(ROJO 11) Balik el Pescador.


[provisional]

Balik era grande y fuerte como la mayoría de los hombres del clan del alce.  Algún espíritu quiso que en una cacería se 1920466_732181610195454_7835084101762822174_ndespeñase por un barranco sufriendo el desgarro de varios tendones del tobillo y  la fractura de un hueso del talón (calcáreo) algo muy grave para alguien que su modo de vida le obligaba a correr para capturar sus presas y a caminar largas distancias para encontrarlas. Los hombres del clan del alce tardaron tres días en llegar al campamento del lago. Uza la sanadora, entonces joven, puso en su sitio huesos, músculos  y alivio las  múltiples magulladuras de Balik, pero poco pudo hacer por la fractura del talón.   Condenado a cojear el resto de su vida y sin posibilidades de seguir siendo cazador decidió instalarse con su familia en el clan del lago dedicado a la pesca.

Poco antes del alba Balik el pescador  despertó a sus dos hijas.

-Dunya,  Yiza…  despertad, tenemos mucho que hacer.

– Es muy pronto padre-. dijo Dunya

-¿Acaso quieres estar toda la mañana trabajando? Ayer dijiste que iríamos bañarnos al lago-.exclamo su hermana mayor mientras se calzaba sus botas de piel.

-Hay tiempo de sobras.  Acabaremos rápido las tareas. ¿Verdad padre?- Dijo Dunya en un tono que pretendía ablandar el ya de por si indulgente corazón de su padre.

-Comer algo antes de marchar ¿Cómo va a un hombre a llamaros a su hogar estando tan flacas-? Balik entrego a sus hijas un cuenco lleno de higos maduros.

-¿Qué es esta…?  ¿fruta-? pregunto Yiza.

-Se llaman higos. Nunca habéis probado nada tan dulce. Los conseguí ayer de unos forasteros, a cambio de seis peces de buen tamaño-. Dijo Balik.

La vida en el lago era placida no exigía largas jornadas de trabajo y disponiendo de prendas de abrigo todos los componentes del clan disfrutaban de un estado de salud superior a la de las poblaciones del lejano sur donde el clima era mucho más caluroso.

Una de las tareas matutinas de las dos hermanas consistía en ahumar el pescado que su padre capturaba. El invierno se acababa y  la subida de temperaturas obligaba a utilizar métodos alternativos a la simple congelación de los alimentos. Claro esta que  el ahumado de los alimentos no respondía tanto a la necesidad de conservación de los alimentos como de realizar un proceso que convertía la necesidad  de alimentarse en un placer para los sentidos.

Para ello recurría a trampas, redes, arpones y por supuesto anzuelos.

pavlov31Lo primero que hizo Dunya fue encender una hoguera que alimento con abundantes virutas obtenidas a partir de maderas de haya, roble y arce,

y alguna que otra piedra, mientras tanto Yiza destripaba pescado y lo cubría con sal. Más tarde las dos hermanas se dedicaron a montar en un sistema de estacas horizontales a una distancia suficiente para que el calor del fuego secase sin llegar a cocer el pescado que días atrás habían salado.

El trabajo les ocupo hasta el mediodía el fuego quedó reducido a brasas. El alimento ya ahumado, estaría el resto del día ventilándose antes de ser almacenado.

Yiza y Dunya se dedicaron una mirada cómplice. No necesitaron palabras para decirse que su momento había llegado. Cogieron dos palas que en poco de diferenciaban de enormes cucharones y empezaron a sacar piedras de las brasas y a introducirlas en una poza junto a la orilla del lago. Al margen del espectacular estallido de vapor que se producía cada vez que una piedra entraba en contacto con el agua las dos chicas consiguieron elevar la temperatura de su particular piscina no menos de diez e incluso quince grados. .

A pocos metros dos jóvenes forasteros se introducen directamente en las frías aguas del lago.  Yiza y Dunya se compadecen de los jóvenes y comparten su agua caliente con ellos.
Se establece una amistad entre los cuatro jóvenes que servirá para contrastar las costumbres de los pueblos de las llanuras del sur y los de las montañas del norte.  Balik sale a pescar y no regresa….

Quizás  la búsqueda  de balik sirva para establecer lazos más fuertes  que la amistad entre los jóvenes.

Quizás sea una buena ocasión para que dos nuevos miembros se añadan al clan del lago.

Quizás sea el momento de partir junto al nuevo compañero. A perseguir nuevos sueños…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s