DREAM


Si estamos en un cuarto oscuro y decimos que no hay luz, es porque alguna  vez la hemos visto. Algo parecido ocurre cuando se cree.

Pilar y Pipi seguían recibiendo las enseñanzas del anciano.

—El conocimiento no puede ser alcanzado sin la ayuda de la “Revelación”, que iluminara al ser humano. Solo cuando el cuerpo es suprimido se alcanza un estrato de un nivel superior.

La piedra  bajo del cielo como un regalo para el hombre es una prueba de equilibrio entre la prudencia y la necedad, es la tentación primigenia todo el que esta en su presencia siente su energía, y debe aproximarse para llenarse de ella hasta donde su corazón le indique a que distancia es digno de estar ante su creador sin ser castigado.
El prepotente aquel que dominado por la materia crea que el tacto es superior al sentido quedara excluido del camino que lleva al conocimiento verdadero. Condenado a perecer en el mundo que venera
Con ella dios criba las almas que son tentadas por la promesa de conseguir el estado que hace perfecto al ser humano.

Este estado nunca será alcanzado por un engaño que solo ofrece una ínfima recompensa a cambio de consumir el alma humana, no su espíritu, pues este solo pertenece a Dios.

El Corán dice:El Mensajero cree en aquello que le ha sido revelado por su Señor y los creyentes también.
Dios ha creado un árbol en el séptimo cielo, en cada hoja se encuentra una letra del Corán. Cada hoja es un trono tallado en una piedra preciosa, y cada letra es representada por un ángel sentado en ese trono. Cada ángel es la llave a diferentes océanos de conocimiento sin fin, que no tienen ni principio ni fin. En cada océano hay un universo completo con su propia y única creación. El que bucea en estos océanos, es el Arcángel Gabriel. El anciano cogió de una mesa un pesado y antiguo libro que estaba ricamente iluminado busco como si de un diccionario se tratase y empezó a leer:

cielo.JPG

En ese momento, el Arcángel le llevó al Profeta (Mahoma) dos piezas verdes de tela del cielo, una de ellas estaba decorada con todo tipo de piedras preciosas de la tierra, y la otra con elementos preciosos del cielo. El abrió la primera tela y le dijo al Profeta que se sentara sobre ella. Le entregó la segunda y le dijo que la abriera. Cuando la abrió, recibió el Corán con letras de luz, y le fue revelado el secreto de ese árbol del séptimo cielo. Quienquiera que lea el Corán con sinceridad y devoción, será capaz de entrar a estos océanos de conocimiento y luz.

Dios ha creado el Trono divino con luz de su Luz. La grandeza del Trono es tal, que a su lado todos los siete cielos y las siete tierras son como una pequeña semilla de mostaza en el medio de un enorme desierto. Cuando Dios quiso mostrar la grandeza del Trono, creó un ángel con el nombre de Harquaeel. Este ángel tiene dieciocho mil alas. Deleitándose en tantas alas, este ángel fue llevado por el deseo a estimar el tamaño del Trono divino. Dios le dijo: “Oh Harquaeel, Yo sé que tienes la ambición de ver la grandeza de Mi Trono divino, por ello Te estoy otorgando dieciocho mil alas y Te estoy permitiendo volar con todo tu poder alrededor de Mi Trono divino.

Harquaeel desplegó sus alas y voló durante tres mil años, hasta que llegó a cansarse, a pesar de que los ángeles nunca se cansan, y tuvo que descansar. Nuevamente, la orden divina vino, diciéndole: “¡Harquaeel, vuela!” Por segunda vez, el ángel desplegó sus alas y voló durante otros tres mil años. Otra vez se cansó y tuvo que parar. Por tercera vez le llegó la orden de seguir volando, y por tercera vez él desplegó sus alas. Voló por otros tres mil años hasta que volvió a parar, ofuscado por la gran distancia que ni siquiera sus alas le permitían abarcar.
Harquaeel preguntó a su Señor: “Oh mi Señor y Creador, dime ahora ¿cuántas veces he circundado Tu Trono?
harquaeel

