Barcelona sábado, 26  de mayo de 2007


A veces esperando dejas pasar frente a ti toda la felicidad que en el mundo buscaste.


callmeÁngel consiguió que Sergi no le colgara el teléfono al tercer intento. Culpaba a Ángel de lo ocurrido, aunque, era consciente que era el único que le había puesto sobre aviso del peligro que corrían. Francisco había desaparecido Sergi sospechaba que estaba intentando llegar por su cuenta en Israel pero solo era una suposición ya que después de los años de amistad común  sabia no era dado a dar muchas explicaciones de lo que pensaba por lo que sus acciones eran impredecibles.

—Lamento lo que os ha ocurrido He hecho importantes contactos que nos ayudaran a encontrarlas no os preocupéis de momento por la policía.

—Pensamos en la posibilidad de volver a Tel Aviv ir buscarlas pero necesitábamos como mínimo tres mil euros para los gastos.

—Dudo mucho que os dejasen entrar en Israel recuerda que estáis acusados de espionaje. Haré todo lo posible para obtener información de lo ocurrido. Mucho me temo que la gente que  buscaba a Pilar y a Pipi, por fin las ha encontrado y las tiene retenidas—.
Las palabras de Ángel  no persuadían a Sergi de sus planes pero no por ello ignoraba sus consejos. El auricular del teléfono de Ángel emitió un tono

—Sergi espera tengo una llamada que puede ser importante— Ángel puso a Sergi en espera parea atender la otra llamada

—¿Ángel?

—Dime Tobías ¿tienes novedades?

—Tengo noticias de Pilar y Pipi—.Ángel activo una función que permitía hablar entre tres líneas.

—Están en Barcelona al parecer llegaron al día siguiente que vosotros y fueron ingresadas en alguna clínica privada. Por mas que lo he intentado no he sido capaz de encontrar su paradero actual.

—¿Pero están vivas?

—Si, llegaron inconscientes y fueron llevadas al hospital de san Pablo ingresaron  como victimas de accidente de circulación sin identificar y ahí se les pierde la pista seguramente no salieron ni de la ambulancia en la que las trajeron.

—¿Y como sabes que están aquí?

&—Por que tienen las piedras cerca de ellas.

—¿Quee…?

—Las piedras sirven como localizadores pero con los medios de que dispongo  solo puedo ubicarlas en un radio de cincuenta o cien quilómetros.

—¿Quien las retiene?

—Los Sidonitas. Sin duda, las interrogaran. Tienen métodos para hacer hablar a cualquiera.

—¡Pero sino saben nada—!  Dijo Sergi.

—Deberías estar preparado para lo peor.

-Existe la posibilidad de que las dejen libres entonces acudirán a reunirse con Sergi y Francisco todo volverá a empezar.  Si te relacionan  con ellas acabaran por encontrarme a mí también.

—Seguro que tienes un plan—. Dijo Sergi.

***

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s