(ROJO 27) La Ruta.


photographs-of-vanishing-tribes-before-they-pass-away-jimmy-nelson-45__8801El frió del invierno empezaba retroceder y padre dedicaba gran parte del día instruyéndome y comentando detalles sobre el mundo del que provenía.

–Mañana debo ir al poblado del clan del lago.

–Me gustaría acompañarte. hace un mes que me marche sin despedirme. Quiero volver a ver a mis amigos.

–Puedes venir. Saldremos temprano así que mejor que te duermas pronto esta noche.

Padre (Asus) junto a los diez ancianos de los clanes del bosque se habían reunido con una representación de tres hombres de los pueblos del sur.Padre me dijo que podía escuchar lo que hablaban en la reunión pero sin entrar en la cabaña por lo que no pude ver nada de lo que sucedía dentro.

Nuestros diez ancianos eran la historia del clan. Conocían que había mas allá de los bosques y las montañas conocían las mejores rutas todos habían sido cazadores y se habían ganado el respeto del clan. Me extraño que los tres hombres del sur fuesen los elegidos para tomar decisiones, eran  jóvenes, inexpertos. Parecía evidente que la suerte que pudiesen correr sus compañeros más débiles no resultaba prioritario  frente a sus propios intereses. Los hombres del sur despreciaban el valor que tenían las palabras de sus mayores era de suponer que el criterio de los nuestros tampoco fuese tenido en cuenta.

–Sabéis que el clan del lago no puede alimentar a todos los hombres que llegáis del sur. A pesar de ello os hemos invitado a ocupar tierras al este del lago y no las habéis aceptado.

–Os agradecemos vuestra invitación, pero no sabríamos como vivir en el bosque. Vosotros conocéis las montañas y los pasos por donde se pueden atravesar. Nuestra intención es seguir avanzando hacia al norte. Os pedimos que nos ayudéis a encontrar un camino.

–Los hombres de más allá de las montañas no suelen ser amables con los extranjeros el frió es intenso y la comida no es abundante como en vuestras tierras.

–Sabemos defendernos. Al otro lado de las montañas hay grandes espacios para acampar, respetaremos sus territorios. No les atacaremos si ellos no lo hacen primero.Vuestro clan a sabido mostrarnos respeto y ninguno de vosotros a sufrido ningún daño.

La prepotencia de los hombres del sur enrareció el ambiente. Los ancianos del clan del bosque se mostraban claramente irritados. El simple hecho de considerar el uso de la fuerza como una opción para ocupar unas tierras sin permiso ni invitación era suficiente para dejar claro que el modo de pensar de los hombres del sur no coincidía con el de los clanes del bosque. El cambio de actitud fue interpretada rápidamente por los hombres del sur que se veían francamente superiores en todos los aspectos a los clanes del bosque pero sabían que menospreciarlos a ellos o a sus tierras no serviría para conseguir una ayuda que les era imprescindible si pretendían cruzar a las estepas. Las costumbres de los clanes del bosque les obligaban a ser hospitalarios con los visitantes pero eran conscientes que ninguno tenia interés en que los forasteros permaneciesen ni un solo día mas del necesario en sus territorios.

-Los hombres del bosque os ayudaremos. Aún así no es un camino fácil y muchos puede que no lleguéis

-Si no vamos al norte ¿Donde podemos ir? Todos los sureños se hacían esta pregunta aunque ninguno quería mostrar debilidad en su convicción al formularla. Sintieron alivio cuando él que se mostró como más débil de los tres sureños les permitió a los otros dos tantear la posibilidad de que hubiese otro camino.

–Podéis ir al este. Esas tierras son llanas, muy parecidas a las que conocéis. Nuestros hermanos os ayudarían hay buena caza y la tierra esta bendecida por Isik. Él os proporcionara comida en abundancia para vuestro pueblo-. Dijo Padre

–Las tierras del este también habrán sido inundadas, el único lugar que no podrá ser inundado está detrás de las montañas-. dijo el más arrogante de los sureños con la intención de establecer un nivel superior de liderazgo sobre sus compañeros.

A los hombres del bosque les traía sin cuidado la suerte que pudiese correr esa gente arrogante. Hacer entrar en razón o discutir con esas personas era algo a lo que las costumbres del clan no les obligaban. Con un gesto los ancianos le dejaron claro al más novel de los diez, que se desentendían y que sería él quien acabase la reunión. El anciano novel se levanto y toco en el hombro a Padre. El resto de ancianos también se levanto.

–Asus es uno de los mejores  exploradores del clan y tiene el don de hablar todas las lenguas. Debéis escuchar sus palabras.

Sin decir nada más, de uno en uno todos los ancianos salieron de la cabaña mientras Asus empezaba a hablar.

-Los caminos empiezan a ser transitables pero es imposible que un gran grupo pueda avanzar por las montañas sin vestuario de invierno y la mayoría de vosotros carecéis de el. También os será imposible conseguir caza suficiente. Avanzando en un gran grupo cualquier presa que os oiga huirá de inmediato y sabéis perfectamente que en las montañas no encontrareis frutos y plantas suficientes para alimentaros a todos.

Ninguno de los alimentos que podamos proporcionaros o que todavía conservéis os duraran más de una semana y necesitareis dos meses incluso tres para llegar a las estepas.

–¿Que es lo que nos propones? Pregunto uno de los tres sureños.

–Dentro de dos días subiré a la montaña “wapa” para encontrar una ruta segura por la que los hombres del sur podáis atravesar las montañas en vuestra búsqueda de tierras más propicias.

En 10 días regresare. Tendréis que estar preparados para partir. Cuando regrese os indicare que ruta es la más adecuada. Primero saldrá un grupo de exploradores y a continuación cada día partirán 10 hombres que seguirán a los exploradores. Su trabajo será facilitar el camino a los grupos que les sigan, despejado caminos, facilitando el cruce de los torrentes, añadiendo piedras o troncos y señalizando posibles refugios. Así los que lleguen al día siguiente aprovecharan las hogueras y recursos como leña, restos de caza, hierbas medicinales y vegetales que no puedan transportar. Con este método los que partan una semana después del primer grupo se encontraran un pasillo seguro con alimento y refugio al final de cada jornada. Esta es mi propuesta. Debéis organizaros. Decidir quien saldrá primero y que es lo que deberá llevar cada grupo corre de vuestra cuenta.

torrenteLos dos días siguientes la mayoría de los habitantes del clan del lago y los clanes de alrededor acabaron desprendiéndose de todos sus equipos de invierno a cambio de un sinfín de utensilios, desde ropa de manufactura más elaborada que la que estaban acostumbrados a usar, hasta cestos, agujas, semillas y también información tecnológica valiosa.

La corriente, que ya estaba crecida debido al deshielo de principios de primavera, había aumentado hasta más diez veces  su caudal,  el placido salto de agua que vertía sus aguas al lago, ahora era una catarata que rugía y creaba una amplia cortina de agua blanca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s