El Señor de los cielos y la tierra y de toda la creación respondió: “¡Oh Harquaeel! ¿Has estado volando durante nueve mil años, pero ni siquiera has alcanzado un pilar de la base del Trono!” Harquaeel sintió vergüenza y se arrepintió de su deseo de medir la grandeza de la creación de su Señor y de conocer la extensión de Sus secretos. Dios luego le habló y le dijo: “¡Oh Harquaeel! Si Yo te hubiera ordenado volar incesantemente hasta el Día de la Resurrección, aún así no serias capaz de alcanzar el conocimiento del primer pilar del Trono divino. Nadie puede conocer la Causa Primera, excepto por Mi favor y Mi gracia.”
El anciano cerró pausadamente el libro y a continuación se dirigió a una celosía por la que entraba la luz tamizada.
pp2.JPG
—En el principio de los tiempos la Casa de Dios existió en la faz de la tierra. La gente venia de todas partes del mundo, para caminar ceremoniosamente a su alrededor, de la misma forma en que los peregrinos caminan alrededor de la Kaaba en la Meca hoy en día. Cuando Dios resolvió castigar a los hombres les prohibió la entrada a su morada en la tierra, ordenó a Sus ángeles transportar la casa celestial elevándola hasta el cuarto cielo. Desde entonces está allí, con los ángeles caminando continuamente a su alrededor en estado solemne. Se transformó en un palacio del paraíso. Su único remanente en la tierra es la Piedra Negra en la Kaaba, que era blanca como el palacio de donde venia, pero fue oscurecida, ennegrecida por los pecados de la humanidad. Fue dejada en la tierra para el recuerdo. Todo el que la bese, es como si besara la mano derecha de Dios en la tierra.

Cuando los ángeles llevan la Casa celestial hacia los cielos, sus brazos cercan todo el edificio. Por orden divina, ellos caen desmayados y no se sabe si son los ángeles los que llevan la Casa o es la Casa la que lleva a los ángeles, porque el sólo hecho de estar próximo a esa morada sagrada les hace perder sus sentidos.

La luz es mejor que la oscuridad. Lo transparente es mejor que lo opaco. Lo sutil es mejor que lo denso. La persona iluminada es mejor que la que está en la oscuridad. Un carácter bello es mejor que uno malo. Aquel que llama a la bondad es mejor que el que llama a la maldad. Aquel que es discreto, valiente, generoso, paciente, es mejor que el que posee odio, enemistad, maldad, codicia y avaricia. Todas las características anteriormente mencionadas, dependen de la cercanía o la lejanía, de sus respectivos portadores, de las fuentes de poder angélico.

Por lo tanto, en este mundo el espíritu humano es un signo que señala borrosamente la perfección del mundo superior. Es como la luz de la vela en relación a la luz del sol.

—Conmigo se han equivocado—. Dijo Pilar.

—No soy nada espiritual. Acepto y cumplo la mayoría de los conceptos que explica pero no creo en el dios creador. La teoría de la evolución el Big Bang, ofrece explicaciones científicas demostrables.

—Tu cultura solo te ofrece una extenuante carrera de obstáculos en el que el sentido de tu vida se reduce a. Producir para poder consumir. Te hacen creer que el placer de contemplar un valiosísimo cuadro es superior al esplendor de una nube. ¿Que respuestas te da la ciencia? Un universo increado comprimido dentro de un átomo ¿como se expandió? ¿De donde surgió la energía que lo produjo?

pp3
La energía es una forma del poder angélico. A los seres humanos se les ha otorgado el permiso de utilizar los recursos de la tierra para conseguirla. A medida que podemos mejorar los instrumentos para usar estas energías con mayor sofisticación, podemos lograr más y más poderes visibles en el mundo material. La energía que es utilizada para encender una lámpara, para emitir sonidos, para ver imágenes en un televisor, para manejar un coche, para lanzar un satélite, para calentarnos en invierno y enfriarnos en verano, es toda la misma. Solo varían los instrumentos. De igual forma, la energía angélica varía de una persona a otra. El origen es uno y el mismo.

Aquel que no ha sido iniciado pasa su vida sometido a un constante acto de fe para aceptar “verdades reveladas” planteadas en términos de premio o castigo según se cumplan o no los códigos morales que determinan la sumisión incondicional de los seres humanos a una autoridad que se ha atribuido a si misma.

Por otro lado las ciencias de la razón también han impuesto su código de conocimiento y proclaman que no hay otra realidad que aquella que determinan las ecuaciones. La ciencia se erige en defensora del verdadero conocimiento y da acceso a la academia solo a los elegidos que han aceptado previamente sus reglas de juego en ese campo el premio y el castigo se llama aprobado y suspenso en la materia que domina cada parcela del pensamiento académico.

No existe un secreto a revelar. No es, en fin un  conocimiento que haya que asimilar y que enseñen los libros, sino una postura de búsqueda que solo será valida, a partir del instante en que en cada individuo asuma su propia percepción de la realidad.

Cuando los seres humanos se elevan a sí mismos a estados de purificación superiores, pueden usar esta energía para ser más poderosos y visibles a otros como servidores de Dios, y ellos mismos se convierten en mensajeros de este poder angélico.

La fuente del poder angélico descansa sobre trescientos sesenta pilares. Cada pilar, puede contener el universo visible completo.

