¿Donde esta el dinero?


971777_475478292522894_2040941408_n.jpgEl mundo en su conjunto está dominado por un minúsculo pero ultra-poderoso poder financiero que además es dueño de la economía real. Se hace evidente que la mayoría de estados y gobiernos mundiales no son otra cosa que granjas de producción. al servicio de unos pocos.

El sistema económico-político global se caracteriza por ser un sistema de concentración económica brutal, en la que una red de 1.318 empresas multinacionales poseen o controlan la mayoría de las grandes firmas de primera línea y manufactureras del mundo, las que representan el 60% de los ingresos globales.Detrás de estas 1.318 empresas existe una “súper-entidad” de 147 empresas, las cuales controlan o poseen el 40% de esta  riqueza. Menos del uno por ciento de las empresas multinacionales controlan el 40% del total de la red de empresas en el mundo.

Las finanzas dominan el mundo real. Ese ultra-minoritario poder empresarial está compuesto en su gran mayoría por entidades financieras que, entre otras cosas, son las dueñas reales de las grandes compañías multinacionales petroleras y mineras que operan en el planeta

Existen unas 43.000 corporaciones transnacionales. Del total destaca un grupo de 147 empresas, (principalmente bancos), con un poder desproporcionado sobre la economía global.

Los gobiernos y sus  gobernadores no son soberanos sino dependientes. No controlan el crédito y la política monetaria de sus países,  tan solo son administradores, no son gobiernos de verdad. Los estados dependen en gran medida de la buena voluntad de sus acreedores. Son ellos los que deciden la política de pensiones la privatización de organismos públicos como sanidad, educación o la administración de los recursos naturales. Son libres de privatizar  a voluntad fraccionando  y vendiendo el patrimonio de un país para obtener beneficios.

La democracia solo puede concebirse como una máscara amable que cubre la descarnada realidad, un concepto claramente ineficaz puesto que sus carencias le impiden enfrentarse a fuerzas mucho mayores que los estados o las naciones. Creer en los sistemas de organización social establecidos, es dejarse llevar por la inercia hacia un destino extremadamente desfavorable para él ciudadano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s