(ROJO 16) Observa.


1-7-1Por orden de padre, observar a los hombres de las llanuras y a prender sus palabras pasó a ser mi entretenimiento principal. Ningún forastero solía entrar en el bosque. No se trataba de una muestra de respeto al territorio de los clanes; en realidad no tenían ningún interés en los recursos que contenían nuestros bosques, preferían recurrir a las aguas del lago. No se limitaban sacar crustáceos, moluscos y otros animales acuáticos como hacíamos nosotros. Esas gentes construían balsas con las que se internarse más allá de la orilla y conseguían sacar peces de gran tamaño y en cantidades abundantes. Aprendí una multitud de formas de hacer fuego. Ambos fenómenos iban juntos, porque el pescado sólo puede ser empleado plenamente como alimento gracias al fuego. Un logro considerable puesto que con sus nuevos métodos estos hombres se hacían más independientes del clima. Siguiendo el curso de los ríos y las costas de los mares podían, extenderse en grupos numerosos en la búsqueda de nuevas tierras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s