La distancia entre un pilar y el siguiente es de quinientos mil años de Dios, y “Un día en la visión de Dios es como mil de sus años”. Dios ha creado para este poder angélico, un millón seiscientos mil cabezas. Cada cabeza tiene un millón seiscientas mil caras. Cada cara es más grande que este universo, por un millón seiscientas mil veces, y cada cara tiene un millón seiscientas mil bocas. Cada boca, contiene un millón seiscientas mil lenguas. Cada lengua, alaba a Dios en un millón seiscientos mil idiomas. Por cada alabanza, Dios crea un millón seiscientos mil ángeles. Todos estos ángeles dirán en el Día del Juicio: “¡Oh Dios! Entrega la recompensa de nuestras alabanzas a Tus creyentes servidores entre los seres humanos.”

Maalak se convirtió en humo unos minutos para dar tiempo a las Pipis que aún estaban contando cabezas. Al poco rato Maalak se materializo y volvió a la carga.

pp4-copia-1.JPG

Dios creo un ángel llamado Al-natiq (el Ángel Informante), del recuerdo de Sí Mismo. Bajo a la tierra adoptando la forma de una Piedra negra su trabajo es el de buscar continuamente en ciclos de cinco horas a seres humanos de naturaleza angélica por medio del poder que recibió. Dios lo capacito para escuchar a las células más pequeñas del ser humano. Cuando un hombre o mujer es escogido El ángel le habla y le explica por qué Dios creó esa célula, para qué propósito físico sirve en el cuerpo, qué puede envenenarla y qué puede curarla. Por otra parte, le informará cómo curarse a si mismo de cualquier enfermedad de su cuerpo y le permitirá curar a otros a través de su adquirida energía angelical.

De este modo, la energía angelical del santo le permite conversar libremente con cualquier célula en su cuerpo, como si Él estuviera hablando con otra persona sentada en la misma habitación. Esta habilidad lo abrirá a la comprensión de que el cuerpo humano, al cuál se une un poder angelical, es mayor e incluso menos penetrable que este universo entero. Realmente, cada célula es un mundo en sí misma. Está habitada por todo tipo de trabajadores espirituales infinitamente pequeños. Su función es dirigir el sistema de sostén vital de esa célula. Una fábrica necesita todo tipo de instrumentos y máquinas, trabajadores y directores, para mantenerla viva y protegerla de cualquier tipo de error y destrucción. De igual forma, científicamente hablando, la célula tiene su propio sistema de defensa contra cualquier invasor externo: esa protección es producida por el diminuto personal angélico a quien Dios creó para ese fin.

A medida que el santo se vuelve más y más perceptivo en su oído y su comunicación interior, él concentrará todo su poder. Entonces lo colocará en su corazón, excluyendo cualquier otro foco. Este proceso puede ser comparado con el de la concentración de la luz, que no quema si se dispersa sobre el papel, pero sí lo hace si se vuelve a concentrar en un rayo bajo un lente de aumento. En ese momento, el santo será capaz de enviar esa luz angelical acumulada desde su corazón hacia a cualquier ser humano en esta tierra y a cualquier ser celestial.

La continua reconstitución de este poder angélico en el corazón del santo le permite ser testigo de visiones espirituales y adquirir conocimiento celestial. Esto continúa hasta que llega el día en que una luz indescriptible aparece en el horizonte de su corazón. Esta luz expande su corazón a un grado infinito y remueve de él todos los velos que hasta ese momento le impiden alcanzar las realidades del mundo espiritual. Mientras tanto, Dios ordena a los ángeles, cada uno en su estado, tarea, y posición, que le informen a ésa persona piadosa sobre tres cosas: la razón de su creación, su posición en el plan divino, y su trabajo en la creación.

Después, cada uno de estos ángeles adornará a esta persona piadosa. Ellos lo dotarán con un tipo de regalo. En un momento determinado él se convertirá en “difuso” que, en el lenguaje de los místicos, significa que él será vestido con un sutil cuerpo de luz, la misma luz que caracteriza a los seres angélicos. Ese cuerpo no es visiblemente manifiesto a otros seres humanos. Sin embargo ellos pueden sentir la luz que emana del cuerpo del santo y ser atraídos hacia él como un imán atrae el hierro.

Cuando la gente es atraída hacia este santo conocedor, él no debe mostrar que es diferente de los demás ni presumir ser más elevado que ellos. El debe ser un instrumento de este poder angélico. El estar orgulloso lo pondría en la misma categoría que Satán. Aunque Satán poseía un poder angélico, él cayó del paraíso a causa del orgullo y ése poder le fue quitado. El santo sólo debe usar el poder angélico en una forma constructiva, para la felicidad y beneficio de los seres humanos. Debe hacerlo sin pedir nada a cambio de aquellos a quien ayuda. Los ángeles nunca piden nada para sí mismos, en cambio, ellos siempre piden por los seres humanos.

Maalak hizo una pausa cuando las dos mujeres le miraron el les dijo. — Estaré con vosotras sed constantes y no salgáis del camino.

Tras estas palabras Maalak se desvaneció convirtiéndose en humo.

***

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s