Barcelona. Lunes 23 de abril.


Nadie guarda mejor un secreto que aquel que lo ignora.

 

Sergi contesto al teléfono.

—Buenos días le atiende Sergi

—Buenos días soy Ángel espero que hayáis tomado una decisión.

—Lo siento pero se ha equivocado de persona esto es una agencia de transportes y le aseguro que no necesito ningún tipo de protección le pido que se olvide de mí y corrija su agenda—. La frase sonó bastante chulesca, la voz de Ángel no albergaba ninguna duda en lo que decía así que no estaba muy seguro de que fuera aconsejable vacilarle. Ángel por su parte había investigado a las dos parejas y a sus amistades en especial a Cesar que era presencia continua en casa de Sergi.

—¿Realmente no tienes idea de dónde estáis metidos tú y tus amigos—? Sergi no sabia que decir era una situación vivida tantas veces en películas que ya ni le causaban tensión, pero estada comprobando que en la vida real le estaba dejando descolocado.

—Señor Ángel le aseguro que ni yo ni ninguno de mis amigos, que yo sepa, hemos hecho nada fuera de la ley.

—Bien jugaremos a yo pregunto y tú respondes. ¿Quiénes son los elegidos?

— ¿Que?

—¿Habéis recibido correspondencia o llamadas de desconocidos?

—¿Usted?

—¿Algún regalo, alguien os ha dejado algún objeto para que se lo guardéis?

—No sé, aquí cada día llegan paquetes y algunos pueden quedar retenidos hasta que los reclamen. Sergi recordó una partida de jamones que nadie reclamo en navidades y que habían desaparecido.

—Bien, veo que aún no me tomas en serio; haya tú. Habla con Pípi y con Pilar—. A Ángel le Pareció que Sergi era sincero. Tienen que saber algo, son la punta de algo muy grande que aún no comprendo; se dijo. Puede que si les doy alguna información salte la chispa y pueda avanzar.

—Estaré en contacto con vosotros, te aseguro que yo me tomo este asunto muy en serio tienes el resto de la semana para que decidáis lo que mas os conviene.

Ángel colgó llevaba meses vigilando la única pista segura que tenia. Sabía que una nota anónima no ofrecía la más mínima garantía de confianza. Era posible que la información que manejaba no fuera correcta; en ese caso no tendría absolutamente nada.

INDIFERENCIA

***

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s