetos, a los que se tiende a atribuir personalidad humana (lo cual, dicho sea de paso, es probablemente el origen de la creencia en lo sobrenatural).

El pensamiento narrativo permite que se capte un flujo de acción y que se actúe en consecuencia. La inteligencia social implica la aptitud de atribuir a los demás distintas características mentales: planes, actitudes, intenciones, etc.
la división de los objetos entre lo natural y lo sobrenatural se remonta al encuentro de la teología cristiana con las ideas griegas (propiamente, de Aristóteles) del mundo natural. Es por eso que ya los primeros antropólogos perspicaces se dieron cuenta de que no hay tanta distancia entre “magia” o “ciencia”. El conocimiento mágico, que hoy nos parece tan erróneo, era para los primitivos su realidad. El mundo estaba hecho de magia tanto como hoy nos parece hecho de átomos y moléculas. De ahí que no tenga sentido hablar del “sentido común” de los pueblos primitivos o del “hombre natural” liberado de los prejuicios sociales del mundo moderno. Tales malentendidos pueden disiparse al observar atentamente cuál es la naturaleza del instinto del ser humano. Nacemos supersticiosos, nacemos prejuiciosos y nacemos ilógicos. Ideas como “azar”, “sentido común” o “causa y efecto” son descubrimientos modernos, grandes invenciones de la humanidad histórica.

El totemismo es la religión, no de tales animales, o de tales hombres, o de tales imágenes, sino de una especie de fuerza anónima e impersonal, que se encuentra en cada uno de estos seres, sin confundirse, sin embargo, con ninguno de ellos. Nadie la posee entera y todos participan de ella. No todas las religiones primitivas son de tipo totémico, pero, en cualquier caso, la verdad es que el origen de la religión es la necesidad del ser humano de poner en marcha mecanismos cognitivos que permitan la unidad y la cooperación comunitaria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s