Dream


 Las cosas más simples son las más extraordinarias, y solo un sabio consigue verlas.

Cliónido rem2Pilar y Pipi estaban en una playa caminando por la orilla aparentemente desnudas; un velo difuso las cubría, a lo lejos un Ángel se aproximaba caminando entre las aguas en dirección hacia ellas. El ángel llegaba a la orilla y lo saludaban; el ángel respondía.

—Y la paz y la misericordia de Dios estén con vosotros ¿cómo está Maalak, vuestro maestro?

Pilar y Pipi le respondían dándole buenas nuevas sobre Maalak, Pilar le preguntaba cómo lo conocía. Él Ángel se sorprendió y contestaba:

— ¿Tú piensas que no lo conocemos? Todos en nuestro reino lo conocen y lo respetan. Cuando Dios lo elevó a su nivel, Él les informo a todos en Su creación, a todos los ángeles y a cada creación en la tierra, que esa persona había alcanzado la estación de “Lo amo,” y quiero que todos lo amen también. Por lo tanto, cada piedra, árbol, animal, Ángel y genio lo ama. Pipi se dirigió al Ángel.

—Hay algunas personas en la tierra que están celosos de su conocimiento y su poder angélico.

—Es imposible que alguien pueda dañar a aquel a quién Dios ama y ha elevado a un poder angelical—. Dijo el Ángel, y continuó.

—Tu maestro puede escuchar y ver la imagen de todo objeto creado en este universo. En este universo, no hay nada salvo estos reflejos creados. Ellos representan ángeles, seres humanos, y cada elemento, viviente o no viviente; y todos ellos están alabando a su Señor. A toda la creación, salvo los seres humanos que no han alcanzado el estado de la visión angélica, se le da un conocimiento que les permite escuchar las alabanzas y los himnos de los otros, en cualquier órbita del espacio o de la existencia en que ellos se muevan. Todos alaban a su Señor con sus propios atributos y en las palabras de su propio lenguaje. Dios les da a todos la comprensión del lenguaje de los demás pero no el permiso para usarlo. Cada uno tiene que usar su propio lenguaje.

—¿Incluso los objetos inanimados pueden entender la alabanza de los demás—? Preguntaron las dos Pilis hablando al unísono.

—Si, incluso ellos pueden entender. Una Piedra es inanimada para los ojos humanos, pero es una creación viviente que alaba a Dios. ¿No has oído de aquellos que escucharon a las piedras alabando a Dios, en la presencia del Profeta y sus Compañeros santos?

—No.

El Ángel continuaba…

la espra 2—Nosotros, los ángeles, hemos sido creados por la luz divina, y hemos sido enormemente honrados. No obstante, nosotros los admiramos y nos compadecemos de ustedes, seres humanos, porque ustedes han sido creados a imagen de Dios. ¿No han oído el dicho del Profeta: “Dios creo a Adán a Su semejanza?” Entendemos que esto significa que los seres humanos han sido elevados a un nivel donde Él los honró al permitirles que reflejen Su imagen. Este honor ha elevado a los seres humanos a un nivel muy alto. Es por esto que Dios dijo en el Santo Corán.

Verdaderamente hemos honrado a los seres humanos y los hemos transportado por sobre la tierra y sobre el mar. Estos dos cuerpos, tierra y océano, aquí representan el conocimiento interno y externo.

El ángel eternizó. (Son tan pocas las ocasiones en que a los Ángeles se les permite dirigirse a los humanos)

—Ese honor de los seres humanos está principalmente representado por su rostro, y la cabeza es el verdadero centro de los hombres. Ya que ustedes no pueden decir que la semejanza a Dios existe en este o aquel miembro del cuerpo, por que son todos iguales de una persona a otra. Pero cada persona tiene un rostro único y allí radica la semejanza a Dios. Por ello, el Profeta reprendía al hombre que le pegaba a otro en la cara y prohibió golpear en la cara a los seres humanos, incluso en batalla.

Cuando Dios quiere manifestarse a Sí Mismo, mira a Su creación. Su primera atención va a los seres humanos, porque ellos se asemejan a Él. La mayoría de los que se asemejan a Él son santos; de aquí, que el Profeta dijo sobre ellos: “Ellos les hacen recordar a Dios.” Nosotros, ángeles, sólo podemos hablar a profetas y santos.

Nosotros también los compadecemos, porque los seres humanos no quieren abrirse a sí mismos para atraer el poder angelical, por el cuál ellos logran el estado de conocimiento celestial, que es su herencia. Eso nos hace aparecer con aspecto humano en formas y niveles de luz variables, en diferentes lugares y a diferentes edades de la vida humana, para recordarles que ustedes han sido honrados con un poder angélico y una semejanza divina. ¡Mantengan la semejanza! ¡Usen el poder angélico! Él los elevará a esa estación luminosa, sin la cuál Dios dice: “¡Verdaderamente, aquellos a quienes Dios no les destinó luz, nunca heredarán luz!”

***

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s