Genesis 1


infinitoEn un mar de burbujas infinito, los dioses se regocijaban en un limbo contemplativo.

Cada dios era  partícula inseparable de los miles de millones que se agrupaban formando los corpúsculos del tejido que recubría la película de cada burbuja.
Su existencia estaba dedicada a la contemplación del “Todo” del cual formaban parte en orden y armonía. Allí. Donde no existía el tiempo.

Un dios reparo en si mismo.

El orden se fragmentó.

Al tomar conciencia de su individualidad, quiso saber si Él como parte del todo también era un conjunto de condiciones inmutables.

La consecuencia fue la creación de los elementos.

La creación no es la expresión de un hacedor racional y benévolo en nuevas y maravillosas formas, sino la fragmentación de la unidad, del todo, en innumerables formas limitadas de nada.

Simple materia.

El cosmos en ojos de un humano es armonía.

Para los dioses el Error, el caos que representa; haber creado un bucle sin fin, del cual es imposible salir. Una astilla que ni disponiendo de un tiempo infinito jamás podrá fundirse finalmente con el Uno original.

Así pues toda la creación tuvo su origen.

Él, Fuera o no quien la realizo.

Él, que todo lo supervisa desde el mas alto cielo.

Él sabe,

¿o… quizá Él, no sabe?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s